Viviré con humildad y confianza – Capítulo 93

Traducido por Lucy

Editado por Sakuya


Serika se puso en contacto conmigo para hablar de nuestra salida. ¡Me hizo mucha ilusión!

En realidad, siendo honesta conmigo, estaba un poco preocupada de que no me invitaran. Pero gracias a Dios, supongo que solo estaba paranoica.

Me aseguré de mencionar que me parecía bien que utilizáramos la casa de vacaciones de mi familia, pero al final parece que nos decidimos por la de otra chica. Cielos, me hacía mucha ilusión.

—Kisshouin, hoy pareces muy feliz —dijo Umewaka cuando llegué a la escuela.

Supongo que se notaba.

—Sí, unas amigas mías han decidido dónde alojarse para nuestro viaje.

—¡Oooh, qué bien! ¿Vas a una playa?

—No, a un centro de verano.

—¡Whoaaa! Como era de esperar de una señorita. ¿No vas a la playa? Creía que todo el mundo iba a la playa en verano.

—Puede que tengas razón. ¿Te gusta la playa, Umewaka?

—¡Sí! Yo también voy este año. ¡Viva las chicas en bikini!

—Ya veo… ¿Prefieres a las chicas con buena figura?

—¡Sí, supongo! El reloj de arena es el sueño de los hombres, ¿no? ¡Si mi Bea fuera una chica humana, apuesto que sería del tipo tímido, sexy y hechizante! ¿No lo crees tú también, Kisshouin?

—Supongo.

—Lo sabía. Me pregunto si habrá una chica así por ahí. ¡Una chica como Bea!

¿No eres tú el que dijo que yo era la viva imagen de Bea…? ¿Así que solo era mi cabello? ¿Sólo era eso? Así que no soy tímida o sexy o hechizante, ¿eh?

Iba a darle esos bonitos chocolates con forma de perro que había encontrado, pero ya era imposible.

El pendiente de hueso plateado brilló a la luz mientras Dog Lover seguía riendo como un idiota.

♦️ ♦️ ♦️

Estaba en el baño cuando Bobcut y su amiga entraron. Cuando empecé a hablar más y más con Dog Lover, la mirada de Bobcut se hizo más y más dura. Había estado considerando quedarme en esta escuela después de que el curso de verano terminara, así que esto se estaba convirtiendo en un pequeño problema. Ya era hora de que hiciera algo al respecto.

—Kisshouin, parece que tú y Umewaka están muy unidos estos días. En realidad, no hablas con nadie más que con Umewaka.

Oh, vaya.

—Soy un poco tímida, así que tengo problemas para acercarme a la gente primero. En realidad, he querido hablar más con todos ustedes, Moriyama.

—Hmmm~.

Moriyama miró a Bobcut.

Bobcut no parecía creerme en absoluto. Me lanzaba una mirada sospechosa a través del reflejo del espejo.

—Todos mis amigos de Zui’ran son mujeres también.

—Hmmm~ Es eso así~ Estaba tan segura de que tenías el ojo puesto en Umewaka, ¿sabes?

Wow, eso fue contundente.

—Desde luego que no. Ya tengo a alguien que me gusta.

Así que no soy tu rival, ¿de acuerdo?

—¡¿Eh?! ¡¿De verdad?! ¿Quién, quién? ¿Alguien de Zui’ran?

Bobcut realmente cayó en la trampa.

En efecto, ¿quién…? ¿Quién? 

Naturalmente no existía nadie así. Se me ocurrió justo ahora para sacármela de encima.

Pero quién sería bueno. Si describiera a alguien con quien tuviera demasiado contacto, podría volverse en contra en el futuro. Kaburagi y Enjou estaban completamente descartados, obviamente.

—Un amigo de mi hermano mayor. Sin embargo, es solo un afecto unilateral.

—¡Vaya, no tenía ni idea! ¿Cómo es él?

—Maduro y completamente soñador. Siempre que viene de visita me trae un bonito ramo de flores. Me gusta desde que era pequeña.

—Vaya.

—¿Qué sucede? ¿A Kisshouin le gustan los chicos mayores? —interrumpió la otra chica.

Parece que Sakaki también estaba interesada.

—Sí. Prefiero los tipos amables, tranquilos y magnánimos.

Cómo mi hermano.

—Ya veo. Así que te gustan los tipos mayores, Kisshouin. Entonces es todo lo contrario al tipo de Umewaka, ¿no es así? Siempre es tan excitable.

Parecía que Bobcut se había relajado bastante.

—Supongo que, si tuviera que decirlo, Umewaka me recuerda más a un hermano mayor.

—Sí, justo lo que necesitas. Ese idiota siempre necesita que alguien lo cuide, ¿sabes?

—Kisshouin, ¿podría ser que la persona que te gusta sea una especie de celebridad? —preguntó Sakaki.

—Dudaría en ir tan lejos como para llamarlo así, sin embargo… supongo que es el heredero de una gran empresa.

—Uwahh, lo sabía. Los tipos con los que la señorita se empareja son todos famosos. De ninguna manera estarías interesada en alguien como Umewaka~ —coincidió Bobcut.

—También he de decir que Umewaka prefiere a las chicas “tímidas, sexys y hechizantes” con figuras de reloj de arena. Me lo mencionó, y se preguntó abiertamente si existía una chica así para él.

—¿Dijo algo tan retardado? Pero eh. Reloj de arena, eh.

Bobcut me echó un vistazo y luego sonrió alegremente.

—Umewaka es tan idiota. Si ese idiota te da algún problema, avísame, ¿de acuerdo? Iré corriendo.

—Gracias.

Aparentemente mis escasos bienes la aliviaron.

La autoproclamada mujer franca, fría y aniñada era al parecer también un tipo de hermana mayor autoproclamada, así que de repente me encontré con algo de apoyo. Sería una poderosa aliada en las disputas con otras chicas. Sin embargo, en una disputa con un chico, probablemente la encontraría rápidamente en el otro lado.

—De hecho, hoy tengo un delicioso chocolate conmigo. Si les parece bien, ¿quieren un poco?

—Oh, me encanta el chocolate.

—Yo también quiero probar el chocolate de los ricos —añadió Sakaki.

Seguía caminando en la cuerda floja, pero por ahora Bobcut ya no me veía como una rival.

Volvimos al aula mientras seguíamos charlando sobre mi ficticio enamoramiento. Mis chocolates fueron con ellas -y sólo con ellas- cuando Dog Lover gritó.

—¡Chocolates Bea!

Le ignoré.

Aprovechando la oportunidad de estar más segura de ello, hablé con Bobcut.

—Al parecer, mi pelo es exactamente igual al del perro de Umewaka. Nos compara incesantemente a los dos. De hecho, una vez mencionó que el pelo de su perro era más brillante.

—¡Qué demonios! ¡Eh, Umewaka! ¡Discúlpate con Kisshouin! —gritó, mientras se iba alegremente a abordarlo.

Todavía sentada comiendo chocolates, Sakaki me sonrió.

—No está mal, Kisshouin.

♦️ ♦️ ♦️

Por fin habíamos llegado a Karuizawa. Éramos sólo nosotras seis. La villa pertenecía a Kikuno.

Yo iba a compartir habitación con Oomiya Ayame.

Abrí la ventana y comprobé que el aire era un poco menos húmedo que en Tokio, lo cual era maravilloso.

Después de desempacar, entre gritos de emoción, nos dirigimos a la sala de estar para hablar de nuestros planes.

El personal se encargó del desayuno, pero decidimos comer fuera o cocinar nosotras mismas para las demás comidas.

Luego nos dirigimos a la calle principal para divertirnos, comiendo dulces y recogiendo recuerdos, como mermelada, por el camino.

Al final cenamos fuera y regresamos a la villa. Con algunos bocadillos a mano, pasamos el tiempo charlando como locas.

Los cotilleos y los rumores de la escuela fueron algunos de los temas, y naturalmente la conversación giró también en torno a ellos.

¿Eres una de las chicas que prefiere a Kaburagi, o las que prefiere a Enjou?

—Para mí, tiene que ser Kaburagi. He estado en el equipo Kaburagi desde la escuela primaria.

—Creo que prefiero al gentil Enjou~. ¡Pero por supuesto que también me gusta Kaburagi!

—¡Qué-! ¡No puedes elegir a los dos!

—Sabes, realmente me pone de los nervios cuando la gente que acaba de ingresar a la escuela media o secundaria, intenta acercarse a esos dos.

—A mí también. Nos gustan desde hace mucho más tiempo.

Hmmm… ¿Debería probar un poco de esa mermelada de arándanos? Pero es de noche. Tal vez no debería. Pero si es solo un bocado…

—¿Cuál es usted, Reika?

—Eh-, perdón, ¿de qué cosa?

—Dios, Reika, ¿no has estado escuchando en absoluto? Kaburagi o Enjou. Seguro que prefieres a Kaburagi, ¿no?

—Dios, pero Reika y Enjou se llevan muy bien.

—Eh, ella también es cercana a Kaburagi.

¡Qué malentendido tan escandaloso!

—No soy particularmente cercana a ninguno de ellos. Por favor, deja de lado estos extraños malentendidos.

—Vaya, ¿pero Enjou no te llama de vez en cuando? Nunca ha hecho eso con ninguna otra chica.

—Ummm…, de hecho, escuché que asististe a una fiesta de té en la casa de Kaburagi… ¿Realmente sucedió eso?

¿Dónde has oído eso?

Todas las chicas empezaron a gritar.

—¡Eso es tan maravilloso! ¡La familia Kaburagi la aprueba!

—¡Reika! La verdad es que estoy muy celosa, pero si eres tú, ¡definitivamente te animaré!

—¡Esp-!

—No puedo creerte, Reika. ¿Cómo pudiste ocultar algo tan importante?

¡Por favor, dejen de decir estas cosas tan horribles!

—¡Por favor, cálmense todas! De verdad, basta con todas estas ideas extrañas.

—Ehhh~.

Ninguna parecía aceptarlo, así que las corté en seco.

—Kaburagi ya ha puesto su corazón en alguien, ¿no es así?

—Ah…

Todas se miraron entre sí.

Era bien sabido que Kaburagi estaba enamorado de Yurie desde hacía mucho tiempo.

La habitación quedó en silencio después de eso, así que todas nos acostamos por el día.

♦️ ♦️ ♦️

A la mañana siguiente, Ayame me habló de repente.

—Reika, tú vas a la escuela de cram, ¿no? ¿Podría ser que hayas tenido problemas con tus estudios?

¿Eh? ¿Qué es esto de repente?


[Sakuya: Mmmm hay varios nombres que ya no me acuerdo como quedaron jaja, pero me pueden refrescar la memoria :3]

| Índice |

2 thoughts on “Viviré con humildad y confianza – Capítulo 93

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *