Todos creen que él me gusta – Capítulo 67

Traducido por Bee

Editado por Sakuya

Cabe preguntarse: ¿cómo debería ser el estado de ánimo después de que los hermanos “enterraron el hacha”?

¿Estaba recordando alegremente el pasado o estaba mirando exuberantemente hacia el futuro?

¡No! ¡Ninguno!

Cuando el corazón de Ye Zhou estaba en su punto más débil, Ye Heng de repente dijo lo que más le preocupaba, ¡haciéndolo incapaz de reflexionar sobre ello en absoluto!

Ye Zhou tomó un sorbo de café y fingió preguntar descuidadamente—: ¿Qué pasa con Shang Jin?

—Mientras estábamos en el camino, todos los que conocimos preguntaron sobre Shang Jin. Ustedes dos no son amigos ordinarios, ¿verdad?

El párpado de Ye Zhou se movió. Específicamente, no permitió que Shang Jin viniera porque temía que su relación fuera expuesta. Pero ahora, su hermano no había visto a Shang Jin, entonces, ¿cómo empezó a sospechar? ¡Esto no fue científico!

Organizó cuidadosamente sus palabras.

—Nuestra relación… es bastante buena.

—¿Tan buena que pueden vivir juntos? —Ye Heng miró su expresión y preguntó.

Ye Zhou estaba tan asustado que no pudo sostener su cuchara y accidentalmente la dejó caer en la taza de café. No había bebido mucho café y unas gotas le salpicaron la mano.

Originalmente, Ye Heng solo lo estaba engañando y no esperaba que Ye Zhou tuviera una reacción tan grande. Entendiendo claramente en su mente, sacó una servilleta y limpió el café en la mano de Ye Zhou, reprendiéndolo.

—Eres tan descuidado cuando tomas café.

Ye Zhou, con un rostro mortalmente pálido, no entendía dónde había estado expuesto.

—Entiendo que hay muy buenos amigos en la universidad que se vuelven como gemelos siameses. Pero ¿qué tiene de tabú? —Ye Heng suspiró.

Ye Zhou quiso en vano hacer una lucha final.

—Nosotros… solo somos…

—Si tú y Shang Jin son buenos hermanos ordinarios, tus compañeros de habitación no tendrían que ayudarte a encubrirlos una vez que se enteraron de que soy tu hermano. —Lo interrumpió Ye Heng, estableciendo su conjetura punto por punto—. En todo el dormitorio, hay diferencias mínimas entre su escritorio y el que está enfrente, que contrastan con las rebosantes mesas laterales. Y cuando regresaste al dormitorio hoy, había una silla a mi lado, pero di dos pasos más y de manera muy familiar sacaste la silla frente a ti, subconscientemente yendo hacia lo que estás cerca. Si no me equivoco, el escritorio opuesto debería ser el de Shang Jin, ¿verdad?

Ye Zhou en miles, o decenas de miles de cálculos, no habría podido descubrir que Ye Heng lograría ver a través del secreto que quería ocultar en estos pequeños detalles.

Ye Zhou echó un rápido vistazo a Ye Heng y sintió que su corazón estaba hecho un desastre. No estaba seguro de cuál era el propósito de Ye Heng al decir esto, y qué haría a continuación.

—¿Por qué parece que el mundo está a punto de ser destruido? —Ye Heng se rió entre dientes—. ¿Parezco una persona tan irracional?

Ye Zhou lo miró con incertidumbre, sin atreverse a hablar. No había pronunciado dos frases antes de exponerse completamente. Ahora, no se atrevió a decir más y actuó como un mudo.

—¿No me vas a explicar?

Ye Zhou bajó la cabeza y miró la tranquila superficie del café.

—No hay nada que explicar. —dijo resignado.

—Zhou Zhou, ¿naciste así, o solo pasó?

—Es mi propio problema. —Dijo Ye Zhou apresuradamente—. Sabía desde el principio que era diferente a los demás.

Ye Heng suspiró aliviado, miró con cariño a Ye Zhou.

—Durante tantos años, ha sido difícil para ti.

Ye Zhou negó con la cabeza y respondió—: Al principio, pensé que este camino era muy difícil, pero ahora no es así. Tengo a alguien que me gusta y amigos que me entienden… —Ye Zhou sostuvo la mirada de Ye Heng—, y a mi hermano. Soy muy afortunado.

Al escuchar a Ye Zhou agregarlo al final, el aliento originalmente reprimido de Ye Heng se aflojó. Pero para que Ye Zhou dijera que le gustaba alguien, Ye Heng todavía no podía dejarlo pasar. Miró la hora y dijo—: Corriendo un día, estoy un poco cansado.

Ye Zhou exhaló un silencioso suspiro de alivio.

—Reservé un hotel. Llevaré a mi hermano ahí para que descanse primero.

—¿Cuándo lo reservaste?

Ye Zhou quería aumentar la impresión favorable para Shang Jin de antemano, por lo que le dio crédito por ello.

—De camino aquí, se lo mencioné casualmente a Shang Jin y él reservó un buen hotel. No está lejos de la escuela.

Ye Heng detuvo sus pasos. ¿Qué hacer? De repente, no quería ir.

—¿Hermano?

Ye Heng miró a su adorable hermano menor y, para que no se sintiera decepcionado, se obligó a reír y se fue con él al hotel.

Aunque no le gustaba Shang Jin, a quien aún no conocía, pero al llegar al hotel que el otro había reservado, tuvo que elogiar que realmente sabía cómo elegir el lugar.

Cómodo y con un transporte conveniente, también pude disfrutar de la vista nocturna de la ciudad desde las ventanas francesas del hotel de gran altura.

Era solo esta cama doble lo que lo irritaba. Si tuviera una suite, podría conseguir que su hermano menor se quedara con él por la noche.

Ye Zhou lo acompañó a cenar y pasearon por el vecindario. A las nueve, propuso irse.

—Hermano, ¿cuáles son tus planes para mañana? —Ye Zhou no había olvidado que Ye Heng dijo que vino aquí por trabajo.

—Mañana estaré un poco ocupada en la sucursal. Pero, aun así, debo reunirme con Shang Jin antes de irme. —El tono de Ye Heng no toleraba ninguna negativa—. Ustedes deciden la hora y el lugar.

—Entonces hablaré con él esta noche… —Ye Zhou dijo en voz baja.

¿Cómo podría estar de acuerdo sin el consentimiento de Shang Jin? Aunque quería rechazar tal cosa, tampoco podía hacerlo.

En el camino de regreso, Ye Zhou siguió suspirando. La experiencia de este día fue casi como una montaña rusa. Sintió que su estado de ánimo subía un momento y bajaba al siguiente. Siempre que pensaba que era seguro, su hermano soltaba una bomba y le volaba el cerebro en blanco. Y Shang Jin… ¿cómo podría persuadir a Shang Jin para que conociera a su hermano? Obviamente, si hubiera hablado bien, entonces no habría tenido la necesidad de salir del armario, pero el resultado fue lo contrario.

Ye Zhou llamó a Shang Jin y se enteró de que ya había llegado a la escuela. Le dijo con cuidado y en tono de disculpa que volviera a casa.

Este día no solo lo había atormentado, sino que también había sacudido a Shang Jin a la ligera.

Shang Jin no lo culpó. Ye Zhou le dijo que regresara y él estuvo de acuerdo sin ninguna objeción.

—Entonces… —Ye Zhou se inclinó lentamente contra Shang Jin y lo besó—. ¿Podemos discutir un asunto?

—¿Se mantendrá a distancia de ti mañana? —Shang Jin preguntó.

—Sería bueno si fuera así —dijo Ye Zhou hoscamente—. Es más serio.

Shang Jin pensó por un momento y dijo—: ¿Tu hermano descubrió nuestro asunto?

—¿Cómo lo supiste? —Ye Zhou dijo con asombro.

—Adivinado.

—Chicos, uno y el otro, ¿cómo pueden adivinar con tanta precisión? —Ye Zhou dijo furiosamente.

—¿Cómo se enteró tu hermano?

Ye Zhou repitió a regañadientes los comentarios de Ye Heng a Shang Jin.

—Dices, ¿cómo puede adivinar con tanta precisión?

Shang Jin movió la frente de Ye Zhou.

—¿Cómo se puede llamar a esto una suposición precisa? Obviamente, es demasiado fácil de entender. Está escrito en tu cara que tú y yo tenemos una relación oculta.

Ye Zhou golpeó la cabeza de Shang Jin.

—¿Es ahora el momento de culparme? Mi hermano quiere verte mañana. ¡Qué hacemos!

—Entonces, hay que conocernos. Pasaría tarde o temprano. Si nos vemos antes, también puedo entablar una buena relación con él por adelantado.

Ye Zhou no pudo entender.

Shang Jin sonrió misteriosamente.

—En casa, tu hermano tiene una gran influencia, ¿verdad?

Ye Zhou parpadeó.

—Sí, a mis padres realmente les importa la opinión de mi hermano.

—Al salir del armario, necesitas encontrar un aliado. —Shang Jin agarró a Ye Zhou por los hombros— ¿No está ya hecho?

Ye Zhou de repente sintió que no podía superar a Shang Jin en toda su vida. Cuando estaba nervioso y abrumado, Shang Jin en realidad ya lo había considerado tan lejos.

♦ ♦ ♦

La tarde siguiente, después de la escuela, Shang Jin y Ye Zhou se reunieron en el restaurante del hotel en la planta baja donde se alojaba Ye Heng.

—Zhou Zhou. —les saludó Ye Heng.

—Hermano. —Ye Zhou iba a sentarse frente a Ye Heng con Shang Jin, pero quién sabía que aún no se había sentado cuando Shang Jin lo empujó para que se sentara al lado de Ye Heng.

Shang Jin se sentó frente a ellos solo y se enfrentó a Ye Heng, ni altivo ni servil. Dijo cortés y amablemente.

—Hermano mayor Ye, finalmente nos conocemos.

Ye Heng evaluó a Shang Jin de un vistazo. No esperaba que Shang Jin empujara a Ye Zhou hacia él. Su insatisfacción con él había disminuido gradualmente al setenta por ciento.

Shang Jin barrió a Ye Heng con su visión periférica y confirmó su suposición.

El tiempo era limitado y Ye Heng no tenía ganas de intercambiar cumplidos. Preguntó directamente lo que quería preguntar.

—Shang Jin, ¿de dónde eres?

—Soy un local. —Shang Jin recogió el té de hierbas de la mesa y ayudó a llenar sus tazas. El movimiento era elegante y suave y parecía que estaba acostumbrado a hacer esas cosas—. Mi familia es una familia reorganizada. Seguí a mi padre y tengo dos hermanos menores.

Ye Heng primero frunció el ceño, y cuando escuchó la última palabra, sus cejas se suavizaron nuevamente.

—Entonces, tú y Ye Zhou…

—Cuando me junté con él, le dije a mi madre biológica, quien se lo dijo a mi padre y, básicamente, todos en la familia lo saben.

—Escuché que tienes resultados sobresalientes y tu futuro no tiene límites. ¿Tu familia te dejaría desviarte por el camino equivocado?

—¿Cómo es el camino equivocado? —Shang Jin hizo una pregunta en respuesta—: Hermano mayor Ye, ¿crees que Ye Zhou ahora está caminando por el camino equivocado?

Ye Heng miró a Ye Zhou y se apresuró a explicar.

—Por supuesto que no. Zhou Zhou, esto… fue mi negligencia.

Shang Jin levantó la taza y tomó un sorbo de té.

—Mi familia es algo especial. Quizás debido a esta naturaleza inusual, no tengo mucho sentido de pertenencia a mi familia. Con Ye Zhou, vi algo como yo.

Shang Jin no dijo exactamente qué era, pero Ye Heng entendió que era el anhelo de una familia.

Su hermano menor claramente tenía un hogar, pero no sentía la calidez de un hogar, similar a la familia reorganizada de Shang Jin. Ye Heng miró con ternura a Ye Zhou, que había estado inquieto desde que había entrado. Su actitud hacia Shang Jin mejoró un poco y sus cejas ya no estaban muy fruncidas, para que no le diera a Ye Zhou la sensación de “romper la pareja de patos mandarines”.

—Pero Ye Zhou es más afortunado que yo, —dijo Shang Jin con sinceridad—, porque tiene al Gran Hermano Ye. El hermano mayor Ye realmente se preocupa por él sin reservas y considera de todo corazón a Ye Zhou.

Ye Heng tocó la cabeza de Ye Zhou y dijo—: ¿Quién le permitió ser mi hermano menor? Si no me preocupo por él, ¿quién lo hará?

Shang Jin suspiró con sentimiento.

—Con el Gran Hermano aquí, presumiblemente Ye Zhou tampoco será intimidado.

—Por supuesto.

Podría considerarse una comida armoniosa, e incluso si Ye Heng quisiera causarle problemas a Shang Jin, no pudo encontrar un pretexto específico.

Después de la cena, Shang Jin se despidió con tacto.

—Hermano mayor, todavía tengo un asunto esta noche, así que no te despediré.

Esto era exactamente lo que quería Ye Heng. Resultó que tenía algo que decirle a Ye Zhou.

—Hermano, cuando regreses, cuídate bien. La próxima vez que vengas, llámame directamente y te recogeré.

—Sí. —Ye Heng estaba preocupado por la franqueza de su hermano y no se sentía nada bien. La poca buena voluntad que tenía hacia Shang Jin volvió a caer—. Tienes que cuidarte bien y debes decírselo a tu hermano mayor si te intimidan.

Especialmente Shang Jin, este tipo de persona astuta que, en el momento en que llegó, mencionó lo que más le preocupaba y luego usó a su familia para insinuar que Ye Zhou había sido tratado injustamente en casa durante tantos años. Al final, dependía de él proteger a Ye Zhou una y otra vez. El hermano pequeño de su familia definitivamente no podía igualar el juego del otro. Pensando en esto, Ye Heng sintió lágrimas amargas en su corazón. Si no veía que el otro se preocupaba de todo corazón por Ye Zhou, no dejaría ir al otro fácilmente.

—No te preocupes, no seré intimidado.

Ye Heng negó con la cabeza y dijo en su corazón: Incluso si fueras intimidado, es posible que no lo averigües.

| Índice |

One thought on “Todos creen que él me gusta – Capítulo 67

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *