Villana mimada por el príncipe vecino – Capítulo 8: La ansiedad y el crecimiento de Hartnight

Traducido por Sharon

Editado por Narumi


Caminando lentamente a través del corredor lujosamente decorado, Hartnight alcanzó la Habitación de Invitados.

Era el lugar donde se les daba la bienvenida a los invitados del castillo, pero ahora la heroína Akari está bajo arresto aquí. Un Caballero está de pie en la entrada, implicando que mantenía la guardia.

―Abrela.

―Recibí la orden de Su Majestad de no dejar a nadie entrar.

Hartnight le ordenó al Caballero, pero una estricta notificación ya fue hecha por el Rey. El serio Caballero no podía cumplir con las palabras del Príncipe Hartnight.

Sin embargo, él realmente quería hablar con Akari. Desde la Fiesta de Graduación, no había hablado con ella.

Además, debido a que estaba bajo arresto domiciliario… estaba preocupado por su estado mental.

―No me quedaré mucho tiempo. Sólo quiero observar un poco la situación.

―Pero…

Si fuera el comando del Rey, Hartnight usualmente lo obedecería. Actualmente, es el Rey Alexander quien lidera a la Orden de Caballeros, y no Hartnight.

Él entiende bien que no puede desobedecer la orden dada a la Orden de Caballeros.

Sin embargo, esta vez Hartnight no se rendirá.

―Por favor, posiblemente…

―¿Su Alteza?

―… No. Puede que haya hecho una decisión equivocada. Pienso que es necesario tener una conversación con Akari para confirmarlo.

―…

El caballero escuchó a las serias palabras de Hartnight y abrió sus ojos sorprendido.

Después de que la chica llamada Akari entró, se volvió alguien sin esperanza; y fuera de control. Esos eran los rumores que escuchó. El caballero al principio pensó que no tenía sentido, y que era una mentira.

Pero Philline, una sirviente del Marqués Clementide quien iba al castillo por recados había dicho:

«Mi Tiararose-sama fue herida enormemente por Su Alteza Hartnight…»

Sí, se lamentó un tiempo sobre ello.

Debido a que todos los caballeros habían estado apostados en la Puerta del Castillo antes, todos conocían a Philline, quien solía ir por recados. Una persona que amaba a su Maestra, la brillante y encantadora Philline, era popular entre los Caballeros.

―Para Su alteza pensar eso, me hace muy feliz.

―Realmente, sólo un poco está bien.

Una vez más, Hartnight suplicó por un poco de tiempo.

Como un miembro de la Familia Real, pedirle a un Caballero de esa forma, era absurdo. El Caballero se preguntaba si debería dejar a Hartnight, quien hirió a la inmensamente popular Tiararose, encontrarse con Akari.

―… 10 minutos. Cerraré mis ojos, pero sólo eso.

―Eso realmente ayuda.

Herir a una mujer, va en contra de la caballería. Pero Hartnight es un Príncipe de ese país. Está la posibilidad de que vaya a liderar a los Caballeros en el futuro.

… Su Alteza debe estar intentando crecer. Si es así, como un adulto, debería darle un empujón.

Entiende los sentimientos dolorosos de Philline, pero el Caballero piensa que la gente que falla, crecerá luego.

Pero, por supuesto, no olvidó dejar la puerta abierta por un tiempo y observar el estado dentro.

No es bueno para los hombres y mujeres estar solos antes del matrimonio en lugares públicos, y es responsabilidad del Caballero aguardar la puerta si algo sucede.

Pero rápidamente…

…se arrepintió de dejarle entrar.

♦ ♦ ♦

―¡¡Hartnight-sama!!

―Akari…

Para usar efectivamente los 10 minutos permitidos, Hartnight rápidamente entró en la habitación de invitados.

Sólo Akari estaba allí, sentada en una silla y leyendo un libro despreocupadamente.

―¡Quería encontrarme con Hartnight-sama! ¡¡No puedo dejar la habitación, pensé que moriría en mi tiempo libre sin nada que hacer!!

Akari, quien saludó a Hartnight con una sonrisa, lanzó a un lado el libro y corrió hacia él.

Ella, quien dijo que estaba aburrida, no pensó en lo sucedido en la Fiesta de Graduación.

Hartnight, luego del evento, pensó en varias cosas y no pudo dormir por la noche…

―Pero no pensé que Aquasteed-sama diría tales cosas a Tiara-sama. Espero que Aquasteed-sama no sea engañado por Tiara-sama… ¿qué sucede?

―… Mi compromiso con Tiara, escuché de Padre que fue disuelto. No escuché nada del Príncipe Aquasteed, así que no creo que estén comprometidos.

―Es así.

Akari tenía una expresión claramente aliviada en su rostro.

Ya fuera alivio porque el compromiso entre Tiararose y Hartnight fue abandonado éxitosamente, o porque Aquasteed no estaba comprometido con Tiararose, Hartnight no lo sabía.

Hasta ahora, Akari siempre le había admirado. Los hombres rodeándola, el hermano en ley de Akari y el enfermero, el Capitán de la Orden de Caballeros, ella estaba en buenos términos con varias personas, y no se preocupaba mucho por ellos.

Por supuesto, era porque ellos eran objetivos de captura, pero Hartnight no sabía sobre este hecho.

―Cómo Hartnight-sama canceló el compromiso, ese desarrollo me sorprendió. ¡Estaba segura de que sólo eran íntimos en la superficie después de todo!

Intentó advertirle a la indignada Akari, pero Hartnight decidió soportarlo ya que su tiempo era limitado.

Ahora necesitaba confirmar algunas cosas.

―… Akari, todo lo que Tiara dijo en ese momento, ¿era verdad?

―¿Eh…? Esa vez, ¿a qué te refieres?

Akari inclinó su cabeza y dijo:

―Recuerdo que me habló con dureza y lo difícil que fue..

Así que en otras palabras, en cuanto al contenido de lo que Tiararose dijo, las palabras rudas, se refería a las palabras sobre ser cuidadosa que no le gustaron.

―Es así.

―Pero, debido a que tengo a Hartnight-sama… Tenía esperanzas.

Akari, quien sonrió tímidamente, abrazó con fuerza a Hartnight. Sin embargo, él removió las manos de Akari y se separó.

―¿Hartnight-sama…?

Usualmente, Hartnight la abrazaría con fuerza mientras acariciaba amorosamente su cabello. Pero ahora, no podía permitirse eso.

Hartnight estaba intentando lo mejor que podía para pensar por sí mismo.

―¿Hay algo que te está molestando? Si estás bien conmigo, escucharé, por favor dímelo.

―Molestándome…

―Es cierto. ¿Puede ser que Tiara-sama haya dicho algo?… Esa villana, nunca pensé que se involucraría luego de la parte principal.

Ante Akari, quien inmediatamente asumió que Tiararose tenía la culpa, Hartnight sonrió con ironía.

La última parte la dijo demasiado bajo para alcanzar los oídos de Hartnight, pero ciertamente estaban dirigidas a sí misma.

Akari se preguntaba qué terribles palabras le habría dicho Tiararose a Hartnight. O cómo la personalidad del personaje no encajaba aquí. Una vez que una mujer se torcía, se volvía problemático.

―Desde ese momento, no he visto a Tiara. Sobre la Fiesta de Graduación, he estado solo pensando en varias cosas.

―¿Qué hay con la Fiesta de Graduación? Es verdad, no me gusta estar aquí atrapada de este modo. ¡Me gustaría ir al lugar de Hartnight-sama! ¿Cuándo puedo ir? ¿Cuándo iré al lugar de Hartnight-sama?

―… A partir de ahora, será difícil. Sé que es difícil para Akari, pero espera un poco más.

―Es así… Pero, ¿no podrías apurarte?

Akari está apelando a Hartnight ya que no quiere quedarse sola en la habitación por más tiempo.

Mientras Hartnight sigue dudando, pero hasta ahora siempre había apreciado a Akari. Por supuesto, estaba el deseo de darse por vencido.

Sin embargo, no podía hacerlo según el juicio de Hartnight. A menos que el Rey dijera algo, no podía decidir qué hacer en el futuro y no pudo moverse.

―Hoy en la noche… hablaré con mi padre. Así que hasta que los resultados vengan, sopórtalo por un tiempo.

―… Lo entiendo. Esperaré por Hartnight. ¡Así que por favor dime qué pasó con Aquasteed-sama! Tiara-sama me hizo cosas terribles, quiero salvarle antes que termine herido como yo.

―Akari..

Aquasteed, el Príncipe Heredero de un gran país, nunca resultaría herido por una mujer.

Hartnight pensaba eso, así que Akari simplemente estaba preocupada por que le dijera eso.

Él no quería que el nombre de otros hombres fuera mencionado demasiado en frente suyo, pero Hartnight no tenía la mente para advertirle.

Se preguntó si estaba cansado.

A un lado del agotado Hartnight, Akari hablaba de cuán preocupada sobre Aquasteed estaba.

Además, quería pensar sobre lo sucedido esta vez. Mientras pensaba en ello más y más, Hartnight quería llorar.

“Más de esto, de esta charla… no será bueno mentalmente.” Aunque pensaba esto, no podía poner a un lado a la solitaria Akari, quien todavía charlaba tranquilamente.

―Su Alteza Hartnight, han pasado diez minutos.

―¿Eh?

―Ah, ahh, lamento por ser tan irrazonable. Akari, necesito irme ahora. A pesar de que es inconveniente, permanece en esta habitación un poco más. Si necesitas algo, pregúntale a la sirvienta.

Akari está insatisfecha con la voz del Caballero. Inflando sus mejillas y diciendo:

―Por favor, no vayas a casa todavía.

A diferencia de Hartnight, quien sonrió con amargura, el Caballero le quitó a Akari de encima de Hartnight, diciendo:

―Es una orden.

Ya sea porque estaba sorprendida o no, Akari inadvertidamente retrocedió.

―Su Alteza, Hartnight.

―Lo sé… Vendré otra vez.

―¿Eh…? ¡¡Espera un momento, Hartnight-sama!!

Hartnight asintió ante el Caballero y dejó la habitación inmediatamente.

Y el Caballero restringió a Akari, quien intentó evitar que se fuera.

“Nunca pensé que habría tal mujer”, pensó el Caballero mientras observaba a Hartnight irse agotado.

♦ ♦ ♦

Alfombras de vívidos colores, complementando a su Maestro. El vidrio sobre el escritorio estaba lleno con un vino doméstico lujoso, usando jugo de frutas.

Sentado en una silla estaba Alexander, el Rey del país, y a su lado su hijo, el Príncipe Hartnight.

―…

A pesar de que eran padre e hijo, había un pesado silencio entre ambos.

Ahora es la noche luego de la Fiesta de Graduación. El encuentro entre Alexander y Aquasteed debería haber sido llevado durante el día.

Es por eso que Hartnight estaba más nervioso de lo usual. Qué diablos es lo que su padre tenía que decirle…

―Hartnight, escuché que fuiste a ver a Miss Akari hoy, ¿no?

―… ¡! Sí. Estoy muy arrepentido por el comportamiento egoísta.

El serio caballero aún así reportó a pesar de haber dicho que cerraría sus ojos. Si ese es el caso, Hartnight suspiró ya que los contenidos de la conversación también serían reportados.

Inmediatamente se disculpó, pero parece ser que no era necesario.

―Entonces, ¿tienes algo de lo que hablar?

―Debería haber escuchado la historia de Tiara. Sin preguntarle nada, sólo tome en cuenta las palabras de Akari.

Apretando sus manos con fuerza, el rostro de Hartnight tenía una expresión dolorosa.

Sin embargo, ¿ante quién debería ir y disculparse luego de ir tan lejos? Antes de eso, sería rechazado por su padre, el Marqués Clementide, sin siquiera poder verla.

―Tú y Miss Tiararose fueron comprometidos y unidos desde que eran jóvenes. Sin embargo, tus acciones no son adecuadas como parte de la Realeza, y como ser humano. De ninguna forma es justificable.

A Akari le gusta Hartnight. Eso es un hecho innegable.

… ¿Entonces qué hay de Tiararose?

Para calmar su aliento, Hartnight tomó una respiración profunda.

Y entonces lentamente habló sobre lo que sentía.

―Tiararose miraba a este país, el Reino de Lapis Lazuli, y lo observó de cerca. Desde la posición de la nobleza y la posición de los plebeyos. Y tiene un inmenso orgullo… Creo que entiende su propio futuro muy bien.

―… Es así. Miss Tiararose entiende con firmeza que es la hija del Marqués en Lapis. Es por eso que observaba con firmeza a Hartnight. ¿Estoy en lo correcto?

―No, es diferente… Fui muy apreciado por Tiara.

«¡Su Alteza Hartnight, por favor no huya durante las lecciones y moleste a los profesores!»

«Todos tiemblan al principio… Yo también estoy temblando. Pero, estamos juntos. Porque no estamos solos, hagamos lo mejor juntos, ¿sí?»

«¡Por favor, tenga más fé en usted! ¡¡Es el Príncipe Heredero de este país!!»

«Por favor, domine por lo menos tres lenguas. Dejando de lado otros países, le seguiré.»

«La principal prioridad de un Caballero es la orden de Su Majestad. ¡Su Alteza no debe dejarse engullir por sus propios deseos!»

Recuerdos de cuando era joven surgieron.

Es verdad que el tono de Tiararose es estricto, pero dijo e hizo todo por el beneficio y bienestar de Hartnight.

―Y aún así… No creí en Tiara y terminé lastimandola.

―Si entiendes eso, significa que ya has crecido. Sin embargo, lo sucedido esta vez no es ligero.

―… Sí.

Hartnight, quien asintió con una expresión seria, ya había aceptado todo.

Y así, esperaba, sabía y aceptaba lo que sucedería.

Estaba encantado de que su hijo finalmente haya crecido.

… Pero, ¿por qué tuvo que hacerlo luego de cancelar su compromiso con Tiararose…?

Alexander suspiró profundamente en su mente.

| Índice |

12 thoughts on “Villana mimada por el príncipe vecino – Capítulo 8: La ansiedad y el crecimiento de Hartnight

  1. Lirio Alicia says:

    Obviamente la heroína quiere ir x la ruta del harem inverso 😮😮😮 pero q no para eso no debía comprometerse con ninguno 🤔🤔🤔 o ella si había jugado la segunda parte y pensó q tenía tiempo antes de los eventos del príncipe Aquasteed?? 🤔🤔🤔
    Gracias por la droga 😆😆😆

  2. Alis says:

    Son ideas mías o pareciera que la heroína que controlaba la mente al príncipe? El decía estar muy agotado y sin poderse concentra.

  3. Dani~~ says:

    padre- MI hijo es un idiota, pero creció, aun así sigue siendo un idiota.
    hijo- Me arrepiento de pensar por la cabeza equivocada
    jajaja resumen del capitulo XD!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *