Villana mimada por el príncipe vecino – Capítulo 62: Resonancia de Anillos

Traducido por Sharon

Editado por Ayanami


—Oh, princesa Tiararose… ¿Sucede algo?

—Philliane…no, no es nada.

Philliane y las sirvientas estaban haciendo los preparativos para la ceremonia de bodas de Akari y Hartnight. Tiararose había estado observándolas, cuando sintió algo extraño en su dedo.

¿Sucede algo con el anillo?

Era el anillo anular en su mano izquierda. El Anillo del Cielo Estrellado que Aquasteed había creado y le había regalado. En este momento, lucía como si estuviera brillando, como si quisiera algo. Eso es lo que sentía.

Si fuera un anillo normal, no le hubiera preocupado demasiado. Habría asumido que las joyas estaban reflejando la luz, y eso era todo. Sin embargo, no era el tipo de anillo donde podría ignorar algo tan sospechoso.

Como Tiararose estaba sentada derecha y observando el anillo, Philliane le preguntó:

— ¿Lo extraña? Han pasado casi dos años desde la última vez que vio su casa en Lapis Lazuli. Aunque el tiempo ha pasado realmente rápido…

—En efecto. Planeo quedarme en casa un día, así que me gustaría hablar con padre y madre tanto como pueda.

—Sí.

También tenía que verificar si había nuevas tiendas de dulces en el área. Se preguntaba…si hubiera tiendas nuevas, ¿podría pasear y probar algunas?

—Por cierto, escuché que la posición de la Señorita Akari se volvió muy estable.

Tiararose comentó que estaba feliz de escucharlo, pero Philliane lucía indignada.

Ah, sigue enojada.

Akari una vez se había metido en el cuarto de Tiararose para lastimarla y tomar a Aquasteed para ella.

El asunto ya no le preocupaba, pero Philliane seguía pensando mal de Akari. Por supuesto, era igual con el príncipe Hartnight, quien la trató mal al anular el compromiso.

—Estoy consciente que usted y la Señorita Akari son buenas amigas ahora. ¡Sin embargo, ¿no recuerda que le puso una marca en su rostro?! Aunque ahora ya no se vea, eso fue demasiado horrible.

—S-Sí…

—¡Y el príncipe Hartnight! ¡Pienso que es muy extraño invitar a su ex prometida a su boda!

—Pero somos países vecinos, y estamos en términos amistosos…

El recuerdo mismo, parecía molestar a Philliane. Sacó un pañuelo y comenzó a morderlo.

—Lo sé. ¿Por qué no bebemos algo de té y nos relajamos? Tengo algo de miel que compré hace poco. También tengo unos panecillos.

—Princesa Tiararose…sí, los prepararé de inmediato.

—Para ti también. Beberás conmigo, ¿verdad, Philliane?

—Gracias, mi señorita.

Tiararose sonrió, mientras decía que era importante permanecer tranquilos. Philliane permitió que el estrés en sus hombros se relajara y rió.

Los pequeños panecillos estaban recién horneados y tenían una buena fragancia. La miel, el jamón y el queso crema que sirvieron con ellos eran los favoritos de Tiararose.

—Por cierto, Philliane. Parece que últimamente he recibido varios accesorios nuevos.

—Sí. Trajeron varios accesorios para el cabello y broches. Los diseñaron para acompañar su nuevo anillo.

—Ya veo…

Incluso el vestido que tenía ahora mismo estaba decorado con joyas alrededor del cuello que hacían juego con el anillo. Estaba impresionada de que otros me hayan observado con tanto cuidado y, por supuesto, realmente feliz.

—Es una prueba adicional de su popularidad con el público.

—Sí.

Estaba feliz de que Marineforest parecía haberme aceptado. Me hacía querer hacer algo más por este país.

Philliane lucía muy orgullosa y, de alguna forma, más feliz que Tiararose.

La princesa se sentía bendecida por tener no sólo un buen marido, sino una maravillosa vida.

—Seguramente, es por esto que fui separada del príncipe Hartnight. Eso es lo que pienso ahora.

—Por esto…sí, eso es verdad. Princesa Tiararose, luce más feliz cuando está junto al príncipe Aquasteed.

—Oh, gracias, Philliane.

♦ ♦ ♦

El Anillo, como su nombre implicaba, era como una estrella.

Brillaba como el cielo estrellado.

—Entonces, no era mi imaginación.

Mientras Tiararose leía en su cuarto, vio claramente que el anillo destellaba con fuerza. No era como ayer, cuando no estaba del todo segura.

¿Habrá algún secreto en este anillo?

Era como si quisiera algo o estuviera intentando decirle algo.

—Me pregunto si el príncipe Aquasteed sabe algo al respecto.

Había asumido esto al principio, pero, al parecer, ese no era el caso. Y no era como si le molestara demasiado, sin embargo, sentía que no haría daño preguntarle, por lo menos, una vez.

En cuanto a Aquasteed…actualmente, él estaba durmiendo en su regazo. Era sólo un corto receso durante su trabajo.

Estaban en su tiempo de descanso por la tarde en el sofá.

—Se ve tan lindo cuando está durmiendo…

Miraba su rostro todos los días, pero nunca se cansaba de hacerlo.

Luce tan tranquilo cuando duerme. Tocó su rostro, y luego dio vuelta a la página de su libro.

—Ver su rostro mientras leo y comer dulces también…

Aquasteed estaba en su regazo. Se hundió profundamente en el suave sofá y leyó su libro. A un lado, había una mesa que tenía algo de té y macarrones.

Era la escena perfecta de felicidad para ella.

Tiararose estaba tan enamorada en este momento, que se preguntó si este tipo de felicidad debería permitírsele a una sola persona.

Últimamente, Aquasteed había estado muy ocupado.

Como pronto dejaría el país para asistir a la boda del príncipe Hartnight, intentaba adelantar tanto trabajo como pudiera. Debido a ello, a menudo regresaba muy tarde a su cuarto. Había ocasiones en las que Tiararose era incapaz de esperarlo y se quedaba dormida. Y cuando despertaba…ya sería de mañana.

¡Soy su esposa, pero me duermo primero…! Pensaría algunas veces.

Pero Aquasteed le dijo que estaba bien que no lo esperase. Philliane también le dijo que estar despierta hasta tarde, era malo para su apariencia, y Tiararose nunca pudo resistirse a sus órdenes.

No quería añadir más preocupaciones a los problemas de Aquasteed.

Tiararose bajó la mirada al Anillo y se preguntó qué podría estar intentando decirle. Aunque, sabía que si se quedaba en silencio él, probablemente, se enojaría con ella más tarde.

—Supongo que, cuando despierte, le diré que brilla ocasionalmente.

No quería despertarlo a la fuerza cuando estaba tan cansado. Además, él dijo que todavía tenía trabajo que hacer. Y eso no cambiaría por un tiempo. Así que, por ahora, quería que descansara tanto como pudiera.

Pensando de este modo, Tiararose acarició gentilmente el cabello de Aquasteed con sus dedos.

Entonces, el ceño del príncipe se frunció y sus ojos se abrieron.

—Oh, ¿te desperté…?

—No, algo está viniendo.

— ¿Qué?

Aquasteed todavía se veía cansado cuando se levantó. Ella sintió una pizca de lamento cuando su calor dejó sus piernas, pero, al mismo tiempo, se preguntó a qué se refería…

No tuvo que esperar demasiado para averiguarlo.

Una luz brillante apareció frente a sus ojos, y una sola carta flotó en el aire.

—Ohh.

Atrapó la carta y vio las palabras ‘Para la princesa Tiara’ escritas con una hermosa caligrafía. De inmediato, reconoció la letra de Akari y no pudo evitar reírse.

—Lo sabía —dijo Aquasteed, mientras regresaba a las piernas de Tiararose. —Ustedes dos son realmente cercanas.

—Sí. En especial ahora.

—Estoy algo celoso de que pueda contactarte con tanta facilidad.

Sonaba algo malhumorado. Tiararose rió y abrió la carta.

¿Qué podría tener que decirle estando tan cerca de la boda?

Miró las palabras y encontró un simple saludo típico de este mundo. Entonces, Akari habló de lo feliz que estaba y cómo esperaba con ansias la boda.

— ¿Qué dice?

—Al parecer la Señorita Akari está haciendo grandes preparaciones para la ceremonia. Está esperándola con ansias.

—Ya veo…pobre Hartnight. Sólo puedo imaginar las sorpresas que le esperan.

—Oh, príncipe Aqua…

Aquasteed parecía estar preparándose para la gran cantidad de problemas que les esperaban.

Sin embargo, Tiararose no podía contradecirlo. Entonces, miró al fondo de la carta, que estaba escrita en japonés.

¿Qué sucederá esta vez?

Se preguntó si quizás Akari encontró un pasaje secreto en el castillo real de Lapis Lazuli.

Porque todo lo que estaba escrito era ‘¡Hice un gran descubrimiento! Vamos a descubrir sus secretos juntas’. Era típico de Akari mostrar su emoción, pero no dar ningún detalle del descubrimiento.

Así que Tiararose no tenía idea de lo que debería hacer. No era como si la carta le pidiera que extendiera su estadía para que pudieran resolver el misterio juntas…sin embargo, dado lo obsesionada que estaba Akari con los juegos otome, debe ser algo importante.

Mientras analizaba esto, Aquasteed levantó una mano hacia su mejilla.

— ¿Qué sucede?

—Oh, no es nada…sólo pensaba que es típico de Akari mandar una carta como esta. Al parecer, hizo un descubrimiento, pero no escribió nada sobre él.

—Digno de Akari. Pero desearía que no te involucre.

Aquasteed bromeó sobre cómo le quedaría menos de ella.

—Eso no pasará, no te preocupes.

—Lo sé. Pero también estaremos visitando a tu familia en Lapis Lazuli, con la boda y todo lo demás, ¿alguna de ustedes tendrá tiempo para algo así?

—Eso es…

Era la boda de Akari, así que no podía correr a jugar antes o después. Quizás a ella no le importara comportarse de esa manera, pero Hartnight, seguramente, estaría preocupado.

Bueno, lo mejor será que sufra un poco…pensó Tiararose.

Sin embargo, Aquasteed estaba muy consciente del tipo de personalidad que tiene Akari. Ya estaba suspirando al pensar en los problemas que con seguridad ocurrirían.

| Índice |

One thought on “Villana mimada por el príncipe vecino – Capítulo 62: Resonancia de Anillos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *