Villana mimada por el príncipe vecino – Capítulo 63: El pequeño visitante

Traducido por Sharon

Editado por Ayanami


Tiararose observó a Aquasteed regresar a su oficina, luego terminó los preparativos. Recordaba que su horario estaba, prácticamente, vacío por el día, así que decidió hacer un mapa con las tiendas de dulces de la ciudad.

Salió al balcón, miró hacia el Jardín Real y la ciudad. El sol de la mañana, reflejado en el mar hacía que brillara gentilmente. Este era uno de los momentos favoritos de Tiararose.

Recientemente, la ciudad se había vuelto mucho más animada. Había más decoraciones que usaban flores y los cafés lucían mucho más lindos.

—Espero que los dulces puedan extenderse aún más —dijo, queriendo más.

Entonces, recordó que no le había preguntado a Aquasteed sobre el anillo pero, él parecía muy ocupado, y tampoco había ocurrido ningún cambio grande, así que había olvidado decírselo. Miró al Anillo en su mano izquierda, con la piedra que brillaba como el cielo nocturno.

El sentimiento que la había molestado desde hace tiempo había desaparecido, se preguntó por qué se había sentido de ese modo. En los juegos, un típico desarrollo de la historia incluía que el Anillo fuera la llave para abrir una puerta, algo para probar la identidad o un objeto para usar magia.

Además…

— ¿Quizás me muestre la ubicación del príncipe Aqua?

Después de todo, fue él quien lo creó. Así que tenía sentido que pudiera hacer algo como eso…quizás…

Aunque, eso tenía un aire de GPS y se sentía incómoda con la idea.

—Pero, ya que no hay formas sencillas para contactarnos aquí, sería algo muy conveniente.

Era posible usar magia para contactar a las personas. Sin embargo, es una de las magias más difíciles de realizar, y Tiararose nunca fue buena con la magia así que, por supuesto, no podía hacerla.

Tenía que enviar las cartas a Akari o usar a Elliot de mensajero.

Mientras pensaba en esas cosas y observaba su Anillo, la luz de la joya volvió a fluctuar.

— ¿Huh?

Al mismo tiempo, sintió que el Anillo era jalado por algo.

¿Será Aquasteed? Se preguntó. Sin embargo, el Anillo parecía jalarla…

Parece venir del Jardín Real.

Aquasteed estaba trabajando en su oficina, lo que significa que está en el Castillo. Así que, como no se movía hacia él, se preguntó a dónde podría estar dirigiéndola.

—Por lo menos, debería ir a ver.

No debería haber problema si sólo es el jardín…

Quizás, haya un evento escondido o un objeto…algo de ese estilo. Tiararose decidió ir a ver. Si había algo más, podría decirle a Aquasteed más tarde.

Una vez que decidió qué hacer, se apresuró.

Tiararose llamó a Philliane y le dijo que iría a pasear por el jardín. Como siempre, Tarmo sería su guardaespaldas.

—Princesa Tiararose, por favor, use esto. Sigue estando frío durante la mañana.

—Gracias.

Tiararose saludó a las otras sirvientas ocupadas y se dirigió hacia el jardín. Había hermosas rosas cubiertas por el rocío matutino, lo que la hacía sentir muy afortunada.

Como su excusa era querer observar las flores, pretendió estar interesada en ellas, mientras caminaba en la dirección que el Anillo le mostraba.

¿A dónde me llevará?

Usualmente, no caminaba muy lejos en el jardín, ni siquiera sabía qué tan lejos quería ir. Sin embargo, quizás Tarmo si lo sabía.

Philliane vio que Tiararose estaba caminando mucho más lejos de lo acostumbrado y la llamó.

— ¿Qué tan lejos irá?

—Sólo un poco más. ¿Está bien?

—Si sólo es un poco…uh. Tarmo, ¿qué tan lejos continúa el jardín?

Philliane preguntó lo que Tiararose se estuvo preguntando desde hace rato.

Tarmo asintió y explicó.

—Hay un manantial más adelante, rodeado de flores muy hermosas. Pero le tomará veinte minutos alcanzarlo a pie.

—El jardín es mucho más grande de lo que creí —dijo Philliane impresionada. Tiararose concordaba.

Quizás el manantial es el lugar del evento.

Es posible que no lo sea, pero Tiararose quería verlo.

—No me importa caminar. Deberíamos ir a verlo, Philliane —dijo emocionada.

—Por supuesto —respondió la sirvienta con una sonrisa.

Para el alivio de Tiararose, Philliane también quería verlo.

Tocó las flores del jardín, ligeramente, con sus dedos, mientras permitía que el Anillo la dirigiera hacia el manantial. Por suerte, estaba en la misma dirección.

El manantial se encontraba después de un arco de flores.

—Justo allí —dijo Tarmo y Tiararose se emocionó.

— ¿Este es…el manantial?

Tiararose fue la primera en pasar el arco y verlo. Estaba tan asombrada que se detuvo en seco.

Tenía cinco metros de diámetro y el agua es negra. Y, aunque había flores hermosas a su alrededor, la vista era increíblemente extraña.

El anillo realmente me dirigía aquí.

Pero, antes de que pudiera pensar en lo que significaba, Tarmo se movió frente a ella.

— ¡Por favor, retroceda! ¡No sé qué será esto, pero es posible que haya químicos mezclados dentro!

Tarmo parecía frenético y Philliane la miró preocupada.

En cuanto a Tiararose, ella estaba muy tranquila. Para ella, era como si el usualmente hermoso manantial hubiera usado el poder del Anillo para llamar por ayuda…

Tarmo inspeccionó las aguas cuando…el centro comenzó a burbujear. Sin embargo, como estaba mirando el color del agua, no lo notó.

Tiararose entrecerró los ojos e intentó averiguar lo que sucedía. Entonces, las burbujas se volvieron más grandes y comenzaron a salpicar salvajemente.

Ahora, Tarmo y Philliane también miraban el centro.

Un animal había aparecido de repente y parecía estar luchando contra el agua. Después de un momento de sorpresa, era obvio que se estaba ahogando.

Tiararose dio un paso adelante, pero Philliane la detuvo.

— ¡No, por favor quédese atrás! ¡Podría ser peligroso! ¡¿Qué hará si el agua es venenosa?!

La voz de Philliane parecía dolorosa, mientras le rogaba.

— ¡Pero, se ahogará si no le ayudamos!

— ¡Aun así, no es necesario que usted lo haga, princesa Tiararose!

Sin embargo, no podía ordenarle a Tarmo que se sumergiera en aguas que podrían ser venenosas. Y no quería observar morir al animal. Tampoco había palos largos cerca que pudieran usar para salvarlo.

Tiararose se mordió el labio y se preguntó si no podría usar la protección de la Reina Hada del Mar…entonces, se le ocurrió…

Una vez que lo supo, fue rápida en actuar cuando vio a Tarmo a punto de saltar al agua.

— ¡Tarmo!

—Sí.

—Permanece atrás. No te permitiré entrar.

Tiararose se quitó el chal de alrededor de sus hombros y se lo dio a Philliane. Entonces, corrió y saltó al manantial.

— ¡¿Princesa Tiararose?!

Escuchó el grito de Philliane, pero no se preocupó, mientras nadaba hacia el animal que se estaba ahogando. Lo abrazó y regresó a donde Tarmo y Philliane la esperaban.

— ¿Qué…? ¡Tarmo, por favor ayuda a la princesa! —Dijo con los ojos en lágrimas. Sin embargo, Tiararose lo detuvo.

—Estoy bien —dijo, mientras nadaba.

— ¡Oh, ¿qué piensa que está haciendo, princesa Tiararose?!

—No me toques, Philliane.

Detuvo a ambos cuando intentaron sacarla del agua. Tiró su cabello mojado a su espalda, y frunció el ceño ante lo pesado que se había vuelto su vestido, después de mojarse.

—No deberían tocar el agua.

— ¡Pero usted la está tocando, princesa Tiararose!

—Debería estar bien, ya que tengo la protección de la Reina Hada del Mar. Cualquier veneno que sea líquido no tendrá efecto en mí.

El anillo rosado que tenía en su mano izquierda era de la Reina Hada del Mar. Y como dijo, tenía el poder de anular cualquier veneno, siempre y cuando, fuera líquido.

Por ejemplo, si alguien envenenaba su comida, no tendría efecto en ella. Por eso detuvo a Tarmo y saltó ella misma, porque era la única que no resultaría herida al saltar en el agua misteriosa.

Se los explicó a ambos, sin embargo, Philliane seguía molesta.

— ¡No se trata de si el veneno funciona o no…! ¡¡Por favor, no vuelva a hacer algo como eso!!

—Sí. Veneno o no, no es su trabajo saltar en un manantial.

—Y-Yo…lo lamento.

Pensó que estaría bien si sólo fuera ella, pero no era tan simple para estas dos personas que estaban a cargo de protegerla.

—En cualquier caso, vamos a limpiar su vestido…

—Uh, gracias, Philliane.

Ella usó magia de agua para limpiar la suciedad. Como fue bendecida por las Hadas del Mar, Philliane era buena con la magia de agua, usualmente la usaba para limpiar los cuartos. Sin embargo, no podían secarla, así que necesitaban regresar al castillo tan pronto como pudieran.

También limpió al animal que rescató. De esta forma, se reveló un pelaje negro y un cuerpo redondo con cuernos. Tenía el tamaño de un gato, lo que significa que es perfecto para abrazar.

Era muy suave y esponjoso al tacto, como un Pomeranian con mucho pelo.

—… ¿Alguna vez vio a este animal?

—No…

Tiararose lo secó con su chal y lo observó de cerca. Su apariencia, desconocida, le hizo preguntarse si no se trata de alguna clase de hada.

—Princesa Tiararose, por ahora, debería regresar a su cuarto. Tomaré al animal.

—Sí, gracias Tarmo… ¡Aahhh!

Cuando intenté extenderle el animal, comenzó a revolverse y enloquecer. Se las arregló para escapar del agarre de Tiararose y, aunque se dio la vuelta para mirarla una vez, corrió directo hacia los arbustos. Tarmo corrió detrás de él e intentó encontrarlo, pero no estaba por ninguna parte.

—Buscaré con los otros caballeros, pero por ahora, vamos a regresar.

La salud de Tiararose era lo más importante.

El misterioso color del agua. El animal desconocido. Claramente, algo extraño estaba sucediendo.

—Muy bien. Lo lamento, no lo estaba sosteniendo con firmeza.

—No es su culpa, princesa Tiararose. No se preocupe por ello. Ahora, debemos secarla.

Tarmo era su guardia, así que no podía dejarla y perseguir al animal. Lo más importante ahora era regresar a Tiararose a su cuarto donde estaría a salvo.

♦ ♦ ♦

— ¡Tiara!

—Príncipe Aqua…

Cuando terminó de tomar un baño, un preocupado Aquasteed la esperaba en su cuarto.

—Estoy feliz de que estés bien —dijo en el instante en que la vio, y la abrazó.

—Lamento haberte hecho preocupar…pero como tengo el anillo de Pearl, nada podía sucederme.

—De verdad…no deberías hacer algo como eso aunque tengas ese Anillo. Pensé que iba a tener un ataque al corazón cuando Tarmo me contó lo que sucedió. —Aquasteed suspiró.

Hizo que Tiararose se sentara en el sofá y le dio algo de té. Aunque ella se había bañado, él no se sentiría cómodo hasta que la viera descansar un poco. También tenía algunas galletas y se las ofreció, mientras se sentaba a su lado.

—Hablando de eso, ¿encontraron al animal…?

—Todavía no. Tarmo está liderando el equipo de búsqueda. Pero, es probable que ya esté lejos del castillo.

—Después de todo, hay montañas cerca.

Probablemente, provenga de ellas. Podrían continuar buscando por unos días, pero si no lo encontraban, la única conclusión sería que había abandonado los terrenos del Castillo. Sin embargo, el verdadero problema era el manantial.

—Nada como eso había sucedido antes. Hay muchos caballeros, por lo que los extraños no pueden entrar fácilmente.

Estaban dirigiendo una investigación y Aquasteed dijo que pronto deberían encontrar la razón. Le dijo a Tiararose que debía esperar tranquila, hasta que el asunto se calmara.

—Me aseguraré de permanecer lejos del camino de todos… ¿Huh?

— ¿Qué?

Tiararose sintió que alguien la observaba, así que se giró hacia la ventana.

El animal que había rescatado del manantial estaba allí, observándola.


Sharon
Bien, esto se está volviendo interesante. Ahora, ¿podemos hacer una pequeña escena? Recreemos el momento en que Tarmo le contó a Aquasteed que su amada Tiararose saltó a un charco de veneno, ¿por favor?</p> <p>Aquasteed: Oh, Tarmo, ¿cómo está todo? Escuché que Tiararose salió a los jardines a dar un paseo, ¿hubo algún problema?</p> <p>Tarmo: Bueno...eso depende de lo que usted entiende como un problema</p> <p>Aquasteed: ¿Eh?</p> <p>Tarmo: El manantial está envenenado.</p> <p>Aquasteed: ¡¿Eh?!</p> <p>Tarmo: Y la princesa vió a un animal ahogándose en él.</p> <p>Aquasteed: ¡¿¡Ehh!?!</p> <p>Tarmo: Y...como que...bueno, saltó adentro.</p> <p>Aquasteed: ¡¿¿¿EHHHHHH???!</p> <p>Tarmo: Pero se encuentra... ¡Oh! Se fue. Bueno, mi trabajo está hecho.</p> <p>Los invito a compartir cómo imaginaron ustedes esta escena. Spoiler: En todas, Aquasteed termina con un paro cardíaco.

| Índice |

5 thoughts on “Villana mimada por el príncipe vecino – Capítulo 63: El pequeño visitante

  1. LaOtakaRara says:

    Me imagino la escena tipo:
    -El de cabellos azules oscuros se encontraba bebiendo una taza de té mientras le daba una hojeada a la ultima pila de documentos que tendria que llenar antes de poder retirarse a visitar un rato a su amada y pacifica esposa, una leve sonrisa se formo en su rostro al pensar en ella, habia escuchado por parte de Elliot que habia visitado los jardines por lo cual quizas podria verle ahí en un rato, pronto entro su fiel caballero Tarmo, Guardaespaldas de su bella y amada Tiara
    —¿Y bien? ¿Como ha ido todo?— Pregunto el principe heredero sin desviar la mirada de sus papeles
    —Su alteza, Durante la visita de la princesa ha querido… visitar el manantial…— Sus palabras se arrastraban un poco, sin embargo, no sabia como describir la situacion, aquasteed alzo la vista de sus papeles para mirarle, su tono le estaba preocupando
    —¿Y que ha sucedido? ¿Le ha gustado?— Preguntó, realmente queria recibir una respuesta afirmativa y escuchar que no habia sucedido nada
    —El manantial ha sido envenenado, mientras estabamos ahí vimos a un animal pequeño ahogandose en el centro de el manantial, por lo que la princesa Tiararose ha saltado dentro a salvarlo…— Este bajo la cabeza en señal de disculpa, iba a continuar hablando hasta que escucho como un alertado Aquasteed se levantaba dando un golpe a la mesa, algo que alerto tanto a el caballero como a su fiel ayudante, no dejo continuar al caballero pues ya habia salido rumbo a la habitacion de su amada esposa con un rostro demasiado palido para ser verdadero
    —¿Y bien? ¿Como esta la princesa Tiara?— Pregunto Elliot mientras ordenaba los papeles que Aquasteed casi tiraba
    —La princesa… Esta sana y salva…— Dijo un rendido caballero mientras ambos observaban la salida de la habitacion por la que se fue el preocupado Aquasteed, preocupados.

    Algo así¿ jsajs xD No corregire las faltas de ortografia, me da pereza…

  2. Haomuri says:

    Jajaja no si Aqua no gana para sustos con Tiara XD. Y Tiara súper con “y más podría pasar?” O con “y que puede salir mal” jajaja AY NIÑA!!! lo bueno que es más madura que Akari lol

    Y aquí sigo yo leyendo desde ayer xD. GRACIAS POR TRADUCIR! <3

  3. Yinett says:

    Jaja, pobre Aqua, va a necesitar un marcapaso (creo q es así como se llama, esa cosa del corazón), yo me imagine la escena así:
    Tarmo:*entra a la habitación exaltado*
    Aqua: Tarmo, que sucede?
    Tarmo: Lo siento mucho su alteza, la princesa Tiara rescató un animal.
    Aqua: Un animal? Pero que tiene eso? Es un animal peligroso?
    Tarmo: El problema es que para ello salto al manantial… que parece estar envenenado…. además de que dicho animal es de una especie desconocida… y tiene cuernos.
    Aqua: …. (Pierde la conciencia por 10 segundos)
    Tarmo: Resista su alteza!
    Aqua: *recupera la conciencia y sale gritando* Tiaraaaaaa!!! Ese bicho es del diablo!!! (Ok no)
    Bueno ya. Gracias por el cap.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *