Villana sanadora – Capítulo 80

Traducido por Den

Editado por Nemoné


Estaba oscuro.

¿Por qué estaba tan oscuro?

Era como si no hubiera nada.

Tenía la mente en blanco y mi primer recuerdo era sobre cuando me apuñalaron.

¡¿Cómo te atreves?! ¡Y pensar que me harías algo así, Filne!

¡¡Incluso si tenía que morir, también te arrastraría conmigo al infierno!!

— ¡No permitiré esto!

Con mi mal genio encendido, salí de la oscuridad. ¡No sabía si todavía tenía mi cuerpo o no, pero juré que la perseguiría hasta muriera!

Ah… ¿No había muerto ya?

Miré a mi alrededor y vi que me había despertado en la habitación de Luler. También estaba acostado cerca de mí.

Además…

Ahora mismo…

¡¿Estaba desnuda?!

— ¡Ah!

En ese momento, Luler pareció despertarse de su sueño. Inmediatamente usé una manta para cubrir mi cuerpo. Estaba un poco confundida ya que no podía encontrar una respuesta a esto. ¿Por qué estaba aquí? ¿Me ayudó? Más importante aún, ¡¿por qué estaba desnuda?!

— ¡Shiwa! ¡Shiwa!

— ¡Kya! ¡No te acerques a mí!

¡No tenía ropa puesta! ¡Deja de actuar como si quisieras abrazarme!

— ¿Por qué… Shiwa? ¿Tienes amnesia? Soy Luler, tu encantador prometido…

— ¡No tengo amnesia y sé quien eres! ¡Aléjate de mí ahora mismo!

Retrocedí hacia la cabecera cuando intentó acercarse a mí, pero ese fue el movimiento equivocado ¡porque mi espalda ya había goleado la cabecera!

—Shiwa no tienes que avergonzarte. Ya lo he visto todo.

— ¡Ah…!

Bueno, no podía negarlo.

Cuando me quedé en silencio, Luler vino a abrazarme inmediatamente. Su cuerpo estaba temblando y también sentí sus lágrimas en mi hombro desnudo.

—Finalmente… Finalmente puedo verte… —me susurró.

—H-Hoy haré una excepción…

Dejé que me abrazara por un buen rato y le pregunté qué había pasado mientras no estaba aquí. Me lo contó todo. Parecía que todos me olvidaron y Noir fue quien le dijo el método para traerme de vuelta. Cuando pudo recordarme, trató de llamarme todas las noches hasta que se quedaba dormido. No supo cuando, pero ya estaba aquí cuando despertó.

Me dijo que también había tijeras en su cama, pero habían desaparecido. Ya no pudo encontrarlas.

Me abrazó toda la noche y no me soltó en absoluto. Ni siquiera me soltó cuando le dije que quería bañarme.

Tuve que pedírselo con dureza. Después de eso, pude darme un baño y ponerme una camisa. Me dijo que no apartaría la mirada de mí por más de tres minutos, y no me dejaría regresar a mi habitación sin importar lo que sucediera. Al final, tuve que dormir en la habitación de Luler hasta que llegó la mañana. Su agarre fue más fuerte de normal. Realmente quería detenerlo, pero…

Haré una excepción.

— ¡¡Shiwa!! ¿Por qué siento que has estado desaparecida durante mucho tiempo? —Akane sollozó mientras me abrazaba.

—Es cierto. ¿Por qué me siento así también? —Bella abrazó mi cintura, sollozando. Estaba llorando fuerte como si hubiera perdido a uno de sus familiares.

— ¡Te extrañé! —Shelyn también se echó a llorar.

¡Mi espalda estaba comenzando a sentirse rígida!

Vine a clase esta mañana después de desayunar con Luler. Comí un rato antes de que estas tres vinieran corriendo y me abrazaran así. Estas tres no sabían lo que ha sucedido, ¿verdad?

¿Cómo podía decirles?

Me sentí extrañamente aliviada cuando estas tres estaban actuando así.

—Suficiente, todavía no estoy muerta. ¿Por qué tienen que llorar?

— ¡Eso es…!!

—Akane tu rostro lloroso es muy feo. ¿No lo sabes? No le muestres este tipo de cara a nadie. Tu imagen se arruinaría si sigues haciendo esto.

Agarré un pañuelo y se lo pegué en la cara. No te atrevas a dejar que nadie vea tu rostro llorando. ¡Tu imagen como la princesa del Reino de los Zorros estaba en juego, lo sabes!

—No tienes que hablar así, Shiwa. No hay nadie aquí —Teo atrajo su cuerpo hacia él y le acarició suavemente la cabeza. Pero ¡¿Teo, no acabas de tocar sus orejas?! ¡¡Perro pervertido!!

—Bell, no llores. Maldición, me estás preocupando —Looz sacó su pañuelo y le secó ligeramente las lágrimas.

—Me disculpo, Lookz-sama —Bell intentó agarrarlo, pero Lookz lo apretó con fuerza.

—No, las secaré por ti —Lookz quería hacerlo solo. Cuando Bella escuchó la determinación en su voz, le dejó hacer lo que quisiera.

—No llores, buena chica —no supe cuando, pero Ren ya había llevado a Shelyn a sus brazos y la consolaba con su suave voz.

—Estoy bien… —dijo sollozando.

—Shhh…

La estaba consolando como siempre. Esta era una escena que podíamos ver a menudo de esta pareja.

Incluso si las cosas estaban un poco agitadas, nada había cambiado. Todos eran los mismos.

—Shiwa…

— ¿Hmm?

Luler de repente me llamó, así que me volví a mirarlo. Extendió sus brazos, hay un brillo en sus ojos. Actuaba como si quisiera abrazarme, ¿verdad?

— ¿Qué estás haciendo?

—Consuélame a mí también.

— ¿Qué?

—También estoy triste.

Hay lágrimas al final de sus párpados. Su apariencia era como la de un gatito. ¿Creíste que sentiría pena porque actuabas así? Eso… ¡De ninguna manera!

—Sólo por un rato…

—Umm…

¿No me has abrazado ya toda la noche?

Lo dejé abrazarme hasta que estuviera satisfecho. Antes de ir a nuestra clase, les dije que quería que supieran algo importante.

Tenía que contarles lo que pasó… Y entonces…

¡¡Haré que recuerdes qué pasará a continuación hasta que mueras, falsa heroína!

♦ ♦ ♦

—Una persona lo recibe de regreso… Pero otra tiene que perderlo… Eso es realmente triste.

Dentro de una habitación oscura, habló un hombre que llevaba una bata de médico. Tenía unos hermosos ojos heterocromáticos y cabello negro. Todos en este mundo lo llamaban Noir.

¡Pero no hay nadie que conozca su verdadero yo!

—Ah… Una vida colorida es realmente la mejor.

Después de decir esa oración, su cuerpo apareció en medio de la luz del sol que brillaba a través de una ventana. Dejando solo la enfermería vacía…

—Oye~. Te has lastimado la pierna, ¿verdad? ¿Por qué no vas a la enfermería?.

Dos estudiantes caminaban hacia la enfermería. La chica estaba ayudando a su amiga que se lastimó la pierna porque tropezó en una escalera.

—Nuestra enfermería todavía no tiene un médico, ¿verdad? La escuela todavía no puede encontrar un médico para ocupar este puesto —dijo la chica mientras sentía dolor.

—Oh, entonces espérame en la habitación. Le pediré a la señorita Shiwa que te eche un vistazo.

—Um, gracias.

Llevó a su amiga a sentarse en la habitación antes de salir corriendo a buscar a Shiwa en la cafetería de los dormitorios especiales. También era una estudiante en el dormitorio especial, así que podía acceder a ese lugar sin ningún problema.

Ese día…

Noir había borrado todo rastro de que una vez estuvo aquí…


Den
No puedo dejar de pensar en Hades, mi corazón está roto de la tristeza por él… (╯︵╰,)

| Índice |

One thought on “Villana sanadora – Capítulo 80

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *