Al límite – Capítulo 92: No puedo tragar este desaliento

Traducido por Ichigo

Editado por Ayanami


Al hablar de esto, Han Dong recordó el propósito de su viaje y se apresuró a arrastrar a Wang Zhong Ding para que se sentara en la silla y dijo solemnemente:

—Voy a cantar una canción especialmente escrita para ti, después de escucharla, sabrás el nivel de mi composición.

Wang Zhong Ding recordó inmediatamente la canción que Han Dong había inventado, “La canción de la cama”, y agitó la mano para detenerlo.

—No hace falta que la cantes, ya sé qué nivel tienes.

—No llegues a una conclusión tan rápido, sólo escúchalo.

Han Dong hizo un gesto de confianza y frialdad.

Wang Zhong Ding se sentó de mala gana.

Han Dong llevó la guitarra sobre su cuerpo y se sentó frente a Wang Zhong Ding.

El brillante cielo estrellado, la tranquila cima del edificio, las miradas entre sí, las hermosas notas fluyendo de las yemas de sus dedos…

—El hilo rojo en las manos del Maestro de la Luna, estamos medio sostenidos por una persona, te dije que era el destino, pero tú dijiste que eran tonterías… Wang Zhong Ding…

Han Dong no se dio cuenta de la cara acalambrada de Wang Zhong Ding, y continuó cantando con devoción.

—Huyendo durante el día, traicionando durante la noche, la boca es el corazón, ah, por favor, aléjate lo más que puedas… Wang Zhong Ding…

Por fin llegó al coro, Han Dong asintió con la cabeza violentamente, lleno de entusiasmo.

—Te~amo~mi~pequeño~zhongzhong.

Wang Zhong Ding tiró de Han Dong con una mano.

—Ve, date prisa en volver a dormir. No digas nada, mañana te llevaré a la audición del nuevo equipo…

—¡No!

Han Dong se negó a salir

—Escúchame primero, todavía hay una sección.

—Vete después de que te escuche cantar.

La actitud de Wang Zhong Ding era bastante dura.

Han Dong se abrazó a uno de sus brazos y se rascó la cara.

—No hay que tomarse en serio la letra de una canción, se escucha sobre todo el estado de ánimo, ¿lo sabes? Vuelve a escuchar mi arreglo, ¿vale? Si sigues con esta actitud después de escuchar el arreglo, entonces estoy completamente muerto…

Wang Zhong Ding miró la expresión de Han Dong que anhelaba afirmación, y no pudo soportar luchar contra su entusiasmo, así que se sentó obstinadamente.

Han Dong se aclaró la garganta y enfatizó una vez más.

—¡Esto es principalmente escuchar el arreglo!

Pronto, la música volvió a sonar y Han Dong tarareó con los ojos cerrados alegremente.

El resultado fue que, después de tararear durante menos de medio minuto, Wang Zhong Ding volvió a jalarlo, y esta vez incluso le arrebató la guitarra.

—¿Por qué? ¿Puedes darme una razón?

Han Dong estaba indignado.

Wang Zhong Ding estaba aún más frustrado que él.

—¿Razón? Las dos veces que cantaste, ni siquiera lo hiciste en el mismo tono, ¿cómo te atreves a pedir una razón?

Como resultado, Wang Zhong Ding lo cargó sin problemas, y lo obligó a ir al elevador.

El ascensor descendió lentamente, y Han Dong se volvió especialmente honesto.

Wang Zhong Ding inclinó ligeramente la cabeza.

—¿Cómo es que esta vez no haces una escena?

—Es difícil estar encima de ti, ¿por qué debería hacer un escándalo? ¿Y si me bajas?

Han Dong se rió con malicia.

Wang Zhong Ding hizo un esfuerzo para bajarlo, pero el bastardo se arrastró hacia atrás agarrándose de su cintura, y se quedó durante un período interminable de tiempo.

Sólo cuando estaba casi fuera del ascensor, Han Dong dijo:

—No puedo tragarme este desaliento…

El brazo de Wang Zhong Ding, que sostenía a Han Dong, se puso visiblemente rígido.

Han Dong saltó bruscamente de su cuerpo y miró a Wang Zhong Ding con determinación, el carácter juguetón de su mirada se desvaneció, sólo quedó lleno de persistencia y seriedad.

—Quiero escribir un guión mejor y luchar con él.

—No te juegues tu carrera de actor.

—Sólo te pido que me des tres días, y no me obligues a hacer arreglos durante esos tres días. Cuando tenga el guión delante de ti después de tres días, sabrás si estoy apostando o no.

Después de decir esto, Han Dong se fue sin mirar atrás.

♦️ ♦️ ♦️

A la mañana siguiente, antes del amanecer, sonó el teléfono de Yu Ming.

Han Dong es más ágil que sus oídos, antes de que Yu Ming cogiera el teléfono, se acercó a la puerta para escuchar.

—¿Esta mañana? Déjame ver… Te mandaré otro mensaje cuando tenga tiempo.

Al oír crujir la cama, Han Dong volvió a taladrar rápidamente.

Yu Ming estaba lavando y, de repente, oyó que Han Dong lo llamaba desde la puerta de al lado.

—Ming’er, ven y hazme un favor.

Yu Ming dejó su vaso de enjuague bucal y se dirigió a la habitación de Han Dong.

—¿Qué?

—Ayúdame a poner el edredón, no sería capaz de poner esto.

Han Dong entregó la colcha que acababa de quitar a Yu Ming.

Yu Ming tenía una mirada de desprecio en su rostro. Estúpido, ni siquiera puedes poner una funda de edredón.

Han Dong aprovechó que Yu Ming se cubría con la colcha para colarse en su habitación y comprobar su teléfono móvil. El número que aparecía en él era el que recordaba de ayer.

Sucedió que el número envió un mensaje de texto, y Han Dong lo abrió y echó un vistazo a la dirección de arriba.

—Han Dong… —llamó Yu Ming desde la puerta de al lado—, listo.

Han Dong se apresuró a colgar el teléfono y volvió a su habitación como si nada.

—Gracias.

Después del desayuno, Yu Ming salió en silencio por la puerta.

Después de unos veinte minutos, Han Dong también salió por la puerta en silencio.

Las dos personas llegaron a la misma dirección una tras otra.

Cuando Han Dong llegó, encontró a Yu Ming charlando con un hombre delante de un hotel.

El hombre llevaba gafas de sol. Por lo que Han Dong no podía ver su aspecto, sólo sabía que era un hombre.

Durante la conversación entre los dos, el hombre seguía intentando hacer un movimiento sobre Yu Ming, pero éste lo esquivaba.

—¿Pides dinero prestado o quieres dinero? Dilo claramente.

Xia Hongwei miró fijamente a Yu Ming.

Yu Ming fue muy claro en su tono:

—Pedir dinero prestado.

—Tú mismo has perdido dinero actuando en una película, ¿y todavía quieres invertir en una película?

—¿Aceptas prestarme? —Preguntó Yu Ming sin rodeos.

Xia Hongwei dijo:

—No te presto dinero, sólo te lo doy. Si lo quieres, no lo olvides.

Los fríos ojos de Yu Ming miraron fijamente a Xia Hongwei, pero éste sólo lo tomó como una burla, y suspiró en su oído, diciendo:

—Si no puedes pedirme dinero prestado, te garantizo que no podrás pedirle un centavo a nadie.

Yu Ming tensó la cara y no dijo nada.

Xia Hongwei mordió sus labios.

Yu Ming, aparentemente, se agachó, pero no lo evitó.

La mano de Xia Hongwei volvió a agarrar su hombro, obligando a su cuerpo a girar en dirección a la puerta del hotel con una fuerza que no podía ser desobedecida, y luego entró paso a paso.

El corazón de Han Dong se paró por un segundo, siempre sintió que la situación de Yu Ming no era tan buena como decían los rumores.

A pesar de saber lo que Yu Ming hizo al entrar en el hotel, por curiosidad y por preocupación, Han Dong todavía lo siguió en secreto.

Xia Hongwei caminó junto a Yu Ming, Han Dong lo siguió detrás, y se perdió por completo en la puerta.

Se trataba de una suite de lujo, cuatro o cinco habitaciones. El dormitorio estaba más en el interior. El aislamiento acústico es muy bueno. Aparentemente, no se podía husmear.

Pensó que tenía que esperar a que salieran ambos para ver al rico propietario, pero de repente pasó un camarero empujando un carrito de la limpieza.

Han Dong trazó un plan y arrastró al camarero al baño.

Después de mucho trabajo, Han Dong logró convencer al camarero de que se quitara la ropa de trabajo y se la prestara, y empujó su carro de limpieza hasta la suite de lujo haciéndose pasar por él.

Probablemente, Xia Hongwei es un cliente frecuente aquí, así que cuando Han Dong entró por la puerta, Xia Hongwei ni siquiera salió un momento. Mientras Han Dong limpiaba el exterior, se quedó paralizado en el interior.

Han Dong vió la puerta del dormitorio, que estaba oculta. Empujó suavemente para abrir una pequeña rendija, y sus ojos captaron la escena en el interior, sin poder evitar aturdirse.

Yu Ming estaba desnudo y atado directamente a la cama, y según la observación de Han Dong, la expresión en su rostro no se parecía en absoluto a un juego erótico entre amantes, sino a una transacción física coaccionada.

Han Dong no podía entender, ¿por qué Yu Ming tenía que sacrificarse tanto? ¿Tenía ambición? ¿Quería ser popular? Al menos Han Dong no lo vio.

Entonces, ¿por qué lo haría?

—Ah…

Con un grito de dolor, la presión sanguínea de Han Dong se disparó al instante y no pudo contenerse.

Arremangándose y apretando los puños, gritó en su interior: ¡Ming’er! ¡Hermano! ¡Estoy aquí para salvarte! Como resultado, antes de poner un pie dentro de la habitación, Han Dong estaba petrificado.

¡Porque vio la cara de Xia Hongwei! ¡Ese rostro que era tan conocido, se veía ahora tan guapo que parecía sangriento! Las piernas de Han Dong se debilitaron y cayó al suelo.

¿Por qué…? ¿Por qué es él de nuevo…? ¿Por qué sería el benefactor de mi hermano…? Ming’er, ¡no puedo ayudarte! Han Dong se dispersó y salió corriendo.

Tras regresar al dormitorio, Er Lei entró con una gran caja en los brazos.

—¿Qué es? —Preguntó Han Dong.

—Ábrelo y compruébalo tú mismo —dijo Er Lei.

Cuando Han Dong la abrió, se quedó atónito. Dentro de la caja forrada de terciopelo con fondo azul había una guitarra bellamente elaborada.

—Te la envía el señor Wang —dijo.

El trauma psicológico que Han Dong había sufrido en el hotel se curó al instante.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *