Te equivocaste de casa, villano – Capítulo 11: Así es como el villano y yo… (6)

Traducido por Shroedinger

Editado por Hime


En lugar de sentirse conmovido, Lakis se burló del organismo parasitario.

“Qué absurdo. ¿Desde cuándo has sido ‘alguien’?”

«¡Eh, tú maldito! ¿Es eso importante ahora mismo?»

La voz temblorosa resonó en su cabeza como una marea furiosa que lo hizo fruncir el ceño.

«¡Pensé que esta vez realmente había terminado! ¿Sabes siquiera en qué estado se encuentra tu cuerpo en este momento? ¿No sabes que muero si tú mueres? ¡Ten un poco más de cuidado! ¡Trata tu cuerpo como la muñeca de vidrio más preciosa y frágil bajo el cielo!»

El disgusto brotó del rostro de Lakis, débilmente iluminado por el fuego de la vela. Dio un suspiro y se echó hacia atrás el cabello que le provocaba picor en los ojos.

Incluso hacer eso le rozó la herida, y su rostro no pudo evitar arrugarse. A pesar de eso, sus sentidos observaban con atención su entorno. La situación era ciertamente extraña, pero estaba realmente solo en esta casa después de que la dueña se había ido.

Además, dado que no sintió nada sospechoso en la casa, parecía que actualmente no había necesidad de moverse en ese momento.

Esta era la primera vez que lo lastimaban tanto desde que contrajo ese microorganismo parecido a un parásito que había estado haciendo ruido en su cabeza por un tiempo (por supuesto, si la voz supiera lo que estaba pensando, saltaría en un ataque de rabia.)

Todo su cuerpo se sentía tan pesado como lana empapada de agua e, incluso si alguien iba a matarlo en ese momento, no se creía capaz de responder adecuadamente.

Lakis se acurrucó un poco más en el sofá, luego, lentamente cerró y abrió los ojos. Sus brillantes pestañas doradas cayeron para cubrir sus ojos azules y luego,  lentamente, volvieron a levantarse. Este evento se repitió varias veces, mientras tanto, el fastidio en su cabeza continuaba. Aparentemente, el molesto parásito en el cuerpo de Lakis se había olvidado de que este era actualmente un paciente.

Por alguna razón, pensó en fumar un cigarrillo, algo que había dejado después de hacerlo durante un tiempo, cuando estaba en guerra. Pero no había forma de que tuviera algo así en este momento, especialmente porque ni siquiera lo tenía cuando estaba en perfectas condiciones.

Por lo general, habría hecho que la voz en su cabeza se callara de una manera más abrupta que antes, pero como era cierto que casi había muerto por una razón realmente estúpida, decidió simplemente aguantar un poco las molestas quejas.

Además, fue gracias al ruidoso ente que pudo mantener la conciencia más tiempo del que pensaba mientras deambulaba herido por las calles. Por supuesto, eso no significaba que estuviera de acuerdo con todo el parloteo.

Lakis prestó atención a medias a la voz que resonaba en su cabeza y comenzó a examinar su entorno nuevamente.

«Lo que es peor, ni siquiera iba a ser una buena muerte, ¡Pero tan tontamente…! Deberías alegrarte de tener suerte, si las cosas hubieran salido mal, ¡Realmente habrías croado![1]»

De repente, los labios de Lakis se curvaron en una sonrisa fría.

¿Él tuvo suerte?

Estaba en ese estado porque la única persona en la que confiaba en el mundo lo había apuñalado por la espalda, así que ¿Realmente podría llamarse afortunado?

Yuri, la dueña de la casa que se fue a trabajar no hace mucho, había acertado.

El hombre no era otro que el mismísimo Lakis Avalon, quien era el rey de la oscura ciudad de Carnot hasta hacía pocos días. Sin embargo, Lakis fue traicionado por la única persona en la que creyó en toda su vida y después de que le quitaran su posición de manera humillante, se convirtió  en un fugitivo.

Cuando recordó lo que sucedió en ese entonces, sus profundos ojos azules se llenaron de una espesa intención asesina.

No esperaba que ese tipo obtuviera el poder de las ruinas. Pensó que todo había desaparecido cuando destruyó el instituto de investigación, pero tal vez quedaban algunos fragmentos escondidos en alguna parte.

En ese momento, ya estaba herido de muerte, por lo que lo mejor para él era huir de la situación y planificar el futuro. Así como así, escapó de Carnot, se escondió en la oscuridad y caminó sin rumbo… y en algún momento, perdió el conocimiento. Y cuando abrió los ojos, estaba en este lugar.

«¿Cuántas veces te dije que ese bastardo tenía muy malas vibras? ¡Dije que sus ojos estaban podridos hasta que me dolía la boca! Estabas tan metido en el culo que ignoraste todo lo que dije, ¡Te sirve bien, idiota!»

Lakis reflexionó sobre su humillación y lentamente se mordió los labios. Aunque su trono fue tomado y escapó con tales heridas, no había forma de que las bestias que se habían estado desgarrando desde que nacieron se convirtieran de repente en herbívoros masticadores de hierba.[2]

Las paredes brillaban de una manera inexplicablemente espeluznante mientras Lakis miraba al techo.

“Supongo que tienes razón.”

«Sí, eres un idiota… ¿Qué?»

“Dije que tienes razón. Soy un idiota.”

Cuando Lakis estuvo de acuerdo, el ente que había sido ruidoso todo ese tiempo se quedó en silencio.

Poco después, el ex rey aprovechó el silencio y comenzó a observar de cerca el estado de su cuerpo. No deshizo los vendajes (que estaban atados con mucho cuidado) para revisar el interior. Si la mujer le hubiera hecho algo sospechoso a su cuerpo o si hubiera algo mal con el tratamiento, la voz en su cabeza definitivamente se lo habría dicho.

Por supuesto, mientras Lakis estaba inconsciente, la existencia en su cuerpo también estaba dormida, pero de haber algo malo en su cuerpo,  hubiese sido el primero en notarlo en el momento en que abrió los ojos.

Dicho esto, a pesar de que su lesión era bastante grande, la mujer no lo había llevado a la clínica, sino que tomó medidas útiles en casa…

No sabía qué trabajo hacía la mujer, pero ella era considerablemente hábil en esta área.

Quizás el corazón de la voz se suavizó por la reacción inesperada de Lakis porque su espíritu se atenuó un poco y arrastraba el final de la oración mientras murmuraba.

«Quiero decir, cuando dije que te ayudaría al final, si acabas de aceptar…»

“Solo pensar en eso me repugna, así que ni siquiera empieces con una charla tan inútil.”

Como decía, si Lakis hubiera usado el poder de su cuerpo, sin importar cuán desprotegido estuviera, no lo habrían derribado tan fácilmente. Pero Lakis sabía que “si”, no existía en cierto sentido, y la voz parasitaria en su cabeza también lo sabía.

Quizás aquello sintió que el dueño del cuerpo estaba realmente consternado, porque no volvió a hablar durante un rato.

Lakis ya casi había terminado de revisar su cuerpo, así que comenzó a mirar por encima de la mesa. En su estado actual, ni siquiera quería mover un dedo, pero sentía que al menos debería comprobar si había algo útil.

«¡Oh, cierto!»

Como si de repente hubiera recordado algo, la voz sonó nuevamente, con una energía muy diferente a la anterior.

«Lakis, estabas hipnotizado cuando viste a esa mujer por primera vez, ¿Verdad?»

En ese momento, la mano de Lakis, que hurgaba entre las drogas en la mesa, se detuvo. La persona que había estado frente a él hace unos momentos pasó por su mente.

Cuando Lakis abrió los ojos, su vista se llenó de una hermosa mujer parada junto a la ventana, bajo la luz del sol, como si estuviera absorbiendo la primera luz de la mañana. Esa escena era de alguna manera tan tremendamente tranquila y pacífica que se había sentido irreal.

Entonces, al principio, pensó que todavía estaba soñando. Pero ella era una persona real

—Acuéstate y vuelve a dormir. Mientras Lakis pensaba en lo que había sucedido antes, la tranquila voz de Yuri, que permaneció en su memoria como un sueño, persistió en sus oídos.

“Al menos, no hay nadie aquí para amenazarte en este momento.”

… No estaba seguro de por qué, pero se sentía un poco extraño. Solo un poquito.

Lakis no sabía cómo llamar a ese sentimiento.

«Vaya, ¿Ni siquiera lo estás negando?»

Justo cuando sus ojos de Lakis se entrecerraron levemente, una voz molesta y emocionada llegó a su cabeza.

«¿Entonces tu tipo ideal es una chica así? Que interesante. Nunca antes te había visto reaccionar ante alguien de manera tan adorable.»

Este estúpido insecto parecía haber tomado su silencio como una confirmación cuando estaba pensando en otra cosa. Al escuchar lo que decía, Lakis lo negó, aunque tarde.

“No digas tonterías. Tipo ideal mi trasero, ni siquiera es gracioso…”

«Pero no es una tontería. Tus ojos estaban prácticamente pegados a ella. Sé que tu corazón latía muy fuerte cuando sus miradas se encontraron.»

Lakis permaneció en silencio.

«¿Eso es todo? Tu ritmo cardíaco incluso se disparó como loco mientras ella estaba frente a ti.»

Lakis se sintió sin palabras en ese momento. Pero él mismo no sabía por qué ahora, de todas las veces, estaba sin habla. Entonces la voz en su cabeza se rió entre dientes y continuó como si hubiera atrapado un pedazo de él.

«Entonces tus estándares son tan altos, ¿eh? Sin saber eso, hasta ahora pensé que tu cosa no funcionaba[3]. Vaya, y pensar que ese no era el caso.»

Lakis apretó los dientes.

“Cállate.” 

«Es porque me siento aliviado, ya sabes. Aliviadooo. Pensé que serías virgen de por vida…»

“Si no quieres morir, corta la mierda y cállate.”

«Aww, ¿Te estás poniendo tímido?»

Sabiendo que Lakis en realidad no podía lastimarlo, la voz no detuvo su charla burlona. Finalmente, Lakis terminó maldiciéndole en voz baja. Incluso antes, este insecto exasperante podía decir cosas que inducían al vómito como si no fuera nada.

«¡Pero yo también lo entiendo! ¿¿Extrañamente, tan pronto como la vi, me golpeó este sentimiento…?? Como que por alguna razón, ella era cercana y familiar a simple vista de alguna manera… Ellos llaman a este tipo de cosas destino, ¿Verdad? ¿Correcto?»

Y también era bueno divagando sobre esas tonterías ridículas.

«Como se esperaba del humano que elegí. Justo cuando pensaba que realmente ibas a morir esta vez; tu vida fue salvada y conociste a tu mujer ideal. Incluso los dos, a la vez. Realmente asombroso. Estoy realmente asombrado.»

Ahora era molesto incluso decirle que se callara, por lo que Lakis permaneció inexorable.

Luego, después de levantar jaleo por un tiempo, la voz se desvaneció gradualmente, como si lentamente hubiera perdido interés.


[1]  Croado (Croaked): morir, perecer.

[2]   Esto significa que las personas que siempre han estado en busca de sangre seguirán siendo las mismas.

[3] ‘Cosa no funcionaba’: la palabra usada aquí [ 고자 인 ], es una jerga usada para referirse a disfunción sexual.

| Índice |

3 comentarios en “Te equivocaste de casa, villano – Capítulo 11: Así es como el villano y yo… (6)

  1. Liia says:

    Jajaja no se quien es esa otra entidad en su cuerpo, pero me agrada, y les dije, si le gusto Yuri wuuuuuu ¡VIVAN LOS NOBIOOS!
    Muchas gracias por el capitulo <33

  2. Roxzy says:

    Vaya! [3] aclaración para aquellos que no comprenden sutilidades, aunque dudo que no hayan no hayan leído algo similar en otro lado ¬,¬

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.