Ya no te amo – Capítulo 43

Traducido por Melin Ithil

Editado por Sakuya


Los linajes que reciben la protección del sol y la luna, son superiores en condición física a los demás. Por ejemplo, Arendt no dedicó mucho tiempo a la esgrima, pero puede competir con Rudiger, quien se desempeñó como el comandante más joven de la Guardia Imperial, hasta cierto punto. Además de la superioridad en condiciones físicas básicas como altura y apariencia, es superior a otros en términos de fuerza física, resistencia y fuerza muscular. Era la razón por la que, pese a que se quedó despierto toda la noche, estaba bien. No obstante, incluso si confía en la superioridad genética, es probable que haya límites mientras sea humano.

Hoy estoy un poco abrumado.

Parpadeó con fuerza, con sus ojos cansados. Se preguntaba si habría sido mejor si hubiera hecho lo que dijo Niveia, pero no quería quitarle las pocas horas que podría pasar cómodamente. Además…

—Estoy preocupada…

¿Le preocupaba a ella?

Fingiendo indiferencia, pero algo desesperados, sus labios se levantaron lentamente al recordar su característica y atractiva voz junto con esa expresión cínica.

—¿Sucedió algo bueno? Has estado sonriendo desde hace un rato —Rudiger, que estaba a su lado, estaba disgustado como si hubiera visto algo que no debía ver y rompía su corazón

Arendt, que derramó lágrimas de forma invisible, chasqueó la lengua.

—¿Cómo puedes estar de mal humor cuando hablas con tu monarca? Además, has tenido un tiempo libre, salvo por la agenda matutina.

—Por supuesto, fueron unas vacaciones muy esperadas. ¿Cuándo fueron las últimas vacaciones que tuve? ¿El verano pasado?

—¿He sido tan generoso? De alguna manera, te has vuelto perezoso. Las próximas vacaciones serán hasta el año que viene.

—¿Huh? Eso no tiene sentido.

—¿Es mejor hasta dentro de tres años?

Al final, después de haber estado parloteando, cerró la boca.

Normalmente, el emperador habría jugado con él en un estira y afloja, pero ese no era un buen momento. No había dormido y se sentía incómodo después de planear un tiempo relajante para su prometida.

Era igual que en esa ocasión en la que había estado acosando aquella piedra mágica mientras hablaba por teléfono con su hermano mayor Rainier. Se encontraba del mismo humor. Por supuesto, ni siquiera se dio cuenta de que estaba en tal estado de dolor. Gracias a eso, bastó con que su caballero lo empujara tan solo un poco para que recibiera tal tratamiento para callarlo de una sola vez.

Era esa infantil relación de la que Niveia tenía tanta envidia.

Se detuvo a pensar en el hecho de que Rudiger fue el único en disfrutar esas pequeñas vacaciones y en que ella estaba preocupada por él.

—Su Majestad debería estar muy agradecido de tener un teniente como yo. ¿Dónde diablos podría conseguir otra escolta igual a mí? Cuando me retire, Su Majestad irá completamente solo. —Ignorando lo que pensaba su maestro, el joven volvió a quejarse diciendo que era injusto.

—Me maldices demasiado.

—Al final del día, mírate a ti mismo. Dame también la consideración que muestras por la señorita mayor. ¿Sí?

Incluso para él, Arendt dio como respuesta una arrogante y amable sonrisa.

—Si alguien te oyera, pensaría que te hago trabajar sin descansar, Rudiger, cuando en realidad, soy yo quien trabaja sin descanso mientras mi escolta y conductor ha estado jugando todo el día de hoy.

Después de eso, el caballero pareció olvidar que se encontraba en una fiesta formal y sin importarle quien le veía, trató de agarrarlo por el cuello.

—Vaya, ¿está aburrido ahora mismo? ¿Acaso ve mi vida despejada?

—No es como si hubiera estado dando vueltas sin hacer nada.

—¿Pero no fue su majestad quien me envió para estar a solas con la señorita mayor?

—¿Realmente iras por ese camino? Estoy muy decepcionado, esta amistad no significará nada para el resto de mi vida.

¿Qué estaba mal con él?

El caballero saltó ante la contundente respuesta.

Cualquiera que hubiera conocido al emperador durante mucho tiempo sabía que a veces se comportaba así y el hecho era que es extremadamente difícil enfrentársele en ese momento. Entre sus personas más cercanas, solo había una persona, Rainier, que podía liberarlo de esta condición.

¿Cómo me las arreglo para decírselo?

Su Majestad, ¡deme una idea también! Gimió, agarrándose la cabeza para sus adentros. Según su larga experiencia, solo había dos formas de aliviar su mal humor, uno era incluir un tema en el que pudiera estar interesado, o arrojar a otra persona como chivo expiatorio en lugar de usted mismo.

Trataría con lo primero en un inicio, si Arendt estaba interesado en algo, lo sabía bien.

—Lo que quería decir es que esperaba que pasaran tiempo a solas ustedes dos, me pareció que se estaba divirtiendo mucho en el Rose Atelier con la señorita mayor.

—Te mande lejos para divertirme, claro que sería divertido. —En cuanto saltó el tema de su prometida, el ambiente a su alrededor se relajó.

No estaba seguro del por qué, pero Rudiger había notado lo afín que era su maestro hacia la joven. Por cierto, Vetrlang aún no había aparecido, así que era un buen momento para calmarlo. Empezó a poner en su boca todos los conocimientos diversos sobre Niveia que conocía.

—Aun así, después de escuchar las historias durante los últimos días, la señorita dijo que casi nunca tuvo la oportunidad de salir con niñas de su edad. Desde muy joven vivió en Wistash, y debido a que estaba comprometida con el duque, recibió mucho odio de quienes lo admiraban.

—No es de sorprenderse. Vivió sin nadie de su lado, debió tomar solo un instante quedar aislada.

—Sí, parece ser un caso un tanto inusual. Por lo general, si se está aislado de los círculos sociales, no gustara de interactuar con ellos, quedándose en casa, pero ella sigue asistiendo a los bailes y fiestas de té. —Mientras hablaba, rascó su lagrimal, preguntándose también.

—Solo asistía, sin intentar mejorar la opinión pública, tan solo manteniendo las apariencias de su posición. Seguro no faltó quien se preguntará porque continuaba asistiendo.

—Debe haber sido una elección inevitable ya que se desempeñaba como cabeza de familia.

A diferencia de Rudiger, la reacción de Arendt fue tranquila, realmente no le sorprendía. Incluso ella era una persona como cualquiera, que no querría poner un pie constantemente en un lugar que no le da la bienvenida.

Dentro de los círculos sociales se creía que quien llevaba a cabo la administración del ducado era el propio Valor, así que no era de sorprender que ella actuara así. Intercambios constantes con personas que están estrechamente relacionadas con Wistash, las relaciones públicas que el duque no puede hacer mientras está en el campo de batalla. Para una mujer que puede hacer cualquier cosa por el que ama, no debe haber ninguna razón por la que no pudiera estar entre aquellos que la odiaban tanto. Pero él sentía curiosidad por otra cosa, por supuesto, no algo por lo que los demás sentirían curiosidad.

—Por cierto, Rudiger.

—¿Sí?

—Si fueras tú, ¿qué harías si las personas que te arrojaron piedras te pidieran que los ayudaras en un derrumbe? En una situación en la que no se lograra nada para el futuro y no hay más que mala reputación.

—¿Huh? —Sus ojos se abrieron como si fuera algo tan poco realista que era abrumador.

Pero Arendt hablaba en serio.

—Literalmente, ¿cómo te gustaría ver a los que te ridiculizaron en una situación en la que nada se detendrá y solo empeorará?

—¿Por qué preguntas… por eso…?

—Tienes que responder.

—Uh… bueno… ¿supongo que simplemente no iría ahí?

—¿Es eso así? ¿Debería rociarte agua en la cara y darte una bofetada en la mejilla?

—No, no era mi intención llegar tan lejos.

—¿No sería mejor hacerlos arrodillarse para deshacerse de las penas del pasado?

—Oh sí, así es. Tendría que capturarlos, ¿qué habría que temer? Incluso si pido que bajen la cabeza y den todo lo que poseen, no sería suficiente.

Si existiera la oportunidad.

Mientras Rudiger afinaba el ritmo, fingiendo no ganar, Arendt sonrió ampliamente. Era una sonrisa gentil que parecía no haber entrado nunca en contacto con la maldad. Sin embargo, su compañero sabía que incluso si sus palabras eran suaves, no las decía de manera amable, y el propio emperador lo sabía.

—Es una teoría general, como tú, pensé que al menos volcaría la mesa, quizás la bellamente preparada mesa haya cambiado el humor. ¿Existiría mejor lugar para sentirse renovado si intenta resolver su enojo? —Respondió secamente, se rascó las lágrimas y preguntó—. ¿Estás decepcionado porque la niña mayor no se movió como quería?

—Decepcionante… no es así, no, solo es curiosidad. Y me preocupa haber malinterpretado sus intenciones… Me sentí peor por la tarde por alguna razón, pero no puedo entender la razón. Si no hubiera sido por la fiesta de hoy, se lo habría preguntado. —Su corazón volvió a sentirse incómodo.

Ike… Esto me hizo volver a la situación de hace un rato.

Rápidamente hizo sonar una alarma en su cerebro, miró alrededor del salón de fiestas, dado que el primer método ya había sido usado, debía utilizar el segundo. En su lugar, buscó rápidamente a alguien que pudiera ser el objeto de su ira, tirárselo encima y salir de ahí. Había cosas de las que preocuparse.

Esto es molesto.

Escaneando rápidamente el interior del lugar, finalmente encontró un objeto plausible de ira.

—Quizás fue por otra razón. ¿No habrían tenido algún efecto los acontecimientos de ayer? Después de todo, ser expulsado de la casa es inevitablemente desconcertante en muchos sentidos. Hay algunas cosas que sucedieron en casa… Ahí está el Marqués Solen, Su Majestad.

—Oh, mi suegro biológico, ¿está ahí? —Sus labios una vez más evocaron una brillante sonrisa.

| Índice |

3 comentarios en “Ya no te amo – Capítulo 43

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.