La vida después del matrimonio – Capítulo 20: Las preocupaciones de una persona, los consejos de toda la familia

Traducido por Kiara

Editado por Ayanami


Se ha demostrado que los gustos son hereditarios.

Las comisuras de mi boca se torcieron cuando miré el lugar de entretenimiento frente a mí y pregunté —¿este es el lugar agradable?

Han Lei levantó una ceja, sonrió y dijo malvadamente —por supuesto, ¿no piensas lo mismo?

Lo siento, pero realmente no pienso lo mismo.

Este lugar es bastante familiar. Podría decirse que, aunque quisiera olvidarlo, no sería capaz porque este no se trata de cualquier establecimiento. Más bien, es el bar donde nos conocimos. Debido a este bar, me casé con un chico aparentemente agradable, pero en realidad era un hombre indiferente.

Han Lei tomó mi mano con fuerza, abrió la puerta y entró. El interior del club era el mismo que antes, lleno de ruido y emoción.

La música era tan ensordecedora como antes, y las bailarinas en el escenario estaban llenas de energía y eran muy provocativas, dejándose llevar.

Había tanta gente esta noche que todos prácticamente se pegaban unos a otros. Han Lei tuvo que sostener mi mano con fuerza, o de lo contrario me habrían empujado lejos de él. Fue bastante difícil solo avanzar.

Finalmente, salimos de la multitud y Han Lei me llevó a la escalera. Cuando subimos al segundo piso, fue una experiencia nueva para mí, porque era la primera vez que estaba allí. Después de todo, esta era la segunda vez que visitaba este local.

Tomé prestada la iluminación tenue y descubrí que el segundo piso constaba de salas de karaoke. Cuanto más entraba, más tranquila parecía la música de abajo.

Cuando nos paramos frente a la habitación más interna, Han Lei levantó la mano y abrió la puerta. Inmediatamente, nos convertimos en el punto focal de todos los que estaban adentro. Al observar con detenimiento, vi que la habitación estaba llena de rostros familiares.

—Vaya, vaya, pero si es mi nuera. ¡Buena nuera! ¡Ven y siéntate aquí!

¿Puedes oírlo? No hay error… Es la voz de mi suegra. Además, las personas dentro de la habitación no eran otras que toda la familia Han, excepto la cuñada mayor, Su Yue Yan.

Obedientemente, tiré de la mano de Han Lei y me senté junto a ella. Rápidamente, descubrí que el personaje principal de esta noche era el hermano mayor, Han Si.

¿Quieres saber cómo lo supe? Es bastante simple. Es porque estaba sentado justo en el centro.

Sí, Han Si se sentó en el centro, y a su derecha estaba el segundo hermano Han Yu, la hermana menor Han Hui, la hermana mayor Han Min y el cuñado mayor Guan Yi. A su izquierda estaba mi suegro, mi suegra, Han Lei y yo.

No importa cómo lo mires, era una reunión familiar. Lo único es que el ambiente… es un poco extraño.

La insonorización en la gran sala privada era excelente, y prácticamente no podíamos escuchar el ruido de abajo. Todos eligieron sus canciones favoritas una tras otra no con el propósito de cantar, sino para que sirviera como música de fondo mientras hablábamos. Todas las personas charlaban y reían, excepto Han Si, que estaba envuelto en una oscuridad sombría y bebía en silencio sus penas. Estaba enojado, arrepentido y angustiado.

Observé cuidadosamente a los cuatro hombres de la familia Han y descubrí que el espacio entre sus cejas era igual. Después de todo, fue mi suegro quien contribuyó en gran medida a sus genes, de ahí su alta estatura y su apariencia atractiva. Quizás, debido a su edad, se veía muy gentil y amable, pero su aura dominante innata, que era imposible de ignorar, seguía estando presente. El temperamento de Han Si era aún más similar al de su padre, amable, elegante, refinado y guapo. Han Yu se parecía más a un playboy frívolo universal que mantenía una sonrisa indecente todo el día, pero era inesperadamente encantador. En cuanto a Han Lei, básicamente era un zorro escondido bajo la piel de un cordero.

Mientras mi mirada flotaba entre ellos, no pude evitar mirar a mi suegro. De repente, me sonrojé debido a mis pensamientos impuros y no pude evitar fantasear sobre mi suegro atado a la cama por mi suegra…

Han Si ha estado bebiendo sus tristezas desde que entramos. Al principio, usaba un vaso, pero ahora bebió directamente de la botella. Finalmente, no pude evitar preguntar a mi suegra, —¿Qué pasó? ¿Dónde está la cuñada mayor?

Cuando Han Si me escuchó pronunciar cuñada mayor, su cuerpo alto se puso rígido y, en el siguiente segundo, dejó de tomar.

Mi suegra resopló en dirección a Han Si, se volvió hacia mí y dijo —estaba enojada por tener que tolerar la actitud de este estúpido niño, ¡así que regresó a casa de su madre!

—¿Eh? —Me sentí perdida.

Al ver mi reaccion, mi suegra me explicó amablemente la situacion —de hecho, este estúpido chico se lo buscó, riendo y charlando con su ex, pero evitando que otras personas salieran a comer con quien fuera su primer amor. Entonces, el tonto aqui se enojó y dijo algunas palabras duras, por lo que la dócil conejita se enojó y se fue. Por lo tanto, apostamos en privado sobre cuándo explotaría nuestra conejita, pero no esperábamos que aguantara tan bien, esperamos hasta hoy para el desenlace y recibir el pago. ¡Por lo tanto, Han Yu, que apostó a que la conejita no se revelaría, pagará nuestra salida!

Al escuchar lo que dijo mi suegra, Han Yu miró a Han Si mientras hacía un puchero y dijo agraviado —¡Estuve de tu lado y mira cómo terminó todo! ¡No solo me defraudaste, también dañaste mi billetera! ¡Devuélveme mi dinero!

Justo en este momento, mi suegro le quitó el vino de las manos y Han Si solo se encontró con aire vacío cuando trató de agarrarlo.

—No desperdicies el buen vino —dijo mi suegro con calma.

—¿Estás arrepentido? ¿Hasta el punto de que tus intestinos se pongan verdes? ¡Lo tienes merecido! —Dijo Han Hui, regocijándose por la desgracia de los demás.

Han Min miró fríamente a Han Si y dijo con frialdad —este es el resultado de intimidar a una pequeña conejita. ¡Eres un hombre aburrido que solo hace cosas aburridas, arrodíllate y llora!

Guan Yi no dijo nada, pero asintió continuamente, indicando que apoyaba el punto de vista de la esposa de su familia.

Mi boca se torció mientras los miraba. ¿Estaban seguros de que todos formaban parte de la misma familia? ¿Estaban seguros de que Han Si no era adoptado? ¿Por qué no lo consolaron? ¿Por qué hacer más grande la herida?

—¡Buena nuera, dile algo también! —De repente, mi suegra me pidió que participara en el “Grupo de personas que se burlan”.

Tal vez, es porque he estado con Han Lei por un tiempo, pero inesperadamente dije —E… Este incidente no es digno de simpatía, lástima ni perdón…

Han Lei fue aún más breve y solo dejó escapar un resoplido de desdén.

Indiferente y frío, completamente grosero, toda esta familia está llena de vientres negros[1] y no en un grado normal, sino el más alto.

Finalmente, Han Si se rindió y preguntó miserablemente —entonces, ¿qué crees que debería hacer?

—¡Eso es fácil! —Dijo Han Yu sonriendo —ve a correr con la cuñada mayor y discúlpate. Si ella no escucha, entonces deberías llorar. Si llorar no funciona, debes discutir. Si discutir no funciona y ella te ignora, ¡entonces puedes ahorcarte frente a ella!

Los pasos a seguir eran llorar, discutir y por último ahorcarse.

—¡No, no, no! —Han Hui interrumpió a Han Yu y dijo con anhelo —deberías comprar 999 rosas y dárselas a la cuñada mayor. También puede pegar un lo siento o un te amo en un globo aerostático.

—Digo… deberías arrodillarte rápidamente frente a ella. Si ella todavía no te perdona, entonces deberías cometer seppuku[2]. Mi esposo puede prestarte un cuchillo, solo recuerda devolverlo —expresó Han Min.

—Sí, puedo prestarte un cuchillo y también dejarte elegir uno que te guste, solo recuerda devolvérmelo —siguió Guan Yi.

Mi suegro permaneció en silencio.

Han Lei estaba a punto de decir algo, pero solo lo vi sonreír maliciosamente y decir —es bastante fácil. Si la quieres, llévala a casa y confínala durante tres días y tres noches. ¡Primero, comience reconociendo sus errores y luego disciplínala bien! ¿No es un final maravilloso?

Aunque Han Lei le estaba diciendo esto a Han Si, ¿por qué siento que lo estaba diciendo para que lo escuchara?

Mi suegra estaba muy a favor de la sugerencia de Han Lei. Ella aplaudió mientras asentía y dijo —¡Lo apruebo! ¡¿Por qué no intentas atarla también?!

Una vez que mi suegra dijo eso, no pude evitar fijarme en mi suegro. Me sorprendió cuando vi que su rostro se sonrojaba por breves y escasos segundos.

Han Si se quedó en silencio y hundió la cara en las palmas de sus manos. Después de un rato, volvió a levantar la cabeza y tenía una expresión de claridad. Sus ojos tenían una determinación resuelta, y había una sonrisa demasiado confiada en su rostro. Recogió la chaqueta de su traje, caminó hacia la puerta, la abrió y dijo sin mirar atrás —¡gracias, muchachos! ¡Definitivamente la traeré a casa dentro de una semana! —Después de decir esto, se fue con gracia.

Cuando escuché lo que dijo, no pude evitar preguntarme qué plan eligió. Espero que no fuera el de Han Lei y mi suegra.

Después de que Han Si se fue, todos levantaron sus copas consecutivamente con la misma expresión sonriente y tomaron el vino de una sola vez.

Después de que el personaje principal se fue, nadie pudo quedarse quieto. Mi suegra tomó la mano de mi suegro, se puso de pie y dijo —¡deberían ir a buscar lugares para dormir esta noche!

—¡Voy a jugar toda la noche y absolutamente no volveré a casa! —Prometió Han Yu.

—¡Voy a la casa de un compañero de clase a revisar la tarea de mañana! ¡Toda la noche! —Dijo Han Hui obedientemente.

Han Min no respondió la pregunta de mi suegra. Simplemente le preguntó a su esposo —¿A qué hotel deberíamos ir esta noche?

Guan Yi respondió —Vinimos aquí la última vez, ¡así que vayamos allí esta vez!

Mi suegra estaba muy satisfecha con la inteligencia y el tacto de sus hijos. Ella ignoró el sonrojo de mi suegro que no se disipaba, tiró de él por la corbata y se fue.

Mi suegro miró a mi suegra con amor y, obedientemente, dejó que lo llevará.

Han Lei se rió entre dientes cerca de mi oído, —¡¿Vas a jugar el juego del “empate” de nuevo?!

Uh… Suegra, ¿está bien jugar este juego con tanta frecuencia?

Una vez que los mayores se habían ido, todos, uno tras otro, comenzaron a irse y fueron a buscar su propia diversión.

Han Lei me condujo escaleras abajo y, en contra de mis expectativas, no fue hacia la dirección de la entrada sino hacia donde estaban los baños.

Seguí detrás de él un tanto extrañada, murmuré en mi mente, este tipo puede que tenga miedo a la oscuridad, por eso me hizo acompañarlo al baño, ¿verdad?

Una vez más, en contra de mis expectativas, no fue al baño, sino que me llevó a un rincón aún más oscuro cerca del área del baño.

Este rincón estaba muy oscuro y escondido. Si alguien se parara aquí y no dijera una palabra, definitivamente no sería descubierto por otras personas.

Han Lei me presionó contra la pared. Su cuerpo alto se pegó a mí de cerca y usó la parte inferior de su cuerpo para darme a notar sus intenciones.

Mi pequeño corazón latía rápidamente y no pude evitar colocar mi mano frente a su pecho y susurrar —estás bromeando, ¿verdad? ¡Date prisa y dime que estás jugando! ¡Debes estar bromeando! ¡No estamos en casa!

Aunque la gente no podía ver, todavía había gente pasando, ¿de acuerdo? ¡Pero fue lo suficientemente audaz como para pensar en hacer cosas sucias aquí!

No pude evitar concentrarme por completo en los pasos y las conversaciones a mi alrededor, temerosa de que también pudieran estar lo suficientemente aburridos como para venir aquí como lo hizo Han Lei.

En comparación con mi ansiedad e inquietud, Han Lei estaba tranquilo y dijo cerca de mi oído —Cariño, ¿cuándo he bromeado?

Luego me chupó el lóbulo de la oreja con maldad.

Abrí un poco la boca y un gemido placentero estaba a punto de salir cuando Han Lei, de repente, me tapó la boca con la mano y la silenció con éxito.

Soltó su mano, chupó suavemente mis labios —¡cariño, no dejes escapar ningún sonido o nos descubrirán! —Dijo con malicia.

¡Hombre odioso! ¡Hombre malvado! ¡Hombre aterrador!

Me besó ferozmente, usó su mano y desabrochó el botón de mi blusa, y comenzó a acariciar mis senos.

Respiré hondo, ahogando un suspiro. También moví mis manos para jalar su camisa e imité sus caricias en mi pecho.

Luego, usó su mano para subirme la falda hasta que se detuvo justo en mi cintura. Luego me bajó las bragas…

Tal vez, fue por el entorno o por los estímulos, que me desperté rápidamente e insté a Han Lei a pasar al siguiente paso. Al ver mi impaciencia, Han Lei se rió. Aunque no pude ver su expresión estoy segura de que lo había escuchado reír.

Entonces, escuché el sonido de una cremallera aflojándose. Levantó mi pierna y la colgó de su cintura, un empujón contundente, al mismo tiempo silenció mis gemidos que estaban a punto de salir.

—Este es tu castigo. ¿Quién te dijo que pensaras en otros hombres además de mí? —Dijo Han Lei mientras embestía contra mí.

Justo en este momento, me pareció haber escuchado las risas y las voces de dos chicas no muy lejos. Esto hizo que mi placer y nerviosismo convergieran en ambos lados. No pude evitar morder el hombro de Han Lei para suprimir mis gemidos placenteros…

La música afuera todavía era ensordecedora y, como antes, había gente pasando por la esquina. Todos habían ignorado la inusual pasión ardiente en aquel oscuro rincón.

Las personas que no lo habían experimentado no entenderían el placer mortal que se producía en ese lugar.

Mi cabello estaba desordenado, el lápiz labial había desaparecido, me faltaba un botón en mi blusa y mi falda estaba arrugada.

Han Lei, que estaba satisfecho, me ayudó a ajustar mi ropa y luego ajustó la suya. Su cálida palma me llevó hacia la multitud y se dirigió hacia la entrada.

Me solté el cabello, me sonrojé y lo seguí con la cabeza gacha. No me atrevía a mirar a mi alrededor, porque temía que la gente se enterara de lo que acababa de pasar al ver mi rostro.

Dentro del automóvil, Han Lei sonrió como una persona que acaba de tener una aventura exitosa. Él dijo suavemente —como era de esperar, ¡las faldas son más convenientes!

Al escuchar esto, quise palmear mi cara sonrojada.

¡Interiormente decidí no volver a usar una falda nunca más!


[1]Vientre negro, se refiere a personas que son amables y dulces por fuera, pero oscuras y malvadas por dentro.

[2]El seppuku, harakiri, haraquiri o hara-kiri (lit. ‘corte del vientre’) es el ritual de suicidio japonés por desentrañamiento.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *