Villana sanadora – Historia Paralela 8

Traducido por Lugiia

Editado por Yugen


—Akane, hace poco me enteré que te convertiste en un zorro, así que regresé a verte rápidamente.

—Hermano Kuro…

El hombre que está delante de mí es un zorro negro que se llama Kuromitsu. Lo considero como mi hermano mayor, y también lo respeto mucho. Su estatus está solo un rango por debajo de la realeza.

No sé cómo pudo encontrarnos, pero…

¡Cualquiera malinterpretaría esta escena!

—¡Hermano Kuro! Estoy aquí porque Teo me trajo para deshacer la maldición, así que…

—Akane…

Él se quita la parte exterior de sus ropajes y luego la coloca sobre mi hombro. Sus palabras suenan mucho más suaves que antes. No lo habrá malinterpretado, ¿verdad?

—Tú eres la princesa, así que no deberías venir aquí así. Es demasiado peligroso para ti. —Me ayuda gentilmente a levantarme.

—No hay problema. La llevaré de regreso al palacio. —Teo camina hacia nosotros. Intenta alejarme de él, pero…

Kuro aparta su mano y me empuja detrás de él. La mirada en sus ojos es tan fría y aterradora que me paraliza.

—Príncipe Teo, no creo que hayas hecho nada malo, así que por favor, si no es mucha molestia, apártate de nuestro camino.

Kuro me aparta rápidamente de él, y sólo puedo ver a Teo cada vez más lejos de mí. Hace que me siente sola en un carruaje y luego va a sentarse en uno diferente. ¿Cómo pudo traer estos carruajes cuando me estaba siguiendo? Tal vez había usado algo de magia negra para rastrear mi paradero.

Le pregunto antes de que se vaya al otro carruaje por qué no hizo que Teo se sentara conmigo. Sólo responde que no puede dejar que lo haga cuando me encuentro en este estado. Olvidé que el estado en el que estoy no es muy presentable a ojos de los demás. Al final, Teo se sienta junto a Kuro. Tengo miedo de que comiencen a discutir.

Me quedo sentada dentro del carruaje hasta que llegamos al palacio. Justo llegó el sumo sacerdote. Ya no sirve de nada, pero me alegra que finalmente haya regresado. Todos en el palacio están conmocionados y curiosos por cómo había vuelto repentinamente a la normalidad.

Sólo les respondo que Teo me llevó para romper la maldición con el dios zorro. No me harán más preguntas si simplemente les respondo de esta manera.

Me quedo en mi habitación después de tomar un largo baño. Shiwa había salido con Luler, y tampoco había visto a Teo en ningún sitio. Espero que esté bien.

Kuro es un hombre serio. Una vez pensé que lo amaba, pero…

Es diferente. Nunca lo vi como mi amante y lo mismo le sucede a él, sólo me ha visto como una hermana pequeña. Cuando se trata de mí, siempre supera sus expectativas. Me dijo que era mi espada y mi escudo, así que me protegería de cualquier daño.

Es fuerte. Tengo miedo de que sea más fuerte que Teo.

¡¡Ah!! ¡¿Qué debo hacer?!

Es casi absurdo que me preocupe tanto por Teo.

“La única persona que puede encontrar la salida eres tú…”

Finalmente puedo entender lo que la diosa había dicho. En ese momento, en mi mente solo había duda y confusión. Perdí mi camino debido a estos sentimientos.

No es tan difícil decir “yo también te amo.”

Sin embargo, nuestra relación había comenzado como un matrimonio político. El amor basado en la norma social me hace sentir insegura sobre si es real o no.

¿Por qué tengo que pensar tanto en ello?

♦ ♦ ♦

En una habitación de invitados dentro del palacio, a Teo lo separaron de Akane. Ahora mismo, está tomando té con Kuromitsu. Sin embargo, ninguno de los dos ha dicho una sola palabra.

—Terminemos con esto. Tienes algo que hablar conmigo, ¿verdad? —Teo sabe que está siendo grosero, pero eso realmente no le importa.

—No te molestes, Príncipe Teo… Sé que no tengo ningún derecho a retenerte, pero quiero al menos hablarte sobre algo. —Kuromitsu baja su taza de té y esboza una pequeña sonrisa.

Teo sólo frunce el ceño ya que no conoce las verdaderas intenciones de esta persona. Sabe que puede irse si quisiera. Pero si lo hace, este hombre puede hacer algo para tratar de quitarle el derecho de casarse con Akane.

—Sé que te llevas bastante bien con Akane, pero como su escudo, su espada y su asistente, no creo que seas el adecuado para cuidar de ella.

—¡¿Qué acabas de decir?!

—No seas impaciente, Príncipe Teo.

Sus cejas se crispan con irritación y fue entonces cuando Kuromitsu le entrega dos pedazos de papel. Uno es como un formulario de registro y otro es un folleto con algo escrito como: Torneo Anual

—¡¿Qué es esto?! —Teo levanta la vista del folleto que tiene en la mano.

—Es el torneo anual. Su propósito es encontrar al más fuerte. El rey le dará al ganador lo que quiera. No tienes que preocuparte ya que no es un combate a muerte. Aunque no necesitas participar en el torneo…

—Si lo haces y obtienes el primer lugar, haré un voto de que te serviré y te respetaré desde el fondo de mi corazón —continúa.

—¿Y por qué debería…? —¿Hacer lo que dices…? Teo realmente quiere expresar su pensamiento, pero Kuromitsu lo interrumpe.

—También tengo derecho a casarme con la Princesa Akane. Supongo que ya sabías este hecho… Déjame ver hasta dónde puedes llegar por la Princesa —dice Kuromitsu, levantándose tranquilamente. Hace una reverencia hacia Teo antes de salir de la habitación.

Mirando sus ojos, Teo supo que Kuromitsu no estaba bromeando con él en lo absoluto.

¿Por qué lo hizo sentir tan inseguro…? Cuando vio a Akane hacer todo lo que este hombre le dijo que hiciera sin oponerse, sintió que en verdad esta vez podría perderla.

| Índice |

3 thoughts on “Villana sanadora – Historia Paralela 8

  1. Marda says:

    Akane tiene que ser más segura y dejar de ser tan lenta, si se tarda mucho puede ser demasiado tarde (o al menos así sería si quisieran meterle más drama a la historia). Bueno, no tengo nada que decir sobre Teo, solo que no pierda la fuerza.
    ¡Muchas gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *