Ya no te amo – Capítulo 44

Traducido por Melin Ithil

Editado por Sakuya


Sin embargo, era una sonrisa que estaba lejos de ser pura alegría, algo diferente a la de hace un tiempo.

—Si dejo Thierry pronto, no podré volver a verle, por lo que tengo que despedirme antes de marcharme. —Arendt, que había encontrado al marqués Solen, dijo mientras caminaba hacia él.

—Es usted muy educado, su majestad.

—Debo serlo, ¿no soy un ejemplo de Vinfriet?

—Es un modelo para todos, todo el pueblo querrá imitar a su majestad.

—Por supuesto. —Sintiéndose mejor, se acercó a Solen con entusiasmo.

Siguiéndolo, fingiendo no haber ganado, Rudiger escaneó el interior del lugar. Pero no pudo encontrar al duque Wistash. De hecho, fue Valor la primera opción que tenía para sacrificar, pero como no podía verlo, había sacrificado al Marqués Solen, “pollos en lugar de faisanes”.

¿Estará esperando a Vetrlang?

No importaba, retiró su interés y siguió a Arendt.

♦ ♦ ♦

¿Una mala relación es una especie de relación?

Niveia miró al hombre que se encontraba acostado de espaldas mientras estaba enterrado en una pila de papeles. Su cabello negro, que había estado cepillando cuidadosamente cada vez estaba un poco desordenado y cubría su frente, y sus mejillas rectas como un caballero han estado un poco delgadas durante unos días. Párpados con pestañas largas y negras, bien cerrados, pero ella conocía bien lo que se encontraba tras esos parpados, un par de ojos negros y fríos. Recordándolos, dio un ligero suspiro.

Tienes una oficina, entonces, ¿por qué viniste a la biblioteca?

Por supuesto, desde el punto de vista de Valor, Vetrlang lo atraparía y lo arrastraría a la fiesta si estaba en la oficina, cuando regresó a su trabajo en el ducado se escapó a la biblioteca, pensando en Niveia. Sin embargo, ella no tenía forma de saberlo.

Simplemente estaba aterrorizada por el hecho de que había una ventana con una vista clara del patrocinio de la biblioteca al otro lado de la calle y que había perdido su asiento en la biblioteca, donde la intensidad de la iluminación era más pacífica y, quien había tomado su asiento, era el duque.

¿Debería ir a otro lado?

El libro de “Vinfriet, Su gloriosa historia” que llevaba, empezó a adormecerle el brazo.  Parecía un libro que estaba completamente preparado para elogiar a Vinfriet incluso a primera vista, así que lo sacó sin tener en cuenta su glamoroso grosor y que eso le haría muy difícil cargarlo. Quería ir a otro lugar, pero el hecho de que no hubiera un lugar adecuado para permanecer por un largo periodo, cómodamente, también hizo que sus pasos fueran incómodos. No podían encender todas las luces de esta gran biblioteca, por lo que solo un escritorio y el ventanal estaban encendidos. El problema era que el libro era demasiado grueso para leerlo desde el ventanal, por lo que la situación no era fácil.  Al final, reflexionó y sacó una silla un poco lejos de Valor y se sentó. Como ya no se veían, parecía una pena estar demasiado consciente.

En el pasado, el solo hecho de estar a su lado habría hecho que su corazón se acelerara como loco. Miraría a Valor dormido, diría que no valía la pena parpadear porque no quería perderse ni una sola punta de su cabello, pese a que era difícil ver su rostro de cerca. Eso era todo. Es posible que se haya sentido intoxicada por ese aire tranquilo y por estar sola consigo misma. Por mucho que amara al Valor de ese tiempo, era solo un recuerdo, ahora sería feliz desde un lugar que estaba a un paso.

Fui tan ciega.

Reflexionó sobre el pasado sin amargura. Es difícil amar a alguien que es popular, todo el mundo se convierte en un rival romántico. Aun cuando no se diera cuenta de que era amado, no podía evitar que lo miraran con cariño.

Por ejemplo, el joven Morensi, amigo de Valor. No estaba claro si el duque realmente lo consideraba un amigo, pero los ojos de Morensi le miraban igual que Niveia y al mismo tiempo la miraba a ella de la misma manera que ella misma miraba a la joven Eustace. No le gustaba la secreta codicia del príncipe por Valor.

Ahora, ¿qué podía hacer enterrado en una pila de papeles, en la biblioteca imperial, después de una cruzada con el actual emperador? Probablemente, le preocupaba que manipulara al príncipe heredero, pero aun cuando es humano, Valor no tenía deseos de poder.

Las manos que lo deseaban estaban por todo Thierry. Llegó a pensar que, si ponía la mano encima de uno de ellos y se lo quitaba de encima, lo notaría.

Pero ¿por qué hasta ahora volteas a verme?

No era una lástima que solo se volviera, ¿cuándo ella dejó de ver su espalda?

Se burló y abrió el libro. El sonido de las hojas de papel era bastante agradable, además de que el libro era exactamente lo que esperaba.

Elogio a Vinfriet en la página 594.

Eso era exactamente lo que quería.

No hay nación imperial que dé la bienvenida a una emperatriz de otro país.

Aun si sus naciones eran aliadas, esto solo pasó cerca de hace mil años, en otras palabras, antes de eso, estaban en malos términos, la razón es simple, se debe a que los dos países provienen de la misma raíz.

Solo hay dos familias gobernantes bajo la protección del sol y la luna, Vetrlang y Joachim. Originalmente, estos eran los nombres de dos familias que gobernaron Thierry, el príncipe Vetrlang y el príncipe Joachim. Las dos familias recibieron la protección del sol y la luna inmediatamente después de la fundación del país y dividieron el poder de Thierry a la mitad para gobernar, se dice que pudieron continuar su reinado pacífico sin conflictos durante los siguientes 150 años. Sin embargo, la paz no puede existir para siempre. El sol y la luna olvidaron gradualmente la protección que les habían brindado en primer lugar y, al final, sequías e inundaciones inusuales se alternaron en los años 156 y 158 del calendario imperial.

La protección del sol y la luna era ahora una historia que solo pertenecía al linaje directo de la familia y la tierra de Thierry ya no podía llamarse tierra bendita. Pronto provocó una reacción violenta del público, y Vetrlang, quien de alguna manera tenía que calmar los sentimientos del público, puso una trampa, entonces puso en medio a Joachim, difundió el rumor de que la energía de la luna había menguado en esta tierra y le atribuyó todas las calamidades. Cuando Joachim se enteró de este rumor, la gente ya les había dado la espalda. Sin embargo, como el poder de Joachim no disminuyó por completo, hubo negociaciones para segregar la tierra del noreste y se independizó como un país separado.

Ese fue el comienzo humilde de Vinfriet.

En ese momento, no podrían haber predicho que Vinfriet crecería tanto.

Para ella, el imperio no era un lugar por el que se sintiera patriótica, no es que no estuviera en absoluto orgullosa de la rica cultura y la larga historia de Thierry. Era tan solo que estaba harta de su sociedad. Ella solo había aprendido de lo increíble que era su nación gracias a los libros y eran un tutor mediocre, cualquier otro noble estaría orgulloso de sus tradiciones. El orgullo nacional había existido desde el inicio del mito. El orgullo de estar con la protección del sol era un sentimiento natural para un ciudadano de Thierry.

Han pasado miles de años y la relación entre los dos países ha mejorado bastante…

Aun así, para ella era un país extranjero y era obvio que la gente de Vinfriet tendría prejuicios.

“Una emperatriz de Thierry, qué arrogante. ¿Las cosas de Vinfriet son tan bajas que ni siquiera las mira?”

Sería algo como eso…

Acostumbrada a la malicia humana, tendría un futuro brillante después del matrimonio. Para adaptarse a un país extranjero donde no puede hablar bien el idioma, tenía que estudiar tanto como pudiera. Y “Vinfriet, Su gran historia” fue una guía bastante buena.

La aguja cuadrada de Vinfriet.

Es interesante.

A diferencia de Thierry que erige columnas redondas alrededor de la pared exterior del edificio. Las yemas de los dedos de Niveia barrieron el material gráfico del libro. Estilos arquitectónicos, decoración de interiores e incluso tejido de tapices. Había miles de similitudes y diferencias.

Flap, Flap.

Las hojas se movían entre las yemas de los dedos de Niveia, que se había obsesionado con la lectura. Sus ojos brillaban constantemente con un nuevo aprendizaje y sus labios, que estaban ligeramente fruncidos mientras se concentraban, eran puntiagudos y encantadores. Había pasado tanto tiempo que olvidó que alguien estaba durmiendo a su lado. Así que no notó los ojos oscuros mirándola hasta que terminó el tercer capítulo del libro y cerró la tapa dura.

♦ ♦ ♦

Mientras tanto, el salón de baile se volvía más oscuro con el correr de la noche.

Arendt saludó al marqués Solen con una sonrisa de lo más gentil.

—Marqués Solen, es la primera vez que lo saludo personalmente, ¿no es así?

—Es un honor conocerlo, Su Majestad Joachim.

—¿De qué está hablando? Si no fuera por algo desafortunado, habría asistido a la boda como mi suegro, pero es un honor para mí conocerle. Ja, ja, ja,

Las palabras del joven que sonreía alegremente estaban llenas de agudas espinas en cada sílaba. Fue tan descarado que cualquiera se habría dado cuenta de que estaba lleno de hostilidad, pero cuando se combinaba con su rostro amistoso y sarcástico, parecía que su verdadero significado se estaba desvaneciendo.

El marqués, en cambio, endureció su expresión por un momento en confusión, luego volvió a relajarse. Cualquiera que fuera la verdadera intención de Joachim XII, desde su posición de marqués, no había nada bueno en defenderse del emperador. Además, no era solo un emperador, iba a ser su yerno no oficial. Un hombre conocido por su apasionado amor por Niveia, si los rumores eran ciertos, al escuchar como había sido tratada, podría pensar que es digno de enemistad, pero el marqués Solen era una persona que sabía racionalizarse a sí mismo.

—No he hecho nada reprochable a Joachim XII.

| Índice |

5 thoughts on “Ya no te amo – Capítulo 44

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.