El último jefe, la bruja – Capítulo 28

Traducido por Ichigo

Editado por Sakuya


Había varias cosas que considerar sobre la vida temprana de Ambert y Cross. ¿Quién podría haber imaginado que nuestros padres eran compañeros de esclavitud, tan cercanos como hermanos? Es ciertamente una curiosa coincidencia.

Además, fue chocante que la bruja negra Slayzia investigara los homúnculos y que los dos pudieran ser su espécimen.

Pero, estaba extrañamente convencida.

Conozco la『peculiaridad』de mi cuerpo. Existe la posibilidad de que mi extraordinaria cantidad de poderes mágicos y talento en la magia, no hayan sido heredados de mi madre. Cualquier otro rasgo muy anormal mío, también podría venir de los genes de mi padre.

Lo mismo ocurre con Will.

Ser la segunda generación de caballeros que compiten por el título de caballero más fuerte de Mistria, podría ser porque hay algún secreto en su cuerpo. Sin embargo, sería lamentable negar todos sus esfuerzos.

¿Qué clase de homúnculo intentaba crear Slayzia?

¿Qué pasó entre Ambert y Cross?

Quiero saberlo. Quiero investigar. Quiero hacer todo tipo de inspecciones de mi cuerpo y el de Will.

Soportando ese impulso, me dirigí a Banheid con Will.

El trabajo aceptado debe ser visto a través de todos los medios. También concierne vidas humanas y no quiero decepcionar a mi hermano.

El carruaje de los dragones corría por el desierto a toda velocidad. Unika sigue cuidando la casa. Dejé la tarea de cuidarlo a Marin y a otras brujas aprendices.

—¿Qué pasa contigo, mirándome así…? ¿Estás preocupada por algo?

—No es nada.

Will parecía incómodo y me dijo que dejara de mirarle si no tenía nada que decir.

Lo siento.

Todavía no puedo contarle a Will lo de nuestros padres. Solo lo molestara.

Además, si mi padre estaba también profundamente involucrado en la muerte de los padres de Will junto con mi madre, ni siquiera yo sería capaz de levantar la cabeza ante él… así que es difícil sacarlo a relucir. Será doloroso si vuelve a desconfiar de mí después de haberse encariñado conmigo.

Banheid era una aldea rural completamente ordinaria con una población de menos de quinientos habitantes. Contrariamente al idílico paisaje de los campos y arroyos, la atmósfera en la aldea era tensa, con los aldeanos llenos de una resolución sombría, el personal médico corriendo en todas direcciones y los pacientes preocupantes.

El salón de actos del pueblo se había convertido en una zona de cuarentena temporal. Tan pronto como llegamos, fuimos informados por los médicos y hechiceros que fueron enviados por mi hermano. Ya había unos 50 infectados con el nuevo tipo de fiebre del maná y unos 10 estaban gravemente enfermos. La medicina convencional tenía poco o ningún efecto y parecían no saber qué hacer. 

—En la actualidad, el número de personas infectadas ha dejado de aumentar. Sin embargo, ningún infectado ha mostrado algún signo de mejora. Si continúa así, los que han agotado su vitalidad serán los que… 

Ya han pasado 6 días desde que el primer aldeano se derrumbó. Deben estar en su límite ahora. 

—Will, ve a ayudar al grupo repartiendo raciones de emergencia y llevando la carga. Trata de evitar interactuar con los pacientes tanto como sea posible. 

—Claro. Entonces, tú… 

—Examinaré brevemente a los pacientes. Estará bien. Controlar la magia es mi especialidad. 

Se dice que la causa de la Fiebre del Maná es un cambio en el flujo de los poderes mágicos de la naturaleza. 

En un caso muy raro, se emite una onda especial cuando el flujo de la corriente cambia. Esa onda perturba en gran medida los poderes mágicos dentro de los seres vivos y empeora su condición física. La onda se transmite a otras personas una tras otra y así es básicamente cómo se propaga la infección. 

Por eso, teóricamente, mientras estabilices los poderes mágicos dentro de tu cuerpo, no te infectaras. 

Debería ser menos susceptible a la infección que la gente normal. 

Después de todo, no podía llamarme a mí misma bruja si no pudiera controlar mis poderes mágicos. 

Pero depende del grado del cambio…

Supongo que sería más fácil si lo comparas con el clima. 

Cualquiera puede salir a la calle bajo una lluvia ligera, pero sólo unos pocos podrían soportar una lluvia o un viento fuerte. Puedo caminar con gracia en la mayoría de los climas, pero incluso yo tendría que dejar de caminar o empezar a correr si me encuentro con una fuerte tormenta. En otras palabras, mi control de los poderes mágicos se verá perturbado. 

Pero Banheid no me da la impresión de que esté lloviendo. 

Es casi como si estuviera caminando en la niebla. Hay un movimiento de mana antinatural, pero no puedo comprenderlo. Hay algo aterrador escondido más allá de la vista, invisible. Tiene una atmósfera peligrosa. 

No puedo compararla con nada ya que no he estado en una región infectada antes, pero esta aldea me da un mal presentimiento.

Conseguí el permiso y visité a cada paciente, uno por uno. 

—¿Qué tal está, señorita Sonia?

Después de ser cuestionada por el hechicero asistente, toqué el cuello de un paciente masculino. Su pulso era débil. El flujo de poderes mágicos parecía que se detendría en cualquier momento. De acuerdo con el diagnóstico del hechicero, esta sería su noche crítica.

—Este es un tratamiento drástico, pero vamos a intentarlo. 

No llegaremos a tiempo si empezamos a componer la medicina ahora mismo. Intentaremos controlar el flujo de los poderes mágicos desde el exterior.

Vertí una sola gota de mis poderes mágicos en el joven y pensé en ella circulando dentro de su cuerpo.

El paciente gimió dolorosamente por un segundo, pero se calmó enseguida.

—Oh, ¡los poderes mágicos internos se han estabilizado!

Usando mis poderes mágicos, examiné todo su cuerpo. Entonces, sentí algo fuera de lugar.

Una presencia siniestra que me hizo estallar en un sudor frío.

¿Esto es…?

—No es bueno… hay más energía interrumpida. Volverá a su estado crítico después de un tiempo.

Si vierto más poderes mágicos en él, puede causar rechazo y terminar en la muerte. Esto simplemente prolongará su sufrimiento. 

Todavía es necesaria una solución fundamental.

Después de eso, me detuve para ver el examen de los aldeanos sanos. Todos estaban ansiosos, así que formaron una larga fila. Algunas mujeres en la fila parecían viajeras.

—¿Oh? Parece que un niño llamado Raz nunca ha pasado por el examen.

Después de terminar de revisarlos, el doctor miró el registro de los aldeanos e inclinó la cabeza.

—A quién le importa ese tipo.

—Es la plaga de este pueblo. Qué asqueroso.

—Más importante, ayuda a mi hija más rápido. 

Los aldeanos me hablaban como si me escupieran. Me pregunto si sólo están irritados debido a su ansiedad por la enfermedad. 

Cuando le pregunté al joven, que era de mi edad, sobre Raz, empezó a hablar incesantemente. 

No he ocultado mi identidad, así que todo el mundo sabía que era la hija de Alonia, la Bruja de la Salvación. Mi hermano también me dijo que si los aldeanos sabían que yo estaba de visita, se animarían más. De hecho, también había aldeanos que estaban de buen humor, diciendo que una celebridad había venido. 

—Su madre era la peor. Mi padre también fue engañado, e hizo enojar a mi madre como un demonio. Fue simplemente horrible. 

Raz era un niño nacido de una prostituta. Su madre perdió su trabajo en el burdel del pueblo después de robar y junto con Raz, a quien dio a luz con un cliente, empezó a alojarse en este pueblo. Sin embargo, a lo largo de los años, sedujo a muchos aldeanos y desapareció después de robar sus bienes. Supuestamente era buscada por fraude. 

Parece que Raz fue abandonado en este pueblo y odiado por los demás desde entonces. 

Habría estado bien si lo hubieran echado de la aldea de una vez por todas, pero ha sido obligado a realizar trabajos forzados como un esclavo. Así que, básicamente, el mismo Raz no ha hecho nada malo, pero ha sido usado para desahogar su frustración. Los aldeanos no parecen sentirse culpables por eso en absoluto. 

Se pueden escuchar historias similares en todas partes. 

Mi corazón no duele por él, pero no me pone de buen humor. La parte de la mala conducta de su madre, que le fue impuesta, me hizo simpatizar con él sin querer. 

—Si ese niño está infectado, debemos ponerlo en cuarentena… todos los que estén libres, por favor, busquen conmigo. 

Según los aldeanos, Raz suele estar en la cueva de la montaña de atrás, en un cobertizo en el campo o en un granero. Quería caminar por el pueblo para ver la situación, así que decidí unirme a la búsqueda. Will también se unió desde la mitad del camino y nos dirigimos hacia el granero juntos. 

—¿Cómo es? El nuevo tipo de Fiebre de Mana. 

Will, que se mezcló con las mujeres de la aldea y les ayudó a distribuir comida, parecía estar completamente sobrepasado por las preocupaciones que sentían hacia sus maridos e hijos. Se ve muy ansioso. Comprobé si había alguien más a nuestro alrededor y se lo dije a Will. 

—De acuerdo a mi juicio, esto no es una Fiebre de Mana. 

No es de extrañar que los hechiceros no se dieran cuenta de nada. Los síntomas en sí, que causan anomalías en los poderes mágicos internos, son muy similares a la Fiebre de Mana. Si el daño fuera extenso, sería normal sospechar de una enfermedad contagiosa. 

Sin embargo, esta vez, la forma de infección es extraña.

Hay regiones con cero víctimas y también hay diferencia en la gravedad de los síntomas. No es natural.

—¿Eh…? ¿Qué significa eso?

—Todavía no puedo decirlo con convicción, o más bien, no puedo creerlo, pero esto es…

En ese momento, la puerta del granero se movió. Una pequeña sombra apareció desde el interior y dejamos de movernos.

Era un niño, quien tenía vendas alrededor de su cara y la piel que se asomaba de su ropa. Qué ojos tan huecos tiene. No parecen los ojos de un niño de ocho años.

Con su físico era lo mismo. Es mucho más pequeño y delgado que el promedio de los niños de su edad. No está recibiendo suficiente nutrición.

—Tú debes ser Raz. Hemos venido a ayudar a curar la enfermedad. ¿Estaría bien si te echara un vistazo a ti también?

Incluso cuando le sonreí, el rostro de Raz no cambió. Era inexpresivo, como si hubiera renunciado a todo y se hubiera distanciado del mundo. Aprovechando la falta de respuesta, entré en el granero. Raz no parecía tener suficiente energía para resistirse.

No había nada excepto heno apilado en el grano y olía ligeramente.

Con el cachorro marrón empezando a ladrar, todo se volvió más ruidoso.

—Me entrometeré, entonces. No te preocupes, no te haré daño.

Lo callé, intimidando… no, saludándolo. El perro gimoteó y se escondió detrás de las piernas de Raz.

—¿Estás durmiendo aquí?

Raz asintió con la cabeza y se abrazó los brazos. Tal vez se avergonzaba de no vivir en condiciones humanas adecuadas. Ni yo ni Will nos burlaríamos de sus circunstancias.

—¿Estás herido?

Mientras Will preguntó, Raz se retiró instantáneamente a la esquina de la cabaña. Probablemente le teme a los hombres con buen físico. Más aún cuando hay una espada colgando de su cintura. Me pregunto si los aldeanos están abusando de él a diario.

—No tengas miedo. Es como mi perro. Es igual que el perrito de ahí.

—¡¿Quién es un perro…?! Realmente no haré nada.

Cuando Will se agachó y se encontró con su línea de visión, Raz asintió ligeramente. 

Le ordené en secreto a Will que trajera comida. También le pedí que le dijera a los médicos que examinaría a Raz. 

Tomando la mano del niño, comprobé el estado de sus poderes mágicos internos. Su temperatura corporal, transmitida a través de sus vendas, era baja y sus dedos temblaban. 

—No parece estar infectado, pero, aun así estás bastante agotado. No tienes ni “núcleo” ni “cerebro”, ¿verdad?

Raz asintió con la cabeza, pareciendo ansioso. 

Mientras intentaba quitarle las vendas, fui educadamente rechazada. 

Parece que forzarlo no funcionará. 

Will trajo sopa de huevo con verduras y pan blando. Me alegro que haya elegido comida que sea fácil de digerir. Me preocupaba qué hacer si traía un grasiento trozo de carne, pero parece que su sentido común sigue funcionando. 

Aunque la cantidad de comida que trajo es definitivamente anormal para un solo niño. Como era una buena oportunidad, ambos decidimos comer aquí. Ahora que lo pienso, no he almorzado. 

—Coman despacio, ustedes dos. 

Tanto Will como Raz asintieron con la cabeza al mismo tiempo. Le di leche al cachorro, que miraba nuestra comida con ojos envidiosos. 

—¿Cómo se llama este perrito?

—Tirle…

Después de esto, Raz empezó a responder adecuadamente a las preguntas, hablando de que Tirle era un perro callejero y que probablemente lo tiró su madre, de que él no podía dejarlo y que siempre compartía su comida. Al escuchar que Raz no había tenido una comida caliente en mucho tiempo, Will frunció el ceño, quizás recordando su infancia.  

Después de la comida, Raz cayó lánguidamente en la cama de heno. Parecía estar agotado por el nerviosismo. No es que estuviera en buenas condiciones desde el principio, de todos modos. 

—Raz, si te quedas aquí, te enfermarás. ¿Quieres venir a nuestra posada?

Debido a que los aventureros se detienen de vez en cuando, hay muchos granjeros que manejan posadas como un trabajo secundario, así que no hay escasez de instalaciones de alojamiento. Hemos reservado la mejor posada de Banheid. 

Raz sacudió la cabeza en rechazo, diciendo que el dueño de la posada le gritaría de todas formas y que le echaría. 

—Entonces, tendré una charla con el jefe del pueblo, ¿quieres vivir en otro pueblo? No te gusta este lugar, ¿verdad? El señor feudal de Azurite es amable, así que podrías incluso convertirte en el hijo adoptivo de un noble.

Mis palabras parecían haber sorprendido a Will. Estoy siendo excesivamente caritativa. Por supuesto, no estoy proponiendo esto solo por mi compasión. Hay algo que quiero comprobar.

—Está bien. Me quedaré… en este pueblo. —Raz me miró con ojos oscuros, sin ningún tipo de infantilismo.

—¿Por qué?

—Porque quiero ver.

Los pequeños labios de Raz se retorcieron en una sonrisa.

Quiero ver el fin de este pueblo, dijo.

| Índice |

3 thoughts on “El último jefe, la bruja – Capítulo 28

  1. CieloFlowlight says:

    Entonces por la maldad en los corazones de las personas de ese pueblo un niño pequeño aprendió cosas que no debería saber. Me pregunto cómo es que empezó toda esa “enfermedad”
    Gracias por el capítulo ❤️
    Espero con ansias los próximos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *