Soledad – Capitulo 9

Traducido por BeeMiracle

Editado por Ayanami


Yuan Yuan lo ignoró.

En medio de la noche, no había mucha gente en el hospital. Solo estaban ellos en el salón. La televisión estaba encendida, pero solo mostraba comerciales nocturnos. Ninguno de ellos habló y se limitaron a mirar la televisión.

Chen Dong Lan no se atrevió a hablar con Yuan Yuan. Después de que la presentadora de televisión explicara los efectos mágicos del té adelgazante por quinta vez, Chen Dong Lan se volvió para mirar a Yuan Yuan y descubrió que se había quedado dormido.

Chen Dong Lan se puso de pie en silencio, empujó el soporte de goteo hacia la estación de enfermeras y le pidió una manta a la encargada. Al regresar, usó una mano para ponerla sobre el cuerpo de Yuan Yuan con dificultad.

Chen Dong Lan sintió que era una persona codiciosa. Anteriormente, durante el Año Nuevo chino u otras festividades, deseaba la protección de la salud de Yuan Yuan y estar libre de enfermedades y desastres. Pero ahora, él también esperaba esto. Si pudieran llevarse bien sin problemas, entonces, Yuan Yuan no tendría que preocuparse por un amigo tan desafortunado.

Estaba absorto mirando a Yuan Yuan y no se dio cuenta de cuándo se había terminado el goteo. Sintió un poco de dolor en la mano y descubrió que un poco de sangre había entrado en la bolsa.

Mientras buscaba a una enfermera para sacar la aguja, Yuan Yuan todavía estaba dormido. Chen Dong Lan no quería despertarlo tan rápido, pero la silla del hospital no era cómoda y podría experimentar dolores de espalda y hombros después de un largo sueño, así que decidió despertarlo.

Yuan Yuan tenía el sueño ligero y abrió los ojos. —¿Terminaste con la revisión? —Se dio cuenta de que tenía una manta sobre el cuerpo y mostró una expresión de exasperación. —La ropa que llevo es muy gruesa, pero tú solo llevas una pijama y abrigo. ¿Por qué me diste la manta?

Chen Dong Lan sintió que era difícil de explicar, por lo que dijo casualmente: —Yo también tenía una. Es solo que ya se la devolví a la enfermera.

Yuan Yuan respiró hondo. Chen Dong Lan no sabía si le había creído.

Ahora eran más de las cuatro, pero una vez que saliera el sol, sería domingo, y podrían regresar para recuperar el sueño. Chen Dong Lan no se atrevió a decir que tomaría un taxi a casa y esperó la decisión de Yuan Yuan.

Llevaron la medicina al coche. Chen Dong Lan no preguntó a dónde iban, y Yuan Yuan condujo en serio sin decir una palabra. Después de unos minutos, Chen Dong Lan se dio cuenta de que estaban en el camino de regreso a la casa co-alquilada.

Estaba a punto de preguntar, pero Yuan Yuan dijo: —Antes de mudarte a la nueva casa, debes mudarte aquí.

Chen Dong Lan inclinó la cabeza y miró el perfil de Yuan Yuan.

En ese momento, llegaron a un semáforo en rojo y el coche se detuvo. Yuan Yuan miró hacia arriba.

A altas horas de la noche, la luz de la farola se inclinaba hacia adentro, difuminando el contorno del rostro de Yuan Yuan, haciéndolo parecer particularmente tierno.

—¡De acuerdo! —Chen Dong Lan asintió repetidamente, sintiendo un hormigueo en el corazón.

♦ ♦ ♦

Para el lunes, la fiebre de Chen Dong Lan disminuyó. Aunque no se había recuperado por completo de su resfriado, no le afectó para ir al trabajo.

Una vez que entró en la oficina, su colega lo llamó.

—¿Te pasó algo bueno?

Chen Dong Lan colocó sus cosas sobre la mesa y preguntó, desconcertado. —¿Qué?

Su colega se rió. —Pareces extremadamente feliz. —Explicó pacientemente. —Anteriormente, parecías muy abatido… no, cambiaré a una descripción más normal, desquiciado. Tu tez era lo peor de lo peor. Pero ahora, pareces haber cambiado por completo. ¿Te pasó algo bueno?

Entonces, se estaba refiriendo a esto. Pero, ¿cómo puede ser más normal estar desquiciado que abatido? Chen Dong Lan dijo: —Me mudo.

Su colega lo fulminó con la mirada. —¿No me alquilaste ese lugar?

Chen Dong Lan asintió. —Seguiré alquilando hasta el final del contrato, solo que un amigo se mudará a una nueva casa y me invitó a vivir juntos.

Su colega en realidad no había entendido completamente la situación, pero al escuchar que continuaría alquilando durante todo el período, se tranquilizó y le preguntó: —¿Dónde está la nueva casa?

Chen Dong Lan le contó sobre el vecindario donde está la nueva casa de Yuan Yuan.

Su colega reflexionó sobre el nombre, luego un número aterrador apareció en su cabeza. —Esa zona no es barata. ¿Cómo puedes permitirte vivir allí? —Su salario no difería mucho del de Chen Dong Lan, y definitivamente no podía pagar una casa allí.

Chen Dong Lan no quería explicarle más, y estaba aún menos interesado en continuar la conversación, así que dijo a medias: —Es la casa de mi amigo.

Después de trabajar con él durante tanto tiempo, naturalmente conocía el temperamento de Chen Dong Lan y no preguntó más. Solo podía lamentar cómo Chen Dong Lan pudo encontrar un amigo tan capaz con una personalidad como esa.

Chen Dong Lan trabajaba en un sistema típico de tarjetas perforadas de nueve a cinco. Tuvo hora y media de descanso al mediodía y comidas gratis en el comedor del personal.

Cuando estaba comiendo, había una notificación en su teléfono. Chen Dong Lan lo sacó para verificar y vio que había un nuevo correo electrónico.

Esto también era algo que Yuan Yuan no sabía. El teléfono de Chen Dong Lan, además de llamar y enviar mensajes de texto, se usó para una tercera función, la de recibir y enviar correos electrónicos. Esto se debía a que sus familiares que residían en el extranjero se comunicaban con él por correo electrónico de vez en cuando.

La frecuencia más alta sería, como máximo, dos veces al año.

El remitente era su madre. Dijo que su hermano menor, Xiao De, planeaba regresar al país con algunos amigos durante el Año Nuevo chino. Probablemente llegarán dentro de una semana. Una vez que aterrizaron en la ciudad T, esperaba que Chen Dong Lan pudiera ayudar a cuidarlos.

El número de teléfono nacional de Xiao De se indicó al final del correo electrónico.

Chen Dong Lan miró su calendario y se dio cuenta de que quedaba menos de medio mes antes del Año Nuevo chino. Para él, el año nuevo chino no era especial. Fue más como un fin de semana extralargo. Cuando estaba en el último año de la escuela secundaria, su familia se mudó al extranjero. Cada año nuevo chino después de eso, estuvo solo.

Más tarde, cuando empezó a vivir con Yuan Yuan, sus sentimientos hacia el Año Nuevo chino empeoraron. Esto se debió a que Yuan Yuan dejaría la ciudad T y se iría a casa para celebrar el Año Nuevo chino. Su fin de semana extralargo no tendría a Yuan Yuan en él.

Eso no estaba bien.

Chen Dong Lan respondió al correo electrónico de su madre. El contenido general era que él se haría cargo de Xiao De y sus amigos, para que ella y su padrastro no tuvieran que preocuparse.

Cuando trabajaba por la tarde, Chen Dong Lan se sentía insoportablemente sofocado pensando en el Año Nuevo chino que se avecinaba.

Después del trabajo, se sentía cada vez más sofocado. No fue hasta que recibió una llamada de Yuan Yuan que ese sentimiento se calmó.

Yuan Yuan dijo: —¿Terminaste de trabajar?

—Sí. —Chen Dong Lan empacó sus cosas y salió apresuradamente. —Ahora salgo de la oficina.

—No te apresures. Probablemente estaré allí en otra media hora.

Habían hecho arreglos previos para que Yuan Yuan lo ayudara a mudarse hoy a la casa co-alquilada.

—Ok. —Chen Dong Lan colgó el teléfono. Estuvo de acuerdo verbalmente, pero sus pasos nunca se detuvieron. No podía simplemente sentarse y esperar. Incluso si tuviera que esperar afuera en el viento frío, era como si estuviera haciendo un esfuerzo por acercarse a Yuan Yuan.

Al final, Yuan Yuan llegó en veinte minutos.

Una vez que subió al coche, Yuan Yuan dijo con brusquedad: —Sabía que saldrías a esperarme.

¿Esto es un ataque contra él? Chen Dong Lan no lo admitió. —Acabo de salir.

Yuan Yuan se rió. —De acuerdo. Si tú lo dices.

Chen Dong Lan no tenía muchas cosas. El empacar juntos no les llevó mucho tiempo. Mientras empacaba las cosas, se cayó algo pequeño. Yuan Yuan se inclinó para recuperarlo y vio una caja debajo de la cama.

Fideos instantáneos.

Chen Dong Lan lo vio mirando debajo de la cama y no entendió al principio, pero siguiendo su mirada, se dio cuenta…

Había tirado las galletas del armario, pero se había olvidado de los fideos instantáneos debajo de la cama.

—Esto es… —Chen Dong Lan inventó una mentira a la fuerza. —Un colega me lo dio. —Esta excusa era demasiado descabellada, pero recordó el vino tinto en la casa de Yuan Yuan que le dio Yu Lin. ¿Por qué no podía recibir fideos instantáneos de sus colegas?

Yuan Yuan no pudo soportar exponerlo y preguntó: —Es un gesto amable de alguien. ¿Quieres traerlos?

La cara de Chen Dong Lan se había enrojecido por sus mentiras. —Realmente no se considera un gesto amable. Solo tíralos.

Yuan Yuan fingió arrepentirse. —Eso es un desperdicio.

¿Qué tienen de derrochador los fideos instantáneos? Chen Dong Lan se contuvo y no dijo una palabra.

Debido a que no había muchas cosas, una vez que todo estuvo amontonado en el asiento trasero, solo requirió de un viaje. El cielo acababa de oscurecerse cuando llegaron a la casa co-alquilada, pero se consideró más tarde de la hora habitual de la cena.

—¿Por qué no salimos a comer? —Preguntó Yuan Yuan.

Chen Dong Lan lo pensó. Incluso si cocinara solo unos pocos platos simples, solo podrían comer después de una hora. Entonces, dijo: —Está bien.

Desde que empezaron a vivir juntos, además de las reuniones de equipo, era la primera vez que comían juntos.

Chen Dong Lan casi nunca comía fuera y no tenía experiencia. El lugar, un restaurante de cocina cantonesa, elegido por Yuan Yuan, era bastante auténtico.

Yuan Yuan pidió varios platos, uno de los cuales fue tachado por la camarera. Ella dijo en tono de disculpa: —Lo siento, señor. Es casi el año nuevo chino y el chef de este plato ya regresó a su ciudad natal. ¿Está bien cambiar a este en su lugar?

Yuan Yuan asintió con una mirada.

Cuando la camarera mencionó que se acercaba el Año Nuevo chino, Yuan Yuan se dio cuenta de que casi lo había olvidado. Cada año, se iba a casa para reunirse con sus padres y se quedaba hasta el último día de las vacaciones antes de regresar al trabajo.

Hablando de eso, la ciudad natal de Chen Dong Lan y la suya estaban en el mismo lugar.

—¿Por qué no te he visto volver a casa para el Año Nuevo chino en los años anteriores? —Preguntó Yuan Yuan.

Chen Dong Lan tomó un sorbo de té y parecía reacio a responder. —Mi familia ya no se queda allí.

Dado que Chen Dong Lan no estaba dispuesto a decir más, Yuan Yuan no tenía la intención de preguntar más.

—¿Volverás a casa para el Año Nuevo chino este año? —Chen Dong Lan frotó su pulgar sobre la talla de la taza de té, la textura irregular aliviaba su ansiedad.

Yuan Yuan asintió con naturalidad. —Me iré alrededor del veintiocho.

Chen Dong Lan asintió en reconocimiento, sin decir una palabra.

Después de terminar una comida completa, su corazón estaba vacío.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.