Sentido Común de una Casa Guerrera – Capítulo 54: Su pregunta

Traducido por Lugiia

Editado por Sakuya


Debido a mis lágrimas, mi campo de visión es borroso. Sin embargo, no es un obstáculo para el camino familiar por el que estoy corriendo.

Corro, corro, y sigo corriendo.

Y, entonces, llego a la torre que estoy acostumbrada a visitar. Ahora que lo pienso, cada vez que las cosas se ponen difíciles, siempre vengo aquí. Este siempre es el lugar que viene a mi mente cuando estoy siendo torturada por emociones dolorosas que no puedo soportar por mi cuenta.

Corro por las escaleras y me dirijo a la cúspide.

El lugar más alto… cuando llego a ese sitio desde donde se puede ver toda la cuidad, busco inmediatamente su figura.

Sin embargo, él… Louis, no está ahí.

Supongo que no se presentará de manera tan conveniente… mientras pienso eso, justo en el momento en que parece ser que me derrumbaré en el lugar…

—Así que también viniste aquí, Mel. Ha pasado un tiempo.

Me doy la vuelta instantáneamente.

—Louis…

Cuando ve mi rostro, hace una ligera expresión de sorpresa.

— ¿Qué sucede, Mel?

No llego a responder esa pregunta.

No, no puedo responderla.

Me tambaleo hacia Louis y luego me aferro a él, sollozando.

No me pregunta nada, y simplemente me abraza en silencio. Después de eso… no sé cuánto lloré.

Lloré, lloré, y lloré… y después me cansé de hacerlo y mis lágrimas se detuvieron.

La oscura neblina llena de dolor e ira, parece haberse ido con las lágrimas, gracias a ello, ahora mismo he logrado recuperar bastante compostura.

Sin embargo… en este momento mi corazón se perturba por otra razón. Es debido a la realidad que abracé a Louis debido a mi estallido de emociones.

Estoy tan avergonzada que no puedo levantar la cabeza.

— ¿Te has calmado…?

Su tranquilo tono de voz hace que mi vergüenza aumente mucho más.

—Yo… lo lamento, ¡por hacer eso tan repentinamente…!

—No me importa… así que está bien. Más importante aún, ¿estás bien?

—S-Sí… me siento un poco más renovada después de llorar…

Cuando digo eso de manera nerviosa, gentilmente me da una palmadita en la espalda.

—Bueno, cálmate. Entonces, ¿puedo preguntar qué pasó?

—Eso es…

Sonríe irónicamente ante lo confuso de mis palabras.

—Si no quieres hablar de ello, entonces no tienes que hacerlo.

—No…

Entonces, le cuento la historia a Louis.

Diciéndole que he estado aspirando a entrar en el Ejército. Y luego, que me he visto obligada a darme cuenta de que es imposible.

Mientras hablo, mis emociones a veces se apoderan de mis palabras, causando que la línea de tiempo se estropee. Probablemente es bastante difícil entenderme.

Sin embargo, no me interrumpe ni una sola vez, y simplemente escucha en silencio.

—Eres bastante sencilla…

Una vez que termino de expulsar todo lo que quiero decir, me dice esas palabras después de callarme por un corto período de tiempo.

— ¿Sencilla?

—Sí. Decides un solo camino y te diriges directamente a él. Realmente admiro tu actitud de firmeza y tu seriedad.

—Um… G-Gracias.

Involuntariamente, tartamudeo mis palabras en respuesta a su inesperada alabanza.

—Es sólo algo que pensé… nos hemos desviado del tema, ¿verdad? Entonces, no puedes entrar en el Ejército, ¿es así? Si te das por vencida sólo por las palabras de ese hombre, entonces eso significa que tu deseo sólo estaba a ese nivel.

Reflexivamente, lo fulmino con la mirada debido al dolor que me da oír lo desgarrador de sus palabras.

Viendo mi expresión, hace una sonrisa irónica.

—Tienes varias opciones.

—Cuando dices eso, ¿quieres decir simplemente renunciar al Ejército?

—Eso no. Quiero cambiar tu punto de vista. Por ejemplo… es verdad. Para empezar, ¿por qué planeas entrar en el Ejército? ¿Por qué razón estás puliendo tus artes militares? ¿Es para dominar las artes militares y obtener honor a través del Ejército, o es para proteger a las personas?

—Eso es…

A su pregunta, esta vez soy yo la que baja la mirada, pensando.

—Primero, intenta pensar desde ese punto. ¿No es esta una buena oportunidad para mirarte a ti misma usando un amplio punto de vista? ¿Era entrar en el Ejército tu objetivo, o era un medio para alcanzar tu meta?

No puedo responder su pregunta.

—Si es lo primero, entonces, ahora mismo está bien llorar tanto como quieras. Si es lo segundo, entonces, ¿por qué necesitas llorar? Si era un medio para un fin, entonces piensa en la forma de tu objetivo una vez más. Está bien incluso si cambias tu objetivo. Lo que importa es cómo planeas acercarte a él.

—Eso es difícil…

—Por ejemplo, cuando querías entrar en el Ejército, tu método de hacerlo era aprovechar la esgrima que has pulido hasta ahora, ¿correcto?

—Sip.

— ¿Entrar en el Ejército es la única manera de aprovechar tu esgrima? Ese no es el caso, ¿verdad…? Podrías obtener una recomendación e inscribirte en la Orden de Caballeros, y los mercenarios también usan espadas.

—Eso es verdad…

—Bueno, eso es sólo un ejemplo. Así, está bien si piensas en las cosas una por una. Primero, tienes que establecer un objetivo. Después de eso, trata de pensar en cómo alcanzarlo y varios métodos sobre cómo hacerlo. Si después de eso, sigues pensando que entrar en el Ejército es la mejor manera de llegar ahí, después de todo…

— ¿Entonces…?

—Entonces está bien pensar en cómo puedes entrar en el Ejército, y cambiar tus pensamientos a pensar en tales métodos.

—Pero, las mujeres no pueden entrar en el Ejército…

—Sí, eso es verdad… Hasta ahora, ninguna mujer ha entrado en el Ejército. Sin embargo, ¿por qué es imposible que una lo haga?

—Eso es…

Viéndome sin palabras, se ríe.

— ¿Ves? No lo sabes, ¿verdad? Investiga esa razón, y luego aplasta los problemas uno por uno… y entonces, ¿no estaría bien que te reconocieran como la primera mujer soldado del Ejército?

Siento como si la niebla delante de mí se despeja ante mis ojos. Y al mismo tiempo, pienso eso es verdad, mientras también me rio.

El yo, ahora mismo, no sabe en absoluto la razón por la que las mujeres no pueden entrar en el Ejército.

¿Es porque son débiles?

¿O es simplemente que así lo dice la ley?

Precisamente por no saber eso, no soy capaz de aceptar la sensación de que se me ha negado algo unilateralmente.

—Sí… ya veo. Intentaré pensar en ello. Una vez más, pensaré adecuadamente en por qué quiero entrar en el Ejército. Lo haré repetidamente, y si al final encuentro que no hay otra ruta, en ese momento… haré todo lo posible para resistirme.

Ante mis palabras, los radiantes ojos de Louis se entrecierran mientras sonríe.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *