Harem Imperial – Capítulo 47: La fría flecha por detrás (2)

Traducido por Sharon

Editado por Tanuki


La persona vestida de negro tenía pies ligeros. Cuando saltó por la ventana, él no hizo un solo sonido. Observó el cuarto mientras se escondía bajo la ventana.

Qing Feng se acostó sobre su lado en la ventana, y siguió cada movimiento del intruso con la mirada. A pesar de que sabía de su presencia, cuando él la miró, el corazón de Qing Feng no pudo evitar latir con fuerza. Apretó las sábanas con fuerza y su aliento casi se detuvo.

Se mordió el labio y se calmó. Ya era muy tarde para llamar por ayuda, ella perdería su vida antes de que los guardias llegaran.

La persona miró los alrededores nuevamente, se levantó y caminó hacia un gabinete pequeño a un lado de la pantalla. En la oscuridad, Qing Feng sólo podía ver que tenía siete pies de alto, un cuerpo musculoso y vestía en negro. Su rostro y cabello estaban completamente cubiertos.

Abrió el gabinete y rebuscó, luego lo cerró y saltó por la ventana. Todo el asunto sólo duró quince minutos.

Qing Feng permaneció acostada en la cama, congelada, sin atreverse a mover por un largo tiempo. Sólo miró por la ventana de reojo, y vio la luz de la luna brillando sobre el papel. Ya no había una sombra negra. ¿Se había ido?

Esperó, pero afuera todo seguía en silencio. Lentamente se bajó de la cama y caminó a un lado de la puerta, abriéndola ligeramente para espiar. Las puertas del patio estaban cerradas con firmeza, y no había nadie afuera. Con la linterna colgando por el posa mano de la escalera de piedra, el eunuco de guardia estaba acostado durmiendo. Todo lucía tranquilo aunque no hubiera nada inusual. Entonces se animó a abrir las puertas del todo.

Fuera de la casa, el viento nocturno soplaba, haciéndola temblar de inmediato. En ese momento se dio cuenta que había estado tan asustada que el sudor frío la cubrió por completo, empapando sus ropas.

—¿Xiao Chu? —llamó suavemente. Él estaba acostado en el escalón, sin moverse. Qing Feng extendió su mano y tocó su hombro, pero él no respondió para nada. Le empujó un poco, pero seguía sin moverse.

Él… No estaría muerto, ¿verdad?

Aunque acababa de tranquilizarse Qing Feng volvió a asustarse.

—¡Xiao Chu! —le llamó, empujando su cabeza con fuerza. La persona acostada en el suelo se movió de repente, asustando a Qing Feng, que dio un paso atrás. Después de un tiempo, él se levantó confundido, y levantó la mirada para ver la cara pálida de Qing Feng.

Su mente se despertó por la sorpresa, y cayó a sus rodillas para rogar misericordia.

—¡Este sirviente merece morir! ¡Este sirviente merece morir! ¡Le ruego perdón a mi Señora! —Usualmente no dormía cuando debía vigilar, pero por alguna razón hoy se sintió tan cansado de repente, que ni siquiera podía recordar cuándo se durmió.

¡Sigue vivo! Qing Feng se sintió aliviada por dentro. La serie de sorpresas casi la llevan al colapso, empeorando el dolor en su abdomen.

—Levántate y llama a Fu Ling.

—Sí, sí, sí. —Qing Feng no le castigó, algo que Xiao Chu celebró en silencio. Sus pasos no fueron lentos cuando se puso de pie y salió corriendo.

Fu Ling se levantó al escuchar sus pisadas.

—¿Quién es?

—¡Soy yo, Xiao Chu! La Señora está buscando por ti, y quiere que vayas de inmediato.

Fu Ling ni siquiera había terminado su pregunta cuando la voz de Xiao Chu habló del otro lado de la puerta. Ella miró por la ventana y vio que la noche seguía en curso. El silencio de la hora sólo hacía que los pasos ansiosos del guardia sonaran más fuertes.

¿No es medianoche? Sin pensarlo demasiado, Fu Ling tiró un pedazo de ropa sobre ella y abrió la puerta. Viéndola salir. Xiao Chu tomó una linterna para iluminar el camino y habló con urgencia.

—¡Buena hermana, por favor apúrate!

—¿Qué hora es? —preguntó Fu Ling, peinando su cabello suelto y atando sus ropas rápidamente.

—La medianoche pasó hace poco.

Fu Ling se dirigió hacia la casa principal iluminada por algunas velas. La puerta seguía abierta, así que un mal presentimiento le recorrió, y aumentó la velocidad. Abriendo la puerta, se encontró con Qing Feng, que se suponía que estaría acostada en la suave cama, sentada en la mesa redonda en el medio del salón.

—¿Señora? —le preguntó, alarmada. Escuchando la voz de Fu Ling, Qing Feng se levantó de la mesa.

—Cierra las puertas.

Fu Ling hizo lo pedido y caminó rápidamente hacia Qing Feng. Antes de que pudiera hablar, su Señora tomó su mano de repente y la apretó con fuerza. El frío que sintió hizo que la sirvienta comenzara a preocuparse.

—Señora, sus manos están demasiado frías. ¿No se siente bien?

—Ahora mismo… —susurró Qing Feng, inclinándose para hablar —había un hombre vestido de negro que entró por la ventana.

¡¿Qué?!

—¿Está herida? —Fu Ling comenzó a mirar los alrededores inconscientemente, y cuando notó lo que hacía, miró nerviosa a Qing Feng de arriba a abajo, temiendo que hubiera sufrido alguna herida.

—Estoy bien. —Qing Feng le dio una sonrisa forzada, pero su rostro seguía pálido. Fu Ling estaba tan preocupada que intentó tomar su pulso, pero Qing Feng señaló de repente un gabinete y le dijo. —Oh, sí, cuando la persona entró, fue a ese gabinete y buscó algo, luego se fue. Ve a ver si hay algo que falta.

—Sí. —Soltando las manos frías de Qing Feng, Fu Ling caminó hacia el mueble y puso sus manos en la manija. El latido de su corazón comenzó a acelerarse cuando la abrió. No había nada anormal dentro. Las joyas y plata estaban desordenadas, pero cuando las contó rápidamente, no parecía que hubiera ni una pieza faltante. Bajo las cajas de plata parecía haber una tela roja. Recordando que su Señora no tenía bufandas de ese color, extendió la mano para quitarla. Entonces encontró que, envuelta en la tela roja, había algo suave, como ropa.

Sacó la tela roja, y acercó la vela para poder ver…

Viendo lo que era, Fu Ling jadeó con sorpresa. Su mano aflojó el agarre y el objeto cayó, rodando hasta la esquina del gabinete.

Escuchando el jadeo, Qing Feng levantó la mirada y vio el objeto cayendo de su mano, parecía una… ¿muñeca? Quería levantarse, pero el dolor agudo en su abdomen la dejó inmóvil, así que sólo pudo llamarla.

—Tráelo para que lo vea.

Fu Ling tomó la muñeca con miedo, y la sostuvo en sus manos con fuerza. Incluso cuando se lo pasó a Qing Feng, sus manos estaban temblando.

Viendo el objeto en sus manos, era una muñeca exquisita que usaba un manto rojo, cuyo largo cabello era como las nubes y con cuatro agujas atravesando su cabeza. En el pecho había un amuleto amarillo con las palabras “Tres cuartos de Maoshi” [1], y una larga y gruesa aguja atravesaba el corazón y salía por el pecho, haciéndola lucir más aterradora.

¿Qué significaba esto? ¿Por qué la persona en negro tomó un riesgo tan grande solo para poner esta muñeca en su cuarto? No había información de nacimiento, así que ¿a quién estaba maldiciendo? ¿Quién le dio la orden de hacerlo?

Mientras Qing Feng sostenía la muñeca, meditando, Fu Ling pensó en algo de repente y le quitó la muñeca de las manos. Quitó las agujas, y arrancó el amuleto, mientras explicaba ansiosamente:

—El Palacio Interno prohíbe la hechicería. El castigo por ello va desde el destierro al Palacio Frío, hasta la muerte.

Si otros encontraban esta muñeca, sin importar lo que la Señora explicara, alguien usaría el asunto y le quitaría la cabeza a otro.

Fu Ling destruyó la muñeca desesperadamente, mientras Qing Feng se calmaba.

—El Palacio Interno está muy protegido, es difícil que alguien de afuera pudiera entrar, mucho menos identificar correctamente el Salón Qing Feng. Así que debe ser alguien adentro, que conozca las ubicaciones de los palacios internos y sepa el momento en que los guardias patrullan y sus rutas. También conoce el Salón Qing Feng, ya que fue capaz de completar su tarea en tan poco tiempo.

Entró en su cuarto con mucha facilidad, no le hubiera sido difícil matarla, entonces ¿por qué poner una muñeca?

Sus pensamientos se aclararon, pero el dolor en su abdomen empeoró, y Qing Feng jadeó. Fu Ling levantó la mirada para descubrir que el rostro de su Señora era blanco, y su frente estaba llena de sudor. Al principio pensó que estaba asustada, pero parecía que había más en el asunto.

—Señora, ¿qué sucede?

—Mi… estómago, me duele un poco. —Apretándose el abdomen, la voz de Qing Feng tembló. Fu Ling tomó su muñeca rápidamente y le tomó el pulso.

Este pulso… Fu Ling levantó la mirada, atónita, y observó a Qing Feng con vacilación y alegría.

—¿Qué sucede? —le preguntó ella cuando no supo identificar su mirada. Fu Ling no le respondió de inmediato, y se tomó el tiempo para estudiar el pulso con cuidado.

—Señora, parece que… está embarazada —dijo suavemente.

¡¿Embarazada?!

—¡No es posible! —Qing Feng respiró profundamente. ¿Cómo era posible? La primera vez que compartió la cama con Yan Hong Tian, bebió la poción de Jing Shi Fang. No era posible.

La segunda vez que le atendió fue hace poco más de un mes, y después de eso, aunque él visitaba el Salón Qing Feng, la mayoría de las veces estaba tan cansado que sólo la abrazaba y dormía. ¿Cómo era posible que estuviera embarazada?

—Esta sirvienta no se atreve a confirmarlo. Sería bueno que un médico la revisara. —Fu Ling también estaba en pánico, porque estar esperando al próximo en la línea sucesoria no era un asunto pequeño. El pulso de su Señora parecía inestable, así que lo ideal sería esperar que un médico le diagnosticara y la tratara.

—Espera un poco. —Qing Feng detuvo a Fu Ling, que estaba preparándose para llamar a más personas, y le habló con suavidad—: Déjame… Pensar en ello.

En verdad estaba embarazada con el niño de Yan Hong Tian. Un niño…

Después de conocer esta información, el dolor en su abdomen ya no parecía tan simple. ¿Estaba concibiendo una vida en su interior? El par de ojos negros de Yan Hong Tian aparecieron en su mente, y las manos de Qing Feng en su estómago se apretaron en puños. Su rostro estaba blanco y sus labios se volvieron verdes.

—Señora, su salud debe ser atendida por alguien, o el niño podría… —habló con urgencia Fu Ling.

¡El niño podría morir! Sus ojos aterrizaron en la muñeca despedazada en la mesa, y pensó: El niño debe vivir. No sé lo que sucederá al corto plazo, ¡pero este niño será mi talismán salvador!

Qing Feng tomó los restos de la muñeca y lo arrojó en la bandeja para el té.

—Trae las velas.

Fu Ling comprendió sus intenciones y trajo el objeto. Prender los restos en la bandeja sólo tomó unos momentos, y las llamas se extinguieron de inmediato. Era bueno que la seda pudiera volverse ceniza con tanta facilidad. Qing Feng dio una mirada alrededor del cuarto, y se topó con las begonias en la ventana.

—Entierra las cenizas en la maceta.

Las manos diestras de Fu Ling enterraron las cenizas con rapidez, sin olvidarse de eliminar el trazo del fuego en la bandeja del té.

—Tú, ve a llamar a Huang Jiao. Es necesario que le invitemos. Apresúrate… —¡Tan doloroso! Casi no podía soportarlo, pero no podía confiar en que el descanso fuera suficiente.

—Sí. —Fu Ling no se atrevió a tardar más tiempo y corrió por las puertas luego de abrirlas.

—Hermana Fu Ling… —Xiao Chu estaba enojado después de haberse dormido durante la vigía de esa noche, así que estaba caminando arriba y abajo por el patio. Vio a Fu Ling saliendo del cuarto de su Señora y corriendo hacia las puertas principales, pero era inútil llamarla.

—Alguien venga… ¡Lan! ¡Xia Yin!

Antes de que Xiao Chu pudiera reaccionar, él escuchó los gritos de Qing Feng. En el medio de la noche, su fuerte voz asustó a Xiao Chu y a cada sirviente en el Salón Qing Feng, despertándose. Lan y Xia Yin eran mujeres que servían al lado de la Señora, así que tenían sus propios cuartos. Cuando Xiao Chu se recuperó, corrió a sus cuartos para llamarlas.

Lan y Xia Yin salieron al patio en pánico. No sabían lo que había sucedido, pero no se atrevieron a bajar la velocidad y corrieron hacia la casa principal a medio vestir.

—¿Dónde está el emperador esta noche? —preguntó Qing Feng inmediatamente después de verlas entrar.

En el Palacio Interno había reglas no escritas. Después de cada noche, cada Palacio debía enviar a alguien al Jing Shi Fang para preguntar en qué Palacio residía el emperador esa noche, para que cuando su Señora les preguntara, ellas podrían responder. Pero Qing Feng nunca lo había preguntado antes, ¿qué había sucedido esta noche?

Ambas se miraron entre sí. Como siempre, Lan bajó la cabeza y dejó que Xia Yin respondiera.

—El emperador estuvo descansando en el Palacio Zhen Yang estas noches.

—Lan, ve al Palacio Zhen Yan y dile al emperador que tengo un dolor insoportable. Pídele que venga —dijo Qing Feng mirando a Lan, luego de darle una mirada a Xia Yin. No podía dejar que ella dejara el Salón Qing Feng.

—Esto… —Faltaban dos horas hasta la corte matutina. Si perturbaba al emperador en medio de la noche, temía que la regresaría antes de que pudiera verlo.

Lan levantó la mirada y vio el rostro pálido de Qing Feng, y se sorprendió. Parecía que su Señora estaba en verdad enferma.

A ella le dolía tanto que comenzó a temblar, pero la chica se congeló. Furiosa, Qing Feng golpeó la mesa.

—¡Ve rápido!

—¡Sí! —Lan levantó su vestido, y corrió fuera rápidamente.

Una vez Qing Feng terminó de hablar, se acostó en la mesa. Su respiración profunda le dio un susto de muerte a Xia Yin.

—Señora, esta sirvienta… ¡Esta sirvienta irá a llamar a un médico!

—Detente… —Su voz siempre fuerte sonaba muy débil. Qing Feng tomó la mano de Xia Yin y dijo—: Fu Ling fue a hacer eso, ayúdame a la cama.

—Sí. —Los dedos de Qing Feng estaban fríos, y su palma húmeda. A pesar de que sus largas uñas se enterraron en la piel de Xia Yin, no se atrevió a hacer un sonido y ayudó a Qing Feng a acostarse en su cuarto. A pesar de cubrirla con sábanas, la joven temblaba sin parar.

—Frío… —murmuró Qing Feng.

—¿Señora? —Xia Yin la llamó varias veces, pero Qing Feng la ignoró. Sus ojos estaban cerrados con fuerza, sus labios apretados, y tenía una mirada perdida en el rostro.

Xia Yin salió del cuarto repentinamente, y los ojos cerrados de Qing Feng se abrieron de repente con una mirada tan fría que podría sacarle el alma a alguien. Cuando estaba por sentarse, Xia Yin corrió dentro de nuevo con una manta gruesa de invierno. Detrás de ella había una sirvienta llevando una bandeja de té.

Xia Yin la cubrió con la manta, y tomó la taza de té de la sirvienta para dársela a Qing Feng en la boca.

—Señora, es un té ginsheng. Por favor tome un poco para calentarse.

Ojos fríos y claros la observaron por unos momentos; luego Qing Feng cerró los ojos y tomó la taza. No la bebió, sino que la sostuvo en sus brazos con fuerza para calentarse. Después de que otra ola de dolor pasara, habló en un tono bajo.

—Prendan todas las linternas, y trae todas las velas al cuarto.

—Sí. —La vista de Qing Feng no era como siempre, pero pudo ver la alarma y miedo de Xia Yin..

Después de la llamada anterior de Qing Feng, todos los sirvientes en el Salón Qing Feng estaban despiertos y de pie fuera de la casa, sin atreverse a decir una palabra. Cuando las instrucciones de la Señora fueron otorgadas, todos comenzaron a actuar de inmediato, aunque estaban confundidos. Pronto, el Salón entero estuvo completamente iluminado.

—El emperador ha llegado.

Era tarde por la noche, por lo que el anuncio sonó más fuerte de lo usual. Los sirvientes en el patio se arrodillaron, y Qing Feng, que estaba acostada en su cama, frunció el ceño.

¿Él en verdad vino?


[1] Maoshi: Entre las 5 y 7 a. m.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *