Voy a vivir mi segunda vida – Capítulo 1: ¿Dónde está mi vida? ¡Jaque mate en mi primer movimiento!

Traducido por Army

Editado por Sakuya


La comprensión de Fii la golpeó mientras se sentaba en un pabellón trasero relativamente pequeño de un palacio, que de otra manera sería innecesariamente grande, llevándose a la boca cucharadas de sopa fría. Se sentó sola, sólo con la compañía del jefe de cocina, quien era el único que trabajaba aquí. El jefe de cocina, a su vez, había estado luchando para que le acepten la carta de renuncia.

Afuera, el sonido de los fuegos artificiales llenó el aire, mezclados con los sonidos de la celebración que se elevaban entre las multitudes reunidas, hasta el punto en que era incluso audible donde Fii estaba sentada.

Parece que es toda una celebración.

Fue una observación precisa. Después de todo, hoy era el día de la boda del Rey Roy, de uno de los reyes más importantes de los Grandes Reinos del mundo, y de la Princesa Fielle, del reino de Deman.

Su Alteza era bueno en lo que hacía, es decir, en el análisis de la situación y en la toma de decisiones. Estaba profundamente involucrado y apasionado en sus deberes políticos dentro del reino, a menudo resolviendo problemas y participando en asuntos diplomáticos extranjeros, incluso a su corta edad. Las acciones del rey Roy llevaron al ya gran reino de Orstoll a una era de mayor prosperidad, y él era un rey del pueblo querido y respetado.

Para colmo, su elegante apariencia redujo a las princesas de los reinos circundantes a tontas babeantes. Sin embargo, ni siquiera hubo un rumor de que el rey Roy mostrara interés en el romance, y esto era una preocupación constante en los corazones de la gente de Orstoll.

Debido a su fría indiferencia hacia las mujeres, el rey Roy se ganó el apodo de “Rey de hielo”.

Army
Se que estoy interrumpiendo, pero pido una corrección- El papucho de hielo

Habiendo dicho eso, fue este mismo matrimonio del Rey de Hielo con la princesa del Reino rural de Daeman lo que llevó a las celebraciones afuera hoy. Sin embargo, lo interesante es que no se trataba de un matrimonio arreglado por los preocupados consejeros, ni fue un matrimonio de conveniencia por lealtad a los deberes del trono. Fue una situación completamente distinta y pasó así:

—Me gustaría tomar a la princesa Fielle de Daeman como mi prometida.

Fueron las mismas palabras que salieron de sus labios cuando vino a pedir su mano.

Y es por eso que esta noche se llenó el cielo de masivos fuegos artificiales.

Fii miró el cielo lleno de estrellas a través de la ventana, maravillándose de cómo eran ridículamente grandes. Las explosiones resultantes resonaron en el cielo nocturno como truenos.

Esto es mucho más que una celebración típica…

Quizás vale la pena mencionar que Fielle, siendo la princesa de un reino rural, fue su única desventaja. Tenía una buena cabeza sobre los hombros, una gran personalidad y era hermosa hasta el extremo. Sólo mirándola, nadie pensaría que proviene de un reino rural. Además, Fielle parecía haber sido bendecida con un poder extraño desde su nacimiento, y también era conocida como “La sacerdotisa de la curación”.

Si se tienen en cuenta todos estos factores, se podría decir que este matrimonio fue toda una joya de la corona del Reino de Orstoll.

Por eso un retrato de la pareja abrazada y sonriente volaba por los aires, colgado de la góndola de un globo aerostático. Ciertamente, fue un día bullicioso de felicidad y celebración a gran escala.

Por otro lado, hoy también era el día del matrimonio de Fii y el Rey Roy, aunque a nadie le interesaba en absoluto. Vale la pena mencionar que Fii era la princesa olvidada, como Fielle princesa de Daeman. Para ser precisos, eran gemelas.

En contraste con las multitudes que festejaban salvajemente en dirección al palacio principal, estaba el pequeño pabellón trasero construido al lado de dicho palacio, que actualmente alberga a Fii y su sopa fría, además del cocinero principal, que actualmente fingía vergüenza y arrepentimiento mientras pedía permiso para renunciar.

¿De verdad cree que diré: “Sí, adelante”?

Y eso fue casi como una ocurrencia tardía, ni siquiera una gran consideración, tan insignificante como el dedo meñique de uno. Tal era la importancia relativa de las circunstancias de Fii, en comparación con su gemela.

Para ser totalmente franco, la propuesta de matrimonio del rey Roy de Orstoll estaba completamente fuera de lugar y tremendamente sorprendente.

No obstante, la popularidad de Fielle estaba justificada. Con una cara linda, gran personalidad e inteligencia, no había forma de que no la trataran como tal, lo suficiente como para atraer a príncipes pretendientes de todo Daeman.

Pero, después de todo, era una princesa de un pequeño reino rural. Dicho de manera agradable, era un reino algo grande, pero todavía en desarrollo. La gente de Daeman pensó en ello como nada más que una adquisición de tierras, o simplemente un medio para expandir el ya vasto territorio de Orstoll.

Orstoll era, en más de un sentido, el centro del mundo. Tenerlo en el bolsillo, a su vez, era impensable para el reino rural de Daeman.

—Me gustaría la mano de Fielle en matrimonio, pase lo que pase.

Al recibir esta carta, el Rey de Daeman, quien naturalmente era el padre de Fii y Fielle, no perdió tiempo en explotar completamente la situación. Ah, y realmente lo hizo.

Como tal, se presentó una lista de demandas al rey de uno de los Grandes Reinos de la tierra.

—Sería un gran honor para ti tomar a Fielle como tu Reina. Sin embargo… Fielle tiene mucha demanda y su popularidad no conoce límites. Y como tal… príncipes pretendientes de muchos, no, de todos los países… todos compiten por su mano. Entonces… como estoy seguro de que comprenderá. Debe haber algunos… méritos en este arreglo, ¿no?

A la manera estereotipada y cruda de un campesino, el rey de Daeman produjo demanda tras demanda, principalmente de oro, plata u otros metales preciosos, además de piedras preciosas y valiosas obras de arte. Aunque había pensado que serían rechazados con una brusca negativa, por razones desconocidas, todas estas demandas fueron rápidamente aceptadas.

Y el que estaba irónicamente nervioso por todo esto era, por supuesto, el padre de Fii y Fielle, el Rey de Daeman.

¿Se supone que debemos hacer demandas aún mayores?

El Rey de Daeman era verdaderamente un sinvergüenza, al menos, pensaba como tal.

Pero como ya se había cumplido una vez una extensa lista de demandas, no había razón para querer más. Tal era la valentía, o la falta de ella, del Rey de Daeman, que habría quedado impresionado por una sola mirada de los monarcas de los Grandes Reinos.

Fue entonces cuando se le ocurrió una idea.

—Si vas a tomar a Fielle como tu reina, entonces también tendrás que tomar a Fii como tu esposa.

Por supuesto, era una tradición bien conocida que los matrimonios entre la realeza unieran dos reinos, y un solo reino que proporciona dos novias no era algo desconocido en lo más mínimo. Para decirlo sin rodeos, fue una preparación para el inevitable escenario de “qué pasaría si…”

Sin embargo, ver realmente implementada tal práctica, era una rareza. Uno podría preguntarse por qué tal práctica se propondría en un momento así, pero algunas preguntas no tienen respuesta.

Quizás, se podría decir que una de las razones fue que Fii era irremediablemente impopular.

Ella era la princesa de un reino rural, sin ningún beneficio. Incluso hablar de matrimonio era una tontería. No tenía ningún encanto del que hablar, y mucho menos la cantidad necesaria para conseguir un príncipe pretendiente.

Bueno, eso básicamente significa que no tengo ningún valor como reina en absoluto…

Y ahí fue donde el Rey de Daeman centró sus intenciones y esfuerzos.

—Nuestro reino proporcionará dos novias. Si es posible, por favor, ¿proporcionar la dote para ambas?

Todas las demandas irracionales del rey de Daeman, incluida la de la novia extra, fueron aceptadas sin mucho alboroto.

Uno se pregunta exactamente cuánto se había enamorado el rey Roy de Fielle. Habiendo obtenido una dote diez veces superior al valor para dos personas, y una variable no especificada de riquezas y recursos, de lo contrario, el Rey de Daeman estaba muy satisfecho, casi hasta un punto en el que se sentía lleno de sí mismo.

Tanto es así que, al día siguiente, Fii, muy harta, golpeó la cara del Rey de Daeman con la rodilla y le rompió la nariz de una manera convenientemente graciosa y escapó para no volver.

Pero Fii fue capturada por un grupo de caballeros campesinos, una rutina tediosa, capturada, restringida y llevada a Orstoll con rudeza.

Y como si su cuerpo fuera de contrabando, fue tratada como una sustancia peligrosa y luego depositada sumariamente en un pequeño pabellón construido al costado del palacio principal.

Para las personas que confundieron los nombres de Fii y Fielle, esa es una historia de cuando todavía estaban en el útero.

Cuando el Rey de Daeman supo que la Reina estaba embarazada de gemelos, se prepararon dos nombres. Y, finalmente, llegó el momento en que nacieron los gemelos.

La primera hija nació en un ataque de llanto y lágrimas, una niña terriblemente normal y saludable. Cuando se le presentó al rey de Daeman, él había afirmado que ella tenía un rostro más apropiado.

—Aunque somos un reino rural pequeño, tú eres un heredero muy apropiado. La primera princesa de Daeman. Y para ti, este nombre ha sido preparado con antelación. Tu nombre es Fie…

Y justo en ese momento, nació el segundo hijo.

En contraste con el primer hijo, ella era mucho más tranquila y tenía una extraña habilidad para atraer los ojos de todos los que la rodeaban.

—¡Oh… oh! Esto es…

Al ver esto, el Rey de Daeman dijo así, con una voz emotiva:

—¡Una niña de incomparable belleza! ¡Una niña envuelta en una luz misteriosa! Este tiene que ser un niño especial. Tenemos que concederle un nombre apropiado para esta niña. ¡Sí, lo hemos decidido! Tu nombre será Fielle. ¡El nombre más honrado y real transmitido en nuestra familia real!

Y después de eso, esa niña, que era hermosa más allá de los medios, irradiaba sabiduría más allá de sus años, que estaba rodeada de un aire regio, había encantado al Rey de Daeman, tanto que se olvidó de su primogénito durante aproximadamente seis meses. Aunque las niñeras la cuidaron adecuadamente y, como tal, nunca tuvo ningún peligro en su vida, hacía mucho que se había perdido el período en el que se daban nombres a los herederos.

Entonces, el oficial de registros, que realmente solo quería terminar con esto, terminó escribiendo formalmente su nombre como “Fii”. Y, por supuesto, como resultado de la absoluta belleza de la segunda princesa Fielle, el Rey de Daeman casi se había olvidado de la existencia de Fii.

Como si fueran un conjunto, una deseada y la otra no, la pareja de princesas se vendió. Decir que era una práctica diabólica no estaba muy lejos de la verdad.

Y así fue como Fii, que finalmente había llegado a la capital, terminó en un anticuado pabellón del palacio principal, atrapada y destinada a no encontrarse con una sola persona el día de su supuesta boda.

El relativo maltrato de Fii, se intensificó a medida que pasaron los días.

Aunque este pabellón y su patio se encontraban en los terrenos principales del castillo y estaban rodeados por cuatro muros, todos los guardias evitaban la única entrada al mismo.

Finalmente, los guardias apostados ahí comenzaron a verlo como una molestia, por lo que durante el día ninguno de los dos estaba a la vista. Por lo general, se habían ido antes incluso de que tuviera lugar el cambio de guardia. Cuando se producían los cambios de turno, los horarios siempre estaban desactivados y ni un solo guardia aparecía para el turno de vigilancia.

Para colmo, los guardias presentes dejarían su puesto vacío, incluso si no había nadie ahí para hacerse cargo, lo que básicamente significaba que, a esta hora de la noche, literalmente, no quedaba nadie de guardia.

Están durmiendo, ¿no es así? Comen todo lo que quieren durante el día, descansan todo lo que quieren cuando les da la gana y luego se van a dormir felices por la noche. 

De hecho, probablemente Fii hizo un mejor trabajo al vigilar, considerando que había estado mirando por la ventana con mucha atención los últimos días.

Oh, por supuesto, Fii tampoco tenía sirvientes ni doncellas personales de ningún tipo asignadas a ella. Todos los sirvientes y doncellas de Daeman habían optado por quedarse con Fielle, sabiendo que ella se convertiría en la futura reina de Orstoll. Era ventajoso ser los sirvientes personales de una reina; incluso uno podría entrar en la sociedad con tal posición. Como tal, ninguno de ellos quería ser visto, y mucho menos servir a la princesa “extra” que acababa de acompañarnos en el viaje.

Y, finalmente, incluso el “jefe de cocina” que había trabajado en los peldaños más bajos de “Las cocinas de Daeman” parecían tener otros planes para él.

Se podría decir que la capital de Orstoll, Wienne, es el centro del mundo en más de un sentido. Cultura, música, comida: La capital lo tenía todo.

Y con eso vienen las legiones de quienes quieren mejorar sus habilidades y trabajar en dicha capital. El chef no fue diferente. Acababa de seguir a Fii para pedir un aventón gratis. Después de lo cual, todo lo que tenía que hacer era ser despedido, y luego sería libre de perseguir sus propios intereses.

De hecho, ser despedido por una princesa egoísta mientras estaba atrapado en una tierra extranjera era el plan perfecto para acumular puntos de simpatía, y tal vez, incluso permitirle conseguir fácilmente un trabajo.

Con ese objetivo en mente, no había estado preparando nada más que sopa fría para el desayuno, el almuerzo y la cena para Fii desde que llegaron a Orstoll, con la esperanza de que ella captará una pista.

—Um… bueno… eh… me gustaría… eh… dimitir.

—Sí. Adelante.

Pensando que ni siquiera podía decir tal cosa correctamente a pesar de haber querido hacerlo durante un tiempo, Fii no pudo evitar preguntarse cómo le iría en las garras de la ciudad capital. A pesar de sí misma, Fie encontró un mínimo de preocupación por el chef.

Con esto, la farsa finalmente terminó, y el único que quedó dentro del pabellón trasero fue Fii.

Terminando su sopa fría, Fii miró hacia arriba y afuera de la ventana, completamente sola en el tranquilo patio.

—Ahh. Parece que tendré que aceptar los tontos caprichos y fantasías de mi padre. No es que realmente se preocupara por mi vida de todos modos, ya que la arruinó sin pensarlo dos veces… Entonces, moriré sola en este patio después de algunas décadas más o menos, ¿eh…?

Los guardias claramente no estaban fuera del pabellón. En otras palabras, Fii era el guardia.

Así que, básicamente… Me están diciendo que me quede en este lugar y nunca me vaya. No es como si el Rey Helado me dejara salir de aquí de todos modos… Qué vida tan desperdiciada y vacía…

Fii contempló un retrato de su supuesto marido, a quien solo había visto en dicho retrato. Por un momento, consideró enfadada prender fuego al lienzo, pero en cambio se sintió invadida por un abrumador vacío mientras se hundía en su cama.

Ojalá pudiera cambiar esta vida…

Aunque Fii solo quería irse a la cama, las celebraciones afuera hicieron imposible que se durmiera.

Mira, entiendo que están felices y todo eso, pero ¿no es esto demasiado para esta hora de la noche?

Era como si, en este día, en este reino, la única que se sentía tan deprimida fuera Fii, y solo Fii.

Fue entonces cuando tuvo la idea de salir a caminar. No es como si hubiera guardias presentes para detenerla de todos modos. Incluso si el Rey hubiera querido mantenerla encerrada en este lugar para siempre, era su responsabilidad al menos asignar guardias que estuvieran realmente a la altura de la tarea. No tenía ninguna razón para reprimirse, con todo lo dicho y hecho.

Sin embargo, sería inconveniente si la encontraron vagando fuera, por decir lo mínimo, y como tal, Fii tomó la decisión de caminar alrededor de las paredes perimetrales del pabellón.

Y así fue como finalmente salió del pabellón trasero por primera vez.

—Es tan vasto… Es… completamente diferente al castillo de Daeman.

Fuera de las murallas, en el extenso jardín abierto del palacio real, había plantas y árboles que Fii nunca había visto en su tierra natal: estructuras profundas y flores vibrantes, visibles incluso en la oscuridad de la noche. Las gotas de rocío, que captaban la luz de la luna y los lejanos fuegos artificiales, brillaban en un silencioso despliegue de belleza.

Por fin, comprendió que había llegado a una tierra extranjera lejana.

En las sombras de los muros perimetrales, Fii caminaba en silencio, sin querer ser descubierta por los habitantes del palacio. Luego se dio cuenta de que había pisado algo, algún tipo de papel.

—¿Hmm? ¿Qué es esto?

Sosteniendo el papel a la luz de la luna, lo miró con los ojos entrecerrados, tratando de distinguir las palabras en su superficie.

¡Buscando caballeros aprendices! ¡Los Caballeros Reales de Orstoll están buscando escuderos! ¡Plebeyos! ¡Nobles! ¡Viajeros! ¡Vagabundos! ¡Aquellos sin identificación formal! ¡No habrá discriminación, vengan uno, vengan todos! ¡Buscamos solo a los jóvenes y talentosos! ¡Las pruebas de admisión se realizarán pronto!

Al leer las palabras en esta hoja de papel arrugado, una serie de pensamientos pasaron por la mente de Fii.

—¡Eso es todo!

Levantó el papel a la luz de la luna.

—Si soy aceptada, podré… tener mi segunda vida.

Incluso si fueran extranjeros o de identidad cuestionable, si uno se convierte en Caballero de Orstoll, por supuesto, obtendría una nueva nacionalidad correspondiente. En el caso particular de Fii, había sido encerrada, era innecesaria y no deseada por este reino. Pero más tarde Fii obtendría una nueva identidad, un nuevo nombre, en el Reino de Orstoll.

Bueno, nadie viene al pabellón trasero de todos modos. Y nadie realmente conoce mi cara.

Honestamente hablando, Fii y Fielle no se parecían de ninguna manera o forma.

¡Así que incluso si desaparezco, está totalmente bien! Si tan solo pudiera salir de aquí y vivir mi nueva vida como un caballero. Si hago eso… podré despedirme de esta vida vacía y sin sentido.

Nerviosa, buscó la fecha de la prueba y finalmente fijó la vista en un número.

—Dentro de dos semanas… Aunque… eso es un poco rápido, ¿no?

No quedaba mucho tiempo hasta el día de la prueba. No obstante, valía la pena señalar que Fii tenía cierto grado de habilidad con la espada arraigado en su ser. Cuando era más joven, se había entrenado en los caminos de los caballeros por admiración, y sus padres estaban demasiado cautivados por Fielle como para prestar atención a sus actividades.

Pero cuando alcanzó la mayoría de edad, sus padres se dieron cuenta de que incluso la dolorosamente inferior Fii tenía que casarse algún día y, como tal, finalmente pusieron fin a sus sesiones de práctica. Como resultado, Fii no recordaba nada más que lo básico.

¡Tengo que recuperar mi sentido de la espada en dos semanas, de alguna manera!

Y así, con ese pensamiento en mente y pies apresurados, Fii regresó al pabellón.


Army
Holis, soy Army y seré la nueva traductora, espero que le den mucho amor a esta historia, ya que está directamente traducido de la novela ligera, como tal tiene, pequeños detalles escondidos a diferencia de la novela web

| Índice |

7 thoughts on “Voy a vivir mi segunda vida – Capítulo 1: ¿Dónde está mi vida? ¡Jaque mate en mi primer movimiento!

  1. Ges-Sui says:

    Dan ganas de darle sus patadas al papá de Fii

    Eso Fii se volvera caballero. Me encanta, sencillamente este capitulo fue perfecto.
    Muchas gracias por traducirla TvT

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *