Barra de Progreso de la Muerte – Capítulo 98: El joven maestro del auto deportivo

Traducido por BeeMiracle

Editado por Ayanami


Shi Jin no necesitó traer mucho equipaje a la academia de policía porque la escuela cubría todas las necesidades. Como tal, su equipaje consistía en poner los documentos necesarios y algunas pertenencias personales en una pequeña mochila, y básicamente estaba listo.

Después de la cena, Lian Jun no fue al estudio, sino que fue con Shi Jin a su habitación para jugar mahjong.

—No poder jugar esto durante los próximos dos meses será difícil de soportar —Shi Jin suspiró y sacudió la cabeza, luciendo muy triste ante la idea de ser privado de su pasatiempo favorito.

La mano de Lian Jun se detuvo. Lanzó una mirada de reojo a Shi Jin, luego sus delgados labios se crisparon y cambió su movimiento, sacando una pieza diferente a la que había planeado un segundo antes. Shi Jin inmediatamente aulló de desesperación. —¿Por qué jugaste esta ficha? ¡Ahora hemos terminado!

El rostro de Lian Jun permaneció inexpresivo, como si no escuchara su aullido.

—Ah, lo que sea. Estamos seguros de perder ahora, así que hay que dejar que el sistema se encargue del resto. —Enfurruñado, Shi Jin activó la reproducción automática, luego dejó la tablet a un lado y se volvió hacia Lian Jun. Metió la cabeza en el hueco debajo del brazo levantado de Lian Jun para acostarse en su regazo y miró hacia arriba con una sonrisa. —Cariño, ¿vamos a bañarnos y dormir?

Lian Jun lo miró, todavía luciendo indiferente.

Shi Jin se acercó a él y le susurró: —¿Quieres que entremos juntos?

Lian Jun bajó la cabeza y miró al joven durante unos segundos. De repente, tiró la tablet, tomó su rostro y lo besó.

Satisfecho de haberse burlado de su amante con éxito, Shi Jin encerró a Xiao Si en la pequeña habitación negra antes de tiempo, levantó a Lian Jun y tiró de él hacia el baño mientras se besaban.

La escuela a la que se postuló Shi Jin se encuentra en la ciudad universitaria de la ciudad B, a solo una hora en automóvil del club, por lo que está relativamente cerca. Sin embargo, el entrenamiento militar de los estudiantes de la academia de policía no se lleva a cabo en la escuela sino en una base militar, lo que hizo prácticamente imposible que Shi Jin regresara durante los dos meses que tiene lugar. Obviamente, Lian Jun tampoco podría visitarlo.

Para empeorar las cosas, nadie del club podía acompañar a Shi Jin para presentarse en la escuela. Después de todo, ¿las autoridades de qué país permitirían que personas conocidas como miembros del inframundo ingresen abiertamente al lugar donde se entrena al personal militar regular? Incluso a Lian Jun no se le permitió, o, quizás, especialmente a Lian Jun. La relación entre Annihilation y el gobierno parecía ser de cooperación, pero, de hecho, desconfiaban el uno del otro. Está bien que Lian Jun ayudara silenciosamente a Shi Jin a ingresar a la academia de policía, pero no podía pasar tan abiertamente por encima de la línea de “reserva de energía” del gobierno; hacerlo enviaría una mala señal, afectando la situación entre ambas partes.

—Hay demasiada gente vigilándome en la ciudad B. Ya que es posible ser descubierto, por si acaso, debo tratar de evitar enviar mensajes como “el líder de Annihilation puede entrar libremente a una academia de policía” —explicó Lian Jun, poniendo algo de dinero en efectivo y bocadillos altos en calorías en la mochila de Shi Jin. —Entonces, esta vez, solo puedo llevarte a la ciudad universitaria. No puedo acompañarte a la escuela en sí.

Shi Jin vio el mal humor que su amante escondía bajo el pretexto de la calma. Se inclinó y lo besó, diciendo: —no importa, puedo ir a la escuela solo. Te llamaré cuando entre y sigo con la llamada para poder ofrecerte una transmisión en vivo.

Lian Jun lo miró. Sin ocultar más su renuencia a separarse, alargó la mano para acariciar la mejilla del adolescente. —No necesitas transmitir en vivo para mí; en cambio, debes prestar atención a tus propios asuntos en ese momento. Le pedí a otra persona que te acompañe a la escuela; los demás estudiantes irán acompañados de familiares, y tú también. Cuando Gua Uno y los demás fueron a la escuela, también hice los arreglos para que el Señor Feng los acompañara.

—Está bien, seguiré tus arreglos. —Shi Jin tomó su mano y lo besó, luego estiró sus brazos para abrazarlo.

Lian Jun le devolvió el abrazo, acariciando su espalda. Cerró los ojos y suspiró suavemente; como el mayor, era él quien se suponía debía consolar a Shi Jin, quien se iba de casa, pero Shi Jin lo reconfortó. Realmente, era un novio incompetente.

Pero realmente no pudo soportarlo. Cuanto más tiempo pasaban juntos, más reacio era a separarse de esta persona.

♦ ♦ ♦

Después del almuerzo, Shi Jin se despidió de Gua Tres y los demás. Acompañado de Lian Jun, Gua Uno y Gua Dos, se dirigió a la ciudad universitaria.

Después de subir al auto, Lian Jun se calmó y dejó de decir las “cosas para recordar en la escuela” que ya había repetido muchas veces. En cambio, solo tomó la mano de Shi Jin, acariciándola con cuidado, como si quisiera grabar en la memoria su sensación y temperatura.

—Ya que vas a venir a la ciudad universitaria de todos modos, ¿por qué no vas a la clínica para un examen físico? —Sugirió Shi Jin, cambiando de tema.

Después de regresar del resort, la barra de progreso de Lian Jun había bajado algunos puntos más; ahora era 493 y todas las señales apuntaban a que pronto llegaría a 490. Shi Jin esperaba que Lian Jun tuviera un examen físico completo; después de compararlo con los resultados del último, podría evaluar la tasa de caída de la barra de progreso. Con eso, podría estimar aproximadamente cuándo podría comenzar el tratamiento adecuado.

Gua Uno, que conducía, miró a Lian Jun por el espejo retrovisor. —Jun-shao, ¿debería llamar al tío Long ahora? —Preguntó, mostrando tácitamente su apoyo a la sugerencia de Shi Jin.

Gua Dos, en el asiento del pasajero, ya había sacado su teléfono, y parecía listo para marcar en el momento en que Lian Jun esté de acuerdo.

Lian Jun no estaba muy interesado en hacerse un chequeo en ese momento, pero al ver la expresión esperanzada de Shi Jin y pensar que era la última petición del joven antes de partir, asintió de todos modos. —Está bien, entonces iré a hacerme un chequeo en mi camino de regreso.

—¡Excelente! —Shi Jin expresó su felicidad con un beso muy directo y luego se inclinó contra él.

Lian Jun lo abrazó y lo besó en la oreja, reprimiendo su renuencia a separarse.

El tío Long no perdió el tiempo: el coche de Lian Jun y los demás acababa de llegar a la clínica cuando el coche del tío Long entró y se detuvo detrás de ellos. Gua Tres, con una expresión de resignación en su rostro, se levantó del asiento del conductor.

—No me mires así —le dijo a Gua Dos, que lo miraba con las cejas arqueadas. —Estoy seguro de que me multarán por exceso de velocidad, así que recuerde decirle al personal de soporte que se encargue de mi multa.

Gua Dos se rió de él sin piedad.

Después de que entraron al edificio, el tío Long llevó a su personal a preparar los dispositivos médicos y otras cosas para el chequeo de Lian Jun, dejando a los demás esperando en el salón del vestíbulo en el primer piso. Shi Jin miró la hora. Mientras calculaba cuánto tiempo más podría quedarse con Lian Jun, vio a alguien inesperado caminando por la entrada de la clínica.

—¿Quinto hermano? —Se frotó los ojos con incredulidad. Después de confirmar que la persona que acababa de llegar realmente era Li Jiuzheng, giró la cabeza para mirar a Lian Jun.

—Le pedí que viniera. —Lian Jun nunca había dejado de prestarle atención a Shi Jin; al verlo mirar, inmediatamente acercó su silla de ruedas y explicó: —Conoce muy bien la ciudad universitaria y su origen es completamente limpio, lo que lo convierte en la persona más adecuada para acompañarte a la escuela. Lamento haber actuado por mi cuenta sin pedir tu opinión.

A Lian Jun diciendo: “Otros estudiantes estarán acompañados por miembros de la familia, y tú también” pasó por la mente de Shi Jin. Su corazón se inundó de calidez y sacudió la cabeza para demostrar que estaba bien. Sabía que su amante había hecho estos arreglos porque se preocupa por él.

Mientras tanto, Li Jiuzheng los había visto y se acercó, deteniéndose frente a Shi Jin. —Xiao Jin, estoy aquí para llevarte a la escuela —tomó la iniciativa de hablar primero, mostrando lo que, para él, podría llamarse una sonrisa brillante. Esa sonrisa iluminó su rostro, transformando el aire melancólico que siempre parecía desprender por su apariencia innata en una atractiva dulzura.

Cambió tanto que Shi Jin se quedó atónito por un momento. Solo después de unos segundos reaccionó y levantó una mano para saludarlo.

—Deberías ir a reportarte a la escuela ahora —dijo Lian Jun, reprimiendo su desgana una vez más. —Tomará un tiempo lidiar con las formalidades y lograr que te acomodes, y no debes quedarte despierto hasta tarde esta noche para no perjudicar el control físico y el examen de aptitud de mañana.

Shi Jin volvió la cabeza para mirarlo. Al ver que su amante se estaba obligando a soportarlo, se inclinó y lo abrazó. Le susurró algo al oído, luego se puso de pie, se despidió de los demás e hizo un gesto a Li Jiuzheng mientras se dirigía a la salida.

Li Jiuzheng asintió con la cabeza a los demás y se volvió para seguirlo.

Al ver la espalda de Shi Jin desaparecer a través de la puerta, Lian Jun se frotó la oreja, la cual cosquilleaba por el aliento de su amante. A pesar de su mal humor, no pudo evitar reírse, incluso en ese momento, Shi Jin todavía hacía travesuras. Justo ahora, el joven dijo que Lian Jun debería darse prisa y recuperarse para que finalmente pudieran ir al último paso después de que él regresara del entrenamiento militar.

Pero pronto, su sonrisa se desvaneció lentamente. Bajó la cabeza y ajustó sus emociones; su rostro era una máscara de calma otra vez, le hizo un gesto a Gua Uno para que lo empujara a la sala de examen.

♦ ♦ ♦

Aunque la academia de policía no estaba lejos de la clínica en línea recta, la distancia real era mucho mayor, ya que había que pasar por alto varias escuelas, por lo que ir allí a pie no sería razonable. Como tal, Li Jiuzheng llevó a Shi Jin por la puerta lateral que conecta la clínica y la universidad médica, y luego lo llevó a su automóvil.

—¿Este es tu auto nuevo? —Shi Jin miró el auto deportivo rojo brillante extremadamente llamativo frente a él y sintió que le dolía el estómago. Li Jiuzheng generalmente se viste con un estilo discreto, entonces, ¿cómo es que su auto es tan…?

Li Jiuzheng vio que su expresión no era la correcta. La mano que sujetaba las llaves se endureció y dijo: —¿No te gusta? Este… este es el coche de mi segundo hermano aprendiz mayor, dice que eso es lo que les gusta a los jóvenes hoy en día.

¡Tu segundo hermano aprendiz mayor te mintió! Sí, a algunos jóvenes les gustan esos autos, ¡pero solo a los que aman lucirse!

Shi Jin no pudo soportar lastimar el frágil corazón adolescente de su hermano. Reprimió el deseo de decir la verdad y se obligó a admirar: —No, este auto es muy bonito. Basta con mirar este cuerpo aerodinámico… —¡Se nota de un vistazo que era caro!

Al ver a través de su elogio superficial, Li Jiuzheng guardó silenciosamente las llaves del auto en su bolsillo, con una expresión abatida en sus ojos.

Ahora, Shi Jin tenía una fuerte sospecha de que Li Jiuzheng hizo todo lo posible por pedir prestado este auto para llevarlo a la escuela.

Se apresuró a elogiarlo nuevamente, abrió la puerta y se sentó en el asiento del pasajero, instando a Li Jiuzheng a conducir.

Li Jiuzheng lo miró y se subió. Después de encender el auto, enfatizó: —Este es realmente el auto de mi segundo hermano aprendiz.

—Sí, lo entiendo. Tu segundo hermano aprendiz mayor tiene buen gusto —Shi Jin asintió débilmente.

El llamativo auto deportivo rojo se detuvo frente a la majestuosa academia de policía, el fuerte rugido de su motor atrajo la atención de todos.

Shi Jin se sentó en el auto, mirando a los estudiantes de último año con uniformes de policía que recibían a los estudiantes de primer año en la puerta de la escuela, y los estudiantes de primer año y sus padres miraron, y sintieron un hormigueo en el cuero cabelludo… Reprimió el impulso de cubrirse la cara, el amor de su quinto hermano era realmente pesado.

—Llegamos demasiado rápido. —Li Jiuzheng salió del auto y frunció el ceño mientras miraba la puerta principal de la academia. —Es bastante simple, ¿no? No se ve tan bien como la puerta de entrada de la Universidad XX.

Shi Jin acababa de abrir la puerta y sacar sus pies, pero el comentario de su hermano casi lo hizo volver a encerrarse en el auto. Salió corriendo y agarró a Li Jiuzheng por el hombro, siseando: —¡Por favor, deja de intentar que todos me odien, de acuerdo?! Todos los superiores me han mirado, ¿no ves las dagas en sus ojos?

Después de decir esto, miró hacia la puerta de la escuela y levantó la voz, alabando: —Me gusta mucho esta puerta. Es digno y desprende un aire de historia, ¡realmente encaja con esta academia de policía de larga data y reputación! —Luego miró a Li Jiuzheng, ¡su mirada le decía a su hermano que se callara!

Li Jiuzheng tiró de sus labios, mirando fríamente a los estudiantes de último año de la academia de policía. —¿Tienes miedo de que te intimiden?

¡Por favor, deja de hablar!

Shi Jin estaba a punto de tratar de reparar el daño nuevamente cuando, de repente, una voz familiar vino de un automóvil de negocios negro que se detuvo cerca.

—¡Quinto hermano! ¡Sabía que me mentías!

Esta voz… Su corazón dio un vuelco, Shi Jin miró en la dirección del sonido.

Rong Zhouzhong, con sombrero y máscara, se salió del monovolumen y pisoteó. Se detuvo frente a ellos, miró el auto deportivo y se burló: —Quinto, ¿este es el regalo de inscripción escolar que le estás dando al pequeño bastardo? ¿Qué pasa con este color? ¿Crees que es una niña?

¡Oye, estás siendo sexista! ¿Los chicos no pueden conducir coches rojos? Algunos de los padres de los estudiantes conducían autos rojos, ¡y te están mirando! Y con usted cubriéndose tan fuerte en el verano, se ve muy sospechoso, ¿sabe?

Espera, no importa eso, ¿esto es un regalo de inscripción escolar? ¿Este coche no es prestado?

Shi Jin miró a Li Jiuzheng con sorpresa.

Una expresión asesina apareció en los ojos de Li Jiuzheng, convirtiendo instantáneamente a la inofensiva y melancólica belleza en un médico de sangre fría que no debía ser provocado. —Tercer hermano, ¿quieres que diga tu nombre aquí? —Preguntó, mirando a Rong Zhouzhong con frialdad.

La expresión de Rong Zhouzhong se congeló. Lo miró, luego lo ignoró y se volvió hacia Shi Jin. —¡Hace calor afuera, vamos adentro! Date prisa, no tengo mucho tiempo que perder aquí.

Shi Jin dijo con consideración: —Tercer hermano, puedes regresar si estás ocupado, yo…

Rong Zhouzhong se puso rígido visiblemente por un segundo, luego interrumpió rápidamente las palabras de Shi Jin. —No estoy ocupado —dijo con irritación. —Hoy limpié especialmente mi agenda. Justo ahora, eso fue… Ignora eso, ¿de acuerdo? Simplemente no puedo hablar de una manera agradable.

BeeMiracle
Aww, es mi idea o los hermanos son como el doble de adorables <3

Shi Jin miró la apariencia incómoda de Rong Zhouzhong mientras su hermano trataba de explicarlo y recordó los mensajes de texto cautelosos y cuidadosos que envió durante este período de tiempo. Su corazón se ablandó, dejó escapar un suspiro silencioso y le dio una palmada en la espalda a Li Jiuzheng y Rong Zhouzhong. —De todos modos, gracias a los dos por venir. Ahora, entremos, de hecho, es una tontería hablar mientras estamos de pie frente a la puerta.

Al sentir la palmadita, Li Jiuzheng y Rong Zhouzhong se congelaron; obviamente, no estaban acostumbrados a que los trataran tan íntimamente. Un momento después, se relajaron, intercambiaron miradas y tácitamente refrenaron su temperamento, luego, siguieron obedientemente a Shi Jin y cruzaron la puerta.

Los tres se dirigieron hacia el edificio de la escuela, dos hombres guapos caminando en el frente, con otro hombre con una figura parecida a un modelo de moda y una máscara que cubría su rostro en la parte trasera. Basta decir que parecían completamente incompatibles con la academia de policía.

—¿Son realmente estudiantes de aquí? —Algunos estudiantes de primer año y padres se preguntaron, confundidos. Revisaron repetidamente el nombre en la puerta principal, confirmando que en realidad era la entrada a una escuela de policía, no una escuela de cine y televisión.

—¿No es genial? —Preguntó una estudiante que estaba enamorada de los chicos guapos, sosteniendo su rostro sonrojado. —Ah, esto es el cielo…

Al pasar por los procedimientos de admisión, Shi Jin descubrió que los dos “guardianes” que lo acompañaban no eran más que adornos. No, de hecho, eran mucho peores, eran obstáculos que causaban problemas activamente.

—¿Qué? ¿No se permite ropa personal? ¿No se le permite teñirse el cabello o usar joyas, y tiene que informar con anticipación si quiere salir de la escuela los fines de semana? —Rong Zhouzhong exclamó con incredulidad, mientras hojeaba el manual del estudiante.

Li Jiuzheng miró alrededor del dormitorio de Shi Jin con las cejas fruncidas. —Una habitación para seis personas sin inodoro separado, baño compartido, y la ropa de cama y las toallas las entrega la escuela… Xiao Jin, tengo una casa en la ciudad universitaria, un dúplex. Debería ser suficiente para que vivas.

—Gracias, pero vivir en el dormitorio es obligatorio, no se permite viajar —dijo Shi Jin con desánimo, deseando poder borrar la última hora de la historia. Frente a las miradas extrañas de los otros estudiantes que viven en el mismo dormitorio y sus padres, entendió profundamente una cosa: todos sus hermanos, en realidad, son niños problemáticos.

Shi Weichong y Fei Yujing eran mayores, por lo que el “problema” era menos obvio. El temperamento de Xiang Aoting era estable por naturaleza y su tiempo en el ejército lo pulió aún más, por lo que parecía el más normal entre los hermanos. Sin embargo, Rong Zhouzhong y Li Jiuzheng… Uno era una celebridad de segunda generación que había vivido en el deslumbrante y decadente mundo del espectáculo desde su nacimiento, y el otro era un joven genio que había sido abusado mentalmente por su madre desde la infancia. ¡Estos dos nunca habían experimentado la vida de la gente común, y sus rasgos de niños problemáticos se mantuvieron por completo!

Si fuera alguno de los otros tres hermanos, probablemente harían todo lo posible para cumplir con su responsabilidad como “tutor”, ayudando a Shi Jin a lidiar con las formalidades y saludando a sus compañeros de cuarto y a sus padres, tratando de establecer una buena relación con ellos… ellos… Desafortunadamente, los que lo acompañaban hoy eran Rong Zhouzhong y Li Jiuzheng, quienes, hasta cierto punto, eran egocéntricos y tendían a tratar a otras personas como si no existieran. ¿Esperando que actúen como guardianes adecuados? De ninguna manera, imposible, será mejor que no contenga la respiración mientras lo espera o se asfixiará.

Ahora, probablemente, todos piensan que era un joven maestro rico que no podía soportar un poco de dificultad.

—Um, mi nombre es Shi Jin, y estos dos son mis hermanos. Es solo que no saben nada sobre la academia de policía, por lo que están un poco sorprendidos… —Shi Jin intentó redimirse a los ojos de sus compañeros de cuarto.

Los compañeros de habitación miraron la ropa de diseñador en su cuerpo y el anillo de diamantes en su mano, luego el atuendo de Rong Zhouzhong de cierta marca de lujo y piercings de diamantes en sus orejas, el reloj de diamantes en la muñeca de Li Jiuzheng y el bolso de la famosa marca colgada en su espalda, y dejaron escapar un indiferente. —Oh.

Shi Jin: ¿Cómo es que sentí que la actitud de todos se volvió peor que antes?

Después de que se resolvieron todas las formalidades y finalmente terminó todo el calvario, Shi Jin se apresuró a sacar a Rong Zhouzhong y Li Jiuzheng de la escuela. Rechazó firmemente las llaves de Li Jiuzheng del automóvil deportivo y el “dinero de bolsillo” de Rong Zhouzhong, los metió en sus vehículos y los despidió.

Solo por fin, y la paz y la tranquilidad restauradas, Shi Jin dejó escapar un suspiro para calmarse y llamó a Lian Jun. Después de enterarse de que estaba pasando por el último control, colgó y regresó a su dormitorio para tratar de charlar con sus compañeros de cuarto y deshacer el daño.

Al final, todos eran adultos jóvenes. Aunque la primera impresión que tuvieron de Shi Jin fue la imagen negativa de un “joven maestro”, una vez que tuvieron más contacto con él, descubrieron que, en realidad, tenía una muy buena personalidad y ningún temperamento de joven maestro. Como tal, la relación de Shi Jin con todos mejoró rápidamente y pronto estuvieron en términos amistosos.

Shi Jin se sintió aliviado e invitó a cenar a sus compañeros de cuarto.

Después de la cena, se dieron a conocer los resultados del chequeo de Lian Jun, y fueron muy buenos. Satisfecho, el tío Long anunció que si se mantenía la tasa actual de progreso, solo pasarían cuatro meses más antes de que Lian Jun pudiera intentar someterse a un tratamiento, lo que era dos meses menos que el medio año previamente previsto.

Shi Jin se llenó de alegría y se apresuró a hacer algunos cálculos. Finalmente, llegó a la conclusión: según la estimación más conservadora, Lian Jun debería poder iniciar el tratamiento adecuado cuando su barra de progreso baje a alrededor de 430.

430… Después de lavarse, Shi Jin se recostó en la cama mirando la barra de progreso perteneciente a Lian Jun en su mente y, lentamente, cerró los ojos.

♦ ♦ ♦

Al día siguiente, los estudiantes de primer año fueron divididos en clases y organizados en escuadrones de acuerdo con ello, luego, fueron llevados a la enfermería para un examen físico. Una vez que todos se reunieron, la apariencia sobresaliente de Shi Jin y su temperamento más maduro que sus compañeros hicieron que lo reconocieran de inmediato y, para consternación de Shi Jin, el apodo de “El joven maestro del auto deportivo” se extendió en un instante.

No esperaba que las cosas salieran de esta manera; ahora, incluso si intentara explicar el malentendido, no podría hacerlo.

♦ ♦ ♦

La mañana siguiente al examen físico, Shi Jin junto con el resto de los estudiantes de primer año se subieron a los autobuses dispuestos por el comando militar y se dirigieron a la base donde se iba a realizar el entrenamiento militar. Esto era tan similar a lo que había experimentado en su última vida que se confundió; seguía teniendo la ilusión de haber atravesado el tiempo y el espacio, regresando del mundo de Lian Jun a su propio mundo.

Caía aturdido por un momento, luego volvía abruptamente a sus sentidos e inmediatamente miraba a los estudiantes que lo rodeaban, solo se relajaba un poco después de asegurarse de que no hubiera caras conocidas alrededor.

Todas sus pertenencias que podrían probar la existencia de Lian Jun fueron dejadas en el dormitorio. Tocó su dedo anular vacío, luego recordó tardíamente que todavía estaba Xiao Si en su mente, y habló con el sistema frenéticamente, apresurándose a hablar con él.

Xiao Si, encantado y halagado por el repentino interés de su anfitrión, respondió de inmediato y conversó con él lleno de entusiasmo todo el camino hasta el cuartel.

Una vez que llegaron, Shi Jin salió del autobús y siguió a la multitud. Debido al mal humor, mantuvo la cabeza gacha y no miró a su alrededor con curiosidad como lo hacían otros estudiantes.

Se reunieron en el campo en el centro del campamento. Pronto, llegaron el comandante de la base y el instructor jefe a cargo del entrenamiento militar, de pie frente a los estudiantes para dar un discurso.

Shi Jin sintió la mirada de alguien. Frunciendo el ceño, miró hacia arriba, luego se encontró con un par de ojos afilados familiares y jadeó en estado de shock. —¿Cuarto hermano?

—¿Quién está hablando? —El instructor que estaba cerca de su clase miró de inmediato.

Shi Jin levantó la mano rápidamente y se disculpó con vergüenza, luego miró a Xiang Aoting, que estaba de pie junto al comandante de la base. Al ver que su hermano vestía el uniforme de «Fuerza Terrestre», sintió que el mundo se volvió loco.

¿Qué está pasando? ¿Cómo pudo Xiang Aoting, un miembro de la Fuerza Aérea, aparecer repentinamente en una base de la Fuerza Terrestre cerca de la ciudad B? ¿Se enamoró de algún tipo, es alguna broma o algo así?

Como si fuera consciente de sus dudas, Xiang Aoting dio un paso adelante abruptamente y se dirigió hacia él.

Los ojos de Shi Jin se agrandaron y negó levemente con la cabeza, instándolo a que se detuviera con los ojos. No se atrevió a mirar las expresiones de sus compañeros de clase; justo ahora, había gritado “Cuarto Hermano” lo suficientemente fuerte como para que quienes estaban cerca de él definitivamente lo hubieran escuchado. Aaah, estaba acabado; se iba a añadir otro estigma a su reputación de joven maestro.

Sin embargo, todos sus intentos por detener a su hermano fracasaron; todavía se había acercado. Xiang Aoting se detuvo frente a la clase y miró al instructor que estaba más cerca de él. —¿Qué estudiante es el que acaba de hablar?

El instructor miró la insignia en sus lazos de los hombros y saludó, luego se volvió para llamar a Shi Jin fuera de las filas.

Sintiendo que el mundo entero estaba en su contra estos días, Shi Jin se adelantó y se detuvo frente a Xiang Aoting.

Xiang Aoting lo miró, señaló la esquina del campo y dijo: —Ve allí y ponte firme durante media hora.

Oh, resultó que vino por esto.

Shi Jin exhaló un suspiro de alivio. Sin atreverse a mirar directamente a la cara de su hermano, respondió con un manso “Sí, señor”, y caminó obedientemente hacia la esquina.

Xiang Aoting lo siguió como si planeara “educarlo” más.

Cuando los compañeros de Shi Jin lo vieron alejarse, sus expresiones cambiaron de sospecha a lástima. Antes, pensaban que el rumoreado joven maestro rico de su clase hablaba porque vio a un conocido, pero ahora parecía que era más bien un enemigo, ya que, desde el principio, fue castigado poniéndose en posición de firmes a pleno sol durante un día tan caluroso.

Esto iba a ser una tortura para un joven maestro mimado, ¿verdad? Además, este instructor se veía tan feroz… Sí, el joven maestro probablemente estaba acabado.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *