Viviré con humildad y confianza – Capítulo 47

Traducido por YueLiang

Editado por Sakuya


Ahora que era una estudiante de secundaria podía caminar por mi cuenta, y había un lugar al que siempre he querido ir.

La casa en la que viví en mi vida anterior.

El mundo en el que vivo ahora es casi exactamente igual a mi anterior mundo. Incluso los puntos de referencia, nombres de estaciones y direcciones eran las mismas.

Pero había unas partes que eran diferentes. Naturalmente la academia Zui’ran es la primera diferencia, también están las familias, sociedades y personas que aparecen en Kimidol.

Solo, a parte de estos, era realmente como el lugar que conocía. En ese caso, tal vez, la casa en la que viví y mi familia, podrían estar aquí.

Yo siempre, siempre lo pensé.

Que tal vez, solo tal vez, podría encontrarme con ellos.

El lugar en el que viví con mi familia era un pueblo en las afueras de Tokyo. Junto con mis padres y mi hermana menor, nosotros cuatro vivimos en un apartamento.

Papá era un asalariado normal. Después de salir del baño, se pasearía con su ropa interior y sería molestado por el resto de nosotros. Un padre quien no tenía ni un poco de esperanza en casa.

Mamá era un ama de casa, y era buena en la cocina. Cuando volvía de un viaje de la escuela o un campamento, ella siempre hacía los platos que a mí me gustaban. Takikomigohan, nikujaga y oden. Cuando se trataba de mi hermana, era carne de hamburguesa con salsa de tomate, chawanmushi y sopa de miso con hongos nameko y tofu.

Entonces cuando volvía a casa por primera vez en días y abría la puerta podía sentir el olor de la comida que amaba. Me sentía aliviada de volver a casa.

¿Qué era lo que ella hacía cuando papá volvía de un viaje de negocios? Aaah, siempre era cerveza y cosas así. Él decía que la cerveza era impresionante y felizmente la bebía.

En mi vieja vida, siempre holgazaneaba en casa, y mamá se enojaba debido a eso.

¿Porque cuando las personas te dicen que vayas a estudiar antes de que lo hagas pierdes toda la motivación?

Cuando yo no estaba cerca, ella limpiaba mi habitación sin mi permiso, y luego peleábamos sobre eso. Incluso si era sin sentido para mamá, era importante para mí, entonces, cómo podría simplemente tirarlos, yo argumentaba.

Mi pequeña hermana era una astuta.

Ella era lo suficientemente inteligente como para escapar cuando miraba que me gritaban.

Siempre que los adultos me decían que lo soportara debido a que era la mayor, o que le diera cosas porque yo era la mayor, siempre preguntaba porque con frustración. Algunas veces la odie un poco.

Pero en las noches en las que veíamos cosas de terror en la televisión, dormíamos juntas en el mismo futón. Y cuando teníamos que ir al baño, sosteníamos nuestras manos y esperábamos afuera cantando canciones para calmarnos la una a la otra.

Para mi ceremonia de mayoría de edad, me dio un bolso y un zori que ella había comprado con su dinero del trabajo de medio tiempo que tenía. Con una sonrisa me dijo que le pagará de vuelta cuando fuera su turno.

Papá siempre estaba holgazaneando en el sofá. Era como una foca varada, en realidad, mamá me dijo que yo era como él.

Pero en los fines de semana, incluso si eran lugares cercanos, él nos llevaría. Fuimos al océano y a las montañas a jugar. El amuleto de seguridad vial que compre en un viaje estaba colgado en el espejo del auto.

Llegué a la estación de mi viejo pueblo.

El frente de la estación se parecía al que yo recordaba. Un gran supermercado y algunas pequeñas cosas habían cambiado, pero aún era una vista nostálgica.

La distancia a mi casa estaba a diez minutos caminando. Después de dejar la calle principal y entrar en la zona residencial, estaba en el séptimo piso de un complejo de apartamentos.

Solo un poco más, solo un poco más lejos. Después de girar la esquina —

No estaba ahí.

En lugar del familiar complejo de apartamentos de ladrillo, estaba un viejo edificio café.

Ni la casa en la que viví o la familia con la que viví, estaban aquí.

Hice que un carro de la familia viniera por mí.

El primer viaje de tren en mucho tiempo había sido estresante. Tener un auto que me lleve de ida y vuelta es mucho más fácil.

Una vez que me acostumbro, no puedo volver a ser una plebeya. Debido a que el estilo de vida iba a continuar de cualquier manera. No se puede evitar.

Cuando volví a casa, mi hermano mayor estaba ahí.

Él ha estado ocupado desde que entró a la universidad y, recientemente, no lo había visto incluso a la hora de la cena.

Debido a que estaba relajándose en el sofá de la sala, me senté a su lado y me aferré a él.

— ¿Mm? ¿Qué está mal Reika?

Nada realmente, solo quería aferrarme a ti. Por favor no te preocupes por mí y continúa leyendo tu libro.

Froté mi cabeza en su brazo.

Y el sentó ahí, silenciosamente aceptándome.

Cuando estaba allí —

Lo sabía, pensé.

Sabía que, en este mundo de manga, por supuesto, ellos no estarían ahí.

Pero tenía esperanza.

Si pudiera verlos, una vez más…

Quería decirles que los amaba.

Debería haberle dicho a mi mamá que me enseñara cómo cocinar. No seré capaz de probar su comida de nuevo. Nunca le ayude a hacer nada después de todo. Este es mi castigo.

Debería haber ido a mirar baseball con papá. En su lugar, no estaba interesada, así que solo estuve leyendo manga en mi cuarto. Ya que era su hija foca de cualquier manera, debería al menos haber holgazaneado en la sala con él.

Debería haber sido más amable con mi hermana. Cuando ella usó mis accesorios sin permiso, seriamente la agarre y peleé con ella. Yo era su hermana mayor, debería haberla dejado.

Lo siento. Lo siento. Lo siento por ser tan inútil.

Quiero verlos.

Solo una vez más, quiero verlos.

Estoy tan sola.

Siempre, siempre he estado sola.

Papá. Mamá. Yuka-chan.

♦ ♦ ♦

Aparentemente había caído dormida antes de darme cuenta.

Estaba acostada en el sofá con una colcha encima.

¿Mi hermano fue quien me cubrió?

No había nadie en sala ahora.

Es la casa Kisshouin. Soy Kisshouin Reika. Mi familia era ahora padre, madre y mi hermano.

Esta vez voy a atesorarlos.

Definitivamente voy a protegerlos.

Eso es lo que he decidido.

— ¿Oh? ¿Estás despierta Reika?

Onii-sama volvió a la sala.

— Jejeje.

Entonces, salté sobre él.


Algunas comidas mencionadas:

Takikomigohan es arroz japonés sazonado con dashi y salsa de soya junto con hongos, vegetales, carne, o pescado.

Nikujaga, platillo japonés de carne, papas y cebolla endulzada con salsa de soya.

Oden es un plato japonés de invierno que consiste en muchos ingredientes como huevos hervidos, daikon, konjac y tortas de pescado procesadas y guisadas en un caldo de dashi con un ligero sabor a soya.

Bistec de hamburgo es un bistec en forma de hamburguesa que se cocina después de picarlo. Es muy similar al filete de Salisbury.

Chawanmushi. Una sabrosa harina rellena de natas de huevo. El flan consiste en una mezcla de huevo con sabor a salsa de soja, dashi y mirin, con numerosos ingredientes como hongos shiitake, kamaboko, yuri-ne (raíz de lirio), ginkgo y camarones hervidos colocados en un recipiente con forma de taza de té.

Desafortunadamente el capítulo no trata sobre comida, pero es mencionada, así que el traductor de inglés pensó en mencionarlas de todas maneras.

| Índice |

4 thoughts on “Viviré con humildad y confianza – Capítulo 47

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *