Katarina – Volumen 5 – Capítulo 1: Aparece un rival (4)

Traducido por Shisai

Editado por Sharon


[POV Katarina]

Mi madre me regañó por lo que sucedió durante el baile, pero no me prohibió asistir a otros, ya que mi inscripción en la Academia se estaba acercando cada vez más.

Iría a otro baile pronto, ya que Jared me había invitado y me estaría escoltando. Keith, quien me había acompañado la última vez, dijo que tenía algo que hacer y que no podría asistir. Parecía realmente preocupado, así que debe ser algo importante.

Me sentiría mejor si él estuviera allí en el baile conmigo, pero solo le dije que era una lástima que estuviera ocupado, y que tuviera cuidado. Luego añadió que debería cuidarme, mucho. Le aseguré que esta vez no haría nada que pudiera destacar, pero él frunció el ceño y dijo que no era de eso de lo que estaba hablando.

—¿Entonces a qué te refieres? —traté de preguntarle, pero él no se explicó. Nunca supe de qué estaba hablando.

Como resultado, iría a esta fiesta que sería más grande que la anterior, y con más personas asistiendo. Si me equivoco con tanta gente… ya podría imaginarme encerrada en la habitación de mi madre, o en la sala de conferencias, como me gustaba llamarlo.

—Ten cuidado —dijo con una sonrisa espeluznante justo cuando estaba lista para ir al baile.

Será mejor que lo sea…

—Déjame tomar tu mano, mi dulce prometida —dijo Jared sin ningún rastro de vergüenza. Como se esperaba de un príncipe de un juego otome. Si alguien más intentara sacar una línea como esa, se verían encogidos.

Esto se vería mucho mejor si estuviera acompañando a una bella princesa en lugar de una villana, pensé al entrar al lugar del baile de su mano.

Una vez que entramos en el pasillo lleno de gente, llegó el momento de los saludos. Siempre fueron molestos, pero siendo la escolta del príncipe, son peores. Casi todos nos llamaron, y casi todas las damas me miraron de reojo… lo cual era normal ya que pasaba cada vez que estaba en público con Jared.

Al principio traté de quedarme a su lado y saludar a la gente con él… pero pronto me cansé de eso.

He saludado a suficientes personas por hoy, ¿verdad? Correcto.

—Estoy un poco cansado, así que descansaré un poco —le dije en uno de los pocos momentos cuando nadie nos hablaba, y me alejé rápidamente.

Todos estos años huyendo de mi madre me habían enseñado una o dos cosas sobre las escapadas rápidas. Me las arregle para huir, no porque pudiera correr más rápido que Jared, sino porque fue detenido por un noble tras otro tratando de llamar su atención.

Mientras sentía pena por él, me dirigí a la única parte agradable de cualquier baile: el buffet.

—Ya veo, en esta casa hay postres… —me dije, asintiendo con los brazos cruzados frente a los aperitivos.

Esta fue mi cuarta fiesta, pero, considerando que una de ellas había sido en la Mansión Claes y la otra en el castillo, era la segunda vez que asistía a una en la casa de alguien que no estaba relacionado conmigo. Ahora me di cuenta de que la comida se veía muy diferente en cada baile.

Mi primer baile, el que se celebró en mi casa, tenía una increíble selección de todo tipo de alimentos. Con la familia Claes siendo tan importante y siendo mi debut en la alta sociedad, el buffet era apto para un rey. Y, por supuesto, el buffet en el castillo real del Rey fue aún mejor. Sin embargo, la última vez descubrí que las familias nobles de menor rango no son tan extravagantes para alimentar a sus invitados. Dicho esto, tenían diferentes variedades de ensaladas, todas deliciosas.

Esta vez, fueron los postres los que constituyeron la mejor parte de las ofertas. Tal vez, incluso si no pueden permitirse hacer que todo el menú sea lujoso de principio a fin, los nobles tienen algunos cosas en las que simplemente no pueden comprometerse. Como se esperaba de las personas elegantes.

Los anfitriones hicieron todo lo posible para proporcionarnos estas delicias sin compromisos, pero todos estaban tan ocupados saludándose y bailando que la comida estaba casi intacta.

¡Que desperdicio! Depende de mí hacer valer este buffet. 

Tomé un plato y comencé con las ensaladas.

Cuando estaba ocupado masticando un trozo de lechuga fresca y crujiente cubierta con un delicioso aderezo, alguien me llamó.

—Si te gusta, deberías probar este de aquí también.

—¿Mphh? —le respondí con la boca llena de ensalada. Entre mi extraña respuesta y la hoja que sobresalía de mi boca, debí parecer bastante tonta. La otra persona, probablemente sorprendida por esa vista, me miró con una expresión confundida.

Sentí que estaba teniendo un deja-vu. Esa expresión confusa era familiar: pertenecía a una chica muy hermosa de mi edad, con cabello negro y ojos verdes… ¿Quién es ella?

No lo sabía, así que seguí masticando y tragué la ensalada. Esperó a que terminara, luego sonrió y me ofreció un vaso.

—Esta bebida es deliciosa. ¿Te gustaría probarla?

No se había presentado, así que debe haber sido una de las muchas personas que había saludado junto con Jared… Para ser honesta, habían sido tantos que no podía estar segura.

Decir que olvidé su nombre y pedirlo de nuevo hubiera sido muy grosero, así que le di mi sonrisa de “un placer conocerte de nuevo” y le agradecí, aceptando el vaso.

En su interior había un líquido púrpura claro, probablemente jugo de uva o vino. Lo olfateé para asegurarme de que no era vino (mamá y los demás me dijeron que me mantuviera alejada del alcohol) y olía dulce y delicioso, como a jugo.

Entonces no hay problema.

Le sonreí nuevamente a la chica que me había ofrecido el vaso y bebí su contenido, que resultó ser dulce y delicado.

Wow, esto es realmente delicioso… podría ir por otro.

—¡Esto es encantador! ¿Dónde puedo obtener más? —le pregunté a la niña, quien rápidamente me ofreció otro vaso.

¡Ella es muy amable!

—Gracias —dije antes de comenzar a beber el segundo vaso.

¿Uh? ¿Que es este sentimiento? Lo he sentido antes… ¿Por qué todo gira? ¿Qué está pasando?

Esos fueron mis últimos pensamientos cuando mi conciencia comenzó a desvanecerse.

Justo antes de perder completamente los sentidos, escuché una voz. Parecía mi amiga, la estrella de la fiesta…

⧫ ⧫ ⧫

[POV Marsha]

Habían pasado algunas semanas desde que yo, Marsha Catley, me enfrenté a Katarina Claes en el baile. Al ver cómo se había convertido en la villana que esperaba, estaba decidida a castigarla.

Consideré varias opciones, pero al final, decidí destruir su reputación, hacerla perder su posición como prometida de Jared y, finalmente, destruir su posición en la alta sociedad por completo.

Desafortunadamente, las conexiones de mi padre no eran lo que solían ser antes de su exilio en el campo, y también tenía menos amigos dispuestos a colaborar. Debía trabajar por mi cuenta para llevarla a un fracaso lo suficientemente espectacular como para arruinar su reputación. Posiblemente era una forma bastante… poco clara de confrontarla. Pero como ella estaba reteniendo a Jared como rehén, estaría luchando con fuego.

De todos los planes que había inventado, elegí el que podía ejecutar más fácilmente y comencé a trabajar.

Primero, tendría que averiguar a qué baile iba a ir y asistir yo misma.

En segundo lugar, tendría que obligarla a cometer un paso en falso catastrófico frente a todos.

Cuando mi padre aún vivía en la capital, solía contratar los servicios de cierto farmacéutico especializado en… sustancias cuestionables. No estaban prohibidos por completo, pero eran demasiado peligrosas para estar disponibles al público en general. Por ejemplo, el alcohol inodoro y una droga que aumenta enormemente la potencia de cualquier bebida alcohólica.

Y esas fueron las dos sustancias cuestionables que compré. Si mezclaba estas dos cosas e hiciese que Katarina las bebiera, debería emborracharse por completo. Entonces solo tendría que llevarla delante de todos y ella se encargaría del resto, entreteniendo a la multitud con alguna travesura inaceptable.

Era un buen plan, pero ponerlo en práctica sería difícil. Como ella ya conocía mi rostro y le había declarado abiertamente mis intenciones, era probable que fuera muy cautelosa conmigo. Sin embargo, no tenía a nadie que pudiera ayudarme, e incluso si lo hiciera, no quería arriesgarme a que mi plan fallara debido a ellos.

Me puse una peluca negra, me cambié el maquillaje y fui al baile.

Había cambiado mi apariencia considerablemente, pero ¿sería suficiente? Después de todo, nos conocimos hace unas semanas. E incluso si evitara ser reconocida, no sería fácil engañar a Katarina para que tomara las drogas.

La última vez estuvo sola cerca del buffet, lo que sería ideal para mi plan, pero probablemente fuera solo una coincidencia. No había garantía de que ella estaría haciendo lo mismo esta vez. Era poco probable que mi plan tuviera éxito, pero al menos sería una oportunidad para probar hasta dónde podía llegar.

Me uní al baile desde muy temprano, esperando mi objetivo. De repente, la multitud se volvió ruidosa, insinuando la llegada de Katarina. Por supuesto que no era ella, sino su escolta quien suscitó tanto interés por parte de los asistentes… el príncipe Jared Stuart. Inteligente, fuerte y guapo: la perfección hecha hombre. Jóvenes, viejos, mujeres, hombres… todos lo veneraban.

También aproveché la oportunidad para echarle un vistazo. ¡Allí estaba él, después de siete años! Mi príncipe, quien alguna vez fue un chico guapo, ahora es un hombre aún más apuesto.

Ver a mi amor después de todo este tiempo me aceleró el corazón. Sin embargo, a su lado había una mujer con los ojos afilados y los labios delgados de una villana.

¡Impudente! ¡Detestable! 

Sentí mi ceño colapsar en una expresión de odio y asco.

Si bien tenía la intención de mirar a Katarina, me di cuenta de eso: ¡es mi día de suerte! Jared me estaba mirando. Me congelé de asombro, y luego él me sonrió.

¡Oh, mi príncipe! ¡Entiendo! ¡Me sonríes porque me has estado esperando y anhelando! Te rescataré de esa bruja, ¡no temas!

Como todos los invitados finalmente habían llegado, el baile comenzó y los que asistieron fueron a saludar. Sin embargo, no había nadie esperando para saludar a una dama que había estado fuera de la capital durante siete años, así que rápidamente me dirigí al buffet para esperar la oportunidad de atacar.

Si tan solo mi padre no hubiera sido reubicado en el medio de la nada, yo sería la que estuviera parada en el medio del pasillo al lado de Jared. Siendo mejor que ella en todos los aspectos, ¡estoy segura que sería la estrella del baile!

Y sin embargo allí estaba, escondiéndome en un rincón… Pensar en eso me llenó de angustia.

Vi alguien con el cabello castaño moverse delante de mí y, alzando los ojos para mirar más de cerca, descubrí que pertenecía a Katarina. Se estaba acercando rápidamente al buffet sola.

Pensé que esa oportunidad nunca se presentaría dos veces, pero el cielo debe haberme sonreído. Saqué las drogas que había traído conmigo pensando que nunca tendría otro momento de usarlas. Luego las vertí en un vaso junto con un poco de jugo de uva y me acerqué a ella.

—Si te gusta, deberías probar este de aquí también.

—¿Mphh?

Espera, ¿qué es esto? 

Estaba tan sorprendida que me congelé. La chica que se dio la vuelta para responder tenía algo… en la boca. Específicamente, algún tipo de lechuga.

Katarina, todavía masticando, me miró con expresión atónita. Esperé, confundida, mientras ella terminaba de comer.

¿Qué está pasando? ¿Cambiaron las reglas de etiqueta mientras estaba lejos de la capital? ¿Por qué sigue comiendo despreocupadamente? ¿Solo estoy alucinando?

Tengo la sensación de que… Ya he visto esto, en algún lugar… y recientemente… No, eso no puede ser cierto… Debo estar cansada por toda esta planificación y pensamiento.

Finalmente, ella terminó de comer y salí de mi trance. Me sonrió con curiosidad.

Eso justo ahora no era más que una alucinación. Estoy segura. No hay forma de que la hija de un duque se llene la cara de aperitivos como ese… Debo olvidarlo.

Reuní una sonrisa y le di el vaso.

—Esta bebida es deliciosa. ¿Te gustaría probarla? —Me miró, y por un momento temí que mi disfraz no fuera suficiente después de los eventos de la última fiesta, y que ella me hubiera reconocido.

Sin embargo, me agradeció y tomó el vaso. Honestamente, me sorprendió su olvido. ¿O tal vez descubrió quién soy y solo quiere aceptar el vaso para luego tirar el jugo?

Katarina miró el cristal y lo olisqueó, obviamente tratando de discernir su contenido.

 ¡Ella sabe! pensé, justo antes de que ella me sonriera y bebiera hasta la última gota.

¡Victoria! Nunca pensé que podría ser tan fácil. Debe ser mi día de suerte. Y luego incluso pidió un segundo. Realmente no se dio cuenta.

Sonreí y le ofrecí un segundo vaso, y me dio las gracias nuevamente. Tan pronto como lo bebió, comenzó a balancearse de lado a lado. Las drogas se pusieron en marcha.

Ahora solo necesitaba llevarla frente a otros nobles y verla hacer el ridículo. Y si ella intenta hacer algo contra mí, ¡mucho mejor! Solo tendría que interpretar a la víctima, y Jared sin duda vendría a rescatarme.

Alcancé a Katarina, tratando de llevarla hacia el centro del pasillo, pero alguien se me adelantó.

—Katarina, ¿estás bien?

Ayudándola a mantenerse erguida estaba una chica bastante atractiva con cabello siena quemado, ojos grandes y hermosos labios rosados. Nunca la había visto antes.

Me miró como si exigiera una explicación. No me gustó esa mirada arrogante, pero no pude resistir la presión silenciosa que me impresionó.

—P-Parece que esta dama ha bebido demasiado, y solo estaba tratando de ayudarla…

—Ya veo. En ese caso, debe ser llevada a una habitación vacía para descansar. ¿Podría ayudarme, señorita Catley?

—¿P-por qué sabes mi nombre? —Nunca le había dicho a esa chica quién era yo.

—Nos encontramos varias veces en las fiestas de té hace muchos años.

¿Fiestas de té? ¿Hace años? 

No recordaba a esta chica y su intensa mirada. Al ver mi confusión, ella me sonrió y dio su nombre.

—Soy Mary Hunt, cuarta hija de la familia Hunt. Es un placer verte de nuevo.

De hecho, había visto a las damas Hunt en varias fiestas de té en su mansión. En particular, me había hecho amiga de la mayor, Lilia.

Pero… ¿la cuarta hija? ¿Mary?

¡Correcto! ¡Esa chica tímida y callada!

La miré a los ojos una vez más. Su cabello y ojos eran del mismo color, y su rostro era similar a como lo recordaba, pero emitía un aura completamente diferente.

La recuerdo constantemente encogida, tratando de no molestar a la gente. Pero la Mary frente a mí parecía digna y dominante, una persona completamente diferente. ¿Alguien podría cambiar tanto en siete años?

Mientras reflexionaba sobre su metamorfosis, volvió a hablar.

—Ahora ayuda a una antigua amiga, ¿si, Marsha? Encontré una habitación vacía donde la Señorita Katarina puede descansar. Y también hay alguien a quien le gustaría verte —dijo con una sonrisa.

Me sentí temblar. Mis instintos me dijeron que no fuera… pero no pude rechazar los ojos feroces de Mary y terminé ayudándola.

Esto marcó el fracaso de mi plan. Hubiera sido mejor dejar el baile e irme a casa en ese mismo instante, escapando de una situación de la que me arrepentiría. Sin embargo, aún no lo sabía…

Durante los bailes, es costumbre proporcionar algunas habitaciones vacías para que los invitados cansados descansen, arreglen sus vestidos y maquillaje, o incluso disfruten de una cita clandestina.

Por lo general, hay un par de habitaciones cerca del pasillo, o las habitaciones de huéspedes podrían usarse para ese propósito… Sin embargo, Mary Hunt nos llevó a mí y a Katarina a un cuarto bastante alejada del corazón de la fiesta.

La habitación estaba excelentemente amueblada, mucho más de lo que cabría esperar de una sala de descanso normal. ¿Estaba preparada de antemano para Katarina y Jared, en consideración a su alto rango? Nunca había oído hablar de tal cosa, pero tal vez las costumbres habían evolucionado en los últimos siete años.

Estaba intrigada, pero no me gustaría preguntar y arriesgarme a ser etiquetada como plebeyo. Me quedé en silencio mientras ayudaba a Mary a sentar a Katarina en el hermoso sofá de la habitación.

A Katarina todavía le quedaba suficiente energía en su cuerpo para caminar sobre sus propios pies (con algo de ayuda), pero el alcohol la había extasiado y seguía hablando de comida.

—¡Debes probar los postres aquí! Hasta ahora solo he probado la ensalada… Ese pollo se veía tan rico…

Una vez en el sofá, cerró los ojos y se durmió al instante.

Ahora había hecho todo lo que podía esperar hacer. Le había dicho a Mary, quien aparentemente era amiga suya, que Katarina había bebido demasiado. En este punto no sería natural decir que Katarina me había acosado borracha y, dado que Mary apareció cerca justo cuando había terminado de beber, mis mentiras no resistirían mucho escrutinio.

Puede que incluso haya visto que le di el vaso a Katarina… No, eso debería estar bien. Después de todo, mezclé las drogas con jugo de uva para que pareciera que bebió demasiado vino espontáneamente. Y, dado que lo bebió hasta la última gota, no quedaba evidencia incriminatoria.

Sin embargo, había algo angustiante sobre Mary desde el principio. Quería alejarme de ella…

—Voy a seguir mi camino, entonces —dije, tratando de salir de la habitación.

—Por favor espera. Como dije antes, hay alguien a quien realmente le gustaría verte —dijo con firmeza. Su rostro tenía la elegante sonrisa de una mujer noble, pero su mano se apoderó de mi brazo sin intención de dejarlo ir.

Al darme cuenta de que seguir a Mary había sido un error, el miedo me asaltó. No pude hablar; Simplemente escuché mientras ella continuaba con esa misma sonrisa.

—Créeme, me encantaría castigarte por lo que has hecho. En este momento solo estoy siguiendo órdenes, así que tendré que abstenerme de ello, pero considera esto como una promesa… Si alguna vez vuelves a poner un dedo sobre Katarina… —Cerró la distancia entre nuestros rostros y, con una voz baja y amenazante, dijo algo que me hizo encoger de miedo—. Te arepentirás.

Su expresión era terriblemente fría, y sus palabras dejaron en claro que ella sabía lo que había hecho.

Asustada, traté de liberarme de su agarre, sacando su mano de mi brazo. Fue entonces cuando se abrió la puerta y alguien entró. Esta entrada era tan refinada y espléndida que, a pesar de mi miedo, me encontré fascinada.

—Marsha Catley… ha pasado un tiempo —dijo el príncipe Jared con una hermosa sonrisa.

—¡S-Sí!

Verlo después de todos estos años me dejó en blanco.

¡Vino a verme! ¡Mi príncipe! Esto debe ser como en los cuentos que leí de niño. ¡Él es el príncipe apuesto que vino a salvarme de mi cautiverio en el campo y me llevará al castillo con él!

Mientras fantaseaba, el príncipe se dirigió a Mary.

—Gracias por traer a Katarina aquí. Me aseguraré de devolverte el favor adecuadamente.

—No necesito tal cosa. No hice esto por ti, príncipe Jared, sino por la Señorita Katarina.

—Aún así, Katarina es mi futura esposa. Como su prometido, tengo que agradecerte por ayudarla.

Jared y Mary me ignoran por completo y hablan entre ellos… pero no tenían mucho sentido.

—Ella puede ser tu prometida ahora, pero ¿quién puede asegurar el futuro? Además, alguien que no está allí para ayudar a Katarina cuando está angustiada no está en condiciones de ser su esposo.

—Eso, como ya te he explicado, era parte de nuestra estrategia. Más importante, ¿por qué está en este estado? ¿No te había dicho que evitaras que le ocurriera algún daño?

—Bueno… Eso es… Se movió más rápido de lo que esperaba, y yo… la perdí de vista. Lo siento mucho. Sin embargo, he hecho que la gente investigue las drogas que se usarían en ella, y no eran particularmente peligrosas. Creo que estará bien.

—Sí, yo también los hice investigar. Ella estará bien.

Miré a los dos, cuya conversación se alejaba cada vez más de lo que podía esperar entender. Sin embargo, hubo una cosa que me llamó la atención…

—Príncipe Jared, pensé que detestabas a Katarina…

Ella lo obligó a comprometerse y lo mantuvo bajo su mando, o eso creía yo. Sin embargo, a juzgar por su conversación en este momento, parecería que realmente sentía algo por su prometida.

—Oh, ¿eras una de esas? —Jared respondió a mi comentario, antes de volverse hacia mí con la sonrisa más deslumbrante y habló una vez más—: Hablo de mi compromiso con alegría, y anuncio mi amor por Katarina en cada ocasión. Sin embargo, por alguna razón, hay algunas personas que todavía creen que la desprecio. Son una molestia, para ser sincero.

—Entonces… ¿estás manteniendo el compromiso… por tu propia voluntad?

Y, él… ama a… ¿Katarina? Pero ella…

—¡Pero ella no es hermosa, ni talentosa, ni experta en magia! ¡No se destaca en nada! ¡¿Por qué?!

Al escuchar mis palabras, la expresión de Jared cambió a una tan fría que parecía una persona completamente diferente.

—Alguien que escucha solo lo que quiere escuchar y ve solo lo que quiere ver no puede entender el encanto de Katarina. Es una pena, pero no me importa. Lo que me importa, y no perdonaré, es dañar a mi Katarina. ¿No has sabido nada de tu padre?

Que me hablaran con un tono más severo que el que alguna vez habían usado en mi fue aterrador, pero no podía evitar notar el último comentario del príncipe.

—¿Mi padre?

—Entonces él realmente no te dijo. O tal vez simplemente no lo escuchaste —dijo con desprecio en sus ojos—. Tú eres la razón por la que tu padre fue enviado al campo.

—¡¿Qué?! —¿Yo soy el motivo? ¿No fue solo culpa de mi padre y de todo lo que había hecho mal? —¿Qué quieres decir?

—Tu padre fue sacado de la capital para pagar por tu crimen. El crimen de difundir malos rumores sobre Katarina.

—¿Por… difundir rumores sobre ella…? —El momento coincidía, pero nunca pensé que la razón podría ser… Y lo más importante… —¿Pero quién lo ordenó?

No podía creer que hubiera sido la propia Katarina. ¿Había sido el duque de Claes, quien ama tan fervientemente a su hija?

Jared interrumpió mi línea de pensamiento acercándose a mí con una sonrisa.

—Adivina —dijo con los labios curvados hacia arriba pero sus ojos no mostraban rastro de una sonrisa real. Lo miré a los ojos, y dentro de ellos encontré un frío infinito… y la respuesta a mi pregunta.

Jared lo ordenó.

—Ah… Ah… —Los sonidos sin palabras salieron de mi boca.

Jared, el príncipe perfecto, el príncipe ideal, el príncipe de mi destino… Todo lo que creía sobre él se estaba desmoronando.

—Y pensar que le había advertido que no habría una segunda vez, y que debía asegurarse de que su hija lo entendiera…

De hecho, mi padre me había dicho que me comportara una vez en la capital, pero… ¿quién sabía que algo así había sucedido? ¿Por qué no me lo dijo? O tal vez lo hizo y, como dijo Jared, simplemente no escuché…

—Entonces, no voy a perdonarte por lo que le hiciste a Katarina hoy.

Pude ver en su mirada que él era completamente serio en su amenaza, y comencé a temblar. Frente a mí no estaba el príncipe de mis sueños, sino un demonio de pesadilla. Miré a mi alrededor en busca de ayuda, pero la mujer detrás de mí me miraba con ojos igual de fríos.

Nadie me iba a ayudar.

Mis padres, al criarme, nunca me habían regañado o castigado de esa manera.

—Ah… —Una vez más, no pude producir ni una palabra completa. Estaba tan asustada que mis pies se sentían pegados al suelo y me encontré incapaz de moverme.

—Bueno, bueno, ¿cómo te castigaremos entonces? —dijo el diablo con una sonrisa sádica, lo suficientemente aterradora como para que mi cara se pusiera blanca.

Por favor… alguien… sálveme, recé en mi corazón.

—Jared, creo que deberías detenerte —dijo alguien en voz alta.

Mientras él miraba sorprendido hacía el sofá en la esquina de la habitación, vi a la chica que había estado durmiendo hasta ahora de pie y mirando en nuestra dirección.

El demonio frente a mí también la miró con los ojos muy abiertos.

—Katarina, ¿ya estás despierta?

—Creo que deberías detenerte —repitió ella ferozmente, ignorando su pregunta.

Sus claros ojos azules miraron los míos, como para decirme que había sufrido lo suficiente y que era libre de irme. Dejé de temblar y pude mover mi cuerpo nuevamente.

Me escapé de esa habitación tan rápido como pude. El diablo parecía sorprendido, pero afortunadamente no me persiguió.

Seguí corriendo a un lugar seguro, con mi corazón latiendo con fuerza. El príncipe que había amado resultó ser un demonio. Y esa chica, quien pensé que era un demonio…

 

Shisai
¿Tenemos una nueva integrante en el culto? Jaja

 

Sharon
Ni siquiera duró un capítulo como rival…

| Índice |

28 thoughts on “Katarina – Volumen 5 – Capítulo 1: Aparece un rival (4)

  1. Lizzmiu says:

    ¡He logrado ponerme al dia! ¡Muchas gracias por la traducción! En verdad gracias c: <3

    Aunque no me gusta mucho el yuri, siento que Mary si está dando batalla a su manera, todavia no me decido por un team, pero por el momento mi apoyo va para tres personajes Keith que es sumamente hermoso, Mary porque se nota su amor y Jerad, me parece cliché pero el man lleva esforzandose varios años así que también me gusta. Veamos que sucede~~

    • Llenn95 says:

      Recuerda que , cuando Katarina cae dormida por la maldicion , ella y Alan hablan sobre sus sentimientos y la ruptura de su compromiso a lo que Mary le dice que finjan seguir comprometidos y ser aliados para conseguir a la persona que aman (que es la misma , solo que Mary si sabe quien es la persona que le gusta a Alan pero el no ) y ahi Alan nos hace un importante spoiler … El ultimo y mas fuerte rival por el corazon de Katarina es Mary

  2. latteeletrie says:

    soy la unica que quisiera que los del haren de katarina conocieran que ella ya los conocia de su vida anterior por un juego ¿no? solo yo

  3. Sebas97 says:

    Mil gracias por compartir esta hermosa novela en nuestro idioma!!! son unos idolos todos los integrantes del staff, gracias y mil gracias infinitamente agradecido

  4. iameikod says:

    supongo que nos estan mostrando algo que sucedió antes de todo lo pasado al entrar a la academia? porque es como que nada de los pasado ha ocurrido….
    muchas gracias por los capitulos!! ya quiero leer los siguientes.

  5. Rose U. says:

    Necesito el próximo capitulo Unu, no hay ninguna forma de hallarla ya que es muy comercial. Solo ustedes me dan alegría al traerla. Ah Jared se le bota mucho la canica con Katarina. Además que tengo la mente llena de teorías!

    Jared y Keith se me hacen mis favoritos en cuestión de una trama o historia, en avances Co. Katarina no tanto. Los que sí se han movido mucho son Sora (Vaya salto) y María.

    NI yo se por quien decidirme entre Keith, Sora, Rafael y Jared! Y del Yuri María :”v

    Solo debo de agradecerles y arrodillarme ante ustedes por traer la traducción.

  6. Yinett says:

    Jaja eso no lo vi venir. XD
    Gracias por la traducción, honestamente pensé que hoy no habría capítulo, y que solo era una broma por el día de los inocentes, que bueno que estaba equivocada.

      • Dazu says:

        Eso es todo?????? Noooo quiero otro capítulo!!!!!!!! u.u

        Luego de ver el primer capítulo del anime me vi todo lo que va del manga y posteriormente me puse al día con la novela en 2 días… ahora sufriré la espera de un próximo capítulo u.u

        Por cierto soy Team Maria… aunque Mary también me agrada n.n

        Espero que triunfe el yuri!!!!!! x’D

        Pd: Me desagrada Jared… si no triunfa el yuri que quede con Keith o Alan… todo menos Jared…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *