Al límite – Capítulo 70: Corte de cabello

Traducido por Ichigo

Editado por Ayanami


Wang Zhong Ding corrió al camerino y encontró que Han Dong realmente estaba llorando, y tal como el estilista lo describió, lloró demasiado trágicamente. No solo las lágrimas se fueron por el desagüe, sino que también lloró por su “segundo tío” e hizo que los demás se sintieran muy perdidos.

En muchos lugares del Norte, cuando la palabra “Ye” se lee en voz baja, representa al hermano mayor y al segundo tío de su padre. Como se sabía que Han Dong era huérfano, Wang Zhon Ding no esperaba esta sorpresa.

—¿Será un trauma que experimentó cuando era un niño? —Adivinó Er Lei.

Wang Zhong Ding aún no se había levantado, fue abrazado por Han Dong, y se oyó un grito de “segundo tío”.

Varias personas al lado de Han Dong se tensaron, temiendo que “el segundo tío” los golpeara. Como resultado, Wang Zhong Ding no solo no lo alejó. Al contrario, cuando Er Lei se adelantó e intentó apartar a Han Dong, fue detenido por Wang Zhong Ding.

Después de mucho tiempo, Han Dong se calmó.

Wang Zhong Ding puso la cabeza de Han Dong de vuelta en su pecho incluso cuando luchó por un momento, y finalmente hizo una concesión.

—Olvídalo, no lo cortaremos, simplemente lo repararemos.

Temeroso de que Han Dong volviera a tener un ataque, Wang Zhong Ding simplemente se quedó y lo miró.

Este era el primer trabajo de orientación de Wang Zhong Ding “en persona”, así que el estilista sentía la presión mientras trataba con las dos personas más difíciles de la empresa. El grado de dificultad de la tarea puede ser imaginado.

—La segunda capa de cabello se corta en 1.33 milimetros.

La frente del estilista rezumaba transpiración. 1.33 milimetros, ¿cuánto era eso exactamente?

Finalmente, Wang Zhong Ding dijo:

—Hay seis.

—¿Me perdí seis?

El estilista no estaba seguro de que le estaba hablando.

—No has cortado bien todo. Hay seis cabellos que caen y se añaden a la tercera capa.

La sexta raíz… Seis raíces… El estilista sacudió la cabeza en ese instante, ¿de qué seis cabellos le estaba hablando?

Wang Zhong Ding no pudo soportarlo más. Tomó el peine y las tijeras del estilista.

—Déjame hacerlo.

El estilista, momentáneamente, quedó en estado de shock, ¿viene a hacer esto? Esto… ¿puede cortar el cabello?

No estaba a gusto.

—Podemos echarle una mano.

—No, tú sólo estás parado aquí y bloqueas la luz.

El estilista y los asistentes tuvieron que irse. Er Lei también regresó para ordenar las tareas. Sólo Han Dong y Wang Zhong Ding se quedaron en el camerino.

Wang Zhong Ding, una vez más, peinó el cabello rizado de Han Dong lentamente desde las raíces hasta las puntas. Fue muy paciente. Descubrió que el cabello de Han Dong no tenía el volumen de su grupo étnico… sino que era más bien similar a la raza caucásica. Es grande y lleno, esponjoso y en capas. Pero también tiene características personales distintivas. Por ejemplo, la mayoría de los rizos propios son suyos. El cabello de Han Dong está enraizado y es voluminoso, así que los peines pasan a través de ellos… Es muy lindo y esponjoso.

Si no miras la cara de Han Dong directamente, y sólo lo miras desde la parte de atrás de su cabeza, sigue siendo muy lindo.

—Segundo tío —llamó Han Dong.

Los suaves ojos de Wang Zhong Ding, una vez más, se mancharon con una fría neblina.

—Segundo tío —llamó Han Dong de nuevo.

Wang Zhong Ding todavía lo ignoraba.

Como resultado, Han Dong llamó repetidamente más de una docena de veces, cada una más fuerte que la anterior.

—¡Segundo tío! ¡Segundo tío! ¡¡Segundo tío!! ¡¡¡Segundo tío!!! ¡¡¡Segundo…!!!

Wang Zhong Ding dijo fríamente:

—Sigue diciendo eso y lo creas o no… afeitaré el cabello de tu cabeza.

Han Dong susurró una y otra vez, como un monje cantando una escritura.

—Segundo tío, segundo tío…

Wang Zhong Ding finalmente supo por qué la familia de Han Dong tuvo que llevarlo a la casa de otra familia. Para este tipo de juego mixto, tuvo que dejar ir a todos los demás.

Después de no recibir una respuesta, Han Dong finalmente calmó sus cánticos, y su murmullo gradualmente fue reemplazado por el hipo.

El estilista demostró estar demasiado preocupado, Wang Zhong Ding no sólo sabía cómo cortar el cabello, sino que también se movía con mucha habilidad, como si lo hiciera a menudo en su vida cotidiana.

En particular, su técnica era muy precisa, cada capa no era muy diferente de la otra, y la longitud era como una regla de comparación.

Aunque era cabello rizado, las líneas eran claras y suaves después del recorte, las capas eran afiladas, y estaba atado en el rizo adecuado, todo un sentido artístico.

El cuello recto de Han Dong se debilitó y su cabeza se inclinó rápidamente.

Wang Zhong Ding vio una fina capa de cabello sudoroso en la parte posterior del cuello recto de Han Dong, recogiéndose desde los extremos hacia el centro, especialmente como las cerdas de algún animal, cepillándolo con los dedos, era peludo, e inexplicablemente susurró:

—Cabellos de cerdo.

Inesperadamente, este murmullo fue escuchado por Han Dong, quien se rió dos veces.

Wang Zhongding casi se atragantó mientras bebía agua.

—¿Estoy hablando de ti, y te estás riendo?

Han Dong no dijo nada de nuevo, como si esos pocos sonidos fueran las náuseas nocturnas.

Diez minutos más tarde, Wang Zhong Ding había acabado por completo y estaba a punto de limpiar el rastrojo de cabello de Han Dong cuando fue envuelto en un abrazo.

—Segundo Tío, dame algo de dinero~

Wang Zhong Ding casi lo patea, trabajé horas extras para cortarte el cabello, pero ¿todavía tengo que pagarte por el trabajo? Han Dong continuó rogando, su tono era particularmente lamentable.

—Segundo tío, dame algo de dinero~

 Wang Zhong Ding respondió de manera amable:

—Hablaremos de ello más tarde.

Han Dong no soltó su mano y siguió refunfuñando sin parar.

—Segundo tío, dame algo de dinero… Segundo tío, dame algo de dinero…

Wang Zhong Ding se sentía incómodo, así que sacó unos cientos de yuanes con una cara sombría y se los dio a Han Dong con un movimiento brusco.

Han Dong se levantó rápidamente después de recibir el dinero y caminó rápidamente hacia la puerta.

—¿No vas a limpiarte el cabello de la barba? No me busques cuando se te pegue al cuello más tarde —advirtió Wang Zhong Ding con una voz fría.

Han Dong salió por la puerta.

Wang Zhong Ding regresó a su oficina, por algún tiempo porque todavía tenía algunos asuntos pendientes, además sentía que Han Dong volvería.

Más tarde, cuando miró su reloj, eran casi las cuatro, así que era poco probable que Han Dong volviera.

De modo que ordenó su escritorio y se duchó, después de terminar de limpiar, finalmente pudo tener un buen descanso.

Como resultado, ni siquiera tres minutos después de acostarse, sonó el maldito timbre.

Wang Zhong Ding caminó hacia la puerta con una cara sombría, y su presión sanguínea se disparó instantáneamente.

Han Dong dijo nerviosamente:

—Mi cuello está atado por el pánico.

♦ ♦ ♦

A la mañana siguiente Han Dong se despertó y sintió un inexplicable dolor a lo largo de su cuello y hombros, era especialmente más fuerte al peinarse.

Lo bueno es que la trenza de hoy en día es sorprendentemente larga. En el pasado siempre había unos cuantos cabellos sueltos desbordándose, hoy es inusualmente simétrico, hacen que su cara sea más puntiaguda y tridimensional. Esto curó instantáneamente a Han Dong.

Mientras desayunaba, Yu Ming habló en un raro momento.

—¿Has completado tu cama de madera?

—El marco de las cabeceras ha sido cortado, y haré las espigas hoy.

—Veo que sobra mucha madera —añadió Yu Ming.

—No te preocupes, no se desperdiciara. Lo he planeado desde hace mucho tiempo, después de hacer la cama y luego de hacer un barril de madera que pueda emplear como bañera, también podemos hacer una palangana de madera, después de eso podemos hacer un bol de madera, además de un par de palillos de madera y una caja de palillos. Incluso si se pelan las sobras, se puede hacer una artesanía pegándolas.

Aunque Yu Ming no era bueno para expresarse, podía ver en sus ojos que aún apreciaba bastante el fantasmagórico talento de Han Dong.

—También puedo hacer algunas piezas de mano, para poder dárselas a quien me parezca oportuno cuando llegue el momento.

Han Dong se dio cuenta de que Yu Ming lo estaba mirando e inmediatamente añadió con una sonrisa

—No te preocupes, no hay nada menos para ti.

Yu Ming no dijo nada, se levantó y volvió a su habitación para buscar una caja de comida enlatada.

Han Dong fijó sus ojos en ella, ¿no es esta la comida enlatada que comí con Wang Zhong Ding? Siempre he tenido nostalgia por este sabor, pero, aunque corrí a varios supermercados y no pude comprarlo.

—¿Dónde la compraste? —Preguntó Han Dong rápidamente.

—No lo compré, un amigo me lo dio.

—Entonces, pregúntale a tu amigo, ¿dónde lo compró?

Yu Ming se quedó en silencio durante mucho tiempo antes de hablar.

—Esto es comida enlatada militar, no está a la venta.

Wang Zhong Ding no se sorprendió de que Han Dong se comiera las ofrendas especiales, pero el amigo del que habló Yu Ming hizo que Han Dong se sorprendiera mucho.

Debido a que entendía los antecedentes familiares de Yu Ming, además de que Yu Ming era muy poco sociable, ¿cómo podía conocer a ese tipo de amigo? De hecho, si lo piensas detenidamente, tiene algún sentido que Yu Ming entre en esta compañía, y que él venga a vivir un día para apoyarlo.

—¿No dejarás que la gente se ocupe de ello? —Preguntó Han Dong abriendo de repente la boca.

Los ojos de Yu Ming no mostraron ninguna onda, aún permanecía frío y ligero:

—Sólo deja que la gente se ocupe de ello.

Han Dong pensó en ello, ¿qué persona adoptada se asfixió en la casa todos los días? La tentación real no puede ser prohibida, Han Dong puso sus palillos en las latas de Yu Ming, cortó un pedazo de carne y se la metió en la boca, realmente sigue siendo el mismo sabor, la masticación y la degustación, en realidad, tienen una especie de emociones inexplicables que se precipitan al corazón.

—Anoche soñé con mi segundo tío —dijo Han Dong.

Yu Ming siempre había sido un buen oyente, ya que nunca abría la boca para interrumpir.

—Tenía ocho años ese año, y la familia de mi segundo tío había añadido otra niña a la familia, y con dos hijos ya en la familia, planeaban pasarme a la familia de otro. Todavía lo recuerdo claramente, esa noche estaba dormido, y me despertó el segundo hijo mayor, que dijo que quería cortarme el cabello y entregarme a la familia de otra persona limpio.

»En ese momento lloré y supliqué a mi segundo tío, pero él seguía decidido a echarme. Luego lo abracé y le rogué que me diera algo de dinero. ¿Sabes cuánto me dio? Tocó el bolsillo de su abrigo durante medio día, sólo para sacar cinco yuanes, mi corazón, ah.

Yu Ming señaló el bolsillo del abrigo de Han Dong para sacar el dinero:

—¿Esos no son quinientos yuanes?

—Sólo es una analogía, después tomé esos cinco yuanes, uno tras otro, para correr, mi segundo tío me persiguió detrás, yo…

Han Dong miró los billetes en su mano otra vez, antes de darse cuenta de que algo estaba mal.

—¿De dónde vino este dinero?

Yu Ming le respondió con una mirada: si tú ni siquiera lo sabes, ¿cómo podría saberlo yo?

| Índice |

One thought on “Al límite – Capítulo 70: Corte de cabello

  1. CecilianoBueno says:

    Esta historia está tan enredada que no se nunca que es lo siguiente que va a pasar, como podrías perdonar al que corto tu árbol tan valioso?

    Gracias por continuar, me divierte bastante este tonto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *