Una Verdadera Estrella – Volumen 2 – Capítulo 38: Ivan de Interpol

Traducido por Shisai

Editado por Sakuya


—Director Li, lo siento, tengo que irme por un asunto personal. Es posible que no pueda participar en la fiesta de esta noche. —Tang Feng habló un poco más, luego colgó el teléfono y miró a las otras tres personas en la habitación.

En el medio, el hombre quien lo miraba con las manos sobre los hombros afirmaba ser Iván, el jefe de la rama británica de Interpol. En cuanto a las dos personas que curiosamente estaban a su lado, eran asistentes de Iván, también de la Interpol británica.

—Le agradezco su cooperación, Sr. Tang Feng. —Ivan señaló indiferentemente a la silla frente a él. —Por favor, siéntate.

Tang Feng cree que siempre ha cumplido con las leyes y regulaciones, ha pagado impuestos a tiempo y nunca ha hecho nada indescriptible. No sabía cómo provocó a la Interpol.

Como tiene la conciencia tranquila, no tenía miedo de lo que la otra persona le haría. Después de que Tang Feng vio sus credenciales, los siguió a otra habitación en el hotel apartada de donde se celebró la fiesta. Esto fue solicitado por Tang Feng, e Iván estuvo de acuerdo.

—Solo queremos preguntarte algo, no te preocupes por lo que te haremos. Mientras cooperes con nuestra investigación, no haremos nada para lastimarte. —Un policía internacional, al lado del actor, sirvió un vaso de agua, diciendo palabras mitad amenazantes y mitad consoladoras.

Tang Feng tomó la taza: —No sé en qué puedo ayudar.

No es una persona estúpida. Al principio cuando escuchó que lo buscaban de la Interpol, estaba un poco confundido, pero ahora que se había calmado, recordó a alguien.

Una persona que de repente se fue hace más de un mes.

—Deberías conocer a esta persona. —Ivan chasqueó sus dedos hacía el ayudante de la izquierda. El joven asistente colocó rápidamente una microcomputadora sobre la mesa, y después de abrirla, una persona con la que Tang Feng estaba familiarizado apareció en la pantalla.

Su aspecto era alto y guapo. Sus pupilas de color marrón oscuro, tenía ojos salvajes como los de un animal. Las comisuras de su boca ladeadas como le era habitual. Como un tigre guapo y sonriente, no sabes cuándo saltará y te hará pedazos.

Bueno, realmente tiene que ver con Charles.

Tang Feng ahora recordaba el día en que Charles lo llamó en el taxi. ¿Qué belleza británica? Era claramente la policía británica. Charles había causado algo, y en realidad lo metió en problemas.

—Charles. —Tang Feng dijo el nombre del que pretendía ser un hombre elegante en la pantalla.

Desde que la Interpol británica llegó a él, quien estaba a miles de millas de distancia, significa que ellos ya sabían que lo conocía. Si Tang Feng finge estar confundido, solo profundizará las sospechas de la Interpol. Además, Tang Feng no cree que deba lucir confundido. Mientras el programa “Amante Soñado” donde Charles y él actuaban, cualquiera que lo viera sabría que él y Charles habían salido. — ¿Cómo lo conociste? —Ivan preguntó.

— ¿Lo que está mal con él? —Tang Feng preguntó en su lugar sin responder la pregunta de la otra parte.

Ivan lanzó una fría mirada de advertencia al hombre: —Solo tienes que responder mi pregunta.

¿Pensó que lo asustaría?

Tang Feng tomó un sorbo de agua lentamente antes de sonreír al hombre: —No creo que sea tu prisionero, así que Sr. Ivan, por favor no me trates como si estuvieses interrogando a uno. Ahora estás buscando mi cooperación. Estoy dispuesto a ayudarte, pero necesito tu respeto.

Ivan miró a Tang Feng por un momento. El hombre chino del otro lado lo miró directamente, sin pestañear, pero con una sonrisa en los ojos.

—Descubrimos que saliste con Charles en un programa y has tenido contacto desde tu llegada a los Estados Unidos. Puedo decir que Charles es un hombre extremadamente peligroso. No es como se ve en la superficie, solo un hombre de negocios o presidente de una compañía. No te diré nada más, y creo que deberías entender que saber demasiado no es algo bueno para una persona común.

La actitud dura de Tang Feng realmente funcionó, e Iván dijo algo relacionado con Charles.

Tang Feng siempre olvida que Charles es un hombre peligroso.

El habitual Charles siempre fue suave, aunque tiene un carácter de perra, era un caballero y sabe cómo hacer felices a los demás.

Las palabras de Iván le recordaron a Tang Feng que Charles y Albert pertenecían al mismo ámbito, pero la forma en que era tan pacífico frente a él, a menudo hacía que la gente olvidará esto.

—Si quieres saber dónde está, solo puedo decir que yo no lo sé. —Tang Feng dijo honestamente que, desde la última llamada telefónica, Charles nunca lo ha buscado.

Intentó llamarlo hace un mes, pero el número al que llamó antes parecía que no existía.

Durante este tiempo, Tang Feng estaba ocupado haciendo propaganda de la película por todas partes, por lo que no le importaba a dónde hubiese ido Charles. De todos modos, a dónde iba el hombre, nadie más podría interferir. Charles regresaría cuando quisiera regresar, e incluso si no lo hiciera, Tang Feng no se sentiría incómodo.

Para aquellos que han estado a su alrededor, la actitud de Tang Feng siempre ha sido insípida. Algunos se quedarán y otros continuarán más allá. Aquellos que se quedan a la fuerza, sus corazones no están a su lado. ¿Cuál es el punto de quedarse?

—De hecho, lo estamos buscando. —Ivan parecía un poco oscuro cuando dijo esto, y parecía que estos británicos no lograban encontrar a Charles. —Que yo sepa, has salido con él.

—Ha salido con más de una persona.

Iván no se rindió, continuó preguntando: —Pero tú eres el que ha estado con él por más tiempo. Hasta donde yo sé, han estado juntos durante medio año, y ninguna de las personas alrededor de Charles estuvieron más de un mes con él.

—Ha estado fuera por casi dos meses. —Tang Feng todavía parecía tranquilo, solo estaba declarando los hechos.

—Entonces también eres la persona más larga a su lado. —Iván siguió aguantando.

Tang Feng sonrió impotente: —Agente Iván, ¿realmente cree que alguien como yo sabe dónde está Charles? Si lo conoce lo suficiente, debe saber que alguien como Charles no dejará cabos sueltos. De hecho, no tengo nada especial con él. Como ya me has investigado, debes saber que Charles y yo no estábamos solos.

Pensó en Lu Tian Chen, sin saber si Lu Tian Chen también había sido encontrado por Ivan.

—Entonces te haré algunas preguntas. —Quizás la actitud de Tang Feng fue sincera porque el tono de Iván se relajó. —Dijiste que Charles se fue hace dos meses. ¿Te dijo algo antes de irse?

Tang Feng sacudió la cabeza: —Se fue de repente y no me dijo nada.

Ivan miró a Tang Feng por un momento y luego preguntó: — ¿Qué hizo él cuando estuvo contigo?

Esta pregunta hizo que Tang Feng vacilara.

Cuando se dio cuenta de la reacción de Tang Feng, Ivan rápidamente cambió de boca: —Quiero decir, si tuvo algún comportamiento sospechoso.

Esto tiene sentido, pero Tang Feng aún no sabe cómo responder.

—No, pero siempre se iba de repente y regresaba. No me dijo lo que iba a hacer, y no pregunté.

Cuando se respondió la pregunta, parecía haber llegado a un punto muerto.

Ivan apoyó la mandíbula sobre su mano y frunció el ceño, sin saber lo que estaba pensando. De vez en cuando levantaba la cabeza para mirar a Tang Feng, y sus ojos parecían no estar dispuestos a alejar a Charles de Tang Feng.

Incluso si no se le pidiera nada, Iván todavía sentía que este hombre llamado Tang Feng sería una figura clave.

—Agente Ivan. Si no tiene otras preguntas que hacer, ¿puedo irme? —El actor miró su reloj y notó que eran casi las once de la noche.

—Última pregunta…

Tan pronto como Iván terminó de hablar, la puerta de la habitación se abrió y alguien entró desde afuera. El camarero del hotel con la llave para abrir la puerta se hizo a un lado. Un hombre chino serio entró, Lu Tian Chen se acercó a Tang Feng y sacó a la persona de la silla.

—Agente Iván, no lo he visto en mucho tiempo.

Tang Feng miró a Lu Tian Chen a su lado, ¿son viejos amigos?

—Sr. Lu. —Los ojos de Iván se posaron en las manos tiradas por Lu Tian Chen y Tang Feng, aparentemente pensativo.

En este momento, un abogado con un buen traje se apresuró rápidamente a ingresar a la habitación. Por su aspecto ligeramente jadeante, debería haber estado corriendo todo el camino. Aunque estaba un poco avergonzado, el abogado aún se enderezó la cintura y fue a ver a Iván.

—Soy el abogado de Tang Feng. Si tiene alguna pregunta, comuníquese conmigo.

—Déjalo aquí para que el abogado lo arregle, vámonos. —Lu Tian Chen jaló a Tang Feng directamente y se alejó. Varios otros policías parecían querer interponerse, pero Iván los detuvo.

Solo podían ver a Lu Tian Chen y Tang Feng irse.

—Jefe, este actor no parece fácil. —Uno de sus subordinados le susurró a Ivan.

—Tal vez, este actor, solo acompaña a hombres grandes. Este tipo de cosas es muy común. —Otro oficial de policía no se sorprendió.

Iván frunció el ceño y se tocó la mandíbula: —No es inusual que los hombres grandes levanten estrellas. En cualquier caso, envíen a alguien a monitorear a Tang Feng primero. Tengan cuidado de no ser descubiertos por Lu Tian Chen, y no debe actuar a la ligera sin mi orden.


Shisai
Más gente detrás de Tang Feng

| Índice |

One thought on “Una Verdadera Estrella – Volumen 2 – Capítulo 38: Ivan de Interpol

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *