Consorte experta en veneno – Capítulo 150: Esta princesa consorte es así de escandalosa

Traducido por Selena 

Editado por Ayanami


¿Era una buena idea?

Han Yunxi se sintió aturdida. Tenía muy claro que las mujeres solían competir entre sí en el qin, el ajedrez, la caligrafía y la pintura, o el verso y la canción. Pero ¿acaso estas chicas no se cansaban haciendo las mismas cosas desde la infancia? Ya estaba saturada de leer sobre esas cosas en las novelas de intriga de palacio, así que ¿qué tenía de bueno esta idea? El interés de Han Yunxi había decaído, pero los invitados reunidos parecieron encenderse con la sugerencia y se entusiasmaron.

—Componer poemas para los ciruelos en flor encaja perfectamente con el estado de ánimo de la ocasión. No decepcionará a este huerto lleno de flores.

—Yo también quería decirlo. Todo el mundo debería componer una pieza y hacer que su alteza la princesa elija las mejores para ponerlas en un libro. Luego, podemos regalárselo a la estimada emperatriz.

—¡Bien, bien, bien! ¡Es una idea maravillosa!

Estas mujeres habían estado esperando su oportunidad desde el principio. Ya fuera componiendo odas, pintando o tocando música a las flores de ciruelo, todas ellas estaban completamente preparadas. ¿Quién podría sacar lo mejor de ellas?

Pero Han Yunxi estaba condenada a un final trágico. Una basura inútil que había sido desechada desde su juventud, ¿qué iba a entender? A juzgar por su conducta habitual y su forma de hablar, sabían que era una persona tosca.

Todos estaban expectantes ante su actuación.

La princesa Changping se rió mientras miraba a Han Yunxi. —Tía Imperial Qin, ¿qué te parece componer poemas para las flores de ciruelo?

La boca de Han Yunxi se curvó, pero antes de que pudiera responder, siete u ocho lenguas se movieron en su lugar.

—¡Todavía no hemos visto ningún poema de Qin Wang fei! ¡Hoy es nuestro día de suerte!

—Qin Wang fei, he oído que eres una mujer magníficamente dotada y que el duque de Qin admira mucho tu talento y tu rápido aprendizaje.

—Estimada Wang Fei, no ocultes tus habilidades hoy. Tienes que abrirnos los ojos y dejarnos ver, ¡qué nivel de aprendizaje se necesita para ganar la atención de Su Alteza el Duque de Qin!

Estas palabras parecían un halago, pero, en realidad, escondían burla y sarcasmo, insultándola indirectamente.

Han Yunxi no estaba dispuesta a aceptar sus envidias ni a tomárselas a pecho. Que envidien lo que quieran, ella sería ligera como una brisa fresca, brillante como una luna clara.

Pero, a estas alturas, la Duanmu Yao que estaba sentada a su lado tampoco podía quedarse quieta. Se rió y dijo: —Esta princesa estaba desconcertada sobre cómo la estimada wang fei se casó con la residencia del Duque de Qin. Así que resulta que ella tenía el talento y el conocimiento suficientes para llamar la atención de Su Alteza el Duque de Qin. Realmente suena… inconcebible. ¿Qué tal si la estimada wang fei compone un poema primero?

Sus palabras silenciaron a la animada multitud. Las palabras de Duanmu Yao eran realmente poco amables. Todo el mundo sabía que la boda de Han Yunxi y el Duque de Qin había sido un asunto arreglado, pero, aun así, lo dijo de esta manera. Fue básicamente darle una bofetada cruel en la cara a Han Yunxi. En este punto, la princesa Changping realmente añadió aceite y vinagre a la historia para embellecerla.

—¿Eh? Tía Imperial Qin, ¿fue por tu talento que el Tío Imperial Qin se casó contigo? ¡Ni siquiera lo sabía! ¿Es realmente así?

¿Cómo debería responder Han Yunxi? 

Si decía que sí, pero no podía demostrar su talento, ¿no se reirían hasta la muerte de ella? Si decía que no, Duanmu Yao y la Princesa Changping, sin duda, utilizarían su matrimonio arreglado, y el hecho de que ella misma hubiera entrado en las puertas del Duque de Qin, como fuente de humillación. En el silencio que se produjo, los ojos de todos miraron a Han Yunxi, regodeándose en su desgracia mientras esperaban su respuesta.

—¿No es así? Estimada wang fei, di algo —sonrió fríamente Duanmu Yao.

Justo cuando todos esperaban que Han Yunxi se mostrara impotente, sonrió de verdad. Era una sonrisa muy hermosa, llena de confianza mientras decía lánguidamente: —El talento y el aprendizaje podrían considerarse una de las razones.

¡Esta mujer sí que tenía un tono significativo! 

—Jeje, parece que todos hemos adivinado bien. El talento de la Tía Imperial Qin debe ser extraordinario, ¡lo veremos todo hoy! —La entonación de la Princesa Changping había cambiado completamente.

El rostro de Duanmu Yao estaba lleno de desprecio. —Entonces, ¿podría Qin Wang fei comenzar con un poema?

—¡Sí, tienes que componer uno! ¡Date prisa! —La princesa Changping instó con impaciencia.

¡Las cosas estaban tensas! 

Ninguno de los espectadores había apartado su mirada de Han Yunxi. Incluso los pocos hombres entre la multitud, incluido Long Tianmo, la miraban. Han Yunxi ahora estaba comprometida de forma irremediable pero involuntaria. Ya que se había atrevido a hablar con tanta audacia, tendría que cosechar los resultados.

Pero Han Yunxi se mostró bastante seria al responder: —Princesa Changping, ¿está segura de que quiere que vaya yo primero?

La princesa Changping dio un respingo antes de asentir. —¡Como si tuviera que asegurarme! Tía Imperial Qin, no te entretengas más. No es una cuestión de habilidad, así que ¿por qué retrasarse? ¿No ves que todo el mundo está esperando? Todos están expectantes.

Duanmu Yao soltó una carcajada arrogante. —Estimada wang fei, ¡no seas tan modesta! Y empieza.

Han Yunxi, ¡esta princesa tiene que ver cómo vas a cumplir tus palabras! 

El silencio descendió sobre la multitud reunida. Todos esperaban mientras la tensión en el aire se disipaba poco a poco… pero Han Yunxi le echó una mirada más a Duanmu Yao.

—La princesa Rongle es una invitada. Tal vez, ella debería ir primero.

¡Excusas! ¡Son palabras para retrasar lo inevitable!

¡Han Yunxi, estás perdida! ¡Sabía que no podrías componer nada! 

Duanmu Yao no había hablado antes de que la Princesa Changping interviniera. —Tía Imperial Qin, ciertamente, estás bromeando. La princesa Rongle es la poetisa más famosa del Reino de las Nubes. Ya ha publicado varias antologías de poesía. Nuestros libros de texto de la academia imperial también incluyen sus poemas; de hecho, ¡incluso puedo recitar algunos de memoria! Por supuesto, ella tiene que ser la segunda en actuar, ¡así que tú puedes ir primero!

El rostro de Duanmu Yao estaba lleno de orgullo al aceptar los elogios de la princesa Changping. Han Yunxi mostraba una sonrisa hipócrita en su rostro. ¿Por qué no dijo Changping que había crecido leyendo la poesía de Duanmu Yao? 

—Entonces, ¿tal vez, la señorita Xu pueda ir primero? —Han Yunxi declinó de nuevo, mirando hacia Xu Yunrong.

La princesa Changping volvió a intervenir. —Tía Imperial Qin, ella sólo puede escribir cinco o seis poemas que califiquen para la antología anual de poesía. No deberías hacerla mostrar su incompetencia. Las dos no están al mismo nivel.

—Entonces, ¿cuál de ellas puede ir primero? —Han Yunxi suspiró con emoción. La princesa Changping estaba encantada. Sabía que Han Yunxi se pondría ansiosa, así que se recompuso antes de presentar al resto.

—Tía Imperial Qin, ella es la hija del Director de la Junta de Ritos, Shangguan Qing[1]. Comenzó a componer poemas cuando tenía tres años. Cuando cumplió los siete, su nombre ya era bien conocido en toda la capital. La séptima hija de un ministro de tercer rango, Su Yingxue[2], sus poemas son recitados frecuentemente por los civiles de la capital. Y además, aquí, ella es aún más formidable. Sus poemas se han ganado incluso el reconocimiento de los académicos universitarios por ser superiores a los de ellos…

La princesa Changping mostró una ronda antes de sonreír. —Por supuesto, ninguna de ellas podría captar la atención del Tío Imperial Qin, ni pueden compararse contigo. No deberías negarte más, ¡sólo danos un poema!

Han Yunxi estaba realmente un poco asustada por la presencia de tantos maestros de poesía. Pero si la princesa Changping quería utilizar estos métodos para ponerla en un pedestal y hacerla caer desde lo alto después, ¡estaba absolutamente equivocada! Se estiró perezosamente mientras miraba a los invitados reunidos con una sonrisa.

—Changping, ¿lo que estás diciendo es que todas ellas no son nada comparadas conmigo? Si yo voy primero, entonces, no necesitarán perder el tiempo componiendo sus propios poemas, ¿verdad?

La multitud se quedó atónita ante sus palabras, mientras la princesa Changping aspiraba con frialdad. ¿Qué quería decir Han Yunxi con esas palabras? ¡Era aún más arrogante que antes! 

—¿Es así, Changping? —Han Yunxi volvió a preguntar.

A la princesa Changping le pareció increíble, pero, aun así, asintió firmemente con la cabeza. —¡Sí!

Han Yunxi, ya que quieres buscar la muerte, ¡entonces haré que tengas un final aún más trágico! 

Han Yunxi asintió satisfecha. Realmente no quería escuchar a un grupo de mujeres que recitaran poemas a diestra y siniestra. Pero ahora Duanmu Yao no pudo soportarlo y preguntó de nuevo: —En ese caso, ¿pretende la estimada wang fei competir únicamente contra esta princesa?

Como si temiera que Han Yunxi no respondiera, copió su tono de voz a la princesa Changping y añadió: —¿Es ese el caso?

Han Yunxi no se lo pensó dos veces antes de contestar. —Por supuesto.

Esto…

A Duanmu Yao la pilló desprevenida, pero al instante respondió: —¡Entonces, no te demores y empieza!

Pero Han Yunxi sólo dio un ligero suspiro. —Desgraciadamente, me temo que mi poema será demasiado brillante y a ti te dará mucha vergüenza componer el tuyo. Es mejor darte la oportunidad de ir primero.

Su voz no era muy alta, ¡pero fue escuchada claramente por todos los presentes!

¡Esta mujer era tan escandalosa!

Actuaba sin límites, se atrevía a provocar a la princesa Rongle, reconocida públicamente como una talentosa erudita. Duanmu Yao estaba tan enojada que se levantó al instante, mirando fríamente a Han Yunxi con los ojos muy abiertos. ¡Esta mujer no hacía más que insultarla con su propia ignorancia!

No pudo soportarlo más y se dirigió directamente a ella por su nombre. —Han Yunxi, si hoy puedes ganarme, ¡no volveré a escribir otro poema!

Pero como antes, Han Yunxi respondió sin pensarlo dos veces. —¡No hay problema!

—¡Tú! —Duanmu Yao no podía creer lo que oía. Miró la radiante valentía de Han Yunxi y, de repente, sintió una sensación de temor. Sin embargo, lo apartó rápidamente de su mente. Dejando de lado el hecho de que esta mujer no tenía una educación adecuada y no sabía hacer poemas, ¡era dudoso que pudiera ganar contra ella, aunque lo hiciera!

—¡Si pierdes, entonces, toma la iniciativa de abandonar la finca del Duque de Qin! —Duanmu Yao enfatizó palabra por palabra, su voz resonó en toda la audiencia.

—De acuerdo —dijo Han Yunxi con suavidad, con un tono ligero. Aun así, fue suficiente para conmocionar a la multitud.

—¡Tú primero! —Insistió Duanmu Yao.

Esta vez, Han Yunxi no se negó. Bebió un sorbo de té antes de recitar cuatro líneas de un poema. —El viento y la lluvia anuncian el comienzo de la primavera, los copos de nieve volando dan la bienvenida a su llegada. En medio de cien zhang[3] de hielo colgante, bonitos ramitos de flores cuelgan como antes…

Cuando llegó a este punto, la multitud ya había enmudecido. Era como si algo les hubiera robado el alma mientras escuchaban atentamente, esperando que Han Yunxi continuara. La princesa Changping y Duanmu Yao intercambiaron miradas mientras sus expresiones empezaban a cambiar.

Han Yunxi hizo una pausa y sonrió ligeramente antes de continuar. —Su belleza no compite con la de la primavera, sino que existe sólo para contar su presencia. Cuando las montañas florecen por fin, ella… ¡se sitúa entre ellas y sonríe!

Cuando terminó, la princesa Changping se quedó boquiabierta. En cuanto a Duanmu Yao, sólo sintió que el mundo entero se había quedado quieto al ver que Han Yunxi recitaba el último verso «estaba entre ellos y sonreía», tan silencioso que sólo podía oír cómo su corazón latía como un tambor, golpeando fuertemente su pecho.

¡Cielos! ¿Ella… había oído mal? ¿Ella… estaba soñando?

¿Cómo podían haber versos tan buenos en este mundo?

¡Eran tan buenos que tuvo que reconocer su ingenio, aunque las palabras salieran de la boca de Han Yunxi!

Las odas a los ciruelos en flor suelen alabar la belleza de las flores para expresar el distanciamiento del poeta del mundo y de las actividades materiales. El poeta era como una flor solitaria enamorada de su propia fragancia, un alma solitaria que admiraba su propia pureza y se entregaba a la autoadmiración. Pero los versos de Han Yunxi eran completamente diferentes. Su verso «cuando las montañas florecen por fin, ella se sitúa entre ellas y sonríe» era un verso asesino que diezmaba todas las piezas finas anteriores. Expresaba una modestia sin pretensiones, llena de refinamiento, pero conservando un aura abierta y magnánima.

Duanmu Yao miró a Han Yunxi con incredulidad, antes de sentarse pesadamente, perdiendo todo el color de su rostro. Ahora mismo, la multitud seguía saboreando los versos del poema de Han Yunxi, ¡inesperadamente aturdida por los versos! El silencio se prolongó hasta que Long Tianmo empezó a aplaudir de repente.

—¡Bien! ¡Excelente! ¡Muy bien! ¡Tía Imperial Qin, realmente tienes profundidades ocultas! ¡Hoy, finalmente has abierto los ojos de todos! —Long Tianmo estaba demasiado sorprendido. ¡Ni siquiera los hombres habían hecho versos con tanta integridad y porte!

Si las palabras podían hacer a un hombre, entonces también podía hacerlo la poesía.

Esta mujer realmente era extremadamente escandalosa, ¡pero tenía las ventajas que correspondían a su forma de comportarse!

Qué mujer tan extraordinaria. ¿Qué otras sorpresas impresionantes tenía preparadas?


Selena
Han Yunxi nos dejaste a todos con la boca abierta, hasta pensé que haría cualquier otro truco para no recitar, pero me dejó asombrada… realmente no esperé… este capítulo estuvo muy bueno y lo mejor es que dejó calladas a todas… ¿Querían burlarse de la prota? ¡Sueñen..! jajaja… ¿qué opinan del capítulo?

Ayanami
Y cómo les quedó el ojo? Grupo de ignorantes XP

[1]Shangguan Qing (上官晴) – Shangguan es un apellido de dos caracteres, Qing es “fino, claro”.

[2]Su Yingxue (苏英雪) – Su es el apellido que también significa “perilla, revivir”, Ying es “flor, pétalo, heroico”, Xue es nieve.

[3] zhang (丈) – Unidad de medida china equivalente a ~3,3 metros.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.