Una generación de militares – Capítulo 16: Asediando a los bandidos (3)

Traducido por Yue Liang

Editado por Sharon


Después de que terminó de leer, la cara de Gu Yun cambió ligeramente. Su Ling y Han Shu simultáneamente miraron el papel, solo para ver una línea sucinta escrita apresuradamente:

Lucy, el caso fue difícil, regresa rápido. Y [1]

¿Cuál era el significado de esto? ¿Qué significaba la primer y última palabra? ¿Desde cuándo los documentos de Xing Bu cambiaron a este formulario?

Más importante, ¿cuál era la relación entre el investigador de Xing Bu y ella?

Aunque no podían entenderlo, Gu Yun entendió todo claramente. ¿Quién podía conocer su nombre en inglés a excepción de Qing? Estaba tan ansiosa como para pedirle a Gu Yun que regresara. Ella debe estar en problemas.

Ambas cejas de Su Ling estaban fruncidas. Él estaba lleno de dudas.

—Quiero al mejor y más rápido caballo —dijo Gu Yun, cerrando la carta rápidamente.

—¿Para qué? —preguntó sin pensarlo, pero Su Ling ya había adivinado su intención.

—¡Voy a regresar a la capital de inmediato! —le respondió Gu Yun.

¿Inmediatamente? Su Ling frunció aún más el ceño. ¿Por qué estaba tan ansiosa? ¿Esta carta la hizo empujar todo a un lado y querer regresar a la capital? ¿Todo debido a esa persona llamada Dan Yu Lan?

En realidad, Gu Yun hizo esto debido a la persona que escribió la carta, y esa persona no era Dan Yu Lan, sino su más importante amiga en el mundo… Zhou Qing.

♦ ♦ ♦

Desde el momento en el que dejó el campamento… ¡Ella no estaba feliz!

¿Por qué tenía que regresar a la capital con Su Ling?

Él era el consejero del ejército Su, ¿no debería regresar con el ejército? ¿Por qué no lo hace?

Bien entonces. Todo es debido a esa persona que “no podía vivir si no hubiera desastre en este mundo”, Su Ren.

—El edicto del emperador estableció que el límite de tiempo para atrapar a los bandidos era de un mes, pero hay demasiado oro… requiere un largo tiempo transportarlo a la capital, y eso haría que se pasara el tiempo límite. Por lo tanto, Su Ling debe volver e informar personalmente al emperador y pedir que se extienda el tiempo —dijo con prudencia.

¡De acuerdo! Déjenlo ir con el emperador pero, ¡no necesita estar aquí!

Han Shu también era otro idiota.

—Si los dos van juntos, pueden cuidarse entre ustedes. ¡Muy bien! ¡Muy bien!

¡Muy bien tu t**sero! 

Cuando ambos estaban juntos, la situación era “Si no peleaban ya era bastante bueno, si no discutían era una bendición.”

¡Lo más repugnante era que Su Ling n realidad estuvo de acuerdo en volver con ella! ¿No pensaba que una mujer era molesta? ¿No era un solitario?

El resultado final fue que fueron forzados a viajar juntos.

Cuando los dos caballos salieron de la ciudad de Pei, Gu Yun decidió insistir una vez más.

—Su Ling, aunque tú y yo queremos regresar a la capital, tenemos diferentes objetivos. Será mejor si cada uno va por su propio camino.

Solo pensar estar en un viaje con él hacía que su cabello se levantara. Ella pensó que él también era reacio. Sin embargo, todos en el ejército se unieron para forzarlo a no decir nada.

El humor de Su Ling, el cual había sido bastante bueno cayó a los 0 grados. Su voz arrogante y actitud escalofriante realmente incomodaba a la gente.

—Eres una de las personas de la mansión del General. ¿Quien te permitió tener libertad de acción?

¿Que quería decir con eso? ¿Quería decir que ella era la mascota de su casa? ¡Ridículo! Como dijo antes, ¿cómo podía estar calmada cuando estaba con Su Ling, que era esta clase de hombre? ¿Era la mansión del general tan genial? ¡Habrá un día en el que ella dejara esa mansión!

¡Por ahora, te toleraré!

Su Ling pensó que ella seguiría discutiendo con él porque vio claramente la ira en sus ojos. Sin embargo, no dijo nada, fríamente giró su caballo y siguió galopando hacia adelante.

Él frunció el ceño. Realmente no podía entender el comportamiento y los pensamientos de una mujer, especialmente los suyos.

♦ ♦ ♦

—¿Se fue?

Sobre un árbol, una verde figura giró alrededor. Su cara la cual parecía indiferente mostró un toque de sorpresa y decepción. Su tono incluso era un poco impaciente.

—Sí. —Aunque usualmente él era del tipo sangre caliente, no era estúpido. Podía decir que con facilidad que el líder miraba al hombre llamado Su Ling de manera diferente, así que Yan Ge le respondió con sinceridad—. Partió con la muer salvaje a la hora Ya.

—¿Solo ellos dos? —El corazón de la mujer se sintió inexplicablemente solitario. Realmente se había ido. ¿La próxima vez que se encontraran sería en 5 años? ¿O en 10? Se dio la vuelta y se rió de sí misma. Ya ni siquiera podían llamarse enemigos.

—Si, los otros aún están en el campamento. Líder, Su Ling se ha ido. ¿Podemos ir y rescatar a Wu Ji? —Su Ling ya no estaba en el ejército, así que no necesitaban pensarlo demasiado, ¿cierto?

—No podemos. —Cuando ella volvió a hablar, no había señales de melancolía en su voz. Indiferentemente dijo—: El campamento del ejército Su está fuertemente resguardado, no podemos permitirnos actuar tan precipitadamente. El principal objetivo de esta expedición era el oro, definitivamente van a poner más guardias para garantizar su seguridad. Las personas que escolten a Wu Ji serán menos que las del oro. Necesitamos esperar hasta que alcancen el cañón en el área exterior fuera de la ciudad de Pei antes de empezar nuestra misión.

Ella era la guardiana del bosque y también la líder de la tribu. En toda su vida, estaba destinada a nunca dejar este lugar.

Si ese es el caso, es mejor si no nos volvemos a encontrar de nuevo.

♦ ♦ ♦

Era casi otoño, el viento nocturno ya no era tan refrescante. La brillante luz de la luna iluminaba el sendero. El camino parecía una tenue seda blanca colocada entre ambas montañas. Sin embargo, el sonido galopante que se acercaba a gran velocidad rompió la soledad de la noche. Dos caballos negros se apresuraban a través de “la seda blanca”, dibujando dos marcas de tinta.

Originalmente ambos animales iban cabeza a cabeza. Sin embargo, repentinamente uno de ellos saltó más de treinta pies. El hombre tiró inmediatamente de sus riendas. El caballo se detuvo de inmediato y se paró directamente en el camino.

Su acompañante atrás se sobresaltó. La que estaba montando tuvo que rápidamente tirar de sus riendas también. El energético caballo emitió un sonido y apenas pudo evitar al caballo que estaba en el frente.

—¿Qué estás haciendo? —gruñó Gu Yun, mirando al hombre. ¡¿Sabía él que si no hubiera tirado de las riendas a tiempo, ambos estarían lastimados?!

Su Ling se bajó del caballo. Su cara estaba más negra que la noche.

—Hemos cabalgado por un día y una noche. Es tiempo de descansar —le respondió.

—Si quieres descansar, es tu problema. No detengas mi camino —argumentó. Ella tampoco quería viajar juntos. ¡Este hombre enfermo!

Él no le prestó atención, y solo sostuvo las cuerdas del caballo, poniéndolos en el árbol a un lado del camino.

—¡Su Ling! ¿Sabes cómo respetar a los demás? —perdió la paciencia ella.

—Puedes escoger descansar descansar por tu cuenta, o escogeré por ti, forzándote a descansar.

Con una mano sosteniendo las correas, Su Ling no se giró. Su respuesta dominante desafío los nervios de Gu Yun.

—¡Repugnante! —Bing Lian estaba a punto de arremeter contra el hombre dominante que tenía frente a ella. El agarre de Gu Yun sobre Bing Lian se apretó.

—Si aun tienes tanta energía como para gastarla conmigo, estare encantado de jugar contigo —le habló como si tuviera ojos en la espalda. No era difícil escuchar que Su Ling también estaba luchando por contener su ira. Ellos no habían descansado por un día y una noche. Además de alimentarse con comida seca y alimentar a los caballos, ella no se había detenido. ¿Hasta qué punto quería empujarse a sí misma? ¿Era la persona que escribió la carta tan importante? ¡¿Valía la pena arriesgar su vida para regresar a tiempo?!

¡No actúes precipitadamente! ¡No discutas con él! ¡No gastes tu energía con él! Calmate… calmate…, se dijo Gu Yun, respirando profundamente.

Después de contemplarlo por un tiempo, la ira se apagó un poco.

—Pienso que necesitamos discutir algunas cosas. Después de todo, vamos a estar en la compañía del otro por un par de días. No puedo discutir contigo todos los días. ¿Qué piensas? —dijo en un tono calmado. El hombre le respondió después de una larga pausa.

—Habla.

—Viajamos juntos. Pienso que deberíamos, al menos, tener el básico respeto hacia el otro. ¿Qué piensas? —Cuando, después de un tiempo, el hombre no respondió. Ella pensó que estaba de acuerdo, así que continuó—: Necesito regresar a la capital lo más pronto posible. No puedo permitirme ser tan lento como ahora. Descansar todos los días es imprescindible. Este punto lo entiendo. La razón por la que me he precipitado estos dos días es debido a que nuestro espíritu y energía están en su mejor momento así que solo descansaré por dos horas. Después de un tiempo, nuestra energía disminuirá, entonces tendremos una hora extra para descansar cada día. ¿Qué piensas?

Si ella realmente buscaba apresurarse y regresar, este arreglo era el mejor. Su Ling tenía que admitirlo, ella era inteligente. Pudo arreglarlo tan bien. Sin embargo, la pregunta era, ¿por qué necesitaba regresar tan desesperadamente?

Gu Yun de nuevo espero por un tiempo. Si el hombre frente a ella todavía no hablaba, ¿podía tomarlo como que estaba de acuerdo?

—No comentaste nada, así que estoy feliz de que podamos llegar a un entendimiento —concluyó, encogiéndose de hombros.

Ella giró su cuerpo para bajarse del caballo. Rápidamente preparó las cosas para pasar la noche.

—¿Realmente tienes que apresurarte a regresar? —habló de repente Su Ling.

Saliendo de sus pensamientos, Gu Yun tardó en entender lo que le estaba preguntando.

—¡Sí! —respondió rápido.

Esta única palabra hizo que la temperatura circundante de Su Ling cayera varios grados. Bing Lian y Chi Xue también lo sintieron. Desafortunadamente, la “lenta” Gu Yun no lo sintió.

♦ ♦ ♦

Ambos estaban bien versados en cómo pasar la noche en el desierto, por lo que encontraron una localización apropiada para descansar con rapidez. El fuego fue encendido en media hora. Sacando sus botellas de agua y comida seca, ambos se sentaron a comer en silencio.

—Quítate la ropa —le exigió Gu Yun una vez satisfecha.

Su Ling estaba estupefacto, incapaz de entender las palabras de Gu Yun, cuando una botella de medicina fue lanzada junto a sus pies.

—¡Rápido! No gastes mi tiempo —se impacientó ella al ver su rostro sin expresión. Antes de que partieran, Su Ren le dio la medicina y le pidió que ayudara a Su Ling a aplicarla. También enfatizó que él había sido herido por salvarla, por lo que intuyó que si no le ayudaba estaría cometiendo un crimen serio.

Ah… ¡Ella no quería supervisarlo!

Entendiendo finalmente su intención, Su Ling estaba un poco avergonzado. Su expresión facial era un poco extraña.

—Déjame hacerlo yo mismo —dijo al final.

—Puedes elegir quitarte la ropa obedientemente o te quitaré la ropa —le respondió usando un tono que implicaba que no estaba a discusión, y sin esperar a que terminara de hablar mientras buscaba un trozo de muselina blanca.

Su Ling de repente quería reír. Esta mujer enserio guardaba rencor, ella usó sus palabras contra él.

No importa. Ella, una mujer, no estaba avergonzada. ¿Por qué debería importarle a él? Enseñándole su espalda, Su Ling se quitó la ropa exterior. Bajo la luz de la luna, los músculos de la ancha espalda parecían más pronunciados. Gu Yun levantó ligeramente sus cejas, secretamente asombrada. Su Ling tenía un físico fuerte y bien construido, un color de piel parecido al trigo y músculos perfectamente alineados. ¡En verdad hacía que las personas le tuvieran envidia!

Sin embargo, ella solo apreció la vista por un segundo antes de tomar la muselina y aplicar la medicina. Con cuidado, vendó la herida de nuevo. Bajo el cuidado del doctor, su herida gradualmente se cerró, aunque aún habían pequeños hoyos circulares. Parecía que iban a dejar cicatriz. En su espalda, habían otras cicatrices viejas. Gu Yun no miró hacia allí, pero lo admiraba en secreto.

Mientras tanto, Su Ling, quien antes había quitado sus ropas calmadamente se sintió raro cuando los fríos dedos de Gu Yun aplicaron la medicina en su herida con gentileza. Sintió una gran diferencia cuando ella aplicaba la medicina a comparación del doctor; aunque era la misma medicina. Sus movimientos no eran más gentiles. Ese tipo de sentimiento frío y caliente, doloroso y hormigueante. A decir verdad, ¡no era muy bueno!

Cuando Gu Yun volvió a aplicar la venda y la venda pasó sobre su pecho, sus senos estaban presionados contra su espalda. Su cerebro subconscientemente pensó en esa noche, dentro de la tienda, el movimiento a lo largo de su aliento que ella no pudo ocultar…

¡Maldición! Después de todo, aún seguía siendo un hombre. En ese momento, Su Ling estaba extremadamente arrepentido de dejarla aplicar el medicamento.

En contraste, Gu Yun no tenía muchos sentimientos. Había visto muchos cuerpos masculinos. En las fuerzas especiales, ella no sabía a cuántos hombres había ayudado a vendar en el bosque. Por lo tanto, para ella, esta situación era normal. Aseguro el vendaje, devolvió la medicina y los vendajes.

—De acuerdo, está terminado. Toma un descanso. Estaremos en camino de nuevo en dos horas —dijo con calma.

Terminando de hablar, ella se acostó en el suelo cerca del fuego, usando sus brazos como almohadas.

Una vez más, la cara de Su Ling se oscureció. ¿Qué clase de mujer podría dormir pacíficamente al aire libre, en el suelo y frente a un hombre? ¡Nunca había visto a esta clase de mujer antes! ¿No levantaba su guardia contra él o estaba actuando fuerte? Por primera vez, el gran General Su puso interés en analizar a una persona que no era su enemigo. Además, ¡era una mujer! ¡Nunca desperdició su pensamiento en una mujer!

Pensando por un largo tiempo, Gu Yun gradualmente abrió sus ojos. Ella inclinó su cabeza para ver al hombre que estaba cruzado de piernas, y lo observó. El tiempo para descansar era limitado. Bajo este tipo de circunstancias ella eligió el lugar y la posición para dormir más cómodos. Estaba curiosa. ¿Podía Su Ling descansar en esa clase de posición? ¿Sus piernas no se sentían entumecidas?

Varios días después, Gu Yun consiguió su respuesta. Sentádose así y cerrando los ojos no hacía que las personas descansaran bien.

La cara de Su Ling se había vuelto más fea conforme pasaba el tiempo. Sus ojos estaban ensangrentados. Sus ropas negras estaban estropeadas y su cabello era un desastre. Francamente hablando, era un cubo de hielo en movimiento. En su opinión, todo esto fue causado debido a la severa falta de sueño. Sin embargo, ella no adivino la razón principal de su insomnio.


[1] Las dos palabras en negrita estaban en inglés en el original.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *