Todos creen que él me gusta – Capítulo 62

Traducido por Bee

Editado por Sakuya


Ye Zhou se sentó en la cama con las piernas cruzadas y miró la computadora mientras grababa distraídamente en el pequeño cuaderno.

Vio que ya era la hora del almuerzo, pero Shang Jin aún no había llamado. Las palabras que había dicho antes de irse no estaban claras. Aunque Ye Zhou tenía una vaga sospecha en su corazón, no se atrevió a pensar más al respecto. Sacó su teléfono celular y su dedo vaciló varias veces sobre el número de Shang Jin, temiendo que molestara al otro si lo llamaba ahora y también incapaz de mantener la calma porque no escuchó ninguna noticia de él.

Ye Zhou suspiró y decidió que, si no había tenido noticias de Shang Jin en media hora, llamaría.

Afortunadamente, un cuarto de hora después, Ye Zhou escuchó un golpe en la puerta.

—¿Ye Zhou?

Ye Zhou saltó de la cama y ni siquiera se tomó el tiempo de ponerse los zapatos. No podía esperar a abrir la puerta y al ver a Shang Jin intacto frente a él, dijo aliviado: —Has vuelto.

Shang Jin colocó la bolsa en su mano sobre la mesa y dijo: —Acabo de comprar comida en mi camino de regreso.

A Ye Zhou no le importaba si había comida o no. Si no pudiera comprender la situación, ¿dónde tendría el apetito para comer?

—¿Por qué te fuiste a casa?

Shang Jin sacó la lonchera de la bolsa, rompió los palillos desechables y dijo con ligereza: —Mi padre conocía nuestro asunto, así que podría compartirlo con él. Come rápido, pronto hará frío.

Después de escuchar esto, Ye Zhou tenía aún menos apetito. Dijo incrédulo: —¿Tú… tú… se lo acabas de decir?

—De todos modos, ya sea que lo diga temprano o tarde, todavía necesito decirlo.

—Tú… tú… —Ye Zhou dijo “tú” durante medio día, pero no pudo completar la oración. Se sentó en la cama abatido, pero no importaba lo que dijeran, su corazón no podía calmarse. Reprimido durante un largo rato, escupió.

—Realmente eres demasiado impulsivo.

Shang Jin no pareció tomarlo en serio en absoluto. Tiró de Ye Zhou, puso la lonchera en su mano y dijo: —Al verte así, probablemente no comiste esta mañana, ¿verdad? Primero come un poco y luego habla.

Ye Zhou simplemente quería admitir la derrota ante Shang Jin. Salir del armario fue un gran evento, pero solo Shang Jin podía estar tan tranquilo, incluso recordándole que comiera. Consiguió un bocado de arroz y preguntó: —¿Y luego?

—¿Qué ‘y luego’?” —Shang Jin sostuvo la verdura con sus palillos y dijo—: ¿No estoy aquí ahora?

—¿Fuiste expulsado? —Ye Zhou preguntó tentativamente.

Shang Jin se encogió de hombros y se negó a comentar.

Dado que las cosas ya habían llegado a esto, era inútil que Ye Zhou dijera más. Pensando en ello, ¿qué familia normal podría aceptar esto? Fue bueno que no se tratara de cuchillos y pistolas. Sus pensamientos volaron a sus padres y Ye Zhou dijo: —Debería salir contigo.

Shang Jin se atragantó con la comida y, después de aliviarla, dijo: —No seas impulsivo.

Ye Zhou se burló y dijo enigmáticamente: —Oh, ¿también sabes que salir del armario casualmente es impulsivo?

—Tú y yo somos diferentes.

La familia de Ye Zhou era muy estricta. Incluso cuando Ye Zhou obtuvo el segundo lugar en los exámenes, ya le habían presionado mucho, sin mencionar que Ye Zhou quería estar junto a un hombre. En ese momento, ser expulsado sería liviano. Era posible que lo encerraran o lo obligaran a ver a un médico; eso sería difícil de manejar.

—Mi familia… incluso si lo supieran, no hay nada que puedan hacerme. Deberías esperar dos años más. Fue un accidente para mí esta vez.

—Lo sé. No soy estúpido. —Ye Zhou giró la pantalla de la computadora hacia Shang Jin y dijo—: He visto algunos lugares que sentí que son buenos. Vamos a echar un vistazo por la tarde.

Justo antes de ayer, Ye Zhou se había jactado de que viviría en un hotel durante las vacaciones de verano, pero ahora, solo quería encontrar rápidamente un lugar para mudarse. Después de todo, Shang Jin fue expulsado y ciertamente no tenía fuente de ingresos.

Aunque él mismo tenía ahorros, pero para los estudiantes que aún no habían ganado dinero, cualquier poco de dinero gastado era dinero perdido. Tenían que ser económicos en todo.

Shang Jin se desplazó con el mouse y lo miró brevemente.

—Te escucharé. Come rápido.

Ambos fueron personas que tomaron medidas. Después de que identificaron algunos lugares, comenzaron a llamar a los propietarios para concertar citas. Debido a que fue tan repentino, solo dos de los propietarios tuvieron tiempo por la tarde.

A la luz blanca del sol de julio, las cigarras a lo largo de la carretera cantaban ruidosamente, distrayendo la mente de la gente.

Al ver que era un día tan caluroso, Shang Jin propuso llamar a un taxi, pero el resultado fue que Ye Zhou insistió en tomar el autobús. De pie frente a la parada de autobús bajo el sol abrasador sin gente caminando por la carretera, Ye Zhou usó su mano para abanicarse y sugirió: —Después de alquilar un lugar, deberíamos ir a la escuela y traer el número de Shang Ye.

—Por supuesto. Alquilar un lugar inevitablemente requeriría comprar cosas. Sería conveniente tener el coche.

Debido a la relación especial entre las dos personas, ciertamente no fue posible elegir el lugar más barato para alquilar. Sin embargo, si alquilan algo demasiado grande, sería un poco caro. Al final, solo pudieron elegir los apartamentos individuales de un dormitorio.

Cuando Shang Jin y Ye Zhou llegaron a la puerta de la casa, la casera solo sabía que los inquilinos eran dos personas. La casera se apresuró a decir: —Aunque somos apartamentos para solteros, si quieres alquilarlos, podemos proporcionarte una cama individual. Ordénenlo un poco y definitivamente dos personas podrían vivir ahí.

Shang Jin dio la vuelta al lugar y de hecho hizo dos rondas. Sintió que no estaba mal. Después de todo, estaba acostumbrado a quedarse en el dormitorio, y este tipo de lugar de un dormitorio aún era mejor que las condiciones del suyo.

Al ver a Shang Jin antes de que aceptara, Ye Zhou dijo: —Pensemos en ello. En dos días, le daremos una respuesta tanto si alquilamos como si no.

—Eso es bueno. —La casera era una tía de aspecto muy amable. Ella miró a Ye Zhou y comenzó a charlar con él—. Tenemos un buen ambiente en esta comunidad y la estación está justo afuera. No mires que el alquiler sea más alto que el de otras familias, pero esta decoración costó mucho esfuerzo. Mi hija es diseñadora de interiores y originalmente había diseñado esta casa para que ella viviera. Tan pronto como terminó la decoración, encontró a su pareja y esta casa quedó vacía. Planeo alquilarlo ahora que está casada.

Ye Zhou también pudo ver este punto. La casa no estaba decorada simplemente como un alquiler normal. El papel pintado y los muebles se combinaron cuidadosamente, y la iluminación y el suelo revelaron las intenciones del decorador. Aunque fue diseñado por una diseñadora, el lugar era en general muy grande. El único inconveniente fue que el alquiler era un poco elevado.

—Está bien, tía, lo pensaremos. Gracias. —Ye Zhou sonrió y se despidió de la casera, llevando a Shang Jin hacia la estación.

Shang Jin miró a Ye Zhou sosteniendo la calculadora y calculando los números, y dijo: —Creo que la casa en este momento era bastante buena. ¿Por qué no nos conformamos con eso? Ya está amueblado y podríamos traer nuestras maletas y empezar a vivir ahí. Y es prácticamente una casa nueva.

—Está bien. El precio también es bueno… —Ye Zhou respondió a medias.

—El dinero no es un problema.

Ye Zhou le dio una mirada arrogante.

—El hombre que fue expulsado de su casa no está calificado para decir eso.

—Lo digo en serio. Ciertamente no has ido a ver el saldo de mi tarjeta, ¿verdad? —Shang Jin sonrió.

Ye Zhou lo miró con sospecha. Después de bajarse del autobús, corrió al cajero automático y lo revisó con cuidado. Entonces, quedó atónito.

No es de extrañar que Shang Jin no tuviera nada que temer. Realmente no le faltaría dinero por mucho tiempo.

—Tú… tú… el dinero de la asignación familiar es demasiado ridículo, ¿verdad?

—¿Quién te dijo que esto era de una mesada? —Shang Jin resopló—. Esto es lo que me gané.

—¿Cómo te lo ganaste? ¡Llévame contigo!

—El conocimiento es dinero. —Shang Jin dijo misteriosamente.

Ye Zhou lo miró sin comprender.

Shang Jin abrió la puerta de la habitación del hotel y Ye Zhou continuó siguiéndolo y molestándolo.

—Me temo que sí lo digo, tu mente se desequilibrará.

—¿¿Por qué??

Shang Jin lo besó directamente, bloqueando la boca de Ye Zhou. Después de que estuvo satisfecho, finalmente ayudó a Ye Zhou misericordiosamente a descifrarlo.

—En la escuela secundaria, siempre fui el primero. Cuando entré a la escuela secundaria, no solo la matrícula era gratuita, sino que también recibí dinero. Los exámenes de ingreso a la universidad, todavía era el primero en la ciudad. Debido a que postulé para una universidad local, A Uni dio algo de dinero para premios, nuestra ciudad también envió dinero para premios y mi escuela secundaria también dio algo. Además de eso, como estudiante de finanzas, cuando era estudiante de primer año, pensé que este dinero no se usaba para nada, así que lo llevé al mercado de valores para probar las aguas. Pero no esperaba que mi suerte fuera buena y que todas las acciones que compré subieran. Además, solía participar en cualquier competencia que no fuera demasiado extenuante y pagara premios en efectivo. Por supuesto, si el premio fuera un teléfono y cosas así, también participaría.

Después de que Ye Zhou terminó de escuchar, no dejó de estar desequilibrado: simplemente estaba celoso hasta la muerte.

—No es de extrañar que mi familia siempre se haya quejado de que no pude obtener el primer lugar. Si supiera que la brecha entre el primero y el segundo es tan grande, ¡tampoco me resignaría!

Shang Jin se rió en voz alta. Tiró de Ye Zhou debajo de él y lo besó apaciblemente.

—No importa. De todos modos, lo que es mío es tuyo también.

Incluso si Ye Zhou no pudo reconciliarse con eso, al final, solo pudo suspirar una oración: ¡esto era la vida!

Al día siguiente, los dos hombres volvieron a mirar varios apartamentos y todavía pensaban que el nuevo apartamento que vieron ayer era mejor. Finalmente, Shang Jin golpeó el martillo del subastador y los dos concertaron una cita con la casera.

Después de firmar el contrato, la casera dijo: —Pequeño Ye, ¿cuándo planeas mudarte? Puedo traerte una cama mañana. ¿Qué piensas?

Esta vez, Ye Zhou se negó directamente.

—No necesitamos una cama. Los dos somos muy informales y está bien hacer la cama en el suelo. Una cama extra también ocuparía espacio.

—Está bien, si tiene alguna pregunta más tarde, puede llamarme directamente. —La casera explicó un par de palabras y luego se fue.

Al cerrar la puerta, Shang Jin ya había obtenido una aproximación aproximada del apartamento.

—Todo está bien, pero no hay Internet.

¡En la sociedad moderna, no hay alegría sin Internet!

Sin tiempo que perder, Ye Zhou inmediatamente sacó a Shang Jin para instalar Internet y luego fue al supermercado a comprar las necesidades diarias. Usando el número de Shang Ye, arrastraron una enorme pila de compras a su pequeña casa familiar y la colocaron en su lugar.

Después de bañarse por la noche, las dos personas se acostaron. Shang Jin se inclinó y siguió acariciando la espalda de Ye Zhou. En solo una semana, las dos personas comenzaron a vivir juntas. Shang Jin originalmente no pensó en eso, pero cuando realmente llegó a este paso, pensó que era bastante bueno.

—Creo que cuando empecemos la escuela, todavía viviremos aquí.

—Sí, no está muy lejos de la escuela. —Ye Zhou y Shang Jin tenían el mismo tipo de sentimiento demasiado realista. Exclamó—: A esta velocidad, somos lo suficientemente rápidos. Desde la confesión hasta la convivencia, no pasa ni medio mes.

Shang Jin dijo: —Al final, todavía llegaríamos a este día, así que es mejor adaptarse antes.

—Jejeje…

Obviamente los dos acababan de estar juntos durante medio mes, pero leyendo entre las palabras de Shang Jin, siempre podía ver la sombra del futuro. Ye Zhou no pudo evitar inclinarse y besar a Shang Jin.

Las dos personas ‘me besas, yo te beso’, pasando un buen rato. Sin embargo, después de media hora, por muy divertido que fuera, todavía se cansaron.

Ye Zhou se inclinó contra Shang Jin y dijo: —¿No crees que la casa está demasiado tranquila…?

Sin Internet, las computadoras no se podrían usar en absoluto. Después de un día agotador, las dos personas estaban demasiado cansadas para leer.

—¿Por qué se necesitan tres días para instalar la banda ancha…?

Shang Jin pensó en algo y se sentó.

—Podemos ver una película.

Ye Zhou se animó.

—¿Lo tienes en tu computadora?

Shang Jin sacó una unidad USB familiar de su mochila y la conectó a la computadora bajo la mirada atónita de Ye Zhou.

—¡Diablos, lo has estado cargando todo el tiempo!

—Por supuesto. Las cosas de otras personas deben mantenerse seguras.

Shang Jin mantuvo el mouse sobre la carpeta y la abrió. Si no hubiera mirado, no lo habría sabido, pero una vez que lo vio, se sorprendió. ¿Cuántas pequeñas películas había en esta carpeta? Shang Jin le dio un codazo a Ye Zhou con el hombro y dijo: —La elección es tuya. ¿Cuál quieres ver?

—Realmente mirando. —Ye Zhou titubeó.

Shang Jin empujó la computadora directamente hacia él. Ye Zhou miró a Shang Jin y pensó que lo que dos personas deberían y no deberían hacer estaba hecho. ¿No fue solo ver una pequeña película? ¿Qué tenía de irrazonable?

—Entonces, este.

Shang Jin hizo clic con el mouse y pronto, la película comenzó en la pantalla.

Cuando no habían alcanzado el punto culminante del programa, Ye Zhou sintió que su cuerpo estaba un poco caliente. Miró a Shang Jin con inquietud. El otro estaba completamente tranquilo, como viendo una conferencia académica.

Sin embargo, cuando uno de los protagonistas masculinos salió del armario, la atmósfera tensa se dispersó de inmediato y Ye Zhou no pudo evitar ridiculizar.

—¿Estás seguro de que los hombres homosexuales todavía pueden ponerse difíciles al ver este tipo de película?

El hombre del video era un tío de mediana edad completamente miserable, pero el cero [abajo] debajo de él se veía bastante bien. Realmente era una flor insertada en estiércol de vaca.

—Afortunadamente, no lo vimos antes de hacerlo. —Shang Jin cerró el video.

Ye Zhou se apresuró a mirar a Shang Jin para lavarse los ojos. Después de mirar, no se olvidó de elogiar.

—Me parece que eres más guapo.

—No me compares con los demás. —La cara de Shang Jin se llenó de líneas negras.

Ye Zhou inmediatamente se echó a reír sobre Shang Jin.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.