Te equivocaste de casa, villano – Capítulo 13: Así es como el villano y yo… (8)

Traducido por Shroedinger

Editado por Hime


Esta… era una sensación de satisfacción que no había sentido hacía mucho. Durante todo este tiempo, no había podido sentir nada, así que incluso si ella misma sabía que estaba vacía, no sentía el vacío…

Pero después de recuperar lo que había perdido desde que fue tomada como objeto de pruebas en el laboratorio, sintió que apenas se estaba dando cuenta de cuánto lo extrañaba.

¿Cómo había vivido hasta entonces sin sus emociones? Ese sentimiento de felicidad y paz casi la hizo estallar en lágrimas.

¿Dónde has estado todo este tiempo?

¿Sabes lo mucho que te buscaba…?

He estado tan sola sin ti… [1]

Yuri apretó con fuerza la mano de Lakis, no queriendo perder la pieza que acababa de recuperar. Pero la cosa atrapada en su palma se estremeció salvajemente con una sacudida. Por alguna razón, tan pronto como lo agarró, rápidamente trató de irse.

Se sintió invadida por la ansiedad y la abrazó con más desesperación, y al mismo tiempo pareció murmurar una súplica diciendo “no, no te vayas…”

—Espere…

Una voz baja y perpleja sonó sobre su cabeza.

Pero no se conectó con Yuri y simplemente le pasó por encima. Mientras tanto, la cosa atrapada en su mano, intentó de escapar de ella nuevamente. Esta vez, el intento fue más insistente que antes.

Pero debido a que Yuri se estaba agarrando incluso más fuerte de lo esperado, su cuerpo fue arrastrado en su lugar. Y luego, chocó contra la mesa.

Después de eso, un sonido agudo perforó sus tímpanos. Una taza se había caído y quebrado. En ese momento, Yuri recuperó sus sentidos.

—¿Huh…?

Sus confusos ojos rojos parpadearon lentamente un par de veces, como alguien que acaba de despertar de un sueño. Solo entonces se enfocó la figura en su vista.

Justo a su lado había un par de iris azules, lo suficientemente claros como para ser transparentes. Estaban tan cerca que incluso podía ver el leve temblor de las densas pestañas doradas. Justo en frente de su nariz, había un rostro tan guapo y hermoso, que la hizo preguntarse si fue esculpido por un artesano.

Yuri se dio cuenta un poco tarde de que el dueño del rostro era Lakis. Entonces, sintiendo sospechas miró hacia abajo y…

Esta vez, fue golpeada con una pregunta aún mayor.

Yuri estaba casi encima de Lakis. Él se hallaba recostado en el sofá, como antes, mientras ella tenía una rodilla en el mueble y una mano a su lado. Y su otra mano…por alguna razón incomprensible, sostenía la de Lakis.

¿Fue este el resultado de intentar acercarse y mantener “eso” a su alcance de una forma u otra?

Ni siquiera estaban simplemente tomados de la mano; sus dedos se hallaban entrelazados con tanta fuerza que era doloroso. Las palmas estaban tan firmemente unidas que era difícil saber quién transmitía el calor a quién.

Nunca antes había tenido un contacto tan íntimo con alguien, por lo que se sintió extraña en ese momento.

Yuri miró hacia arriba de nuevo y sostuvo la mirada de la persona frente a ella. Lakis también pareció sorprendido por esta repentina situación. Sus inquietos iris azules temblaban ligeramente ante los de ella. Incluso sus pestañas doradas temblaron como una mariposa batiendo sus alas.

Los bordes de los ojos de Lakis estaban ligeramente rojos mientras la miraba fijamente. No importa cómo fuera él por dentro, por fuera parecía tan inocente que Yuri sintió que acosaba a un joven ingenuo.

Ver esa imagen la puso seria en un instante.

—Uh… lo siento.

Yuri se disculpó reflexivamente. No podía entender cómo surgió esa situación. Estaba bastante segura de que estaba atendiendo a Lakis por la noche y luego se quedó dormida en algún momento…

Entonces abrió los ojos porque sintió como si alguien le estuviera tocando la cabeza.

Así que, ¿Por qué le estaba tomando la mano a este tipo de esta manera?

Sin embargo, lo que realmente no podía entender era por qué no quería separarse de él en esas circunstancias. En su mente, se dijo a sí misma que tenía que separársele de inmediato.

Pero en lugar de ponerse de pie, Yuri apretó aún más la mano que tenía atrapada. Ni siquiera entendía sus propias acciones. Tal vez lo mismo sucedió con Lakis, ya que sus pestañas doradas se agitaron aún más. La confusión que el otro sintió se transmitió por completo a través de sus manos fuertemente entrelazadas. La sensación de éxtasis todavía se filtraba a través de la piel presionada contra la de ella, dejándola un poco aturdida.

—…Mano…

Una voz baja y ronca llegó a los oídos de Yuri. La herida en su cuello no se había recuperado así que habló lentamente, con sus palabras recortadas después de cada sílaba.

—Preferiría… si me deja ir.

Pero en el momento en que Yuri escuchó esa voz levemente áspera y apagada, sintió que se le erizaban los pelos de la nuca. Algo parecido a una feromona encantadora fluyó de Lakis, enroscándose alrededor de su cuello y arrastrándose por su columna.

Yuri se estremeció ante la extraña sensación que le recorrió la espalda y se apartó de él para escapar.

En el momento en que sus pieles se separaron, cuando sus dedos enredados se soltaron, la sensación de plenitud desapareció.

El rostro de Yuri regresó gradualmente a su estado habitual de seca indiferencia. A la inversa, la cantidad de preguntas en su cabeza comenzó a crecer. Mientras Yuri estaba ocupada con la lengua trabada, Lakis levantó la mano para sujetar su cuello. Parecía que le había empezado a doler la garganta de nuevo después de hablarle.

Sin embargo, la verdad era diferente de lo que ella pensaba.

“Este jodido bicho… ¿Qué diablos hiciste ahora?”. Lakis entonó con fiereza, rechinando los dientes.

Entonces una voz nerviosa resonó en su cabeza, como si de repente hubiera recobrado el sentido.

«No, yo… ¡Yo tampoco lo sé! ¿Por qué hice eso ahora?»

Los ojos azules de Lakis brillaron caóticamente bajo la ligera capa de su cabello.

«¡Me sentí tan extraño! La mano de esa mujer, por alguna razón, era tan… no sé cómo explicarlo… pero de todos modos, era extraño así que…»

La voz continuó balbuceando erráticamente.

La razón por la que se sentían de esa manera fue por lo que había sucedido hace un rato. El insecto loco usó su habilidad como quiso sin el permiso de Lakis. Fue cuando el rey le dijo a la mujer que tenía delante que le soltara la mano.

En ese momento, Lakis notó que su voz estaba cargada de autoridad cuando no tenía nada que decir. Uno de los poderes que Lakis obtuvo de las ruinas era la capacidad de encantar a las personas y manipularlas como quisiera. Sin embargo, este influjo tuvo un efecto secundario fatal, por lo que lo despreció durante mucho tiempo. Pero ahora este maldito parásito…

Por supuesto, Yuri, comprensiblemente, no estaba al tanto de este sentimiento personal suyo.

Una vez más, Lakis maldijo a la voz en su cabeza y luego se arrastró para sentarse derecho.

A juzgar por la leve mueca en su rostro, estaba exagerando al mover velozmente su cuerpo . En algún momento, las fluctuaciones emocionales que hasta hace poco eran visibles en su rostro, desaparecieron por completo. Aunque todavía tenía un tinte rojizo en la oreja, expuesta por su despeinado cabello.

Una comprensión repentina pasó por la mente de Yuri.

Ah, tal vez esté enojado porque me aferré a él de repente.

Bueno, tenía todo el derecho a estarlo.

No fue diferente a tener una mujer extraña que se le abalanzó de repente y, además, él no estaba en buenas condiciones… No solo eso, incluso le frotó la mano y la agarró desesperadamente.

Maldita sea.

Un nuevo recordatorio de lo que había hecho, la hizo sentir como si fuera un completo desastre. Incluso si se convirtiera en uno de los numerosos extras decapitados por el gran sub-villano en este momento, lo entendería.

Yuri se disculpó una vez más porque ciertamente tuvo la culpa del incidente.

—Lo siento… por el error que cometí mientras estaba medio dormida hace un momento. No fue intencional. Debe haber sido desagradable para ti, lo lamento.

Retiró la rodilla del sofá y dio un par de pasos hacia atrás, creando una distancia razonable entre ambos. Al momento siguiente, se miraban directamente el uno al otro.

—Así es…

Lakis abrió la boca y de repente se detuvo. Después de eso, extendió su mano hacia la mesa junto a él y tomó un bolígrafo y papel.

¿Tenía algo así en mi casa?

Una pregunta cruzó la mente de Yuri. Supuso que probablemente lo encontró metido en algún lugar cerca del sofá.

Lakis garabateó algo en el papel.

[Está bien.]

Esa fue la frase que le enseñó después de un rato. Después de eso, se escribieron rastros de “no fue de ninguna manera desagradable” que fueron borrados.

Yuri estaba un poco sorprendida. La reacción del sub-villano era mucho más suave de lo que esperaba. Pero, por supuesto, el tinte ligeramente rojizo en sus oídos que aún no había desaparecido por completo, le avisó a Yuri de su enojo.

Lakis volvió a bajar la cabeza y escribió algo.

[Perdón por no haber saludado antes. No puedo ir a la clínica debido a ciertas circunstancias y agradezco su ayuda.]

Al notar que se comunicaba por escrito, no había duda de que se había obligado a hablar debido a la extraña situación anterior.

Lakis no dio ninguna otra explicación ni inventó mentiras sobre su situación. Ese aspecto era exactamente como el Lakis Avalon que Yuri conocía de la novela.


[1] Nota del inglés: El autor usa específicamente las palabras “tú”, así que no cambié a la perspectiva de tercera persona.

| Índice |

One thought on “Te equivocaste de casa, villano – Capítulo 13: Así es como el villano y yo… (8)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *