Villana sanadora – Capítulo 27

Traducido por Mei

Editado por Nemoné


Luego de darle un ligero castigo a Luler, regresé de inmediato a mi casa.

¿Ah? Querías ver la escena del castigo. No creo que quieras verlo tan seguido, ¿cierto? Solo me senté sobre su espalda. Sería absolutamente deshonroso hacer algo más que eso, además yo solo era una invitada. ¡Estaría en riesgo de ser acusada de dañar al Príncipe!

Tomé un baño, lavé mi cabello y me alisté para dormir. Mi vida en la escuela media comenzará en dos días. El tiempo pasa realmente rápido. Aunque, es solitario. Creo que es debido a que soy diferente a todos aquí.

—Eso no es incorrecto.

¡¡!!

Esa voz me despierta de mi sueño. Tal vez solo esté escuchando cosas, pero…

—Hades.

Abro mis ojos y descubro que esta no es mi casa. Este es el lugar donde conocí por primera vez a Hades. Nuevamente estoy sentada sobre una silla frente a su mesa. Él está vestido de negro por completo, lo que lo hace más aterrador de lo usual.

— ¿Qué quieres?

—No quiero nada. Solo quería ver de si estabas bien o no.

Sus ojos negros me sonrieron y no era, para nada, una escena muy bonita de ver.

—Creo que me estás mintiendo.

—Eres realmente insensible, ¿no? Estás tratando de poner tu mente en blanco para que no pueda leerla. Es una lástima, en serio.

— ¿Tienes algún problema con eso?

—Estás siendo descortés, ¿sabes?

—No tengo que tener buenos modales con una persona que intentó violar mi privacidad.

—Umm… Ese puede ser el caso. Puede que me falte un poco de delicadeza, huh.

*Snap*

En el momento en que chasqueó sus dedos, nuestro alrededor cambió a la orilla de un estanque en un jardín de noche. Un grupo de lirios acuáticos nocturnos florecen a nuestro alrededor. Su polen brilla en este cielo nocturno.

—De esta forma no puedo escuchar tus pensamientos.

—Humph…

¿¡Qué estás haciendo!? Ni siquiera puedo preguntar el porqué lo hiciste. De todos modos, ¿¡dónde es esto!? ¿¡No he muerto todavía así que por qué me trajiste de nuevo al más allá!?

— ¿Por qué me trajiste a este lugar de nuevo?

—No tienes que preocuparte por eso, ya que no somos capaces de traer a un alma de una persona viva al otro mundo. Es una regla importante. Esto es como un sueño y despertarás cuando sea el momento.

—Te preguntaré de nuevo. ¿Por qué me trajiste aquí?

—Como te dije antes, solo quería preguntarte cómo estabas.

—De nuevo estás mintiendo.

—Soy el Señor del Otro Mundo. ¿Qué gano con mentirte?

¡Puedo notar que mientes a un kilómetro de distancia! ¿Tienes tanto tiempo libre como para hablar con un alma reencarnada que enviaste hace algún un tiempo atrás? ¿No crees que te tomas este trabajo demasiado en serio?

Tampoco estoy segura de lo que dijiste antes, sobre que no puedes leer mi mente. Tengo que probar esto.

¡¡¡Hades, eres un *****!!!

—Me estás insultando secretamente en tu mente, ¿cierto?

— ¡Ha! ¿¡No habías dicho que no podías leer mi mente!?

—Está claramente reflejado en tu rostro. Así que es cierto que me estás insultando ahora mismo.

—¡Humph! Es para asegurarme.

Yo también debo de tener mucho tiempo libre como para estar peleando de esta manera con él. Tengo que saber por qué me trajo a este mundo de sueño. Por la mirada en su rostro, puedo ver que tiene una mente impura.

— ¡Oh! ¿Por qué no juegas ajedrez conmigo? ¿Puedes jugar, cierto?

— ¿De qué estás hablando?

—El ganador tendrá el derecho de hacer cualquier pregunta, y el perdedor tendrá que responder la verdad.

—Bien…

No creo que yo tenga nada que Hades desee saber, sino que yo soy quien tiene muchas preguntas para hacerle.

Las piezas de ajedrez están alineadas en el tablero. Él utiliza las piezas negras y yo utilizo las piezas blancas. No puedo decir que soy buena en esto pero obtuve el segundo lugar en una competición de ajedrez.

Su estrategia es muy complicada pero puedo ver que ahora mismo se está conteniendo.

— ¿Qué quieres exactamente?

— ¿No te aburres de solo preguntar eso?

—Es porque eres sospechoso.

—Responderé a tu pregunta después de que ganes.

¡Es fácil para ti decirlo! Es solo la mitad del juego y ya puedo sentir presión sobre mí. Sus piezas negras están sacando a mis piezas blancas del tablero y ni siquiera puedo capturar alguna de las suyas. ¿Por qué me arrinconó de esta manera? Si él solo mueve su reina entonces sería un jaque mate.

— ¿Quieres que me rinda, cierto?

—Estás pensando demasiado.

—Me rindo. ¿Qué querías preguntarme?

—Ah… Realmente eres impaciente.

— ¡Deja de irritarme! ¿¡Exactamente qué quieres de mí!?

—Soy el ganador así que soy yo quien te hará una pregunta

— ¡Humph!

¡Esto es frustrante! ¡Y lo peor es que ni siquiera puedo hacerle nada!

— ¿Estás tratando de cambiar el destino?

— ¿Ah…?

—Lo que estás haciendo está mal.

—Así que… Me trajiste aquí solo para hacerme esa pregunta.

—Tienes que responderme ahora.

—No tiene nada que ver con el destino. Solo quiero mantenerme fiel a mí misma y vivir mi vida de la manera que quiero

—Sabes que nadie quiere morir en vano, pero…

—…

— ¿Crees en el destino? No toma ninguna forma pero es lo suficientemente poderoso que incluso yo, un Dios, no puedo desafiarlo.

— ¿Qué estás implicando?

—Todos tienen su destino. Tú y yo también tenemos nuestro destino. Solo quiero advertirte debido a mi buena intención.

— ¿No me digas que apoyas a la Heroína?

—Si realmente amo a alguien, de seguro no la dejaré irse con otro.

—…

—Utilizaré cualquier método para hacerla mía.

Él usa su mano para tocar mi mejilla. Sus dedos son fríos, al igual que el aire en invierno. Su toque se desliza hacia debajo de mi mejilla, se dirigía a mi cuello.

—Espero que todavía no te hayas enamorado de nadie, señorita.

—Estás haciendo muchas preguntas.

— ¡Haha! Parece que el tiempo se acabó.

— ¡Deja de molestarme!

—Realmente eres obstinada, huh. Si ganas la próxima vez, responderé una de tus preguntas.

¿Todavía quieres seguir trayéndome aquí?

Estaba a punto de discutir con él, pero en el instante en que parpadeo, mis alrededores cambian a los de mi habitación.

La luz del exterior me dice que es de mañana ahora mismo. Salto de mi cama y miro alrededor frenéticamente. Rápidamente camino hacia el espejo y hecho un vistazo para comprobar si tenía sombra o no.

Lo que más captó mi mirada fue una pequeña rosa negra en mi cuello.

¿¡Qué rayos!? ¿¡Cuándo me puso esto!? ¿Fue en ese momento…?

¡¡Ackkkk!! ¡¡¡Qué molesto!!!


Nota de la autora:

¡¡¡Aquí viene el personaje más pagado, Hades!!!

Tal vez la razón por la que no haya salido hasta ahora era porque estaba ocupado encendiendo su modo ‘acosador’.

| Índice |

One thought on “Villana sanadora – Capítulo 27

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *