Sentido Común de una Casa Guerrera – Capítulo 22: Mi Frustración (3)

Traducido por Tomoe

Editado por Sakuya


El entrenamiento de la tarde, tiene a la Orden de Caballeros mezclados con nosotros.

Después de completar el menú usual, las peleas de combate empezaron. Mi oponente era uno de los jóvenes de la Orden de Caballeros. Por lo menos, dentro de la finca del Marqués Anderson, era una cara que estaba viendo por primera vez.

…Parece que, entre los jóvenes de la Orden de Caballeros, él era llamado su “esperanza”, una persona cuyo futuro era enormemente anticipado.

Él poseía una afilada y rápida espada que se ajustaba a su reputación.

Cada vez que nosotros intercambiábamos golpes, podía entender que la presión sobre mí estaba aumentando gradualmente. Mientras hacía eso, di un paso demasiado profundo y al final terminé cayendo en el ritmo del oponente hasta que eventualmente mi espada fue enviada a volar.

…Realmente, ¿qué me ha sucedido? Mi cuerpo no se movería de la manera en que quería.

Incluso aunque lo sé, no podía reaccionar.

— ¡…Eso es! ¡El ganador es Donaldy!

La declaración del árbitro resonó.

Reflexivamente mordí mis labios en disgusto, ante mi propia debilidad mental.

—…Había escuchado que eras la estimada niña del General Gazelle y estaba ansioso por ello… pero al final, solo estas a este nivel, huh.

Como si estuviera escupiendo, mi oponente… Donaldy, habló.

—No lo entiendas mal. Es solo porque tienes una edad cercana a la hija de Gazelle-sama que fuiste seleccionada para ser su guardia, y a causa de ese deber, es que fuiste capaz de recibir una instrucción de Gazelle-sama. No cambia el hecho de que eres una plebeya. Es desagradable que alguien como tú, que es insensible, pueda someterse a un entrenamiento en la Casa del Marqués Anderson.

Después de que dijo eso dejó la arena, fui incapaz de decirle nada a cambio.

Honestamente, quería preguntar, ¿quién es la estimada niña? Y tenía bastantes cosas de las que quería replicar. Sin embargo, sus palabras atravesaron mi corazón.

No podía negar que había sido bendecida por el entorno en el que había nacido. Después de todo, cuando empecé a aprender cómo usar la espada, había sido capaz de recibir instrucciones del General Gazelle, quien era él héroe tan admirado por el país. Algo que muchos soldados en deber activo y caballeros deseaban, pero eran incapaces de obtener, era algo que yo recibí como si fuera la cosa más natural en el mundo.

Eso era algo que no se podría hacer a menos de que hubiera sido bendecida.

Era vergonzoso.

Era mortificante.

Puede que, sin darme cuenta, me volví arrogante.

…Creí que me había vuelto más fuerte.

Pensé que me había vuelto más fuerte, y había empezado a ser reconocido por aquellos a mi alrededor.

Cuando estaba recibiendo entrenamiento en el territorio del Marqués Anderson, la actitud de aquellos de la Armada que estaban bajo el mismo entrenamiento, se suavizó hacia mí. Y esa es la forma en que tome el significado de sus acciones.

Sin embargo, tal vez no fue así en realidad.

Puede haber sido simplemente porque ellos vieron la figura de padre detrás mío. Esa es la razón del porqué. A pesar de eso, desde que llegué a la Capital no he sido capaz de conseguir una sola victoria.

Como tal, ellos probablemente se volvieron irritados con mi presencia.

…Esto me empezó a hacer sentir que, en el territorio, no solo era su actitud la que se ablandó, también empezaron a ir fácil conmigo durante las batallas.

Mis pensamientos rápidamente empezaron a ir en una mala dirección… pero, no había manera de que llorará aquí, así que endurecí mi mente.

Al final, sobreviví hasta el final del entrenamiento, en el momento en que terminó… me fui al pueblo.

No quería llorar en casa.

No podía llorar.

No quería que mi padre, mi hermano, Granny, o cualquier otro lo supiera.

No solo el hecho de que llore, sino la razón del porqué.

Puede ser un poco de orgullo, pero no tenía el coraje de herirlo más.

El lugar al que me dirigí era una torre en la Capital, era un lugar en el que padre me trajo el otro día. Naturalmente, para entrar en la torre uno necesitaría pasar a los soldados en el puesto de observación, pero como ellos eran miembros bajo el entrenamiento de nuestra casa, eran mis conocidos, por lo que me dejaron pasar fácilmente.

Subiendo las largas, largas escaleras, llegué a la cima de la torre, el escenario que se pasaba por alto por la Capital era maravilloso. Aunque, desde que había sido construido como puesto de observación en tiempos de emergencia, no estaba abierto para el público en general.

Pero, esa era exactamente la razón del porque vine a este lugar, donde podías ver un escenario tan hermoso, como si estuviera hecho para poder verlo completamente solo.

La primera vez que vine aquí y vi el escenario, estaba profundamente emocionada, sin embargo, justo ahora con mis ojos llorosos, ni siquiera podía ver ese paisaje.

En el momento en que pensé que estaba sola, los sentimientos que había estado aguantando hasta ahora se desbordaron, y junto con eso, las lágrimas empezaron a caer, una después de otra.

—…Uu… ¡Uuuuuuu-!

Era mortificante.

Era vergonzoso.

…Era miserable.

¿No soy como un payaso?

Cuando ellos me vieron, todos pasaron de mí y vieron a mi padre.

A pesar de eso, yo…

Las emociones negativas que se habían acumulado pesadamente en mi corazón hacían que mi pecho doliera.

Incluso si lloraba, no se aligero ni un poco, en su lugar, solo se volvió más pesado. Fue en ese momento en cuanto abrí mi boca queriendo gritar, escuché el sonido de algo cayendo.

| Índice |

One thought on “Sentido Común de una Casa Guerrera – Capítulo 22: Mi Frustración (3)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *