Sentido Común de una Casa Guerrera – Capítulo 134: Marchando hacia la batalla decisiva

Traducido por Lugiia

Editado por Sakuya


Dejando nuestra marca con la brillante victoria de nuestra primera batalla, nos escondimos en el Principado de Rinmel.

Eso fue para esperar y ver cómo se movía el enemigo.

Aunque ciertamente salimos victoriosos en nuestra primera batalla, eso no significaba que el enemigo se hubiera metido en un aprieto catastrófico.

Espero que no hagan ningún movimiento. Si es posible, me gustaría que las cosas terminaran con esto. Incluso mientras esperaba eso, en el fondo, sabía que las cosas no terminarían tan fácilmente.

De acuerdo con nuestro plan, para contrarrestar eso, se suponía que mi hermano mayor vendría como nuestros refuerzos tan pronto como terminaran de subyugar a mi tío Wels en lugar de mi padre, quien no podía abandonar fácilmente el país al considerar las cosas desde un punto de vista defensivo…

Si el enemigo empezaba a moverse antes de que llegara mi hermano, nos veríamos envueltos en una situación abrumadoramente desventajosa.

Pero incluso sabiendo eso… si nos retiramos, el enemigo se precipitará fácilmente hacia el reino de Tasmeria. Precisamente por eso, continuamos esperando aquí.

Manteniendo una vigilancia de las fuerzas enemigas, para ganar el mayor tiempo posible hasta que mi hermano y sus soldados llegaran.

Continuar durmiendo al aire libre era difícil, pero, de alguna manera, nos las arreglamos para seguir adelante gracias a los suministros que Louis nos envió.

A pesar de que llegamos aquí a una velocidad considerablemente rápida, se las arregló para terminar de reunir los suministros y enviárnoslos en tan poco tiempo.

Mi prometido es realmente… una persona confiable y asombrosa.

Con los suministros ante mí, reflexioné sobre tales pensamientos.

—¡Señorita Mellice!

Por su tono nervioso, en general podía imaginar lo que diría a continuación, pero mantuve la calma tanto como fue posible.

—¿Qué sucede?

—Ha habido un informe de nuestro explorador… El enemigo ha reorganizado su formación y ha empezado a moverse de nuevo.

Dejé escapar un suspiro interno. Lo que temía que pasaría, realmente pasó.

—¿Los refuerzos del reino de Tasmeria?

—Todavía no hay noticias…

—Ya veo… Entonces, dame el mapa.

Hice que otra persona me trajera el mapa y que el mensajero lo usara para reportar los números del enemigo, su posición actual y su ruta prevista.

Mientras escuchaba el informe, visualicé la batalla dentro de mi cabeza.

Ya que mi hermano todavía estaba por llegar, los ataques sorpresa y las emboscadas eran el mejor medio de ataque para nosotros debido a nuestra desventaja de números.

Con la experiencia de nuestro anterior ataque sorpresa, el enemigo probablemente estará en guardia, y por lo tanto no usará ese estrecho camino.

En realidad, la ruta que el explorador señaló era una llanura espaciosa. Además, no había suficiente tiempo para colocar ninguna trampa.

¿Qué debo hacer…? ¿Qué debo hacer?

¿Hay algo que pueda usar?

“Algo” que nos permita repeler al enemigo con nuestra desventaja de números. No podemos permitir que entren en el reino de Tasmeria. Si logran entrar en el reino, entonces se tendría que movilizar al ejército.

Si se llega a eso, ¿qué pasaría con nuestras relaciones con el Principado de Rinmel? ¿Cómo se movería Towair con nuestro actual armisticio?

La paz que logró crear la generación de mi padre… ¿Qué pasaría con ella?

—Todos ustedes han luchado muy bien… Hasta el punto de que uno no pensaría que son todo el cuerpo de guardia de un territorio y no una parte…

A pesar de decir eso, no se me ocurrió nada. Incluso si apostamos la vida de todos aquí, solo serviría para ganar tiempo.

Aunque entendía eso… no podía dar la orden de retirada. Por eso, mi voz estaba temblando.

Debo apurarme y decirles… Decirles a todos que se vayan de este lugar.

—Si nos retiramos de aquí, entonces el enemigo llegaría al reino de Tasmeria, ¿no es así…? —El que interrumpió mis pensamientos fue el señor Shurei—. El nombre de nuestro maestro caería, y su honor sería arrebatado. Además, el Principado de Rinmel o Towair podrían empezar a moverse… Con eso en mente, solo hay un camino que debemos tomar, ¿verdad?

—No puedo decirles a todos ustedes que mueran…

—Pero no tiene intención de retirarse de aquí… ¿Me equivoco?

Al escuchar su pregunta tan aguda, sentí que mi garganta se obstruía.

—Entonces solo hay un camino para elegir… Por favor, permítame acompañarla hasta el final.

Mientras decía eso, hizo la reverencia de un vasallo. Siguiéndole, todos los que nos rodeaban tomaron la misma postura.

Ante su figura, mi pecho dolió. Su lealtad me hizo feliz y, al mismo tiempo, sentí mi imprudencia por tratar de arrastrarlos conmigo.

—Perdónenme… Luchen conmigo hasta el final.

—Es un placer para mí.

Cerré los ojos por un momento para no derramar lágrimas delante de ellos. Llorar debe dejarse solo hasta que todo haya terminado…

—¡Si regresamos vivos, entonces reservaré toda la tienda de la señora Calui! —exclamé.

En ese instante, la zona se llenó de alegría.

—Oh, eso es maravilloso. Seré aún más popular que alguien como Kuroitsu.

—Y-Yo… ¡me confesaré a Luluria con seguridad esta vez!

Comenzaron a reírse de esa declaración.

Aunque el intercambio se sintió un poco vacío, nadie lo señaló.

Todos, en cambio, eligieron pronunciar palabras alegres… porque no era como si la situación fuera a cambiar.

Y mientras manteníamos ese extraño entusiasmo, nos quedamos despiertos toda la noche.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *