Todos creen que él me gusta – Capítulo 68

Traducido por Bee

Editado por Sakuya


Después de enviar a Ye Heng, Ye Zhou regresó a casa. Shang Jin sostenía media sandía y la hurgaba con una cuchara.

—¿Es casi octubre y todavía estás comiendo sandía? ¿Es dulce? —Se acercó y se sentó en el sofá—. Pensé que cuando mi hermano se fuera, debería sentirme aliviado, pero no esperaba ser un poco reacio.

Shang Jin cavó una cucharada de sandía y se la dio a Ye Zhou.

—Creo que tu hermano es bastante bueno.

Ye Zhou se acercó lentamente, tomó la sandía de los brazos de Shang Jin y estuvo de acuerdo.

—Yo también me siento así. ¿Cómo es que no lo encontré antes?

—De todos modos, vendrá antes de fin de año. Después de eso, ambos tendrán tiempo para llevarse bien.

Ye Zhou mordió la cuchara y miró burlonamente a Shang Jin, mirando hasta que Shang Jin se quedó desconcertado.

—¿Qué estás haciendo?

—Pensé que serías más mezquino.

Después de todo, si su hermano realmente viniera, su tiempo con Shang Jin ciertamente disminuiría.

Shang Jin no estaba preocupado por eso en absoluto. Se apoyó en el sofá y jugó un juego móvil.

—¿Qué hay de malo en tener una persona más que te ama?

Nunca pensó que Shang Jin diría tal cosa.

Ye Zhou tiró la sandía a un lado y se dio la vuelta para sentarse en el regazo de Shang Jin.

Shang Jin inmediatamente arrojó el juego al fondo de su mente y ambas manos se quedaron en la cintura de Ye Zhou.

—¿Qué pasa?

—Nada. —Ye Zhou se inclinó y besó la frente de Shang Jin—. Siento que me gustas, eso es todo.

Shang Jin acercó a Ye Zhou y le dio un beso en los labios.

♦ ♦ ♦

Al día siguiente en clase, justo cuando Ye Zhou entró en el aula, Zhou Wendao lo hizo a un lado.

—¿Tu hermano se fue?

—Se fue ayer. —Preguntó Ye Zhou—. ¿Qué pasa?

Zhou Wendao exhaló un largo suspiro de alivio y tristeza.

—Tu hermano da demasiado miedo.

—¿De verdad? —Ye Zhou no creía que tuviera miedo incluso cuando no estaba cerca de su hermano antes, y no se sentía así ahora.

Los brazos de Zhou Wendao cruzaron su pecho y dijo complacido—: También deberías agradecerme bien.

—¿Agradecer? ¿Por qué?

—Si no hubiera sido por mi ingenio, por no temer a la muerte y llevar a tu hermano por la escuela para retrasar el tiempo, me temo que tu hermano habría descubierto tu relación con Shang Jin.

Liu Yutian vino por detrás y tosió artificialmente.

—Aunque está de moda hacer cosas buenas sin dejar tu nombre, no puedes olvidar las contribuciones que hice anteayer. En ese momento, llamé a Shang Jin, ¿cómo fue mi actuación? Inmediatamente fingí que estaba hablando contigo, pero tu hermano no se enteró de que llamé al teléfono de Shang Jin para encontrarte.

Ye Zhou de repente se dio cuenta de que, como había dicho, tal vez Ye Heng no hubiera adivinado que Shang Jin vivía con él solo por los cambios en el dormitorio. Sin embargo, si Ye Heng sabía que habían llamado a Shang Jin para encontrarlo y, además, todo el mundo también intentaba ocultar la verdad, entonces era imposible no sospechar.

—¡Realmente debería agradecerte! —Él resopló y dijo con los dientes apretados.

—No es necesario, no es necesario. Definitivamente no podemos hacer algo como obligarte a devolver el favor. —Zhou Wendao se tocó los dedos con timidez y susurró—: La escuela acaba de comenzar, así que, ¿no hay muchas chicas de primer año? Supongo que tienes algún medio para reunirlas…

—¡Reúne a tu hermana! —Ye Zhou agarró con fuerza el hombro de Zhou Wendao y dijo—: Gracias a ti, mi hermano logró ver a través de mi aventura con Shang Jin y me tomó por sorpresa.

—Jejejeje de ninguna manera, cierto… —Zhou Wendao soltó una risa hueca.

Liu Yutian notó que la situación no estaba bien y cuando Ye Zhou no estaba mirando, se retiró lentamente hacia atrás. El resultado fue que capturaron a Zhou Wendao.

—Hermano, compartimos las dificultades juntos.

—Entonces estarás bien. —Liu Yutian dijo con culpabilidad.

—Afortunadamente, mi hermano es justo y razonable. ¡Si fueran mis padres, ni siquiera verías mi cadáver intacto ahora!

Zhou Wendao buscó seriamente el consejo.

—Si nos encontramos con tus padres la próxima vez, ¿qué deberíamos decir?

Ye Zhou sonrió con poca sinceridad.

—¿Quieres que este tipo de cosas sucedan por segunda vez?

—No, no, no, por supuesto que no. —Zhou Wendao expresó apresuradamente su lealtad—. Y realmente lo hice con buenas intenciones anteayer. Quién iba a saber que era tan difícil tratar con tu hermano. Los árboles y el edificio de la escuela son casi todos iguales. Realmente no sé cómo vio que pasamos por el mismo lugar dos veces cuando era su primera vez aquí.

Ye Zhou miró a Zhou Wendao como si fuera un idiota.

—Si Shang Jin vino a la escuela por primera vez y lo llevaras en círculo, ¿crees que podrías ocultárselo?

Como alguien que había vivido con Shang Jin durante dos años, Liu Yutian dijo con mucha responsabilidad—: ¿Qué clase de dios es Shang Jin? ¿Cómo puede ser engañado por mí y otras personas tan comunes?

—Mi hermano es similar a Shang Jin. —Pensar en eso hacía que le dolieran los dientes. Todos estos primeros lugares se reunieron a su alrededor—. Desde joven, solo hubo un puñado de ocasiones en las que no obtuvo el primer lugar.

—¿Por qué no nos lo dijiste antes? —Zhou Wendao sacudió los hombros de Ye Zhou—. No es de extrañar que tu hermano me mirara con esa mirada.

Ye Zhou dijo con temores persistentes—: Afortunadamente, esta página ya se ha cambiado.

Al ver que no era un gran evento, Zhou Wendao se puso a chismorrear.

—Ya que todo va por buen camino, ¿por qué no celebran ambos? Mañana son solo las vacaciones. ¿No vas a ir de viaje o algo así?

—Incluso si viajamos, no lo haríamos durante la undécima festividad. Es tan estrecho y lleno de gente; ¿cómo es eso divertido?

Afortunadamente, Ye Zhou y Shang Jin eran muy similares en este punto, y las dos personas no habían encontrado ningún desacuerdo.

Solo hubo dos clases el viernes por la tarde. Después de la clase, Shang Jin y Ye Zhou se encontraron con una persona inesperada en el camino de regreso al dormitorio.

—Ye Zhou, mucho tiempo sin verte.

Ye Zhou retrocedió inconscientemente, y el neumático trasero de su bicicleta realmente besó el neumático delantero de Shang Jin.

Shang Jin miró el rostro un tanto familiar y dijo enigmáticamente—: Compañero de clase Face-con, tu rostro de dios más amable aparece ante ti. ¿No vas a mirar dos veces?

Ye Zhou tosió torpemente y miró a Shang Jin. Empujó la bicicleta y caminó hacia la persona.

—Tang Dongdong, ¿estás buscando a Su Yin?

—Sí, me voy a casa con ella. No esperaba verte.

No habían pasado unos meses desde la última vez que se conocieron, pero para Ye Zhou, se sentía como si hubiera sido hace mucho tiempo.

Sin embargo, no importa lo que se dijera, Tang Dongdong fue una vez su amor a primera vista, y ahora todavía estaba de pie junto a su amante, Shang Jin. Ye Zhou no tenía intención de hablar con Tang Dongdong. Usó la excusa de que tenían algo que hacer y pronto se fue con Shang Jin.

Durante todo el camino, Shang Jin no volvió a hablar.

—Tang Dongdong ya es historia pasada. —Ye Zhou fingió golpear accidentalmente a Shang Jin con su hombro y bromeó—. No vuelvas a revisar cuentas viejas.

—No… —Shang Jin todavía no podía entender—. Después de verlo en persona, estoy más convencido de que es una persona común a la que puedes encontrar en cualquier momento en la carretera. ¿Cómo es mejor que yo?

Ye Zhou se enfureció por la humillación.

—¿Te atreves a juzgar mi estética? Todavía no he terminado contigo.

—No dije nada. Eres tú quien lo admite. —Shang Jin se encogió de hombros.

—Tú eres, solo…

Las palabras aún no terminaron, fueron interrumpidas por el teléfono de Shang Jin.

Shang Jin miró el identificador de llamadas y no respondió. Ye Zhou miró con curiosidad la pantalla del teléfono y vio la pantalla: Liang Jingmin.

—Esto es…

—Mi madre nominal.

Ye Zhou no volvió a hablar y se sentó en el asiento de su bicicleta, escuchando la conversación de Shang Jin.

Liang Jingmin todavía pidió reunirse con Shang Jin. A diferencia del pasado, Shang Jin rápidamente estuvo de acuerdo.

—Pero, voy a traer a alguien mañana. —Shang Jin miró a Ye Zhou.

Ye Zhou parpadeó y se quedó estupefacto por un momento, luego se señaló a sí mismo con incredulidad.

Shang Jin le dio una mirada que le hizo darse cuenta de la respuesta él mismo.


Sakuya
Y nos acercamos al final :\')

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *