Cenicienta – Capítulo 37: Vestido de novia

Traducida por Den

Editada por Sakuya


— ¿Señorita, está realmente bien? —me preguntó Marie tímidamente desde atrás. Me volví hacia ella y me reí mientras asentía.

Sin embargo, mi respuesta no dejó satisfecha a Marie porque todavía estaba refunfuñando sobre el porqué. Podía escucharla, pero solo me encogí de hombros.

os encontrábamos entrando a la casa del general Brennan. Estábamos aquí para aclarar los detalles de mi entrada en la casa. Pero Volker fue retenido en el trabajo y no podía estar aquí. Así que éramos: Padre, Madre, Marie y yo, con los padres de Volker, y el Sr. Xavier, el mayordomo de Volker.

Después de casarme con Volker, el Sr. Xavier me enseñará sobre el funcionamiento de la casa. Me gustaría hacerme cargo de la gestión de la casa poco a poco. Marie viene conmigo como mi doncella personal, por lo que no tengo ningún problema.

Me aseguré de decirle a mis padres que no tenían que hacer ningún anuncio llamativo. En este momento, los padres de Volker estaban ocupados discutiendo.

Aunque era la primera vez que los conocía, fueron amables conmigo. Su padre dijo: — ¡Volker es el hombre más afortunado del reino por conseguir una novia tan encantadora!

Y su madre dijo: — ¡Estamos consiguiendo una nuera tan encantadora! —con lágrimas de alegría.

Volker me había dicho que iba a estar bien, pero no podía evitar la sensación de temor de conocer a sus padres. ¿Ya tendrían la opinión de que yo era la hija del nuevo Vizconde rico? Esta amable bienvenida fue tanto conmovedora como embarazosa.

No quería una boda llamativa.

Cuando se lo dije a Volker pareció muy decepcionado. Pero como una persona a quien su prometido de alto estatus había dejado de lado, no quería llamar demasiado la atención. Aunque, no lo dijera, estaba pensando en Volker.

Debido a que la gente del Duque difundía malos rumores, Volker ahora era visto como “el último gran hombre soltero que se apresuró y sacó una lotería (súper-mala)” o algo así.

A pesar de que Volker lo comprendía, sabía que era mejor dejar las cosas solas o empeorarían si lo negara. Se están burlando de Volker por mi culpa, lo siento.

Así que es mejor tener una cena tranquila y solo publicar el anuncio del matrimonio. Algún día, los rumores se apagarán. Solo porque me estoy casando no significa que tenga que llevar un vestido de novia adecuado, soy feliz con casarme con Volker… con ser su esposa.

Aunque se mostró reacio, no es realmente necesario hacer un espectáculo de nuestro matrimonio. Pero, me pregunto si está bien.

— ¿Señorita Fredericka, está bien?

Hice una pequeña sonrisa ante la voz de mi futura suegra.

—Sí, suegra.

Jennis, mi futura suegra, es en realidad la tía de Volker. Es una persona maravillosa que rezuma gran elegancia. Quedo mal con solo estar a su lado.

Jennis agarró mis manos con las suyas y dijo:

—Después de todo, creo que sería mejor presumir. Es un evento de una vez en la vida; el sueño de toda chica.

No es que no tenga ganas de usar un vestido de novia, pero voy a ser una carga para Volker, no hay nada que pueda hacer.

Tomé sus manos y traté de sonreír lo más hermosamente posible.

—Madre, estoy tan feliz de ser la esposa de Volker que creo que, si usara un vestido de novia, ¡mi cuerpo explotaría de la emoción!

Y no nos podremos casar rápidamente.

Jennis rio y guiñó un ojo maliciosamente.

—Es un sueño maravilloso dar la bienvenida a una dama como tú como mi nuera.

Parecía que estaba de acuerdo conmigo. Que lo entendía; eso era bueno. Me sentí aliviada hasta que Jennis dijo:

—Al menos déjame encargarme del vestido para la cena. Ha sido un sueño mío de hace mucho tiempo coser el vestido de mi hija. No lo hago muy llamativo, ¿verdad?

Pensé en el guiño que me hizo antes, era tan linda como una joven.

Asentí. No hubo respuesta, Jennis me abrazó y me dio las gracias. En ese momento, Volker entró en el salón.

—Lo siento por haberte hecho espe- ¡Fredericka, no a mamá, sino a mí!

Todos hicieron una sonrisa cómplice cuando Volker me arrebató. Estaba muy avergonzada cuando Volker me tomó en sus brazos para un fuerte abrazo.

| Índice |

3 thoughts on “Cenicienta – Capítulo 37: Vestido de novia

  1. Lirio Alicia says:

    Umm siento como q falta algo en la parte q dice:
    -Lo siento por haberte hecho espe- ¡Fredericka, “no a mamá”, sino a mí!
    Creo q es:
    Lo siento por haberte hecho espe- ¡Fredericka, “no ama a mamá”, sino a mí! 🤔🤔🤔🤔
    Y Volker no puede evitar querer marcar su territorio 🌸💮🌼

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *