Sentido Común de una Casa Guerrera – Capítulo 126: La discusión entre el primer ministro y el general

Traducido por Lugiia

Editado por Sakuya


Visité la casa del marqués Anderson junto con Louis. Por supuesto, nuestro objetivo era compartir información sobre este asunto.

Cuando terminamos de dar nuestro informe, el estudio de Gazelle, en la villa de los Anderson, quedó envuelto en una extraña atmósfera de tensión.

—Ya veo… Entonces, Wels…

Después de escuchar de mi boca los acontecimientos, Gazelle hizo una expresión melancólica mientras bajaba la cabeza.

—Lo siento, pero no podemos enviar al ejército para este asunto… Por supuesto, los tendremos en espera en caso de que las cosas se pongan feas, pero… si participan en la batalla, esto se convertirá en un incidente mayor, en cuyo caso ya no será solo un problema con Wels —respondí.

—Cuanto antes asuma la responsabilidad del asunto ante el país, mejor. Si no lo hago, no tendría sentido.

—¿Estás hablando en serio, Gazelle?

—Sí… Con esto, ya no puedo hacerles frente a todos en el ejército. Cuando pienso en todos mis subordinados que han muerto para proteger a este país, me pregunto cómo es posible que pueda asumir el puesto de general tan despreocupadamente.

—Hay motivos para lo que dice mi padre, pero, primero que nada, esto es una batalla a corto plazo. Antes de preocuparnos en cómo no incrementar el peso del asunto, probablemente deberíamos evitar hacer movimientos a gran escala con el ejército… Si lo hacemos, Towair podría aprovecharse de la oportunidad. Y si además de eso, se enteran de que hay luchas internas en la casa del marqués Anderson, no sería extraño para ellos hacer un movimiento.

»Si se tiene en cuenta eso, naturalmente no podemos mover las tropas del ejército a cargo de la seguridad de nuestras fronteras, lo que significa que tendremos que hacer uso de las fuerzas que viven en la capital pero…, si movemos un gran número de tropas, estaremos en peligro de que la información se filtre. Por lo tanto, sería ideal hacer uso solo de nuestras tropas de la casa Anderson y del cuerpo de guardia.

Asentí vagamente a las palabras de Parks.

—Sí, tienes razón, Parks. Nos ocuparemos de este asunto… Es natural que la familia cargue con la responsabilidad de lo que un miembro de la familia ha hecho. Romeru, Louis, ¿tienen información sobre el paradero del hierro? —preguntó Gazelle.

—Oh, por supuesto…

Al escuchar mi respuesta afirmativa, Gazelle dirigió su mirada hacia Parks.

—Parks.

—Entiendo. Entonces, señor Romeru, joven Louis… de manera oficial, ¿podrían decirme más sobre su paradero en la oficina? Me gustaría discutir los bienes materiales como un todo.

—Ah, claro… Si ese es el caso, Louis, ve con él.

—Sí, padre —respondió Louis, dejando la habitación con Parks.

—Hmm, Gazelle…

—¿Qué sucede?

—Probablemente ya puedo imaginar cuál será tu respuesta, pero preguntaré por si acaso… ¿Qué planeas hacer con Mellice?

—¿A qué te refieres…? ¿A si planeo o no permitirle participar en esta operación? ¿O sobre cancelar su compromiso con tu hijo?

Aunque no me enfadé con la pregunta de Gazelle, de forma inconsciente le dirigí una mirada fría.

Esa reacción era claramente una manifestación de mi indignación.

—No seas estúpido… Louis no quiere algo así. Más bien, se está moviendo porque no quiere perderla.

Al escuchar mi respuesta, Gazelle dejó salir un suspiro de alivio.

—De verdad tengo un buen hijo político… Sobre si dejarla participar o no, naturalmente, no lo haré.

—¿Eso está bien…?

—Por supuesto… Ella es mi querida hija, y este asunto no es algo en lo que deba dejarla participar. Dentro de poco, pertenecerá a la casa ducal Armelia. Si la dejo participar, ¿nuestro problema no acabará extendiéndose también hacia tu casa?

—Eso es…

—Por eso no la llamaré.

—Ya veo…

No dije nada más que eso.

Porque incluso sin decirle nada a Gazelle, pude ver que rechazaría mi sugerencia solo por el aura que proyectaba.

—Por cierto, ¿están bien de tiempo tú y Louis?

—¿Oh?

—Me refiero a que… su conversación con Parks probablemente tardará bastante. Después de todo, mi hijo elaborará una estrategia mientras escucha el informe de Louis. Ni siquiera puedo predecir como su padre cuánto tiempo tomará hasta que terminen.

—Si ese es el caso, entonces regresaré primero… Por favor, permite que Louis se quede aquí por un tiempo. No existen muchas oportunidades para que presencie la elaboración de una estrategia… Será una buena experiencia para él.

—Ya veo… Mis disculpas.

Con eso, dejé a Louis en la mansión y me dirigí a casa primero.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *