Villana mimada por el príncipe vecino – Capítulo 34: Un visitante del Cielo

Traducido por Sharon

Editado por Sakuya


Tiararose comenzaba sus mañanas temprano.

Como generalmente tenía un compromiso todos los días, se tomaba su tiempo para arreglar su cabello y preparar su vestido.

Su ayudante, Philliane, siempre hacía los preparativos, hasta el punto en que Tiararose no podía evitar preocuparse cuando descansaba.

—Philliane. Todavía no te has tomado ningún día libre, ¿verdad? No es bueno agotarte demasiado, ¿sabes?

—Bueno… Gracias por sus palabras, Tiararose-sama. Sin embargo, estoy bien. Me gusta cuidar de usted —dijo Philliane con una sonrisa mientras arreglaba el cabello de Tiararose.

—…

La sirvienta disfrutaba de preparar el té para no dejar que sintiera frío por las mañanas.

Bebiéndolo, Tiararose volvió a pensar cuál era su deber ese día.

En la mañana, tenía una pequeña fiesta de té con algunas hijas Nobles. Por la tarde, tenía libre. Días como estos, con medio día desocupado, eran tan raros que sentía que podía relajarse un poco.

—Philliane, ¿los regalos para la fiesta del té están listos?

—Sí. Preparé un lindo pastelito, así que estoy seguro que les gustará a todas.

—Gracias.

Invitó a tres hijas de Condes, así que les daría eso como regalo cuando se fueran. La reputación de los dulces de Tiararose era buena, tanto en apariencia como en gusto.

Si ella fuera a ser honesta, le gustaría descansar por un tiempo, pero no había pasado tanto desde que se casó. Por eso realizaba varias fiestas para acostumbrarse al país.

Además, quería reunir tanta información como pudiera.

Sobre cuántos Nobles en este país se volverían la verdadera fuerza de Tiararose.

Para ser útil para Aquasteed, estaba trabajando duro para construir las bases poco a poco.

Aunque él estaba preparado para protegerla de todo.

♦ ♦ ♦

—Cielos, Tiararose-sama, realmente es buena haciendo dulces, ¿sabe? Es maravilloso.

—Quizás intente hacer algunos pronto.

—Sí, por favor. El proceso es divertido después de todo.

Tal era la conversación de las cuatro mujeres, incluida Tiararose. El tema era femenino, tratándose de dulces y vestidos.

Quizás las chicas no estuvieran interesadas en política, porque el tema nunca surgió.

…Si es así, ¿qué opinan de la bendición de las Hadas?

Quienes robaron los dulces fueron las Hadas del Mar, por lo que quería obtener tanta información de ellas como pudiera. Aunque fuera algo de sentido común aquí, Tiararose no lo sabía porque venía de un país vecino.

—Todas, ¿alguna vez se reunieron con las Hadas en su niñez?

Las tres asintieron a la pregunta de Tiararose.

—Es cierto. Es común recibir la bendición de las Hadas desde niña. Como tal, los niños suelen jugar afuera.

—Después de todo, allí es donde están las Hadas. También es saludable, así que pienso que es encantador.

Ella asintió.

Al parecer la mayoría recibía la bendición en su niñez.

—Además, es más fácil ser bendecidos de niños… Ellos son puros a diferencia de los adultos, después de todo —dijo una chica, luciendo preocupada mientras se cubría la boca con su abanico.

Eso es verdad, era más probable que bendijeran a los niños puros y lindos en lugar de a los adultos egoístas. El porcentaje de personas que recibieron una bendición después de crecer disminuía bastante.

… Entonces fui afortunada para que las Hadas del Bosque me bendijeran.

Después de hablar con ellas, aprendió que dos habían recibido la bendición de las Hadas del Mar, y la otra de las Hadas del Cielo.

— ¿Normalmente hablan con las Hadas de algo?

—Bueno, no realmente. Tiararose-sama, usualmente las Hadas no hablan con nosotros.

— ¿Es así?

Las Hadas del Bosque se acercaban a hablar con Tiararose bastante a menudo. Por ello, la distancia entre ella y las Hadas era bastante cercana.

Pero ahora que lo pienso, Philliane no habla con las Hadas tampoco.

Philliane fue bendecida por las Hadas del Mar. No obstante, Tiararose nunca la vio hablar con ellas, y Philliane tampoco supo que el culpable del robo de dulces fueron las Hadas.

—Tiararose-sama, que el Rey de las Hadas del Bosque la bendijera es bastante especial.

—…Cierto. Me dio su bendición a mí, que vine de otro país, así que debo cuidar bien de ella.

Tiararose sonrió gentilmente y miró por la ventana.

Las Hadas del Bosque estaban cerca de las flores y los árboles. Ellas sacudieron las hojas y le sonrieron.

Después de eso, escuchó a sus invitados hablar sobre las Hadas y qué tan impresionante era recibir la bendición del Rey del Hada del Bosque antes de que la fiesta terminara.

Luego de despedir a las chicas, Tiararose fue a su jardín exclusivo. Como no tenía planes para el resto del día, decidió leer.

Aunque era un misterio cómo podía llamarle un descanso cuando todos los libros que tenía trataban sobre el país Marineforest y su historia.

Bebiendo el té de rico aroma que Philliane hizo, decidió leer el libro de historia. Era conmovedor ver cómo el libro trataba de un pasado tan antiguo siendo que estaba en un mundo de un juego otome.

Con él, ella supo que este mundo tenía un realismo a pesar de ser un juego. Por eso, es que le gustaba leer los libros de historia. Le hacían sentir que estaba viviendo con su propio esfuerzo, sin estar atrapada en un juego.

—…Oh, tal periodo existió, ¿huh?

—Hmm, ¿hay algo interesante escrito allí?

—Sí. Hubo un torneo por dulc- ¿Eh?

Había un extraño en el jardín exclusivo de Tiararose.

A pesar de que Philliane estaba fuera, Tarmo debería estar en guardia. Antes de confirmar quién era el intruso, Tiararose miró en su dirección.

…Está haciendo su trabajo apropiadamente.

Sin embargo, sus ojos estaban abiertos por la sorpresa.

Entonces, cuando Tiararose se giró para mirar al intruso apropiadamente, se quedó sin respiración por la belleza de la otra persona.

Su cabello azul era lacio y largo, alcanzando su cintura. Sus ojos brillaban con un color dorado, como si pudieran ver a través de todo.

Con una sonrisa dulce, la hermosa señorita se sentó en la silla frente a Tiararose.

—Ummm, ¿usted es…?

—Todavía no me presenté, ¿verdad? Lo lamento. Mi nombre es Grail, la Reina de las Hadas del Cielo.

— ¡¡!!

… ¡Un Rey Hada!

Pensar que llegaría el día en que conociera a la Reina de las Hadas del Cielo.

Ahora podía entender la sorpresa de Tarmo.

Mientras su corazón latía más y más fuerte, se puso de pie y se inclinó para mostrarle el mayor respeto.

—Ah, no es necesario ser tan formal, ¿sí?

Al parecer a la Reina de las Hadas del Cielo, Grail, no le gustaba la atmósfera rígida.

Después de eso, su mirada se desvió hacia los dulces caseros de Tiararose.

— ¿Le gustaría tomar algunos?

— ¡Gracias, me encantaría!

—…También tengo té.

Philliane, que comprendió la situación, le trajo una taza de té a Grail.

Tiararose pensó con todo su corazón que era una ayudante genial.

Viendo a Grail ponerle leche a la taza, Tiararose comenzó a explicarle los dulces.

—Esta es una tarta de queso que cociné. La realicé mezclando diferentes clases de quesos, así que creo que la encontrará bastante inusual.

—Eso parece. Amo el queso… ¡Hmm, es delicioso!

El dulce que Tiararose preparó era un arte. También tenía una forma linda, del tamaño apropiado para comerlo de un mordisco.

A Keith también le gustó.

Grail comió otro elegantemente.

Sintiéndose feliz porque Grail comiera los dulces que hizo, Tiararose se preguntó por qué había venido.

Y mientras se sentía confundida por ello, sus ojos se encontraron.

—Fufu, vine a ver a la Princesa de Aquasteed, eso es todo.

— ¡!

¡Pensar que estaba relacionado con Aqua-sama!

Escuchando eso, se sintió nerviosa pensando que iba a juzgarla.

¿Quién sabía lo que sucedería si la Reina de las Hadas del Cielo la consideraba indigna?

Tiararose templó un poco. Los fuertes latidos de su corazón resonaban en sus oídos. No obstante, Grail se encargó de disipar sus preocupaciones.

—Está bien. No te comeré ni nada.

—Ah… Lo lamento, eso fue grosero de mi parte.

—Está bien. Es mi culpa por venir sin anunciarme. Pero estoy feliz de ver que la Princesa de Aquasteed es una niña tan buena.

Alcanzando otra tarta de queso, Grail le explicó que sólo quería hablar.

Escuchándola, Tiararose por fin pudo relajarse.

—Este dulce tiene tu magia, ¿huh? Se siente raro pero agradable.

—Es vergonzoso, pero no soy muy buena con la magia… Lo único que puedo hacer apropiadamente es ponerle algo de magia a los dulces que creo.

Normalmente, nadie le haría eso a un dulce. No, probablemente sería mejor decir que no hay nadie que pueda hacerlo.

No es exagerado decir que Tiararose puede hacerlo por su amor hacia ellos.

Así, como comía los dulces que hacía a menudo, su salud era muy buena.

Una pequeña herida o raspón se curaba inmediatamente. Era bastante conveniente, pero no se lo había dicho a Philliane porque ella se preocuparía.

Le diría que no debía herirse, aunque los dulces pudieran curarla.

—Las Hadas no sienten la necesidad de comer, por eso me siento algo celosa de ti, que puedes hacer algo tan delicioso.

—Grail-sama…

Su sonrisa se sintió algo solitaria frente a la mirada de Tiararose. Y al mismo tiempo, su deseo de hacer que Grail conociera más de ellos nació.

Es una comida que puede hacer felices a quienes la prueben, así que sintió que quería que se extendiera aún más.

—Si no tiene problemas conmigo, ¡le ayudaré cuando quiera! ¡También le prepararé deliciosos dulces, Grail-sama!

—Tiararose, eres tan amable… Entonces, quizás deje que me mimes un poco —dijo Grail con una sonrisa. Ella debe haber querido algunas amigas mujeres.

Hablando de eso, Tiararose también quería amigas. Sin embargo, su estatus como Princesa Heredera obstruía ese deseo.

Las chicas que invitaba a las fiestas de té probablemente no pensaban en ella de ese modo.

Pensándolo así, y aunque había una diferencia de rango entre Grail y Tiararose, como podían entender los sentimientos de la otra, Tiara se sintió feliz de que aceptara.

La repentina fiesta del té entre Tiararose y Grail se convirtió en una fiesta divertida y relajante sólo para chicas.

| Índice |

7 thoughts on “Villana mimada por el príncipe vecino – Capítulo 34: Un visitante del Cielo

  1. TATIS CamyZ says:

    Wow que interesante ¿no creen? En capitulos anteriores mencionaron los objetivos de capturara (osea las rutas) que eran: Aqua, El Rey de las hadas del bosque (no recuerdo su nombre), el asistente de Aqua (tampoco recuerdo su nombre) y el mayordomo de la heroina (que ese no importa) pero mencioaron que habia una ruta secreta que se desbloqueba al jugar todas las demas que era el Rey de las hadas del cielo, pero resulta ser que no era un “El” sino un “Ella” significa que habia una ruta Yuri :3 que interesante ¿no?

  2. Lirio Alicia says:

    Ohhhhhhh estaba preocupada q la reina de las hadas del cielo resultará ser como el rey de las hadas del mar y maltrataran a Tiara ahhhhh (suspiro de alivio) ☺️☺️☺️
    Gracias por la droga 😆😆😆

  3. Shion93 says:

    Esperen un minuto! Creí que el otro objetivo de captura el el Rey Hada del cielo…. Pero resultó ser mujer! Entonces el objetivo de captura es el Rey Hada del Agua??

    • TATIS CamyZ says:

      No, estas en lo correcto, las rutas eran Aqua, El rey de las Hadas del Bosque (no recuerdo el nombre) El asistente de Aqua (tampoco recuerdo el nombre) y el mayordomo de la heroina (que ese no importa) y habia una ruta secreta que se desbloqueba al jugar todas las demas que era el Rey de las hadas del cielo pero resulta ser que no era un “El” sino un “Ella” significa que habia una ruta yuri :3, que interesante ¿no?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *