Villana mimada por el príncipe vecino – Capítulo 66: Una divertida fiesta de chicas

Traducido por Sharon

Editado por Ayanami


Cuando Tiararose y Aquasteed se retiraron a su cuarto al finalizar la cena, de inmediato, fueron visitados por las sirvientas de Akari.

Philliane salió a verlas, pero dejó escapar un grito sorprendida al escuchar lo que dijeron.

— ¿Qué?

—Es un regalo de la Señorita Akari para el príncipe Aquasteed y la princesa Tiararose.

—Oh…pero…seguramente…esto es…

¿Qué está pensando?

Philliane sintió que la rabia aumentaba en su interior, pero intentó evitar que se mostrara y sonrió.

El regalo de Akari…eran unas pijamas.

Estaban envueltas con lindos y coloridos moños dentro de una bolsa, al igual que los regalos que los objetivos de captura daban en el juego. Por supuesto, ellos nunca dieron ropas nocturnas.

Philliane lucía confundida por esto, pero la sirvienta de Akari tenía órdenes y no retrocedería fácilmente.

—También nos preguntamos si estaría bien dar algo con tan poco gusto…y se lo transmitimos.

Ah, entonces, incluso las sirvientas estaban conscientes de que era algo inusual…Philiane se sintió mal por ellas.

—Bueno, entonces, las aceptaré.

—Gracias, eso sería de gran ayuda para nosotras.

Las sirvientas se inclinaron, y Philliane suspiró. Mientras se preguntaba qué hacer con el regalo, Tiararose salió del baño y le preguntó qué sucedía.

—Oh, la Señorita Akari envió algunos pijamas como regalo… ¡Oh!

¡La forma en que está envuelto…!

Tiararose reconoció de inmediato que era igual que en el juego, y estaba tan conmovida que jadeó con fuerza. Philliane la miró con sospecha.

—Oh, no es nada —sonrió Tiararose y contuvo el aliento para que su sirvienta no se diera cuenta.

Ahora que lo pienso, en la cena, ella dijo algo acerca de una sorpresa.

Y así, Tiararose se dio cuenta que se refería al objeto frente a ella.

—Princesa Tiararose…no debería aceptar algo que se usa durante la noche…

—Bueno, prometí encontrarme con Akari en la noche, así que aceptaré el mío. Pero el príncipe Aquasteed no tiene uso para esto, puedes regresarlo.

—En efecto.

Tiararose le dio sus órdenes a Philliane y regresó a su cuarto para cambiarse. Las sirvientas de Akari estaban dispuestas a comprometerse, siempre y cuando aceptaran un par. Así, tomaron los pijamas de Aquasteed y se fueron en silencio.

♥ ♥ ♥

Las lámparas emitían una luz tenue, mientras el resto del cuarto estaba iluminado con velas aromáticas.

Pasteles, macarrones, galletas, chocolates…una gran variedad de dulces fueron preparados. El olor y la calidez del té hicieron que sus cuerpos se relajaran.

Las pijamas que Akari preparó, lucían como remeras y caían hasta las rodillas. Eran muy comunes en el Japón moderno, pero este tipo de ropas no se vendían en este mundo.

Tiararose sintió que estaban fuera de la norma.

Fue invitada al cuarto de Akari, donde ellas dos y Olivia participarían en una fiesta de chicas. Por supuesto, Tiararose trajo a Liliarge con ella.

Todas estaban acostadas en la cama, charlando.

—Princesa Tiararose, ha pasado tiempo.

— ¡Señorita Olivia! Estoy feliz de verla de nuevo.

Una vez que terminaron los saludos, Akari miró a Liliarge en los brazos de Tiararose, y sus ojos brillaron.

—Eso no es…un animal de peluche, ¿verdad?

—No. La traje para presentárselas.

— ¿’La’?

Akari inclinó la cabeza a un lado. Olivia comentó que nunca había visto un animal de peluche como ese antes.

—Soy Liliarge, pero por favor, llámenme Lilia.

—Puede hablar… ¡Qué adorable!

— ¿Qué está sucediendo? ¿Un animal…?

Akari se emocionó ante la adorabilidad de Lilia. La abrazó con fuerza y enterró su rostro en su pelaje. Se había movido tan rápido que Tiararose se preocupó. Aunque lucía como un lindo animal, era la primera reina de Marineforest.

— ¡Señorita Akari, por favor detente! ¡Lilia no es el tipo de persona que puedes abrazar con tanta casualidad!

— ¿Huh?

Tiararose prácticamente jadeaba, mientras Akari vacilaba y miraba a Liliarge. Las dos damas lucían confundidas, probablemente, era porque pensaban que no existía un personaje como este en el juego.

— ¿No es un hada?

—Oh, creo que tienes una buena idea, Olivia —asintió Akari.

—No, estás equivocada —dijo Liliarge y sacudió su cabeza. Luego continuó, casi avergonzada: —Soy Liliarge Marineforest. La esposa de Pheles.

— ¡¿Qué?!

Akari y Olivia se atragantaron al mismo tiempo.

—Soy la esposa del rey Pheles, el primer rey de Marineforest.

— ¡Tus conocidos son muy interesantes, princesa Tiara!

Mientras Tiararose les explicaba, Akari dejó escapar gritos emocionada.

—Oh, wow. ¡¿Así que el rey Pheles tenía un fetiche por los no-humanos?!

—Es una sorpresa…pero puedo acostumbrarme a la idea.

—Sí, sí…me gusta. El Primer Rey era alguien perfecto. Sería normal que tuviera aunque sea una cualidad extraña. Y si le gustaban los no-humanos, entonces debían aceptarlo —dijo Akari con una expresión seria.

—Um, yo…

—Reina Lilia, eres tan suave…puedo ver por qué él querría abrazarte.

—Sí, el Rey Pheles no sería capaz de resistir tu suavidad.

Antes de que Tiararose entendiera lo que estaba pasando, sus ilusiones se volvieron más y más serias.

— ¡Oh! Espera un minuto, Olivia… ¡Acabo de pensar en algo increíble!

— ¿Qué es, Akari?

—Si ella es la Primera Reina… ¡Eso quiere decir que está emparentada con el príncipe Aqua! ¡Eso significa que él tiene sangre de no-humanos!

— ¡Oh, eso es verdad…! Pero, ¿puedes tener hijos humanos cuando luces como una bestia?

—Hehe, ¡lo sé! ¡Probablemente, pueden convertirse en humanos en la luna llena…!

— ¡Oh, entiendo!

Tiararose sostuvo a Liliarge, mientras las miraba con tristeza. En primer lugar, era noche de luna llena, así que la teoría de Akari estaba claramente equivocada. Liliarge estaba confundida por sus gritos y no podía mantenerse al día.

¿Qué debería hacer?”, parecía decir su rostro.

—Um, puedo lucir de esta forma ahora, pero en realidad soy humana.

Akari y Olivia lucían sorprendidas por su confesión. Ambas la miraron con comprensión, pero algo decepcionadas.

—Chicas, no deberían hablar sobre la reina Lilia de forma tan grosera…

—Lo lamento.

—No estaba pensando. Lo lamento.

Ahora lucían tristes, así que Liliarge intervino.

—Por favor, no se preocupen por ello.

—Pero, ¿por qué vino a Lapis Lazuli? —Preguntó Olivia

—Oh, ¿fue para encontrarse conmigo? —Dijo Akari, en su propio mundo.

—Es porque el poder del rey Pheles es inestable…

— ¿Huh? ¿Qué significa eso…?

—Ella dice que si las cosas permanecen como están, Marineforest podría caer en un gran peligro —explicó Tiararose —hay un objeto en la tumba de los padres de Pheles en Lapis Lazuli que ayudará a calmar las cosas.

—Sin embargo, ha pasado mucho tiempo. No sé dónde está…o si aún existe.

Al escuchar esto, Akari asintió.

Entre ellas, Olivia era quien más conocimiento tenía del juego. Sin embargo, Akari vivía en Lapis Lazuli, y actualmente estaba feliz, considerando su vida como la secuela del juego. Por ello, entre las presentes, es quien más sabe del país.

Es quien tiene más probabilidades de poseer la información.

—Bueno, es una coincidencia bastante grande. Saben, le escribí una carta a Tiararose. La envíe porque descubrí una tumba antigua.

— ¡Entonces…!

Quizás, quizás… ¿Es posible que sea la tumba de los padres de Pheles?

Los ojos de Liliarge estaban llenos de esperanza, mientras miraba a Akari.

—No sé si es lo que buscan, pero sentí un poder misterioso…así que debe ser un lugar importante.

— ¡Quiero ir! ¡Quiero ir tan pronto como sea posible! ¡Por favor llévame ahí, Tiararose!

—P-Por supuesto…pero no podemos ir de noche, reina Lilia. Y tampoco deberíamos ir solas —dijo Tiararose.

Tendrían que llevar guardias y hacer los preparativos adecuados. Y como Aquasteed fue reconocido por el rey Pheles, él también debe acompañarlas. Por eso, Tiara les dijo que esperasen hasta la mañana.

Liliarge asintió a su explicación.

—Lamento ser tan egoísta…

—No, es comprensible que estés tan ansiosa.

—Sí. Iré con ustedes mañana, ¡seguramente, encontraremos el objeto que buscamos!

—Yo también las acompañaré. Levy nos ayudará a investigar.

—Tiararose, Señorita Akari, Señorita Olivia…muchas gracias —una lágrima bajó por los ojos de Liliarge —no esperaba ser tratada con tanta amabilidad…además, acabo de conocerlas…

—Oh, por favor no llore, reina Lilia. Debería sonreír, es muy linda. ¡Coma algunos dulces, acuéstese y relájese! ¡Debemos tener fuerzas para mañana!

— ¡Sí!

Liliarge sonrió ante la sugerencia de Akari y comenzó a comer macarrones.

— ¡Estos me encantan!

— ¡Tiene un gran gusto, reina Lilia! A mí también me gustan los macarrones.

—Tiara, a ti te encanta todos los dulces.

—Oh, eso es verdad…

Ante esto, Olivia expresó una carcajada, y las otras se le unieron.

—Hehe. Rodando en la cama y comiendo dulces…no hay mayor lujo.

—Era bastante común en Japón, pero aquí es considerado de mala educación.

— ¡Sí, es verdad! Mi sirvienta siempre se enoja.

—Señorita Akari, por favor no hagas eso…

Sólo podían actuar de este modo porque se aseguraron de que no hubiera nadie en el cuarto. Tiararose y Olivia le aseguraron a Akari que, definitivamente, no podía actuar de esta manera frente a las sirvientas.

—Ya lo sé —dijo Akari. Y con ello, se dieron cuenta de que era demasiado tarde. Ya lo había hecho y le dieron una advertencia.

—Mientras los reinos se desarrollan y florecen…la vida se volvió más sofocante, ya veo —dijo Liliarge con tristeza.

—Reina Lilia…

Había vivido en Marineforest hace más de mil quinientos años. En ese entonces, había más naturaleza, las hadas y les personas eran más cercanas. Comparado con la actualidad, había más libertad.

—Pero…el Marineforest actual, es pacífico y cálido. Me encanta.

—Sí. Yo también amo Marineforest —concordó Tiararose. Akari y Olivia también asintieron, profesando su amor por el país vecino.

—Gracias. A ambas.

Y, de esta manera, la fiesta de dulces de Akari continuó hasta la media noche.


Sharon
Y mientras la esposa está de parrandas, Pheles quedó solo con unos peces raros de compañía... ¡Por supuesto que se va a sentir mal! No puedo dejar de pensar en el Primer Rey sentado solo en el trono, jugando sudorokus y perdiendo el tiempo XD

| Índice |

2 thoughts on “Villana mimada por el príncipe vecino – Capítulo 66: Una divertida fiesta de chicas

  1. Estefania1982 says:

    Eso me hace pensar. Le dan mucha importancia al rey pero no a la reina. Digo yo, cuando coronaron a Aqua como rey no deberían hacer lo mismo con ella? El rey lo maneja todo y la mujer solo hace fiestas? No me gusta este desequilibro.

  2. Yinett says:

    XD si es cierto, pobre Pheles, es el vivo ejemplo de #QuedateEnCasa por más de 1000 años y con la tensión de si el sello del monstruo se rompe….. Ojalá ya se deshagan de ese monstruo a ver si ya es libre, me lo imagino cómo Elsa: Libre soy! libre soy!! :v ok no.
    Gracias por el cap.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *