Sirviente a Madre – Capítulo 4: El mago que carece de sentido común (2)

Traducido por Akatsuki

Editado por Ayanami


—Leonard-sama, ¿No cree que ya es hora de que me suelte?

Correcto. Leonard-sama, todavía, me está sujetando. Darse cuenta, debió haberlo sorprendido…

—Oh, lo siento.

—No, está bien. Gracias por protegernos.

—Nn.

—…EHHHHH…

A mitad de nuestra conversación, el muchacho reaccionó como si hubiera visto algo increíble.

— ¿Qué sucede?

— ¡Uwaa! Eh, um…

— ¿Te acabas de enamorar de la sirvienta de Leonard?

— ¡N-No!

—Sospechoso…

Ah, la conversación se tornó fuera de contexto, ya que ambos comenzaron a burlarse entre sí. Haa~ Bueno, como sea. Dejando eso a un lado, hay algo que me causa curiosidad.

—Umm…Leonard-sama. ¿A qué se refirió con capas?

— ¿Hmm?

—No entiendo bien cómo funciona. Pero, cuando se destruye una barrera, está envía una respuesta. Entonces, ¿Por qué no lo hizo cuando Amdo-san la rompió la otra vez?

—Ah.

Después de asentir y reflexionar un poco, de repente, levantó la punta de su dedo índice y, con una tenue luz emitida por su dedo, comenzó a dibujar varias líneas que permanecieron en el aire. Leonard-sama dibujo una pequeña casa con un arco sobre ella.

—Esta es la barrera.

—Nn.

—La levanté con mi maná. Por lo tanto, acepta a mis contratistas. Pero, cuando Amdo la atravesó con su magia de viento, la barrera consideró, a su magia, como un ataque hostil. Sin embargo, como Amdo tiene permiso de ingresar, no pudo lidiar con la lógica, por lo que la barrera simplemente se desintegró.

—Al desintegrarse, Amdo-san no sufrió daño alguno. Entonces, es diferente a romper la barrera a la fuerza.

—Correcto. Y, mientras haya un contratista cerca, su maná se repondrá. Así que, cuándo Amdo entró por completo, la barrera se restableció automáticamente.

—Entonces, ¿Que paso con Milis-san y Sid-san? Ambos aparecieron repentinamente del suelo y se materializaron frente a nosotros.

—En el caso de Milis, ella pudo atravesar la barrera porque no uso ningún poder. Si hubiese estado cubierta de agua, habría resultado igual que Amdo. Y Sid…es una excepción.

Probablemente, es mejor no profundizar en su significado. Al ver que la sonrisa de Leonard-sama parecía algo preocupada, decidí no presionar más.

— ¿Qué hay de mí y Jill?

—Ambas fueron incluidas, así que la barrera no las rechazará.

Ah, eso es un alivio. Aunque, solo uso la entrada, estaba preocupada por lo que podría pasarle a Jill. No me sorprendería si la llegara a ver volando en el aire como a Leonard-sama.

—Disculpe, Mariel-dono.

— ¿Nn?

Después de escuchar las explicaciones de magia de Leonard-sama, el muchacho de antes, se dirigió tímidamente a él. Quiero decir, está bien, pero ¿Qué le sucede a sus manos y pies?

— ¿Le importaría presentar a esas personas de allí?

—Nn. Lily y Jill.

—Umm…

— ¿Hnn?

Leonard-sama, hay un límite cuando se trata de dar una explicación concisa.

Al percatarme de que, hasta ahora, Jill seguía en silencio, supe que era hora de la, tan necesaria, siesta de la tarde. No es de extrañar que mis brazos se sintieran pesados.

—Leonard-sama, ¿Qué tal si primero llevamos a Jill a descansar?

—Ok. Sid.

—Entendido maestro. La llevaré a su habitación.

Cuando Sid-san apareció repentinamente, deje a Jill bajo su cuidado…era probable que Sid-san haya arreglado las cosas ya que, antes de darme cuenta, la cesta de picnic había desaparecido.

—Lamento molestarte, Sid-san. Gracias.

—Está bien. Por favor, ayude al maestro.

Ah, sí. Creo poder ver por qué no puede mantener una conversación decente. Ahora bien, primero debo presentarme.

—Encantada de conocerlo. Soy Lily, la sirvienta de Leonard-sama. La niña que viste antes es la hija adoptiva de Leonard-sama, Jill. ¿Podrían decirme sus nombres?

—Oh…soy Cedric Aspha, un mago de la corte. Él es Willem Bortok, mi senpai y compañero. Willem es contemporáneo de Mariel-dono.

Aunque el muchacho está un poco nervioso, dio una respuesta rápida. De acuerdo, lo tengo que memorizar. Cedric-sama y Willem-sama…

—Cedric-sama, ¿Hay algo que quisiera saber?

— ¿Eh? …Uh, no. Simplemente, me sorprendió en más de un sentido…

Estaba confundido. Miraba a Leonard-sama como si estuviera pensando en hacerle una pregunta, pero parecía estar inseguro de hacerlo.

Hmm~ ¿Me pregunto qué podrá ser? Cuando miró a Leonard-sama, una vez más, Cedric habló con su espléndida voz.

—Ummmm…

— ¿Qué le confunde, Cedric-sama?

En serio, deja de decir ‘umm…’ y continúa.

—Mariel-dono…

— ¿Sí? —Sólo dilo.

— ¿No le tienes miedo?

— ¿Por qué debería tenerle miedo? ¿A qué se refiere? —Cuando le respondí casualmente, los ojos de Cedric-sama me miraron incrédulos.

— ¡Tiene el cabello negro!

—Cedric.

Cedric-sama, sorprendido por la voz tranquila de Leonard-sama, cubrió rápidamente su boca con sus manos. Aunque lo hizo, no es como si pudiera retirar sus palabras.

—Sí, tiene el cabello negro. ¿Qué hay con eso?

Tan pronto como lo dije, todos se quedaron en silencio.

¿Eh? ¿Por qué Leonard-sama se calló?

—…El cabello negro, es un rasgo único de las personas que poseen un maná demasiado fuerte. Y también, tienen una alta probabilidad de perder el control, por lo que, a menudo, son evitados.

No estaba segura de hacia dónde quería llegar con lo que dijo. Cuando incline la cabeza porque no podía comprenderlo, continúo hablando.

—Si un niño con cabello negro pierde el control, el alcance y la naturaleza de los daños son demasiado desagradables. Por eso, son evitados por las personas.

—Ya veo. Pero, eso es un sacrilegio, más aún, cuando es tan bonito.

En silencio, extendí mi mano para tocar el cabello de Leonard-sama. La textura de su cabello es extra suave… ¿Qué le puso para que se haya vuelva tan sedoso?

—Me gusta el cabello de Leonard-sama.

—…Mm.

Leonard-sama tenía una expresión de deleite, cuando dije mis sentimientos honestamente. Luego, se acercó un poco más para que acaricie su cabeza un poco más.

Aunque él espera que haga esto, no es algo que esperas que una sirvienta haga por su amo. Pero, como se ve muy feliz, por esta ocasión, lo haré.

Mirando a Cedric-sama, frente a nosotros, sonrojado, hizo que también me sintiera avergonzada.

—A-Ambos se llevan muy bien. Como si fueran pareja. Pero no lo son, ¿Verdad?

—De hecho, aunque no haya credibilidad conmigo confirmando eso, en esta situación, después de todo, Leonard-sama es mi maestro… ¡Ah!

Una palabra que demuestre quiénes somos como padres de Jill, incluso si no somos amantes o una pareja.

—Pensé en una palabra perfecta para describirnos.

— ¿Cuál?

—Somos socios.

Sonreí ante la mirada de sorpresa de Cedric-sama. Leonard-sama también estaba asombrado, pero, cuando lo pensó detenidamente, este es realmente el caso.

—Ambos, amamos a Jill con todo nuestro corazón y deseamos ser sus padres. Para lograr ese deseo, trabajamos cómodamente, uno al lado del otro. Sin embargo, como no lo hacemos por amor mutuo, ¿No sería ‘socios’ la palabra más adecuada para describirnos?

Se me ocurrieron muchas palabras – familia, amigos – pero, a medida que trabajamos juntos, para lograr el mismo objetivo, sin un vínculo emocional entre nosotros, ¿No sería la palabra ‘socios’ la correcta?

—No deseo casarme y Leonard-sama no es bueno con las mujeres. Así que nos hemos unido para evitar todo eso. Mientras sea necesario, ambos seremos los padres de Jill.

Cuando lo dije con orgullo, Leonard-sama estuvo de acuerdo conmigo.

—Ciertamente.

—P-Pero, ¿No se desmoronará su relación si uno de ustedes se enamora?

—Eso es un hecho, pero no significa que tengamos que dejar de ser socios.

Cedric-sama, seguía mirándome perplejo, parece ser más joven de lo que aparenta.

—Después de todo, no dejas de ser un amigo cuando tienes una novia, y esto no es diferente.

—Oh.

—Aunque pueda ser presuntuoso de mi parte llamarme su socia, es la forma más fácil de describirnos.

Así es, Leonard-sama. Cuando volví a verlo, él estaba de pie con una sonrisa llena de alegría.

—Socios, eh.

— ¿Fue demasiado?

¡Lo sabía, fue demasiado presuntuoso de mi parte!

Cómo Leonard-sama vio mi arrepentimiento, colocó su mano sobre mi cabeza y, con una sonrisa encantadora dijo.

—Siempre haces todo lo que puedes por mí y Jill. Estoy orgulloso de ser tu socio. También tengo que trabajar duro en ello y así poder llamarme tu socio con orgullo, Lily.

—Ya eres un socio del que estoy muy orgullosa, Leonard-sama.

Las personas podrán tener diferentes opiniones sobre él, pero es amable, bondadoso y realmente entiende lo que es importante. Él es un maestro del que me enorgullezco.

Leonard-sama murmuro tímidamente un agradecimiento que solo yo escuché, luego, se volvió casualmente para mirar a Cedric-sama.

—Estás rojo de nuevo.

— ¿¡Y de quién es la culpa!?

Cuando volví la mirada para verlo, Cedric-sama nos fulminó con la mirada.

—…Me da vergüenza mirarlos. Son como una pareja común y corriente coqueteando en frente de todos.

— ¿No es eso un poco exagerado?

—Es como si estuvieran en su propio mundo, y parece que no puedo acercarme.

Dejando escapar un suspiro, Cedric-sama sacudió ligeramente su cabeza y se recuperó.

—De todos modos, es hora de que nos retiremos.

—Ya veo.

¿Hmm? Por alguna razón, Leonard-sama se siente solo.

Aunque asintió, de alguna manera, parece querer que se queden un poco más.

—Vamos senpai. Aún hay trabajo por hacer.

—Lo sé.

No me fijé en Willem-sempai, pero él ya estaba sobre el grifo con una ligera capa de polvo azul alrededor de su cuerpo. A pesar de que parece una escena sacada de un cuento de hadas, en mi corazón, sentí que estaba terriblemente fuera de lugar con su aspecto machista.

—Leonard-sama, el cuerpo de Willem-sama está brillando.

—Es magia curativa. ¿No lo has visto antes?

—No, sólo he escuchado de ello.

El atributo para la magia curativa es luz. A diferencia de los atributos con los que se nace, o aprende a través de los estudios – fuego, agua, tierra y viento – los atributos de luz y oscuridad son considerados divinos, ya que son atributos raros que solo se pueden obtener tras sufrir muchas dificultades. Las personas que tienen el atributo de luz son propensas a ser presa de los demonios, por lo que es necesario que busquen refugio en el Santuario. El Santuario, en este país, es una institución ubicada en la Capital Real donde se adora a los dioses de este mundo.

Se dice que cada santuario existente, está protegido por una barrera creada con los poderes de los dioses, por lo que los demonios no podrían perseguirte si entras en una de ellas. En resumen, son un medio para mantener a los demonios alejados.

Escuche que los dioses en este mundo no residen en la Tierra, sino en el Cielo y, básicamente, no ejercen influencia alguna sobre los humanos, simplemente los vigilan. Es extremadamente raro que otorguen su protección divina para ayudar a los humanos.

Si no me equivoco, el dios que otorga la protección a los santuarios es Lutèce, dios de la justicia y la paz. No es la deidad suprema. Sin embargo, se dice que es el segundo dios más fuerte o poderoso. Y, a su lado, se encuentra la diosa de la benevolencia y armonía, Lispea. En consecuencia, se dice que la magia curativa es la protección divina de esta diosa.

—Willem se especializa en magia de fuego, pero, debido a que su magia curativa ha crecido considerablemente, puede conjurarla. Es por eso que, para los magos, es raro que alguien como él pueda usarla.

—En otras palabras, Willem-sama puede usar magia de fuego y magia curativa.

—Por cierto, la única razón por la que comenzó a aprenderlo fue por Mariel-dono. —Añadió Cedric-sama quien comenzó a hablar.

— ¿Eh?

—Es el resultado de haberse empeñado en destruir la barrera de Mariel-dono.

Ah, umm…lo siento, Cedric-sama, por hacerte tener esa mirada distante.

… ¿Qué tipo de pretexto es ese? Sin importar como se vea, ¿No es como decir que casi pudo haber muerto varias veces?

—Cuando conocí a Leonard, él me ignoraba incluso cuando lo llamaba…

La mirada de Cedric-sama se volvió molesta, ante las palabras de Willem-sama.

—Sin embargo, eso no significa que tengas que lanzarle magia avanzada cada vez que lo ves. Cuando me convertí en su socio, me enteré de todo. Además, dijiste felizmente, que como tendrías un compañero, detendrías eso.

—Siempre y cuando Leonard me note, no hay problema.

Ah, no tenías que decir eso tan decisivamente. Cedric-sama está sin palabras.

— ¡Esta bien! Pero, esta vez, se dio cuenta de que era yo quien cargaba contra la barrera y la desactivó. Por eso, solo me rompí las costillas.

…Espera, si no se hubiese dado cuenta, ¿No habrías muerto? Eso no es bueno. Incluso si tienes magia curativa, sigue siendo peligroso.

—U-Um, por favor, la próxima vez, entre normalmente por la entrada.

— ¿Eh?

—Me tranquilizaría saber que no sufrirás otra lesión, Willem-sama. Si lo haces, tendré té y algunos bocadillos preparados.

Cuando mire a Leonard-sama, tenía una sonrisa encantadora.

—Gracias Lily. Lamento haberme olvidado de ustedes…a partir de ahora, la barrera los dejará pasar para que, la próxima vez, puedan entrar normalmente. Aunque no hay mucho que pueda hacer en este momento, pero, como Lily está aquí, puede servirles té.

—Oh, ¿No puedes preparar té, Leonard-sama?

—Cada vez que Sid o yo hacemos té, de alguna manera, siempre se vuelve agrio.

Al ver a Leonard-sama un poco avergonzado, sonreí. Seguramente, el haber mencionado el té que preparó con magia, debió haberlo avergonzado aún más por lo que guardó silencio.

—Ok, entonces, disfrutaré de la cortesía.

—Me disculpo por los problemas causados. Pero nos iremos ahora. La veré de nuevo, Lily-san.

Con un ligero movimiento, Cedric-sama ayudó a Willem-sama a sentarse sobre el grifo. Mientras se preparaban para irse, nos despedimos, entonces, el grifo comenzó a elevarse en el aire con gracia y belleza.

—Vuelvan a visitarnos.

Será bueno volver a verlos. Cuando llegue ese momento, a Jill y a mí nos encantaría escuchar las historias del Leonard-sama del pasado.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.