Villana sanadora – Capítulo 32

Traducido por Mei

Editado por Nemoné


— ¿Una espía?

—Así es, tenemos que ir ahora mismo.

—Espera un minuto, ¿no tenías que comer con el príncipe Luler?

Como si escuchara que alguien dijera su nombre, Luler y Teo aparecieron.

Últimamente ellos son muy cercanos, pero no quiero que nadie más sepa sobre el problema de Bella.

—Luler, Akane y yo tenemos que hacer un encargo juntas. ¡Te veré de nuevo en la cafetería! Puedes irte primero a tu clase. ¡No me sigas!

— ¡A-Ah!

Rápidamente tiro de Akane y corro detrás de Bella, dejando a Teo y a Luler, quienes corrían tras nosotras, con una expresión de ‘(゚o゚)’ en sus rostros.

¡Ah! Están fuera de nuestras vistas porque llegamos muy tarde. Solo puedo esperar que mi instinto nos lleve hacia ellos.

♦ ♦ ♦

En la cafetería, en la tarde siempre hay personas caminando alrededor, pero, sus ojos están fijos en dos chicos atractivos en particular. Esos dos están comiendo su almuerzo en silencio, luciendo más allá de lo elegante. Nadie se atreve a interrumpirlos.

Teo se siente realmente preocupado por su amigo mientras sus ojos miran agudamente al silencioso chico frente a él.

— ¿Luler, quieres que busque a Shiwa?

—Hmm… No tienes que hacer eso. Creo que Shiwa volverá pronto.

— ¿Estás seguro de eso?

—Sí.

— ¿Entonces, por qué tienes que usar ese cuchillo para cortar un plato vacío de esa manera?

Es cierto, Teo ha señalado uno de sus defectos.

Él ha estado pensando en Shiwa luego de que corriera de esa manera. Ella nunca antes había actuado de esa manera. Ni siquiera lo dejó seguirla. ¡¡¡Está mal en todos los sentidos de la palabra!!!

— ¿Quieres que la siga? Puedo usar mi nariz para rastrearla —Teo intenta ofrecerle su ayuda.

—No, hacer eso significaría que no confío en ella… no quiero hacerla enojar.

— ¿No sospechas nada de tu prometida? Ella tiene sangre de súcubo en su cuerpo, así que no estoy seguro de eso…

—Si ese momento llega, yo personalmente aplastaré a esos gusanos.

Luler no puede ocultar el brillo malvado en sus ojos. Este es el único lado de él que no dejaría que Shiwa viera. Aunque ella dijo en una ocasión que aceptaría su lado bueno y malo, pero…

Este desagradable lado de él… definitivamente no dejaría que ella lo viera.

*Suspiro*

—Como sea…

Teo solo pudo fruncir el ceño y suspirar. ¿Qué podía hacer? Él debería ser el que mejor entendiera este sentimiento de posesividad.

Espero que no le traiga problemas a Akane.

Su prometida puede parecer arrogante, pero es algo ingenua en el interior. Él solo reza porque no suceda nada.

♦ ♦ ♦

Realmente están aquí.

Estaba en la esquina de un árbol cuando finalmente los encontré. Bella está siendo observada fijamente por su señor. Le hago una señal a Akane para que estuviese tranquila y se concentrara en escucharlos.

—Incluso te rebajaste a ti misma y te hiciste amiga de esos demonios, huh. ¿Has olvidado completamente nuestro orgullo?

—N-No, parecían buenas personas y…

— ¡Cállate! ¡No te atrevas a responderme, Bella!

—Me disculpo…

Su cuerpo está encogiéndose y temblando de miedo. ¿No es demasiado incluso si es su señor?

Akane parece enojada e intenta pararse, sin embargo la agarro justo a tiempo. Cubro su boca y le dije que se calmara. Las cosas se pondrán peores si ellos descubren que estamos aquí.

—Heh, es cierto. Yo, que he sido despojado de todo incluyendo mi orgullo como ángel, ya no te puedo ordenar más, ¿cierto?

—E-Eso no es cierto. ¡¡Lookz-sama aun es un símbolo de luz!!

— ¡¡Cállate!! ¡Estoy cansado de escuchar eso de ti!

—… Sí.

Nemoné
¿¡Dónde está tu honor, basura!?

—Puedes hacer lo que quieras a partir de ahora, te ordeno que te mantengas alejada de mí.

— ¡Lookz-sama!

—Vete…

— ¡No iré a ninguna parte!

— ¡Te dije que te fueras!

—L-Lookz-sama.

Bella intenta tomar su brazo pero Lookz se voltea y se aleja. Ella permanece inmóvil, sin decir nada.

Cuando él sale de nuestra vista, dejo que la bestia, que ha estado retorciéndose en mi brazo, se libere.

— ¡¡Ah!! ¿¡Cómo puedes soportar esto, Bella!? ¿¡Cómo puedes permitir que te oprima!?

Akane camina hacia Bella y le grita a su figura inmóvil. Ella se voltea a observarnos con una expresión sorprendida en su rostro.

*Suspiro*

Por lo menos, no odio ese lado directo de ti…

—¿Ustedes dos escucharon todo?

—Ah… Escuché todo desde el principio. Me preocupaba que te hiciera algo así que te seguimos.

Solo le dije una respuesta con la verdad a medias.

¡Pero es verdad que es muy peligroso dejar a una chica inocente con un chico de cabeza caliente como ese!

—Lookz-sama no hará algo como eso. É-Él solo está algo deprimido.

—De todos modos, ¿por qué no nos explicas de qué se trata esto?

—A-Ah…

— ¡Es cierto, podemos ayudarte, Bella! —Akane toca el hombre de Bella y la observa con una mirada sincera en sus ojos.

—Creo que es inapropiado.

—Entonces solo puedo reportar a la escuela su comportamiento inapropiado.

Solo me dejas esta opción, Bella. Tengo que hacerlo de la forma difícil.

— ¡No puedes hacer eso!

—No le diremos a los demás. Puedes pensar en esto como nuestro pequeño secreto

— ¡Pienso que es una buena idea! —Las orejas de Akane se elevan y se crispan.

¿Te estás divirtiendo ahora mismo? Estamos siendo serios aquí, Akane.

—Si es así entonces…

Bella comienza a contarnos la historia de cómo Lookz se volvió de esta manera: el por qué tiene alas negras y como el rey lo desterró al mundo demoníaco hasta que rompiera la maldición. El método para romper la maldición solo lo saben el rey y el propio Lookz. Ella solo lo siguió como su aliada. Aunque él fue el único que fue desterrado, aún así ella quiso seguirlo hasta aquí.

— ¿Por qué lo quieres seguir? —Akane le pregunta a Bella luego de que terminara su historia.

—Porque no tengo hogar en ese reino, solo soy un ángel de clase baja. Mi destino será convertirme en una concubina de esos nobles, o en una prostituta…

Mei
Wow, los ángeles no soy muy angelicales que digamos.

—…

—Lookz-sama es una de las pocas personas que me ayudaron cuando estaba enfrentando dificultades. Esta vez, seré quien lo ayude.

Incluso el Reino de los Ángeles no siempre es un paraíso, huh.

La triste sonrisa de ella me hizo pensar… ¿Por qué una persona así se convirtió en algo llamado villana? El juego solo nos dejó ver un lado de la moneda. En la vida real, las cosas no siempre son de esa manera.

—En momentos como este, no deberías acercarte a él. Solo hará las cosas peor —Le dije.

Él es como una bomba con la mecha más corta posible que está lista para explotar en cualquier momento. Un daño total está garantizado si estás cerca de él.

— ¿Es así?

—Sí, deberías mantener tu distancia de él, pero no demasiado. Si quieres ayudarlo, tendrás que empezar contigo misma.

— ¿Yo?

—Sí, empezando por ti. Tienes que volver a pensar ¿qué es lo mejor para él y qué puedes hacer?”

—Lo mejor para Lookz-sama…

—Las personas tienen cosas que pueden y no pueden hacer. Es imposible para ti ayudarlo a romper su maldición. Él es el único que puede romper la maldición, pero si lo animas a su lado, estoy segura de que podrá superarlo.

— ¿En serio…?

—Ahora, tienes que ser fuerte. ¿Cómo puedes ayudar a los demás cuando tú misma eres la débil?

—Shiwa-sama…

—Puedes llamarme Shiwa.

—S-Shiwa, mu-muchas gracias.

— ¡También puedes llamarme Akane!

Akane, que había sido cortada por nuestra conversación, se entromete y se cuelga de mis hombros.

¡Pesas mucho, sabes! ¡Puedes pegarte a mí, pero no pongas todo tu peso!

—Akane… Gracias a ustedes por preocuparse por mí.

— ¿De todos modos, dónde está él? No es bueno dejarlo así.

—Creo que volvió a su cuarto a descansar…

¿Qué? ¿Descansando en su habitación? ¿Aún no nos queda una clase? Él tampoco ha comido nada todavía. ¡Debe estar hambriento!

—Deberías llevar un plato de la cafetería a su habitación, pero no debes hacerle saber que fuiste tú. Ponlo en frente de su cuarto y toca su puerta. Debes venir a clases enseguida. ¿Sabes en qué clase está él?

—C-Clase uno.

—De acuerdo, haré el papeleo sobre su ausencia. Deberías hacer lo que te dije, ¿entiendes?

— ¡E-Entiendo!

Espero que media hora sea suficiente para que haga todo eso. Le dije que tomara un bocado antes de que llevara la bandeja a su habitación.

Luler y Teo aún estaban esperando por nosotras en la cafetería. Nos preguntaron dónde habíamos estado. Solo les dije que habíamos seguido a Bella, pero parece ser que solo creyeron la mitad de lo que les dije. Aun así, no hicieron más preguntas.

Aunque Bella no es una estudiante de clase alta, su condición especial la previene de quedarse en un dormitorio normal. Una mayoría de los demonios aún guardan malos sentimientos hacia aquellos del Reino de los Ángeles, por lo que tiene que quedarse en este dormitorio para su protección.

Ella aún está preocupada por él pero regresa a su habitación obedientemente. Espero que sepa lo que debe hacer.

Por la noche, vine a mi taller y vi que todos los ingredientes que queria están aquí. No sé en qué momento fue a buscar esto. Él tampoco ha dicho nada, pero debe haber sido obra suya. Este es su cuarto después de todo, pero… ¿si no es obra suya, entonces de quién es?

*Flop*

*Suspiro*

Me dejo caer en la cama.

¡Hoy estoy muy cansada! También tengo muchas cosas en que pensar. ¡Ah! ¿Tengo que estresarme de esta manera incluso cuando soy solo una niña?

— ¿Qué estás haciendo, Shiwa?

—Solo estoy pensando.

Él vino a mi habitación luego de tomar un baño porque le prometí dejarlo dormir en mi cuarto.

¿No piensas que dormimos juntos muy seguido? Él es tan terco sobre dormir conmigo que no puedo negarme. Si hace que su condición mejore entonces yo, como doctora, tengo que cuidar de él en todos los sentidos.

— ¿En qué estás pensando?

—En los problemas de otras personas.

— ¿Quién es?

—Bella.

— ¿Es una chica, cierto?

— ¿Luler, puedo preguntarte algo? Si un día haces algo malo y alguien te pone una maldición para hacer que tu cabello plateado se torne negro. ¿Cómo te sentirías al respecto?

—Pienso que no sentiría nada, pero, si ese cabello plateado fuera importante para mí entonces me sentiría desesperado.

— ¿Oh?

—Pero…

— ¿…?

—Si me dices que te gusta más el cabello negro, entonces viviré con ello. Ya no me sentiré deprimido.

Él se inclina usando sus ojos rojos para mirar en los míos.

—No tienes que teñir tu cabello. Me gusta más plateado.

—Entonces, si alguien hace que mi cabello se torne negro, entonces lloraré todo el día.

—Hmm… Así que es importante.

— ¿Qué es importante?

—No es sobre mí. Luler…

— ¿Hmm….?

— ¿Cuál te gusta más, un palo de entrenar o un látigo?

— ¡¡¡!!!

| Índice |

One thought on “Villana sanadora – Capítulo 32

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *