Al límite – Capítulo 98: De osos a panda gigante

Traducido por Ichigo

Editado por Ayanami


En la sala de conferencias de la sexta planta del edificio del Grupo Zhong Ding se está celebrando una reunión para informar sobre los resultados.

Los participantes eran, principalmente, los principales accionistas del grupo, y la persona del centro era, naturalmente, el presidente, Wang Haizhi.

Sentado a su lado estaba Wang Zhao, secretario del presidente y vicepresidente, que también era su hijo menor.

Por lo general, se encargaba de dos campos, publicidad y juegos, por lo que rara vez aparecía, salvo para las reuniones.

Presidió la reunión el Presidente Ejecutivo y Director General, Wang Zhong Ding, con la asistencia de Feng Jun.

Antes de que comenzara la reunión, Feng Jun seguía señalando la disciplina de la misma.

Aunque se trata de una empresa de entretenimiento, la disciplina de las reuniones resultaba ser bastante estricta bajo la prepotencia de Wang Zhong Ding.

—Se prohíbe el uso de PPT, escribir documentos, se debe exponer claramente un asunto en tres minutos y se debe responder a una pregunta en tres segundos.

Después de terminar, Feng Jun asintió hacia Wang Zhong Ding, indicando que la reunión podía comenzar.

Wang Zhong Ding hizo una breve declaración de apertura y, a continuación, cada departamento anunció su actuación.

Cada orador tenía una expresión muy seria, hablaba con bastante rapidez y con claridad y fluidez, lo que demostraba el gran trabajo realizado antes de la reunión.

Después le tocó a Wang Zhong Ding dar un informe resumido.

Cuando faltaban tres segundos para que los oradores anteriores terminaran, Wang Zhong Ding pulsó hábilmente su buzón y pinchó el primer correo electrónico.

Como resultado, justo un segundo antes de hacerlo, un nuevo correo electrónico descendió repentinamente, lo que hizo que hiciera clic en el equivocado.

Este correo electrónico era la sesión de fotos enviada por el Sr. Nick, y el primero era el paquete “Desnudo y borracho en la bañera” del que todos estaban a favor.

Wang Zhong Ding se quedó helado durante más de diez segundos.

¿Cuál es el concepto de diez segundos? Para la gente común, un aturdimiento pasajero, pero para Wang Zhong Ding, es simplemente un robo mental.

Feng Jun preguntó en voz baja al lado:

—¿Qué pasa?

Sólo entonces, Wang Zhong Ding recuperó el sentido común, su mirada se dirigió a los accionistas y a la alta dirección de la empresa, y su voz profunda y sabia dijo:

—Lo siento mucho, ha habido un fallo informático hace un momento, ahora voy a anunciar el crecimiento del último trimestre para todos. En primer lugar, revisamos el rendimiento de este trimestre del año pasado, el año pasado…

Wang Zhong Ding empezó a buscarlo de nuevo cuando se envió otro correo electrónico, esta vez era el conjunto de gasa negra transparente.

Todos los participantes observaron a Wang Zhong Ding congelado, ¿qué es esta situación? ¿Es un tartamudeo? Usted, Wang Zhong Ding, ¿también puede tartamudear? Wang Zhong Ding echó un vistazo a los datos antes de la reunión, básicamente los había anotado, para tranquilizar su mente cerró directamente el ordenador.

Después de cerrarla, la situación seguía sin mejorar, y su base de datos estaba llena de “fotos sexys” de Han Dong.

Afortunadamente, todavía conservaba las cualidades básicas de un líder, y aunque estaba seriamente fuera de forma en su corazón, todavía se las arregló para mantener toda la escena con su poderosa aura.

En el momento en que terminó su discurso, Wang Zhong Ding sintió una sensación de alivio.

—Usted ha excedido el límite de tiempo para este discurso, por 16 segundos —susurró Fen Jung una indicación.

A pesar del poco tiempo transcurrido, Wang Zhong Ding se sintió inusualmente incómodo.

Wang Haizhi también se percató de la diferencia de Wang Zhong Ding y preguntó nervioso a su sobrino tras la reunión:

—¿Sucedió algo en casa? ¿Está bien la salud del hermano mayor y de la cuñada?

—Están bastante bien, puedes estar tranquilo…

Aunque Wang Haizhi no está involucrado en la gestión operativa de la empresa, sigue preguntando de vez en cuando.

—Se dice que su nueva película está preparándose, ¿cómo es que todavía no hay información precisa?

Wang Zhong Ding explicó.

—El equipo del director todavía está en proceso de contacto, y no se ha puesto en marcha.

—¿No es el director Ho?

Wang Haizhi se sorprendió un poco.

—No, pretendemos habilitar a un director de Hollywood de primer nivel.

Wang Haizhi sonrió y dio una palmadita en el hombro de Wang Zhong Ding.

—Entonces, esperaré a ver.

Mientras ambos caminaban hacia afuera y cotilleaban sobre asuntos familiares, de repente Wang Haizhi habló de Yi Lu.

—Busca la manera de conseguir acciones.

La expresión de Wang Zhong Ding cambió cuando su mirada se dirigió al rostro, repentinamente hundido, de Wang Haizhi.

♦️ ♦️ ♦️

—¡Esta es la única manera de mantenerla firmemente atornillada!

Inesperadamente, Han Dong no esperaba que Wang Zhong Ding realmente arremetiera contra su fragante superproductor.

—¡No puede funcionar en absoluto! ¿Cómo se llama? Comprueba tú mismo si este tipo de cosas pueden publicar.

Han Dong se preguntó: ¿Cómo es que no se puede publicar? No soy el único que hace retratos a gran escala en nuestra empresa, así que ¿por qué no puedo publicarlo si otros lo hacen? 

—¿Qué es lo que has fotografiado? ¿Qué estás filmando aquí? Eso es belleza artística, ¡tú sólo eres un libertino!

Han Dong estaba furioso.

—Obviamente es el mismo estilo, incluso las poses son similares, ¿cómo es que las de los demás son arte y las mías son libertinas?

—La pose es la misma, pero el efecto que se presenta es completamente diferente. Lo que la gente muestra cuando abre las piernas es una belleza muscular, una belleza y virtud. ¿Y tú? ¿Cuál es tu virtud cuando tienes las dos piernas cruzadas? Desagradable, lascivo, provocador, vulgar y molesto. ¡Todo lo que sale es negativo!

Han Dong devolvió inmediatamente el favor.

—¿Es mi foto la que es negativa o es tu mentalidad?

El rostro de Wang Zhong Ding cambió repentinamente de color.

—¿Qué has dicho? Repite lo que acabas de decir.

Con una expresión desafiante en su rostro, Han Dong murmuró en voz baja.

—¿Quién se hace el bribón que no entiende?

Estas palabras contaron como un golpe duro, al ver que se acercaba el rostro peligroso de Wang Zhong Ding, Han Dong se dio la vuelta y huyó a toda prisa.

Inesperadamente, había un reloj de media altura con la parte superior puntiaguda por delante.

Estaba a punto de golpearlo cuando, de repente, fue arrastrado hacia atrás por Wang Zhong Ding.

Han Dong dio un gran grito, giró la cabeza para mirar a Wang Zhong Ding, pero también tenía una expresión de sorpresa.

Cuando Wang Zhong Ding vio que Han Dong lo miraba fijamente, su rostro se nubló de repente y lo tiró en el sofá de al lado.

—¿Por qué corres? ¿Puedes permitirte romper un reloj?

Han Dong no dijo nada, mantuvo sus ojos en Wang Zhong Ding, con la energía de un ladrón.

Wang Zhong Ding volvió a su asiento, encendió un cigarrillo y fumó, su cara se alivió un poco.

—Puedes estar en la portada si quieres, pero exactamente cuál imagen aparecerá debe ser decidida por mí.

El corazón de Han Dong se desniveló.

—Entonces, también tenemos que negociar, ¿no?

La actitud de Wang Zhong Ding fue muy dura.

—¡No quiero negociar contigo!

—¿Eres tan insensible?

—Si realmente fuera insensible, no podrías quedarte con ninguna de estas fotos. Ni siquiera en las que tienes ropa tienen un aspecto decente, no borrarlos todos por ti ya es muy amable.

Así, Han Dong quedó directamente reducido a nada, al tipo de nada que se encontró con todo tipo de miradas vacías.

No sé cuánto tiempo pasó antes de que Wang Zhong Ding hablara.

—Ya le he enviado la foto seleccionada a Nick, este asunto termina aquí.

—¡Espera un momento! —Han Dong se apresuró a interrumpir. —¿Cuál elegiste? Deberías enseñármela, a mí, en su lugar.

Wang Zhong Ding le habló directamente.

—No hace falta que la mires, ya está borrada.

—¿Por qué no me dejaste verla? El Sr. Nick me acaba de dar este disco.

—No sólo este disco, sino también la película original de la casa de Nick deben ser destruidos, o toda la cooperación se terminará si se almacena en privado.

Han Dong estaba ansioso.

—¿Por qué estás tan desesperado?

—No te servirá de nada que esas fotos salgan a la luz.

El tono de Wang Zhong Ding era cortante.

Pero Han Dong no entendía hasta ahora, ¿cómo estas fotos suyas no las podía ver nadie…? Después de que Han Dong se fuera, la mirada de Wang Zhong Ding se quedó en la pantalla del ordenador.

Er Lei lo saludó de antemano, y luego empujó la puerta directamente.

Inesperadamente, nada más entrar, sintió que Wang Zhong Ding se ponía repentinamente rígido, y luego le dedicaba una mirada tan filosa como un cuchillo afilado, obligando a Er Lei a moverse.

—Sr. Wang, usted… ¿qué le sucedió?

Wang Zhong Ding cerró rápidamente su laptop antes de que su rostro volviera a la normalidad.

—No pasa nada, dame las cosas.

Er Lei se acercó con un poco de curiosidad y, por un breve momento, sus ojos sólo se detuvieron en la cara de Wang Zhong Ding durante medio segundo, haciendo que los agudos nervios de Wang Zhong Ding lo detectaran.

—¿Qué estás mirando? —Preguntó Wang Zhong Ding.

Er Lei se ocupó de sacudir la cabeza.

—No, nada…

Se dio la vuelta y salió.

Por la noche, Wang Zhong Ding rara vez tenía que hacer horas extras, por lo que se iba a la cama a las diez.

Como resultado, estaba dando vueltas en la cama, incapaz de dormir, fumando varios cigarrillos con una pequeña mirada irritante en su expresión indiferente.

A punto de dar las doce, volvió a coger su tablet y miró las fotos una por una.

De repente, se levantó y se acercó unos pasos a la puerta, con los ojos fijos en el reloj extranjero que Han Dong casi había golpeado.

Sin saber qué le ocurrió, se cambió de ropa y salió.

—Er Lei, ayúdame a organizar un avión especial, tengo que ir a Hong Kong ahora.

Er Lei estaba aturdido por el sueño, ¿qué pasó? Corriendo a Hong Kong en medio de la noche… 

Wang Zhong Ding colgó el teléfono y fue al dormitorio de Han Dong, quien llevaba mucho tiempo durmiendo de espaldas.

Wang Zhong Ding tampoco le puso un conjunto de ropa a Han Dong, lo envolvió con una sábana directamente.

♦ ♦ ♦

Hong Kong es una ciudad que nunca duerme, al llegar a las tres de la mañana, las calles aún están muy concurridas.

Wang Zhong Ding fue trasladado a un hotel, donde un tasador de una casa de subastas profesional lo esperaba desde hacía tiempo.

Al ver a Han Dong durmiendo profundamente, el tasador se sintió un poco aprensivo.

—Si me lo encuentro más tarde, ¿podría despertarlo?

—No se despertará a esta hora. —Wang Zhong Ding sonaba muy seguro de sí mismo.

A continuación, el tasador se hizo cargo de una serie de herramientas profesionales para hacerle un traje a Han Dong.

En el extranjero, las tasaciones al cuerpo no son algo extraño, y muchas celebridades aseguraron uno de sus órganos por unos pocos millones o por decenas de millones, o incluso cientos de millones.

Aunque en China no existe este tipo de seguro, hay muchos famosos que contratan un seguro específico para una parte de su cuerpo.

Por ejemplo, Yi Lu aseguró ese año 60 millones de yenes por su larga cabellera, causando mucho revuelo.

El propósito de la visita de Wang Zhong Ding esta vez era asegurar la parte inferior del cuerpo de Han Dong, principalmente dos elementos: las caderas y las piernas.

El tasador había atendido a muchos clientes de este tipo y había visto muchas partes orgullosas, pero el ver las piernas de Han Dong seguía siendo sorprendente.

El tasador no dejó de mirar a Wang Zhong Ding durante ese tiempo, insinuando que esta vez tendría que gastar un poco de dinero.

La cantidad conservadora que el tasador terminó dando fue de 300 millones para las dos piernas y 120 millones para la cadera, ¡y todo en dólares estadounidenses! Según los términos de la reclamación de la compañía de seguros, si se alcanzara la cantidad de 420 millones, habría que pagar decenas de millones sólo en concepto de primas anuales.

Pensaba que Wang Zhong Ding lo reconsideraría, pero no esperaba que hablara directamente y dijera:

—3.500 millones.

—¿3.500 millones? ¿Quiere una reducción de la partida doble o un aumento de la partida simple?

El tasador no lo entendió.

—Aumento en partes individuales.

—¿Eso significa que quiere añadir 50 millones más a cada pierna?

—Las caderas —corrigió.

El tasador se sorprendió.

—¿Caderas? ¿Va a aumentar su cadera a 3,5 millones? ¿Y las piernas?

—Mil millones.

El tasador se quedó atónito, ¡ni siquiera las grandes estrellas de Hollywood alcanzaban ese precio! Er Lei calculó en silencio que 1.350 millones de dólares equivalen a decenas de miles de millones de RMB, y Han Dong había pasado de ser una “cosa de osos” a un “panda gigante” de la noche a la mañana.

Han Dong desconocía todo esto por completo.

Wang Zhong Ding instruyó especialmente a Er Lei.

—No se lo digas a nadie, especialmente a Han Dong.

—¿Por qué? —Er Lei no entendió.

Wang Zhong Ding dijo:

—Una vez que sus piernas y cadera estén en condiciones, se convertirá en un beneficiario, y me temo que aserrará la parte inferior de su cuerpo mientras camina dormido.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *