Te equivocaste de casa, villano – Capítulo 12: Así es como el villano y yo… (7)

Traducido por Shroedinger

Editado por Hime


En el pasado, la voz molestaba excesivamente a Lakis sin ninguna razón en particular, y luego, una vez, estuvo  durante casi un año consecutivo sin tener conversación, por lo que parecía haber aprendido a moderarse antes de que ese incidente se repitiera.

Con la molestia ahora tan silenciosa como un cementerio, la fatiga una vez más se apoderó de su cuerpo.

—Tengo que irme antes de que esa mujer regrese…

Lakis hizo todo lo posible por no quedarse dormido, pero finalmente perdió ante la somnolencia que lo hundió como una inundación. Pronto fue tragado por un descanso tranquilo como la muerte.

♦ ♦ ♦

El tiempo pasó rápido.

Después de salir del trabajo, Yuri regresó al callejón por el que se había detenido por la mañana.

Sin embargo…

El hombre ya estaba muerto.

Sus cejas se arrugaron levemente. La situación ciertamente era inesperada, pero se acercó al cadáver con calma. Dado que se le arrancó un órgano específico de su cuerpo, el hombre había muerto.

Bajo el resplandor del atardecer y mientras escaneaba el cadáver, sus ojos brillaron con un tono de rojo aún más oscuro de lo usual. Las heridas ante frente a si le eran algo familiares, así que ella sabía que eso no fue hecho por los que enviaron a ese hombre tras ella en un intento de cortar su cola.

En primer lugar, sólo había una persona que vendría a este callejón oscuro que solo ella conocía y haría tal cosa.

—Tendré que regañarlo más tarde…

Yuri chasqueó suavemente la lengua y luego envolvió el cadáver frente a ella con hilos. Había planeado interrogar al hombre sobre quién lo envió, pero parecía que tendría que cambiar su método.

Arrancó una pluma negra del brazalete de su muñeca izquierda. Luego lo apretó con fuerza y un humo negro se elevó de su mano. La pluma desapareció sin dejar rastro. En ese momento, la persona en la que estaba pensando Yuri debería haber recibido la señal.

Y al parecer tendría que reducir su turno como ‘Arachne’ por un tiempo.

♦ ♦ ♦

Cuando Yuri regresó a casa, encontró a Lakis Avalon tal como lo había visto esta mañana. Ella pensó que podría haberse ido ya, pero estaba equivocada.

Se encontraba un poco decepcionada porque esperaba algo diferente.

Se quitó los zapatos frente a la puerta, se puso las pantuflas y entró.

Lakis estaba profundamente dormido con el brazo colgando perezosamente junto al sofá. Pensar que estaba allí, tirado e indefenso, sin siquiera escuchar la puerta abrirse o sentir su acercamiento. Parecía que no se despertaría incluso si lo metieran en un saco y se lo llevaran.

¿No estaba durmiendo demasiado tranquilo en la casa de otra persona?

Yuri pensó distraídamente para sí misma por un momento, pero cuando se acercó a Lakis, cambió de opinión. Ella reposó la mano en su frente, sintiendo su temperatura. La sensación era tan caliente que era difícil saber si estaba tocando a una persona o una bola de fuego.

Yuri estuvo a punto de gritar el nombre de Lakis y pero se detuvo. Después de todo, era normal que ella no supiera quién era él.

—Oye. Mantente vivo.

Le sacudió levemente los hombros, tratando de despertarlo, pero Lakis no se levantaba. La visión de él rompiendo en sudor frío y tendido como un muerto era bastante desoladora.

Cuando lo vio abrir los ojos a pesar de la enorme herida que tenía, pensó que de alguna manera era asombroso. Aun así, como parecía bastante bien por la mañana, había pensado: Como se esperaba del rey del mundo oscuro, no es un tipo común…

Pero al parecer su idea de él era la de un superhombre.

Pensó que su lesión podría haber empeorado, así que revisó el área afectada, pero se sorprendió al descubrir que la herida se estaba curando más rápido de lo esperado.

Era extraño. En el lapso de dos días, la herida había cicatrizado a un ritmo visible a simple vista. Por supuesto, en el caso de Yuri, sin importar dónde estuviera herida, estaría casi completamente curada en medio día, pero definitivamente esa no era la norma aquí.

Sin embargo, Lakis era, en cierto sentido, el villano principal de la novela, por lo que tal vez no debería ser colocado en la categoría de gente común como ella había pensado al principio.

O tal vez…

Como ella, Lakis también había absorbido el fragmento de la ruina.

No recordaba haber visto tal explicación en la novela, pero no había forma de saber si se había perdido una parte. Además, no había ninguna garantía de que todo fluiría como lo había hecho en la novela, al igual que la forma en que surgió la variable llamada Yuri. Cuando pensó sobre el Lakis que fue a destruir personalmente el instituto de investigación hacía unos años, no parecía  poco confiable.

Yuri miró brevemente al hombre que yacía en el sofá y luego tomó un recipiente con hielo y una toalla mojada. Puede que fuera demasiado frío por su parte, pero de hecho pensaba que si él moría así, entonces era su propio destino. Quizás esto se debió a que ella siempre había vivido de esa manera desde que reencarnó en este mundo.

Ya sea en los callejones donde pasó su infancia, en los laboratorios de investigación donde pasó su adolescencia o en el inframundo en el que estuvo involucrada después, todos estaban de su propio lado y, sumado a eso, era un vecindario sin corazón. Donde nadie sabía cuándo sacarías la pajita corta y morirías apuñalado.

Dado que Lakis Avalon también había crecido en ese entorno, su mentalidad era sin duda la misma que la de ella. Entonces, si él moría en su casa, también era parte de su suerte.

Bueno, ¿quién le pidió que fuera a la casa equivocada?

Además, definitivamente le había dicho con su propia boca que no llamara a un médico, no era como si no hubiera hecho nada. Sea como fuere, ella hizo todo lo posible por tratarlo en su departamento. Incluso ahora, ella lo estaba cuidando porque tenía mucha fiebre.

Yuri ya había descubierto dónde desechar el cuerpo en caso de que Lakis muriera, pero eso era un secreto. Por supuesto que no podía decirle al rey del mundo oscuro: “He preparado tu tumba de antemano”. Además, ya se había convertido en la tumba del hombre de antes. Pero como ella dijo, fue algo que preparó por si acaso, nada más…

—Si quiere vivir, tiene que esforzarse un poco más, señor villano.

En su mente, Lakis Avalon se levantaría pronto, con una fuerza vital como la de una hierba, y luego, podría pedir con confianza una compensación por sus problemas. Si eso fuera posible, por supuesto. En lugar de robarle dinero al rey del mundo oscuro, en realidad, para él, sería más rápido arrancarle la cabeza.

De repente, la mirada de Yuri se posó en la ropa de Lakis. Todo lo que vestía estaba cubierto de sangre y desgarrado en varios lugares, por lo que pensó que era necesario cambiarlos, al menos por cuestiones de higiene. Tenía ropa de las muñecas que controlaba cuando hacía su trabajo secundario y las tallas parecían un ajuste aproximado.

Vestir a alguien que estaba inconsciente y flácido definitivamente no era una tarea fácil, pero se hizo simple usando sus hilos. También le quitó los guantes que le cubrían las manos desde el momento en que lo vio hasta ahora. Debido a que eran negros, no había notado que también estaban cubiertos de sangre seca.

Después de eso, le limpió la sangre que aún estaba en su cuerpo con una toalla húmeda, lo vistió con ropa nueva y solo entonces, para su satisfacción, estuvo un poco limpio. Sin embargo, ahora que estaba limpio, dejarlo en un sofá ensangrentado se sentía un poco…

Así que arrojó una manta sobre el sofá mientras estaba en ello.

Había mucha ropa al final para lavar, pero afortunadamente el día siguiente era su día libre de la cafetería, así que estaba bien.

Mientras cambiaba la toalla mojada en la frente de Lakis, su mano le rozó el cabello. Sus indiferentes ojos rojos se posaron temporalmente sobre el cabello dorado de Lakis.

Su cabello solía ser de ese color. Es decir, antes de ser sometida a experimentos en el instituto de investigación. Por supuesto, el suyo no era del mismo tono que el de Lakis, había sido más de un dorado desteñido, pero tal vez porque no había personas rubias a su alrededor, ver a Lakis la hizo pensar en su infancia.

Aun así, eso no significaba que Yuri se hundiera en un sentimiento inútil o que estuviera atrapada por la nostalgia. Después de todo, había pasado mucho tiempo desde que se volvió incapaz de sentir tales emociones. Pero viendo que de repente estaba teniendo pensamientos tan triviales por primera vez en mucho tiempo, ciertamente se sentía extraña estar en la misma habitación que alguien más así.

Mientras Yuri atendía a Lakis hasta tarde, ella se quedó dormida.

♦ ♦ ♦

Algo se escuchó en la casa.

Yuri se despertó abruptamente de su sueño y encontró a alguien tocándole la cabeza. Pero la fuerza que estaba usando era tan minúscula que la hizo preguntarse si el toque era solo su imaginación.

Sus pestañas en reposo se levantaron suavemente mientras sus ojos se abrían para ver la ropa nueva que había puesto sobre el sofá la noche anterior, y sus brazos descansando sobre ella. Al parecer, se había quedado dormida con la cabeza en el sofá.

Yuri levantó la vista en silencio, aliviando el brazo en el que se había apoyado.

Luego, las yemas de sus dedos tocaron ligeramente algo cálido cercano. En ese mismo momento sucedió algo inusual.

Algo diferente a la temperatura corporal comenzó a fluir hacia Yuri. En un instante, algo misterioso invadió profundamente su cuerpo, llenando rápidamente su corazón. Al principio, ella no sabía lo que era.

Pronto su mente fue golpeada por una comprensión instintiva. Las cosas que la invadieron fueron sus emociones perdidas. Era una parte de su humanidad que había sido despojada a la fuerza en el laboratorio de investigación. Los sentimientos más cálidos, hermosos y felices entre ellos se derramaron en ella incontrolablemente, llenando su pecho hasta el borde, como si se desbordaran en cualquier momento.

Su corazón se sentía tan increíblemente lleno que no sabía qué hacer.

| Índice |

2 thoughts on “Te equivocaste de casa, villano – Capítulo 12: Así es como el villano y yo… (7)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *