Sentido Común de una Casa Guerrera – Capítulo 51: Mi revancha

Traducido por Lugiia

Editado por Sakuya


El entrenamiento básico termina y dejo escapar mi aliento.

Cuando miro a mi alrededor, hay miembros del ejército que también se limpian el sudor como yo. Sin embargo, sus sonrisas habituales no están presentes en sus rostros.

Una atmósfera punzante flota a nuestro alrededor, ya que es nuestro primer entrenamiento cooperativo con la Orden de Caballeros en un tiempo.

—General Gazelle. Por favor, cuide de nosotros hoy.

—Debería decir eso yo, cuida de nosotros.

Llegan los de la Orden de los Caballeros, y un solo representante saluda a mi padre.

Contrariamente a su alegre saludo, como de costumbre, una sensación de tensión fluye entre los caballeros y los soldados del Ejército.

En particular, puedo sentir miradas penetrantes de los caballeros que esperan detrás del representante.

Bueno… dejando de lado a las personas del Ejército que están acostumbradas, el hecho de que una sola chica esté aquí es incomprensible y desagradable para ellos.

Poco después de que sus saludos terminan, comienza el entrenamiento. Empieza con la práctica de balanceo.

Todos completan silenciosamente sus balanceos de práctica.

Durante ese tiempo, mi Padre se abre paso entre la multitud y a veces da consejos. Después de eso, regresamos a hacer ejercicios de combate como siempre.

Mientras se entremezclan, los combates son entre los soldados del Ejército y los caballeros.

Estoy incluida entre los del Ejército y espero mi turno.

— ¡Siguiente! ¡Mel y Donaldy!

Mientras espero en silencio, llaman mi nombre.

El nombre de mi oponente me suena familiar.

Cuando miro hacia el campo, justo como pensé… un oponente que una vez me había derrotado está parado ahí.

Interesante…

Siento que mi sangre hierve ante la oportunidad de probar hasta dónde ha avanzado mi fuerza.

— ¡Por favor, espere un momento, General!

Sin embargo, como si fuera a verter agua fría sobre mi entusiasmo, Donaldy grita.

— ¿Qué sucede, Donaldy…?

— ¡¿Por qué debo enfrentarme a esta niña?! Un oponente como ella no será ningún tipo de entrenamiento para mí.

— ¿Estás diciendo que no estás satisfecho con tener a Mel como tu oponente?

Cuando mi Padre pregunta nuevamente con una voz una octava más baja de lo habitual, Donaldy parece ser sofocado momentáneamente mientras cierra su boca.

Sin embargo, pronto recupera su vigor.

—Sí. Una campesina, y de paso una mujer… no importa cuánto la favorezca el General, incluso si lucho contra alguien que carece de tanta habilidad, entonces no tendré nada que ganar.

—Es lo que está diciendo. Mel… ¿qué quieres hacer?

Mi corazón se vuelve extrañamente tranquilo ante sus palabras.

No se puede evitar, pienso.

En el combate anterior, perdí de una manera desagradable. Para él, probablemente es poco satisfactorio.

No importa cuánto diga, es una verdad que nunca podré cambiar.

No importa lo que diga, no podré cambiar su opinión.

—Creo que no hay necesidad de palabras…

En otras palabras, no hay otra opción que callarlo con mi verdadera fuerza.

Ante mis palabras, mi Padre se ríe.

—Es lo que ella dice. Bueno, Donaldy. Si ganas en un combate contra Mel, entonces te permitiré luchar en el próximo combate.

—Mantenga su palabra…

Aunque parece bastante descontento, da su aprobación a regañadientes.

Y, entonces, regresa su mirada hacia mí mientras estoy de pie frente a él. Por alguna razón, siento una risa brotar de sus ojos llenos de desprecio. Las miradas de los caballeros que me rodean son muy parecidas a la suya.

En este espacio lleno de enemigos que hacen que uno quiera llorar y huir, siento por el contrario que es increíblemente divertido.

Pensé esto cuando estaba en el local de la Señora y los del Ejército me miraban con ojos llenos de espíritu de lucha, pero… parece que estoy hambrienta.

Por la sensación de tensión, como si estuviera caminando sobre hielo delgado.

Estoy llena también de un espíritu de lucha similar al deseo de controlar, haciendo que me pregunte cómo debo hacer para que mi oponente se someta ante mí.

Sonrío mientras agarro mi espada con mi mano. Sin embargo, en el momento en que la tomo, esa hambre se va a otro lugar.

O, tal vez debería decir… todo parece convertirse en meras pequeñeces mientras salen de mi cabeza.

El interior de mi cabeza deshace diversos sentimientos y pensamientos que tengo dentro, y simplemente se centra en el enemigo delante de mí.

Mi campo de visión y mi mente que se han aclarado, simplemente se centran en la batalla.

El referí pronuncia las palabras que señalan el comienzo del combate.

Instantáneamente, doy un paso… No obstante, no me muevo más allá de eso. Simplemente muevo mi cuerpo como una hoja que sopla en el viento. De manera que pueda manejar los movimientos de mi oponente en cualquier momento.

Entonces, mientras continúa ese silencio doloroso, mis nervios se concentran aún más en la batalla. Pero, siento que mi existencia… la voluntad y las emociones que me hacen ser yo… se hunden más y más.

El que se mueve primero es Donaldy.

Repelo su espada.

La balancea en todas las direcciones, mezclándola a veces en fintas. Me enfrento a su espada con calma mientras espero una oportunidad.

Tal vez porque se burla de mí, o porque originalmente es así… hace movimientos bastante descuidados. Es rápido y tiene algunos movimientos bastante poderosos, pero… no, quizás es precisamente por eso que pudo mantenerse en combate hasta ahora.

Mientras analizo sus movimientos en un rincón de mi mente, en el momento en que revela una brecha, me lanzo a la ofensiva.

Una, dos veces… cada vez que chocamos las espadas, su postura se desmorona.

Y entonces, al final, le quito la espada, y coloco mi espada en su cuello.

— ¡La ganadora…! ¡Mel!

Mientras los miembros de la Orden de Caballeros lucen atónitos, el referí grita mi nombre en voz alta.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *