Al límite – Capítulo 99: ¡Explota de nuevo!

Traducido por Ichigo

Editado por Ayanami


En el momento en que Han Dong recibió la revista, supo qué foto eligió Wang para aparecer en la portada.

Efectivamente, era el más conservador de todos los conjuntos.

La foto fue tomada en un cuarto de baño lleno de vapor, con Han Dong sentado sudorosamente contra el borde de la pared con unos ajustados pantalones de cuero negro.

Un cubo de agua caliente se derramó sobre su cabeza, el vapor blanco flotaba y llenaba la habitación, salpicando salvajemente sus pantalones de cuero.

Luces y sombras, claros y oscuros, capas y texturas ilustran una sensualidad sobrenatural.

Aunque poco visible en ese montón de fotos, no impidió que se convirtiera en un tesoro artístico para los amantes de la moda.

En el momento en que Yu Ming recibió la revista, volvió a despreciar con fuerza a Xia Hongwei en su corazón.

De vuelta al dormitorio, Han Dong estaba sentado con las piernas cruzadas en la cama recogiendo sus pies.

Yu Ming parecía no estar ahí.

—Dije, ¿puedes dejar de hacer estas cosas?

Han Dong habló de forma general.

—¿Qué pasa?

Yu Ming no respondió y tiró directamente la revista con Han Dong en la portada sobre la mesa del ordenador.

—Enhorabuena, la revista se agotó y la robé del estante publicitario de la empresa.

Han Dong comenzó a quejarse de nuevo,

—¿Tal pedazo de mierda está agotado? La gente de la industria de la moda no es muy exigente, ¿verdad?

Yu Ming parecía incómodo y se alegraba por él.

—Tus fotos han causado un gran revuelo en Internet, vi que la sección de imágenes del portal te ha colocado en la cabecera.

Tan pronto como Han Dong escuchó esto, inmediatamente se conectó a Internet para comprobarlo.

—¡Santo cielo, mi cuenta de Weibo ha aumentado en decenas de miles de fans en un día! Anteriormente, tardé dos años en conseguir unos cuantos miles de fans, y al final todos vinieron rogando a mí.

Yu Ming estimuló deliberadamente.

—Las personas como Li Shang y los demás hace tiempo que han pasado de un millón.

—En fin, ¿quiénes son los que me siguen? Todos están en la industria de la moda, son gente de alto nivel. La audiencia es una pirámide, cuanta más gente hay en la cima, menos gente hay debajo.

»Si te fijas en el grupo de gente que lo sigue, todos son fans descerebrados, todo el día diciendo cosas como, “Oppa, te quiero mucho”, “Otra vez trasnochando, me duele todo” y otros comentarios que no aportan nada.

»Y mira mis comentarios de abajo, mira este, “El personaje en sí mismo es parte de la moda”; “Tu look me recuerda a los diseños inspirados en las películas marroquíes, indias y medievales”. “Ruego por las fotos de pájaros grandes”. —Han Dong se puso malhumorado al instante.

—¿Quién ha publicado esto? ¡Joder! A ver si no te maldigo hasta la muerte.

Yu Ming se apresuró a detenerlo.

—Ahora eres una figura pública, no puedes responder indiscriminadamente.

La mano de Han Dong se estremeció y torció la cabeza para decir socarronamente.

—Ya se ha publicado.

—¿Qué has enviado?

—Yo… acabo de decir… decir “Viejo cuño ojalá te mueras con tu pájaro grande”, ¿de acuerdo?

Las comisuras de la boca de Yu Ming se crisparon.

—¡Demasiado oscuro! Apúrate y bórralo.

La mano de Han Dong terminó de hacer clic, sólo para descubrir que alguien lo había borrado antes que él.

—Mierda… ¿quién es tan rápido?

Cuando las palabras terminaron de salir de su boca, llegó una llamada de Wang Zhong Ding, con un tono sombrío.

—¡No me dejes ver ese tipo de palabras de nuevo, o cancelaré tu cuenta directamente!

Después de decir eso, sin siquiera darle a Han Dong la oportunidad de responder, colgó directamente el teléfono.

—¿Quién era? —Preguntó Yu Ming.

—¿Quién crees? ¡Wang Zhong Ding!

—¿Cómo ha reaccionado tan rápidamente? ¿No habría enviado a alguien a vigilarte todo el tiempo? —Yu Ming sospechaba.

Han Dong no se sintió bien.

—Nunca se preocupó por mí antes, pero desde que disparé la portada, ¡estoy bajo su control! Si me pasa algo, lo sabrá inmediatamente, ¡y me vigila como a un ladrón!

Yu Ming se enfureció.

—Eso significa que se preocupa por ti.

Hablando de esto, Han Dong recordó algo de repente.

—Oye, ¿qué sientes cuando miras esta portada mía?

El tono de Yu Ming era ligero.

—¡Está muy bien!

—¿Es lo suficientemente sexy?

—Es lo justo.

Han Dong le dio una palmada en el muslo.

—Sí, incluso alguien sexualmente indiferente como tú puede ver que esta foto mía es sexy, ¿cómo es que él no puede verlo en absoluto? ¿Crees que es impotente sexualmente?

—¿Impotente? —A Yu Ming le costó aceptarlo.

Han Dong sonrió de mala manera, pinchó la barriga de Yu Ming y preguntó:

—¿Crees que el JB de Wang Zhong Ding es grande?

—Uh… —Yu Ming parecía avergonzado—. ¿Cómo voy a saberlo?

—Siempre va al baño, pero mira, quiero asomarme, pero no puedo, a veces se sienta frente a mí y lo miró fijamente.

—¿No eres un lector de caras? ¿No se le nota en la cara?

Las palabras de Yu Ming despertaron a Han Dong, sí, ¿por qué estoy adivinando? ¡Míralo directamente! Entonces, Han Dong volvió a buscar la foto de Wang Zhong Ding.

 —¡Santo cielo, qué arma! ¡Esta es definitivamente una buena pistola!

Han Dong tenía una mirada exuberante mientras arrastraba a Yu Ming para que lo viera:

—Mira qué distancia tiene entre las cejas y el lunar que tiene en el ojo, ¡es obvio que tiene un gran deseo sexual! ¿Cómo crees que suele desahogarse? ¿No se masturba todo el tiempo?

Yu Ming habló con dudas.

—Hay muchas actrices que quieren acostarse con él, ¿no debería ser así?

—Debe haber pasado la noche en vela y arruinado sus riñones, pasar la noche en vela durante mucho tiempo provocará una grave deficiencia renal, un buen hombre se ha dejado arruinar. —Han Dong tuvo un suspiro de alivio.

Yu Ming lo miró.

—¿No estás pensando demasiado?

Resultó que Han Dong pensaba bastante.

—Sé por qué encontró ese comentario tan rápidamente y fue tan agresivo verbalmente, porque ese comentario fue publicado por él. Acaba de sufrir una incontinencia renal, así que obtuvo una especie de satisfacción psicológica al hacerlo.

Yu Ming se rió.

—¿Lo estás afirmando o vas a preguntarlo?

—¿Qué dices? ¡El hermano ya no es tímido, el límite básico sigue ahí! Además, ¿tengo que preguntar sólo porque quiero verlo? Me aferraré a él, lo pondré ansioso… ¡eh! ¿Por qué te vas?

—¡Ve a lavarte los pies!

Por la noche, Yu Ming dormía aturdido y lo despertó el sonido de un fuerte jadeo en la puerta de al lado.

Las otras personas son escurridizas, e incluso dos personas que duermen en la misma cama no lo sienten.

Han Dong, por el contrario, no sabía cómo evitar las sospechas, como si estuviera más excitado cada vez que había un espectador.

Yu Ming dio un puñetazo a la pared.

—Digo, ¿puedes ser más comedido?

—En un minuto, en un minuto… er…

Yu Ming, irritado, metió la cabeza en la sabana de la cama, su cara tocó por casualidad una revista, que al ver la foto de portada de Han Dong de ojos fríos, Yu Ming gruñó interiormente. ¿Esta es una persona real? Después de desahogarse, Han Dong se quedó dormido.

Como resultado, no mucho después, se levantó de nuevo de la cama.

Encendiendo la luz, tomó el teléfono.

Quitándose los pantalones y soltando su gran pájaro, cerró los ojos y apuntó el teléfono exactamente a su entrepierna e hizo una foto.

Wang Zhong Ding se dirigía a su casa cuando recibió una notificación de mensaje, la abrió y casi se estrelló contra la valla.

♦ ♦ ♦

Al día siguiente, Han Dong entró en el despacho de Wang Zhong Ding como si nada…

—¡Voy a unirme al equipo mañana! —Dijo Han Dong.

Wang Zhong Ding no reaccionó, sino que observó a Han Dong con una mirada complicada.

Han Dong metió las manos en los bolsillos del pantalón y entrecerró los ojos hacia arriba, fingiendo un tono frío.

—¿Por qué me miras así?

—¿Tienes algo más en la cabeza? —Preguntó de repente Wang Zhong Ding.

Han Dong tenía una expresión de inseguridad.

—¿Mi cerebro? ¿Algo más? ¿Qué más?

Wang Zhong Ding había planeado sacar la foto para interrogar a Han Dong, pero como resultado, sacó su teléfono y siguió sin decir nada.

En el pasado, el gamberrismo de Han Dong habría sido suficiente para matarlo diez veces.

Pero esta vez, Wang Zhong Ding realmente aceptó.

—Me uniré al equipo mañana —enfatizó Han Dong una vez más.

Wang Zhong Ding permaneció hosco.

—Entonces, prepárate bien.

—Quiero decir que mañana voy a tener una caja de almuerzo, así que vamos a tener otra comida juntos hoy.

Como resultado, Wang Zhong Ding acababa de ponerse de pie cuando Han Dong lo sujetó de nuevo.

—No necesitas ir, sólo espera aquí, lo compraré —dijo fuera de la puerta para entrar en el ascensor.

Al cabo de un rato, Han Dong entró llevando unas cajas de almuerzo.

Wang Zhong Ding sintió un olor desagradable.

—¿Qué es?

—¡Lo sabrás cuando lo comas!

Han Dong levantó las cejas.

Cuando Wang Zhong Ding abrió la fiambrera, no pudo evitar quedarse helado, lomo de cerdo, lomo de oveja y lomo de vaca…

—¿Por qué compras esto? —Preguntó Wang Zhong Ding.

Han Dong tenía miedo de hablar de la autoestima de Wang Zhong Ding, por lo que tomó el problema para sí mismo.

—Recientemente tengo un poco de deficiencia renal, quiero compensarlo.

Wang Zhong Ding se quedó sin palabras.

—¡Come! Mira, ya me lo he comido, ¡huele bien!

Han Dong sedujo a Wang Zhong Ding con cara de embriaguez.

Wang Zhong Ding se mostró desinteresado.

—No me gusta comer cosas con olor.

—Este no huele, está todo tratado de forma limpia, huele.

Han Dong tiró una rodaja y la acercó a la nariz de Wang Zhong Ding.

Wang Zhong Ding lo esquivó, pero se encontró con algunas burlas de Han Dong.

—Ja, ja, ja… ¡Mira qué miedo tienes!

Wang Zhong Ding miró a Han Dong en silencio y de forma tonta.

—¡Come ah! Puedo comerlo todo si no lo quieres.

Al final, Han Dong realmente se lo comió a todo.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *