La Villana Revierte el Reloj de Arena – Capítulo 4: La villana revierte el reloj de arena (4)

Traducido por Maru

Editado por Sharon


Sarah contempló sus palabras varias veces para asegurarse que no lastimaría a Aria antes de preguntar con cuidado.

—¿Quiere dárselo al duque?

—No.

—¿Entonces a Sir Oscar?

Aria sintió que la mano de Sarah temblaba débilmente entre sus manos.

Podía adivinar que debía temer que Aria, que pretendía ser amable y pura, se vería atrapada en una lucha con una gran cantidad de competidores.

No sabes que soy la peor de todos.

Aunque estaba explotando su conocimiento del pasado, era cierto que había cometido muchas fechorías. Si realmente hubiera sido una niña amable, se habría negado o se habría desanimado de tomar tales acciones.

No solo había pensado en vengarse de Mielle, sino que nunca había considerado vivir una vida amable.

Por eso Aria no tuvo más remedio que enmascarar sus insidiosos pensamientos internos y sonreír brillantemente para no revelar tontamente sus razones ocultas o quedar atrapada en una trampa como lo había estado antes.

—El escudo de esa familia es tan bonito que realmente quería hacerlo. Ni siquiera sé de qué trata —dijo, sacudiendo su cabeza.

Era una mentira.

De hecho, lo sabía muy bien. En un momento, había tratado de seducir a Oscar. Aunque se había rendido por miedo después de hacer contacto visual con sus ojos fríos y heladores, era cierto que se habían encontrado a menudo pero sin ninguna expectativa.

La respuesta firme de Aria ayudó a aliviar a Sarah, y su rostro se iluminó con una sonrisa amable y benevolente. Era cierto que el sello del duque de Frederick era hermoso, así que Sarah se convenció de que esa era la razón.

Sarah ya no dudaba del corazón puro de Aria, por lo que comenzó a explicar los detalles del escudo. También comenzó a señalar con cuidado los lugares que necesitaban atención adicional durante el proceso, como si la usara ella misma.

—Para la forma de una rosa, necesita técnicas avanzadas. Incluso si el eje está ligeramente distorsionado, la forma se torcerá. Por lo tanto, debe aferrarse al eje central e inflar los pétalos como si lo rodearan.

Como dijo Sarah, incrustar una rosa en el pañuelo era un procedimiento muy agotador y difícil. Si ella tomara una puntada en la dirección incorrecta, la rosa se volvería muy fea. Como ya había pasado más de medio día bordando el escudo de la Familia Roscent, el escudo de la rosa continuaría en la siguiente clase.

♦ ♦ ♦

Esa noche, el conde regresó a la mansión antes de lo previsto, por lo que toda la familia pudo reunirse para cenar por primera vez en mucho tiempo. Mielle chirrió como una alondra, balbuceando que había estudiado tanto que tuvo que parecer agotada, mientras que Caín les dijo que regresaría al dormitorio de la academia ya que sus vacaciones habían terminado.

—¿Ya ha llegado a su fin?

—Estoy programado para salir el fin de semana.

Eso era bastante bueno. Aria sonrió, pero no fue sorprendida haciéndolo ya que nadie le prestó atención.

Estaba vigilando en silencio a la armoniosa familia.

La pasaban bien sin ella, riéndose y divirtiéndose, y su madre estaba allí, aunque un poco incómoda. Mielle dirigió las conversaciones eligiendo temas que Aria no conocería para excluirla personalmente.

Solo tienes trece años.

Ver lo bien que Mielle sabía sobre los negocios de su padre hizo que Aria estuviera tan agradecida que podía llorar.

—Padre, ¿por qué no inviertes en cuero refinado? Muchas damas nobles de moda ya están comenzando a usar cuero en sus vestidos. Es refrescante usar un corsé con la correa alrededor del área de la cintura.

—La tendencia del cuero se predijo el año pasado. A pesar de que llegamos un poco tarde, como dices, creo que es bueno que adquiera cuero de calidad ahora —respondió el conde Roscent a Mielle con una expresión de satisfacción.

Fue lindo ver a una niña tan pequeña dar su opinión. Sin embargo, contrario a las expectativas de Mielle y del conde, esa tendencia estaría completamente ausente de la moda durante los próximos años; no, por la eternidad.

Era difícil refinar un cuero tan pesado y rígido, y el material comenzó a ser evitado gradualmente por quienes lo usarían, ya que se sentía incómodo. Además, las formas y los colores no eran tan variados, y el olor único del cuero era contradictorio con las preferencias de las damas nobles.

Después de escuchar la conversación amistosa entre padre e hija, se limpió la boca con una servilleta y lentamente abrió la boca. Era hora de que hablara sobre el futuro que conocía.

—Padre, ¿puedo decir algo?

—Aria, ¿tú? Está bien, déjame escuchar lo que quieres decir.

Las miradas de todos se centraron en Aria, quien se unió a la conversación después de permanecer callada en su asiento todo ese tiempo. La audiencia llevaba miradas de ridículo, sorpresa y preocupación.

Pero, en medio de esa atmósfera, Aria permaneció confiada.

—Es cierto que el cuero ha sido una tendencia entre las señoritas nobles, y el material ha sido utilizado por jóvenes a lo largo de los años, por lo que estoy de acuerdo con la idea de que necesitamos un suministro continuo de él. Sin embargo, ¿realmente crees que deberíamos invertir tanto en ello?

Aria solía quejarse y gritar, así que cuando de repente habló tan cortésmente, el interés del conde aumentó. No había pasado mucho tiempo desde que había comenzado su educación, pero ese tono maduro y articulado, sumado a una expresión de confianza, fueron suficientes para atraer su atención.

Ciertamente, el cuero estaba en tendencia entre algunas damas aristocráticas, pero aparte de esa minoría, no había habido ningún interés generalizado. El conde sabía de las deficiencias del cuero, por lo que no había asegurado el material y no tenía intención de hacerlo. Acababa de aceptar con entusiasmo las palabras de su linda hija mientras pensaba que ella tenía una visión limitada de las cosas debido a su corta edad.

Pero Aria parecía un poco diferente. Estaba llena de cierta confianza desconocida. Como un puro hombre de negocios, comenzó a anticipar las palabras que seguirían, dejando a un lado el nacimiento y los antecedentes de Aria.

—Existen limitaciones para el cuero. Incluso si se tiñe, el color se drena fácilmente y, para empezar, es un proceso difícil. Por lo tanto, durante los últimos años, el intercambio de cuero ha sido lento. Entre los nobles, las tendencias se propagan fácilmente, pero también desaparecen con facilidad.

—Mmm… eso es cierto —estuvo de acuerdo el conde mientras se frotaba la barbilla.

—Y por lo que he escuchado…

Aria apartó la vista del conde y miró a Mielle, sonriendo alegremente. Ni siquiera había abordado su punto principal, pero Mielle, cuya opinión ya había sido negada, se mordió el labio.

En el pasado, Aria había experimentado que, después del cuero, otro material se convertiría en el líder de la moda. Una persona había comenzado esa tendencia, y como era un ícono de la moda, era cautelosa a la hora de vestirse para asegurarse que nada se filtraría antes de poder usarlo correctamente.

Por otro lado, Aria, que ya había experimentado el futuro una vez, era diferente. Ella ya lo sabía todo. Si la persona hubiera usado cuero, podría haberse vuelto popular, pero afortunadamente, no era lo que ella usaría.

—Escuché recientemente que la princesa fue al norte a comprar una gran cantidad de pieles.

—¿Pieles?

—Sí. Hay rumores de que varios carruajes con pieles han entrado en el palacio. A diferencia del cuero, hay una variedad de colores diferentes que se pueden elegir y teñir. La piel es suave y no huele a nada si se emplea el método de lavado adecuado.

De hecho, nadie había visto esos carruajes, por lo que no había rumores, pero era la verdad. La princesa realmente había regresado del norte después de comprar una gran cantidad de pieles, y usaría un tipo diferente cada vez que se celebrara una fiesta; aumentando su popularidad rápidamente.

Las pieles eran difíciles de procesar y suministrar, por lo que sería inútil si alguien lo adquiriera tarde, cuando la tendencia ya estaba en curso. Como el pelaje de buena calidad era limitado, estaba claro que si la persona era diligente, monopolizaría la industria.

Si la princesa usara pieles, seguramente se extendería por todo el imperio. Si las palabras de Aria eran ciertas, tenía que adquirir rápidamente un pelaje de alta calidad, e incluso si fueran falsas, aún tenía que comprobarlo.

El conde pensó que su opinión era lógica y pidió un criado para verificar los rumores. Si la princesa realmente había comprado una gran cantidad de pieles, tenía que moverse de inmediato. Era un gran comerciante, pero aún creía en una niña de bajo perfil como ella.

Aria sonrió alegremente, contenta.

—¿De dónde has oído eso?

—Mmmm… ¿Y bien? ¿Quién era? ¿Uh? ¿De dónde lo escuché? Realmente escuché sobre eso, no lo recuerdo bien.

Pensó en nombrar a Sarah como la fuente, pero si lo hacía, el conde podría preguntarle directamente, por lo que se abstuvo de hacerlo. Ella decidió sonreír y actuar como una niña de su edad.

—No me acuerdo muy bien.

El conde pidió la fuente de los rumores en repetidas ocasiones, pero Aria continuó ladeando la cabeza como si estuviera tratando de recordar.

No le importaba lo que él pudiera pensar de ella en ese momento. Si seguía sus palabras y compraba el pelaje, obtendría un gran beneficio, y si no lo hacía, golpearía el suelo con pesar.

¿Cuál elegiría? Aria no perdería nada de ninguna manera, y se ganaría la confianza del conde de todos modos. Por lo tanto, para asegurarse que lamentara haber desestimado su opinión, puso una cara inocente.

En ese momento, el conde se dio cuenta de qué clase de niña era Aria y endureció su expresión.

No hacía mucho, ella era una chica insignificante que solo gritaría si no estaba satisfecha con algo. Entonces, era algo vergonzoso que hubiera escuchado atentamente a una chica que ni siquiera le llegaba a la cintura. Sin embargo, en caso de que los rumores sobre la princesa fueran ciertos, decidió revisar su consejo. No llevaría mucho tiempo, y si tenía suerte, ganaría el premio gordo.

Después de un poco de silencio, la conversación se reanudó una vez más, sin dejar espacio para que Aria se uniera. No pensó en unirse a la conversación cuando las estúpidas respuestas de Mielle le recordaron sus propios recuerdos de infancia, alienando incluso a la condesa. Sin embargo, Aria se llevó a la boca el último trozo de carne cortada limpiamente, sin preocuparse por la situación.

Al final, sería ella quien tendría la última risa.

♦ ♦ ♦

El conde, que originalmente había declarado que se quedaría en la capital por unos días, se preparó de inmediato para un viaje de negocios tan temprano como la hora del almuerzo del día siguiente. Aria tuvo el presentimiento de lo que había sucedido cuando vio a los criados empacando varias bolsas de ropa gruesa. Ella pensó que él había creído lo que ella había dicho.

Como había esperado, el conde recibió la información de que la princesa había comprado pieles. Si hubiera preguntado qué había comprado en el norte, le habría tomado un tiempo obtener la respuesta correcta, pero no había sido difícil obtener una respuesta ya que simplemente había hecho una pregunta directa.

Incapaz de almorzar, el conde se apresuró a partir, disculpándose mientras besaba la mejilla de la condesa. Secuencialmente, acarició las cabezas de su hijo e hija una por una, diciendo que volvería a salvo, y finalmente, miró a Aria. La mirada era una mezcla de alegría, satisfacción y orgullo, estableciéndose como un gran favor.

Antes de que el conde acariciara el cabello de Aria, ella extendió la mano y agarró su mano. El conde se sorprendió un poco, pero después de escuchar la brillante voz de Aria que decía adiós, deseándole que regresara a salvo, sonrió cariñosamente. Era la verdadera sonrisa de un padre que Aria estaba recibiendo por primera vez.

Entonces sacó un pañuelo que había escondido en su bolsillo interior. Cuando ella extendió la mano, el conde le preguntó qué era.

—Es un pañuelo. Aunque el bordado es un poco descuidado, pensé que lo necesitarías ya que te dirigirás a un lugar lejano. Ten un viaje sano y seguro.

Los ojos de Mielle, frente a ella, se volvieron tan grandes que no pudieron crecer más.

“Dile que no lo recibirás”, era lo que decía su expresión. Pero contrario a su deseo, el conde aceptó felizmente el pañuelo. No había ningún error en que Aria debía haber parecido un ángel para el conde en este momento.

Además, el bordado era muy hermoso, por lo que lo habría aceptado incluso si no hubiera estado de buen humor. El bordado era tan grande que era impensable que viniera de una niña de catorce años.

—Bueno, le compré la tela porque comenzaría a aprender bordado, pero nunca imaginé que estaría tan bellamente terminado.

La condesa, que ocultó todo el asunto, también mostró el bordado de Aria a Mielle y Caín. Nadie podía discutir que el bordado del lirio era realmente hermoso, y no porque Aria fuera su propia hija.

Mielle miró fijamente el suave pañuelo que le cubría las manos. Se mostraba vívidamente un hermoso lirio, que parecía que emitiría la fragancia de la flor. Era más elegante y hermoso que cualquier bordado que hubiera visto.

¿Podría realmente bordar algo más hermoso y elegante que eso?

Ella sintió que iba a estallar en lágrimas.

—Puedo hacerte un pañuelo como ese, Mielle, si lo necesitas. Si mi hermano Caín me lo pide, también te lo haré —le dijo alegremente y una expresión pura al notar su estado.

—No, no lo necesito.

Caín se negó antes de que Aria pudiera terminar de pronunciar su pregunta. Habiendo esperado esa reacción, se encogió de hombros sin perder su sonrisa.

—Ya veo. Entonces, parece que solo necesito hacer uno para Mielle.

Ella no respondió, ya que estaba aturdida por la sorpresa. Su padre se iba de viaje de negocios a un lugar lejano, pero ella ni siquiera agitó la mano una vez, mirando fijamente todo.

Aria no creía que Mielle actuara brutalmente como lo había hecho en el pasado, pero no esperaba que ella recibiera tal sorpresa.

Bueno, fue muy satisfactorio.

♦ ♦ ♦

Aria, que había regresado a su habitación, se rio. Iba a darle a Mielle el mejor bordado. Como nunca había dicho que sería ella quien lo haría, conseguiría que Sarah lo hiciera.

Ciertamente, Mielle se desesperaría todos los días mirándolo. Desde que era joven, eso sería aún más notable. Una vez que recuperara el sentido, aprendería a bordar con sus propias manos para vencer de alguna manera a Aria, y cuando se diera cuenta que era bastante mala en eso, definitivamente sería un gran shock para ella.

Podría ser que nunca podrás bordar nada por el resto de tu vida, como yo en el pasado.

Antes, Aria siempre había sufrido un complejo de inferioridad, quedando atrás de Mielle en todos los sentidos. Ella no había sido tan elegante, ni tan lógica. Había sido insociable, absorta en sí misma, sintiéndose culpable de no ser amada, todo lo cual había contribuido a que cayera en la tentación de las sirvientas, lo que la llevó a expresar esas frustraciones a través de malas acciones.

Había sido un muro que nunca había sido capaz de superar. Por lo tanto, se había obsesionado aún más con cuidar su belleza. Pensando en el pasado, si se hubiera detenido y pensado un poco, se habría dado cuenta que podría haber cruzado esa pared con esfuerzo y tiempo, pero no lo había notado porque había pensado desde el principio que era imposible

Así que ahora, estará bien si la situación se invierte.

Antes de que Mielle pudiera intentar algo, Aria daría el primer paso y se aseguraría de que no pudiera hacerlo. Al continuar repitiendo ese procedimiento, era seguro que Mielle se convertiría en un desastre, como lo había sido en el pasado. Solo de pensarlo, una sensación emocionante de euforia se extendió por todo su cuerpo.

Al día siguiente, Mielle no asistió al almuerzo o la cena, sino que se quedó en su habitación. Algunas damas que Aria estaba viendo por primera vez visitaron a Mielle, pero todas volvieron con caras perplejas. Aunque todas eran muy buenas para bordar, no estaban a la altura de los estándares de Mielle, por lo que no tenían futuro para enseñarle.


Maru
Me encanta la maldad de esta mujer. Cómo disfruto ver a Mielle henchida de rabia jajaja

| Índice |

One thought on “La Villana Revierte el Reloj de Arena – Capítulo 4: La villana revierte el reloj de arena (4)

  1. namu says:

    Desde que leí el manhwa me encantó por la inteligencia de Aria y la manera en que mantenía la calma 🥺

    Gracias por la traducción! 👌💜

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *