Al límite – Capítulo 48: Para auto-atarse

Traducido por Ichigo 

Editado por Ayanami


Wang Zhong Ding pisó el freno de emergencia del coche, la cara de Wan Li Qing cambió de color instantáneamente. 

Parecía que habían chocado con algo…

Ambos salieron del auto y caminaron juntos hacia el frente del auto, vieron a una persona acurrucada en el suelo, con una mano cubriendo su cara y la otra cubriendo su trasero. 

Han Dong aguantó un grito de dolor, ¿qué persona carece de sentido moral? ¡Solo cerró los ojos y fue golpeado inmediatamente por un coche! No presté atención a donde iba, ¿así que tú tampoco lo haces? Pensó. 

Wang Zhong Ding estaba muy distraído hace unos momentos, no esperaba que hubiera una persona parada en ese lugar. 

El guardián presenció el accidente, y rápidamente salió a explicarlo:

—Jefe Wang, quise detenerlo, pero el gerente Feng había llamado antes, diciendo que a esta persona se le permite pasar, entonces yo…

¿Jefe Wang?

En el momento en el que Han Dong volteó su cara, entró en contacto directo con los ojos perplejos de Wang Zhong Ding. 

La expresión de los dos hombres era sorprendentemente idéntica, ¿cómo podría ser él?

Después de que la atmósfera se estancara durante unos segundos, Wang Zhong Ding ya había adivinado vagamente algo, pero el rastro de sospecha en los ojos de Han Dong no había disminuido en lo más mínimo, incluso aumentó gradualmente, capa tras capa, la sospecha se convirtió en una completa confusión, la transición fue bastante suave. 

—¿Por qué estoy aquí? —Los ojos de Han Dong estaban desenfocados, murmurando para sí mismo —¿no estaba durmiendo en la cama?

El guardián no se atrevió a venir imprudentemente sin ayuda, entonces dio un paso adelante. 

—¿Estás bien?

¿Cómo podría estar bien? Hand Dong maldijo para sus adentros, ¡Trata de que te golpee un auto y después aterrices en tu trasero!

—¿Qué me pasó? —La visión de Han Dong todavía parecía ser inestable.

Wan Li Qing tenía algo de experiencia médica, por lo que se acercó al lado de Han Dong para examinar su lesión. 

—¿Cómo te sientes ahora? ¿Puedes ponerte de pie? 

Han Dong sólo vino a buscar a Wang Zhong Ding, por lo que no se percató de Wan Li Qing, al momento de verlo, su pequeño corazón tembló de inmediato tres veces. No hables de ser golpeado y caer sobre su trasero, incluso si sus piernas fueran atropelladas directamente por un coche, ¡viendo aquel rostro sería capaz de ponerse de pie sin importar que!

—Estoy bien, sólo me caí, eso es todo. 

Han Dong actuó valientemente y se puso de pie, cuando se enderezó la ropa, su movimiento se volvió elegante y apresurado. 

Wang Zhong Ding se acercó a Han Dong y dijo: 

—Te llevaré al hospital para que te examinen. 

—No es necesario —dijo, sin olvidarse de continuar con su acto—. No te culpo por este asunto, soy yo quien se confundió mientras dormía, no sé cómo corrí a este lugar, volveré y continuaré durmiendo y todo estará bien. 

Wang Zhong Ding ignoró completamente la excusa de Han Dong, y continuó hablando con Wan Li Qin: 

—Tengo que llevarlo al hospital, conseguiré a alguien que te lleve a casa. 

—Te acompañaré —dijo Wan Li Qing.

—Ya es tarde, estimo que no será antes de la medianoche que la revisión haya terminado, deberías volver y descansar temprano. 

—No —Wang Li Qing fue muy persistente—, debo acompañarte para ver el resultado de las pruebas de diagnóstico, sólo así estaré tranquila. 

Las otras dos personas, cuando la escucharon decir estas palabras quedaron tranquilas, sin embargo, Han Dong en el otro lado escuchó con un aumento de las emociones, ¡¡yo!! Al escuchar sus tonos parecía que estaban teniendo una aventura, ¡ah! Ja, ja, ja… muy bien, ¡hazlo rápido! 

♦️ ♦️ ♦️ 

Debido a que Han Dong cayó sobre su trasero, después de que examinaran todo su cuerpo, el doctor quiso concentrarse en examinar esa área. 

—Te preocupaba venir aquí. 

Sólo había dos personas afuera, era imposible que Wan Li Qing entrara a ayudar, por lo tanto, esta tarea sólo podía ser entregada a Wang Zhong Ding. 

Después de que Wang Zhong Ding entró, el doctor ni siquiera lo saludó, y le quitó directamente los pantalones a Han Dong, se detuvo en el muslo y le dijo a Wang Zhong Ding: 

—La enfermera no está, ayúdeme a tirar de la cintura, no dejes que se mueva hacia atrás. 

Inesperadamente, aún cuando Wang Zhong Ding no lo había alcanzado con su mano, Han Dong, de repente, extendió sus manos a su espalda, como si hubiera recibido una descarga eléctrica. 

—No es necesario, no es necesario, lo haré yo mismo. 

—¿Cómo puedes hacerlo tú mismo? Necesitas relajarte —dijo el doctor. 

Después de eso, le hizo un gesto a Wang Zhong Ding para que viniera a ayudar. 

Wang Zhong Ding no llegó a dar ni siquiera dos pasos, cuando Han Dong tiró con firmeza de la cintura sobre su cuerpo, se enfrentó al doctor y dijo:

—Me quitaré directamente los pantalones, así te ahorrarás el problema. 

—Eso es aún mejor —respondió el doctor—. Incluso tenía miedo de que no te gustara. 

Han Dong finalmente dio un suspiro de alivio. 

Wang Zhong Ding estaba a punto de salir, pero el doctor lo llamó. 

—¡No te vayas! Si te vas, ¿quién le ayudará a sostener sus pantalones, eh? ¡No hay lugar para ponerlos!

Han Dong se quedó sin palabras.

| Índice |

One thought on “Al límite – Capítulo 48: Para auto-atarse

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *