Consorte experta en venenos – Capítulo 127: Confrontación, todos se reúnen

Traducido por Selena

Editado por Ayanami


—Estimada wangfei, el viejo maestro nunca haría algo así. ¿Cómo podría ser posible? Pregunta por ahí, ¿qué cabeza de familia permitiría que una hija casada viniera a casa a ocuparse de los asuntos familiares? —Lady Xu sonrió fríamente, mientras refutaba a Han Yunxi. La multitud también empezó a comentar entre ellos.

Lady Xu miró a la Gran Concubina Yi y le preguntó con seriedad: —Estimada Concubina Imperial, ¿cree en esta excusa?

—Señora Xu, ¿qué significa esto? ¿Dudas de esta wangfei? —Preguntó Han Yunxi enfadada.

—Sí. —Lady Xu se adelantó, arriesgándolo todo. Las cosas ya estaban en este punto, así que no tenía otra opción. De lo contrario, no sólo no lograría su objetivo, sino que Han Yunxi recuperaría su imagen. Pasara lo que pasara, hoy iba a conseguir la llave del almacén y vería al viejo maestro. Una vez que expusiera la verdad, Han Yunxi quedaría totalmente desacreditada.

Lady Xu no sólo le respondió directamente a Han Yunxi, sino que repitió su propia pregunta. —Gran Concubina Yi, ¿le crees?

Estaba obligando a la Gran Concubina Yi a responder ante la multitud. Después de todo, ella tenía un estatus especial, por lo que los efectos de esta pregunta podrían levantar mil olas. A la Gran Concubina Yi no le gustaba nada Lady Xu, mientras que Han Yunxi acababa de animarla. Pero en un momento así, aún quería ponerse del lado de Lady Xu.

Si Han Yunxi realmente se inmiscuyó en los asuntos de la Familia Han sin razón por el bien de sus propiedades, no sería un crimen ordinario. Incluso era una buena excusa para que el Duque de Qin se divorciara de ella. La Gran Concubina Yi miró a Han Yunxi, luego a la Dama Xu, y fingió dudar. Durante mucho tiempo no respondió, pero la multitud la observó en silencio. La vacilación de la Gran Concubina Yi auguraba cosas malas para Han Yunxi y sólo aumentó las sospechas contra ella.

Murong Wanru estaba al lado de la Gran Concubina Yi como antes, eternamente delicada y frágil. Tenía una inocencia conmovedora mientras sostenía el brazo de la Gran Concubina Yi y hablaba en voz baja. —Mufei, creo que deberíamos terminar las cosas aquí. Olvídalo, ya que son asuntos de la Familia Han, haz que la cuñada entregue la llave y acabemos con esto.

Aunque mantuvo la voz baja, sólo fue por un ligero margen. Tenía toda la intención de ser escuchada. Habría sido mejor que no hubiera hablado. Cuando lo hizo, las sospechas alrededor de Han Yunxi aumentaron. ¿Terminar aquí? ¿No significaba eso que Han Yunxi tenía una conciencia culpable y temía ser descubierta?

Los murmullos estallaron entre la multitud. Han Yunxi asimiló todo esto y sonrió fríamente en su corazón. ¿Esto cuenta como si Murong Wanru los incitara a la acción?

Bien, entonces esta wangfei te ganará hoy en tu propio juego.

Antes de que la Gran Concubina Yi pudiera hablar, Han Yunxi tomó la palabra. —Mufei, no importa si me crees. Ya han montado un escándalo en las puertas de la residencia. Iba a dejar que vieran a mi padre, ¡así que vayamos a verlo ahora! Y llama también a los demás miembros de la Familia Han.

Nadie esperaba que Han Yunxi fuera tan decidida, especialmente la dama Xu. Cuando Han Yunxi le había dicho diez días, había dejado de creer en ella. Estaba segura de que Han Yunxi sólo mentía para ganar tiempo, sobre todo porque no la vio anoche. ¿Quién iba a saber que ella se atrevía a acudir hoy a los tribunales de justicia delante de tantos testigos?

¿Tenía métodos para suprimir cualquier cosa que ocurriera en esos tribunales? 

La señora Xu le había pedido varias veces a su padre que permitiera a los funcionarios del tribunal de justicia saltarse las normas para que ella pudiera colarse antes de tiempo. Como los tribunales no habían accedido, ¡era evidente que le temían a Han Yunxi! Pensando hasta aquí, la Dama Xu no podía subestimar a su enemigo. Se apresuró a decir: —Estimada Concubina Imperial, esta plebeya se atreve a solicitar su presencia allí también.

—¿Qué, te preocupa que te haga algo? —Han Yunxi respondió con desprecio, en su lugar, con una fría sonrisa en su rostro.

Lady Xu no fue nada cortés cuando replicó: —Qin Wangfei puede incluso impedir que nuestra Familia Han visite las prisiones. ¿Hay algo que no pueda hacer en los tribunales de justicia?

Por mucha influencia que tuviera Han Yunxi en los tribunales, mientras llevara a la Gran Concubina Yi, ¡La Señora Xu estaba segura de que la chica no podría ocultar nada!

—¡Dama Xu, será mejor que muestre algunos modales a esta wangfei! —Han Yunxi fingió estar enfadada.

Al ver esto, la Gran Concubina Yi supuso que le faltaba confianza en sí misma, y asintió con la cabeza. —De acuerdo. Para ser justos, los acompañaré a todos.

Los gritos de <¡bien!> y <¡muy bien!> sonaron desde las multitudes circundantes.

—¡Estimada Concubina Imperial, tiene que dar a la Familia Han un resultado justo e imparcial! ¡La Familia Han no puede caer en manos de un extraño!

—¡Estimada Concubina Imperial, creo que actuarás con justicia y hará que Qin Wangfei se explique!

—Vamos, esperaremos junto a la entrada de los tribunales de justicia. La verdad se revelará muy pronto. ¡No podemos tratar a la gente buena injustamente ni dejar que los corruptos vivan sin vergüenza!

♦ ♦ ♦

Estas palabras llegaron desde diferentes direcciones para incitar a la multitud. Todos los oradores estaban ocultos entre la masa de gente, obviamente, dispuestos allí de antemano. Sus palabras chirriantes harían enloquecer a cualquiera, pero Han Yunxi no se enfadó. Nadie sabía que estaba aún más expectante que Lady Xu por los resultados.

La Gran Concubina Yi pidió un carruaje en ese mismo momento y se dirigió con Han Yunxi y Lady Xu a las prisiones imperiales de los tribunales de justicia. Al aparecer en persona, el nuevo jefe del tribunal de justicia, el oficial Ouyang, se apresuró a recibirla con sus hombres en la puerta. Su corazón se perturbó al saber que la Gran Concubina Yi estaba aquí por los asuntos de la Familia Han. Por un lado, estaba el salvavidas del príncipe heredero, Qin Wangfei. Por el otro, su benefactora, la hija del Alto Oficial Xu. Nunca había imaginado que la Dama Xu iba a armar semejante escándalo. Esto lo colocó en una posición difícil entre ambas partes.

La Gran Concubina Yi era una figura estimada y dorada. ¿Podía ella pasearse despreocupadamente por las sucias profundidades de las prisiones imperiales? El oficial Ouyang los llevó a la sala del tribunal y ordenó que alguien trajera a Han Congan. La Gran Concubina Yi se sentó en lo alto del asiento principal de honor. A su izquierda se sentó el oficial Ouyang, mientras que Han Yunxi y Murong Wanru se sentaron sucesivamente a su derecha. Sólo quedaba la Dama Xu de pie.

Antes de que Han Congan fuera traído, el resto de la Familia Han apareció primero. El joven maestro Han Yuqi, la Tercera Señora Li con la Segunda Señorita Han Ruoxue, y la Séptima Señora con Han Yunyi. Todos presentaron sus respetos, pero la Gran Concubina Yi no les permitió sentarse, así que todos se pusieron a un lado. La herida en el trasero de Han Yuqi ya se había curado, devolviéndole la imagen de imbécil del hijo ocioso de un hombre rico. Parecía tener un plan bien pensado para los acontecimientos de hoy, porque se retiró a un lado para murmurar al oído de Lady Xu, lanzando, de vez en cuando, miradas de advertencia a Han Yunxi.

A Han Yunxi le daba pereza enfrentarse a ese imbécil, y en su lugar posó su mirada en la Séptima Señora y en el pequeño Yi’er. Evidentemente, esta pareja de madre e hijo nunca habían visto una reunión tan grande. La Séptima Señora se mostraba especialmente tímida, ya que se encontraba en la parte de atrás, sujetando con fuerza al pequeño Yi’er mientras se acurrucaba como una pequeña esposa[1]. Dentro de la multitud, sólo la Tercera Señora Li y su hija se comportaban de la forma más apropiada para la ocasión. No eran ni altivas ni humildes, ni prepotentes ni serviles, sino que esperaban en silencio con la cabeza inclinada. Han Yunxi le echó un vistazo a la Tercera Señora Li y pensó en la mujer llamada Qingyi, sintiendo que tenían un físico similar. Cuanto más la miraba, más creía que Madame Li no era otra que aquella mujer asesina.

Por supuesto, sus sentimientos no contaban como prueba. Sólo podía esperar los resultados del examen de ese recipiente de hojas de té, antes de poner a alguien bajo custodia. Han Yunxi reflexionó sobre esto mientras su mirada se dirigía a la segunda joven Han Ruoxue. La chica ya era muy sospechosa, pero la aparición de las hojas de té convenció aún más a Han Yunxi de que ella era la envenenadora. El Veneno de las Diez Mil Serpientes debería haber sido entregado de manos de estas mujeres a Mu Liuyue, y luego llevado a la finca del general. ¿Pero Han Ruoxue sabe de venenos? ¿Y de artes marciales? Esa asesina llamada Heisha no se parecía en nada a Han Ruoxue.

Long Feiye no se había dejado ver a pesar de todo el alboroto que había a las puertas del Duque de Qin. Por supuesto, Han Yunxi no confiaría en él para salvarla, pero tenía curiosidad por saber qué estaba haciendo. A estas alturas, Chu Xifeng debería haber informado de los resultados del examen de las hojas de té a Long Feiye, ¿verdad? Una vez que confirmaran que había veneno, podrían añadirlo al testimonio de Bilü para arrestar a la gente. Esta era la ciudad capital. Por muy capaz que fuera Qingyi, tendría dificultades para escapar de la mano de Long Feiye. Han Yunxi realmente quería descubrir la verdad y exponer a los culpables. Esperó en silencio a que Long Feiye hiciera su movimiento.

Por supuesto, ahora estaba en la sala del tribunal de justicia. Han Yunxi no iba a sobresaltar a la serpiente golpeando la hierba hacia la Tercera Señora. Faltaban tres días para que venciera el plazo de la apuesta, así que podía concentrarse de lleno en resolver este asunto primero. Había cierta distancia entre el juzgado y las prisiones, así que debían esperar un tiempo. Para todos los presentes, el tiempo parecía pasar lentamente en silencio.

De repente, Han Yunxi habló. —Que alguien le consiga un asiento al Séptimo Joven Maestro de la Familia Han.

Todos los miembros de la familia Han miraron sus palabras, mientras que el criado de al lado lanzó una mirada incómoda hacia la Gran Concubina Yi y el Oficial Ouyang. No estaba seguro de si debía ir a buscar el asiento. Después de todo, la Gran Concubina Yi tenía el estatus más alto aquí y no había pedido ninguna silla. Ahora que Qin WangFei estaba, le parecía inapropiado.

Al ver que la Gran Concubina Yi permanecía en silencio, el oficial Ouyang también se vio en un aprieto. Tampoco estaba seguro de qué hacer, así que el criado no se movió.

—Oficial Ouyang, ciertamente eres altanero. ¿Ni siquiera esta wangfei puede impulsarte a actuar? —Preguntó Han Yunxi con disgusto.

El funcionario Ouyang volvió a mirar a la Gran Concubina Yi, pero ésta seguía sin inmutarse. Sin más remedio, el funcionario Ouyang sólo pudo reprender con rabia al criado. —¿Te has vuelto estúpido? ¿No has oído las órdenes de la estimada Wangfei? Trae un asiento.

¡Era difícil atender a dos figuras de autoridad presentes al mismo tiempo! El sudor frío empapó al sirviente mientras se apresuraba a conseguirle al pequeño Yi’er una silla. El pequeño Yi’er estaba secretamente encantado, y se zafó de las manos de su madre para dar un paso al frente y presentar sus respetos con toda propiedad. —¡Gracias a la Gran Concubina Yi, gracias a la estimada Wangfei!

Ante esto, la Gran Concubina Yi le dirigió una mirada, sin importarle en absoluto. Bebió un poco de té y hojeó con interés algunos de los pergaminos de la corte.

—Estás excusado, levántate. —La voz de Han Yunxi se volvió suave. Han Yunyi lo había hecho bien sin perder la cara.

El pequeño Yi’er se sentó con facilidad, era el único de la Familia Han con un asiento, a pesar de ser su miembro más joven. En un lugar como éste, donde la antigüedad y el rango tenían prioridad, ¡era como una bofetada en la cara!

Han Yuqi bajó inmediatamente la voz. —Madre, ¿qué quiere decir Han Yunxi con esto? Ha ido demasiado lejos para intimidarnos. ¿No dijo que la Gran Concubina Yi estaba de nuestro lado?

La Señora Xu también estaba enfadada y seguía lanzando miradas a Murong Wanru, quien le devolvía la mirada antes de mirar a un lado. Si seguían intercambiando miradas, dejarían pistas para todos los demás. Murong Wanru estaba muy disgustada, pero no tenía forma de reprender a Lady Xu. Sólo podía seguir sus intenciones.

Mufei, ¿cómo podemos dejar que un niño pequeño se siente mientras sus mayores están de pie? Tal y como yo lo veo, todos deberían sentarse, ¿no? —Dijo Murong Wanru.

Sólo ahora la Gran Concubina Yi levantó perezosamente la cabeza para mirar. Se limitó a recorrer con su mirada a la Familia Han sin decir nada. La Gran Concubina Yi parecía haber acudido a los tribunales de justicia para asegurarse de que la Familia Han recibiera un trato justo, pero su verdadero objetivo era Han Yunxi. No le dio ninguna importancia a la Familia Han en sí, ni siquiera miró a sus miembros cuando entraron.


[1]Esposa pequeña (小媳妇) – xiao xifu, literalmente esposa del hijo, nuera, pero se utiliza para describir a las esposas jóvenes de poca posición/poder dentro de una familia.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *