Consorte experta en venenos – Capítulo 126: Argumento, ¿quién gana el enfrentamiento?

Traducido por Selena

Editado por Ayanami


Era perfectamente normal que Murong Wanru le creara dificultades a Han Yunxi. En cuanto a Mu Liuyue, la Dama Xu había oído por Han Ruoxue que tenía algún tipo de apuesta con Han Yunxi. Pero no conocía los detalles. Con estas nobles damas de alto estatus protegiéndola, Lady Xu era libre de armar un gran alboroto.

Seguía siendo la hija de una familia rica e influyente, así que, a pesar de armar semejante escándalo, se inclinó cortésmente ante la Gran Concubina Yi y el resto cuando salieron. —Esta plebeya Dama Xu de la casa Han saluda a la Gran Concubina Yi y a Qin Wang fei.

La Gran Concubina Yi estaba dispuesta para echar a un lado a esta arpía, pero reprimió su ira para mantener la compostura. Lanzó una mirada desdeñosa desde su elevada posición y preguntó: —Señora Xu, ¿conoce el castigo por incitar a una multitud ante la residencia del Duque de Qin?

Ante esto, Lady Xu se arrodilló inmediatamente, el sonido fue lo suficientemente fuerte como para crear un golpe en el silencio. —¡He sido tratada injustamente, ah! Gran Concubina Yi, ¡esta plebeya no tenía otra forma de apelar por justicia! Estaba demasiado impaciente para seguir esperando, así que vine a estas puertas para pedir ayuda. Esta plebeya no lo hizo a propósito.

La Dama Xu habló en voz alta, y su voz hizo que el resto de los ciudadanos se arrodillaran también y suplicaran juntos.

¿Suplicar ayuda?

Es obvio que este grupo de personas los estaba calumniando y desprestigiando para agitar a la multitud. ¿A esto se le llama <pedir ayuda>?

—Lady Xu, justo en este momento, usted estaba claramente… —Han Yunxi estaba a punto de replicar cuando la Gran Concubina Yi la cortó.

—¿Por qué estás suplicando, por qué has tenido que venir a nuestras puertas para hacerlo?

Al oír las palabras de la Gran Concubina Yi, la gente a su alrededor se asombró y murmuraron entre ellos. ¿Será que la Gran Concubina Yi no tiene ni idea de por qué ha venido la Dama Xu? En ese caso, todos habían entendido mal que la Gran Concubina Yi estaba compitiendo por las propiedades de la familia Han. Parece que esto era sólo cosa de Han Yunxi.

Al mismo tiempo, los ojos de Murong Wanru brillaron con una fría satisfacción. Abrió la boca para hablar, no con el aire arrogante de una joven noble, sino con el tono amable y cercano de una persona de aspecto genial. —Lady Xu, no es usted una persona irracional. Debe de haber una razón importante para que usted haga un alboroto aquí. Ya que viniste, deberías hablar. Mi mufei definitivamente actuará como juez para usted.

Oír las palabras de Murong Wanru convenció aún más a la multitud de que la Gran Concubina Yi no era el maestro que controlaba a Han Yunxi. Murong Wanru también despejó toda sospecha de sí misma. Parecía que todo era un error de Han Yunxi, mientras que la Gran Concubina Yi y Murong Wanru ignoraban por completo el asunto.

Cuando Murong Wanru estaba hablando, lanzaba miradas a la multitud. Hubo un grito repentino. —Gran Concubina Yi, la Dama Xu ha venido por el bien de las propiedades de la Familia Han. El asunto debe ser tratado con imparcialidad.

—Gran Concubina Yi, hace tiempo que oímos que eres justa y equitativa, ganándote muchos elogios del anterior emperador. ¡Hoy debes apoyar a la Dama Xu!

La Gran Concubina Yi no había echado a la Dama Xu a un lado cuando salió, sino que contuvo su ira para preguntarle cuál era el problema. ¡Este era exactamente el resultado que quería! Los asuntos de la Familia Han no eran tan importantes como su reputación e inocencia. No importaba lo que pasara, ella tenía que absolverse de las sospechas primero. Las palabras de Murong Wanru, sumadas a los estallidos de la multitud, elevaron inmediatamente la posición de la Gran Concubina Yi a sus ojos. Su temperamento hacia la Dama Xu también había empezado a calmarse.

Después de ganarse el apoyo del pueblo, su siguiente paso era ocuparse naturalmente de las cosas de manera <justa>.

—¿Propiedades de la familia Han? ¿Qué está pasando? —Preguntó sabiendo la respuesta.

La Dama Xu se apresuró a informar. —Estimada concubina imperial, nuestra casa Han tiene una llave de almacén. Quien tiene la llave es el jefe de la casa y tiene la autoridad para supervisar todas las propiedades de la familia, incluyendo el más preciado códice de medicina de los Han. El viejo maestro de mi familia tuvo la desgracia de ser encarcelado. Según la tradición, la llave debería haber sido entregada al joven maestro para que pudiera ser el jefe. Como todavía la tenía el viejo maestro, esta plebeya y sus hermanas intentaron varias veces verlo y discutir, pero se nos negó la visita cada vez. Los tribunales de justicia dijeron que había alguien de arriba que nos impedía verlo.

Murong Wanru la interrumpió con una cara llena de indignación. —¿Por qué sucedió eso? Aunque se trate de una prisión de por vida, el preso puede recibir visitas una o dos veces al año. ¿Quién es la persona que está en la cima doblando las reglas y abusando de la autoridad?

Las palabras de Murong Wanru volvieron a absolver las sospechas de la Gran Concubina Yi, que golpeó mientras el hierro estaba caliente para preguntar: —Habla, ¿quién es?

Lady Xu agachó la cabeza, dudando a propósito con sus palabras. —Esta plebeya no lo sabe, pero… pero…

—¿Pero qué? Sólo dilo, ¡yo asumiré la responsabilidad por ti! —Contestó la Gran Concubina Yi, con una severa rectitud.

Lady Xu levantó la cabeza para mirar a Han Yunxi antes de hablar tímidamente: —Esta plebeya no sabe quién es, pero la llave del almacén de la Familia Han está con… con…

Todo el mundo se había callado ante sus palabras, incluso conteniendo la respiración para esperar a que la Dama Xu dijera <Han Yunxi>.

La ley no podía pedir cuentas a la multitud cuando las puertas del Duque de Qin estaban cerradas. Podían esconderse juntos y murmurar cosas en voz baja, o decir cosas sin escrúpulos cuando estaban excitados. Pero ahora que la Gran Concubina Yi y Qin Wang Fei estaban de pie en la entrada, nadie intentaba hacer chismes. Aun así, había que tener valor para señalar a Qin Wang Fei delante de ella.

La Gran Concubina Yi siguió la línea de visión de la Dama Xu hacia Han Yunxi y preguntó hipócritamente: —¿Y ahora qué, la llave del almacén de la Familia Han está en manos de Qin Wang fei?

Lady Xu se apresuró a explicar. —Para responder a la estimada Concubina Imperial, ¡la llave del almacén de mi Familia Han está en manos de Qin Wang fei! Esta plebeya rogó una y otra vez por la llave, pero Qin Wang fei no se la entregó. Dijo que el viejo maestro se la pasó y accedió a llevarnos a mí y a unos cuantos jóvenes maestros de la casa Han a ver a nuestro viejo maestro ayer. Pero todos nosotros la esperamos todo el día sin que apareciera. Esta plebeya tampoco la vio cuando pasé por aquí anoche, así que he venido a suplicar como último recurso.

Mientras hablaba, se inclinó y gritó: —Gran Concubina Yi, esta plebeya no se atreve a crear problemas, pero esta plebeya ha sido agraviada. Hay dificultades que son difíciles de mencionar. Le ruego a la Gran Concubina Yi que ayude a la Familia Han. Esta plebeya sólo quiere ver al viejo maestro de mi familia.

La Gran Concubina Yi levantó una mano para hacer callar a Lady Xu antes de lanzar una mirada fría a Han Yunxi. —¡Han Yunxi! ¿Es cierto lo que dice Lady Xu?

—¡Es la verdad! No hay ni una pizca de mentira —admitió Han Yunxi abiertamente.

Ante esto, la multitud aspiró un suspiro colectivo, sin imaginar que admitiría las cosas tan fácilmente. La boca de Han Yunxi se torció. Las palabras de Lady Xu habían sido todas verdaderas. ¿Cómo podía decir que era mentira?

—Lady Xu, esta wang fei ha cogido un resfriado hace poco y ha estado confinada en la cama, lo que le ha retrasado un día. ¿Confías tan poco en esta wang fei? —Preguntó Han Yunxi.

Todos habían terminado de cantar sus partes en la obra, así que ahora debería ser mi turno, ¿verdad?

Lady Xu estaba dispuesta a defenderse, pero Han Yunxi la abrumó con una demostración de fuerza. Su voz estaba llena de desprecio. —Es sólo un día de retraso, esta wang fei nunca dijo que no te llevaría. Lady Xu, ¿realmente necesitabas armar un escándalo en las puertas? No creas que Mufei y yo no escuchamos las palabras que dijiste en ese momento. Te lo digo ahora, ¡hemos oído claramente cada una de las palabras!

Esas palabras… ¡No puede ser!

Han Yunxi había vendido completamente a la Gran Concubina Yi con sus palabras. ¿Así que resultaba que la Gran Concubina Yi lo había oído todo hace un momento? En un instante, la multitud se alborotó. La Gran Concubina Yi ya está al tanto de todo, ¿y aun así finge hacer preguntas? Esto es demasiado falso, ¿no? ¿Qué clase de truco está escondiendo?

Lady Xu no esperaba que Han Yunxi se atreviera a arrastrar a la Gran Concubina Yi al agua con ella. Se quedó boquiabierta, sin poder ni siquiera hablar. Murong Wanru también estaba aturdida. No podía entenderlo… ¿No era Han Yunxi muy inteligente? ¿No sabía que ofender a Mufei le traería graves consecuencias? 

¿A menos que esté planeando morir junto con la Dama Xu?

Murong Wanru sintió temor ante tal pensamiento. Si la Dama Xu no podía obtener ningún beneficio, definitivamente la vendería.

¡Cielos, qué miedo! 

En medio de toda la conmoción, el semblante de la Gran Concubina Yi era totalmente horrible. Su mirada despiadada estaba dispuesta a engullir a Han Yunxi. Había trabajado tan duro para recuperar su imagen, pero ahora todo estaba arruinado y destrozado aún más que antes.

Pero mientras todos reflexionaban sobre lo impensable, Han Yunxi volvió a hablar en voz alta. —Lady Xu, mi mufei cree en el budismo, por lo que siempre ha sido tolerante y misericordiosa con los malvados. Ella escuchó todo, pero fingió no oír nada, así que no discutió contigo y escuchó tus quejas. Pero a diferencia de ella, ¡no dejaré pasar esto!

Algunas personas podían hablar sin que nadie las escuchara. Otras podían hablar y provocar un cambio radical en la situación.

Las palabras de Han Yunxi habían cambiado milagrosamente toda la situación, al tiempo que recuperaba la inocencia de la Gran Concubina Yi. Incluso había conseguido halagarla hasta los cielos.

La Gran Concubina Yi se calmó, quedando un poco aturdida. Pero al final, se relajó lo suficiente como para exhalar. Bien, bien, el desvío de Han Yunxi le había dejado una vía de escape; si no, no tendría ni idea de cómo llegar a un acuerdo. La dama Xu estaba muerta de miedo. Nunca imaginó que Han Yunxi pudiera ser tan formidable, retrocediendo para avanzar[1]. Con esa táctica, atrajo a la Gran Concubina Yi a su lado.

Murong Wanru fue más o menos capaz de calibrar el propósito de las acciones de Han Yunxi. No tardó en preguntar con curiosidad: —Cuñada, ¿no decían que había alguien de arriba que le impedía a la Familia Han visitar las prisiones? ¿Cómo puedes ayudarles a ver al Doctor Divino Han, entonces? ¿Cómo puedes hacerlo?

En este momento, el rostro de Murong Wanru era todo inocencia. Pero había captado el quid de la situación. Sus palabras sonaban encantadoras, pero hasta un idiota podría decir que sospechaba de Han Yunxi como ese <alguien de arriba>.

¿Cómo debía responder Han Yunxi?

Ella realmente le había ordenado a los tribunales de justicia que prohibieran a la Familia Han visitar las prisiones. Eso se debía a la tarea que Han Congan le había encomendado. Ella no sabía qué clase de niño era Han Yunyi; tampoco quería que la Familia Han se enterara de la decisión del heredero de Han Congan tan rápidamente.

Después de conocer a Han Yunyi, naturalmente no tuvo reparos en dejarles ver a Han Congan, porque ambos favorecían a Han Yunyi. Ella ni siquiera pensó antes de hablar. —Es cierto que esta wang fei le prohibió la visita a la Familia Han. Pero esto no fue idea mía, sino de mi padre.

Algunas explicaciones sólo empeorarían las cosas. Ya que no podía explicarse claramente, empujó toda la responsabilidad a Han Congan. Si él tenía la intención de que ella apoyara a Han Yunyi y reviviera la casa Han, definitivamente se pondría de su lado. En esta coyuntura crítica, Han Yunxi aún se mantenía firme.

Pero apenas había terminado sus palabras cuando la Dama Xu se apresuró a preguntar: —¿Por qué? ¿Por qué haría esto el viejo maestro? Estimada wang fei, eres una hija casada. Los asuntos de la Familia Han, tú… no deberías interferir en ellos, ¿verdad? —Puede que Lady Xu haya sido indirecta en sus palabras, pero estaban llenas de sospechas y dudas.

Han Yunxi no se ofendió y respondió con sinceridad. —Porque padre cometió un grave delito y estaba demasiado avergonzado para enfrentarse a los antepasados de la Familia Han, y mucho menos al resto de la Familia. El día que fui a visitarlo fue cuando todavía estaba preocupado por el tema del heredero de la Familia Han. O eran de talento mediocre e ignorantemente incompetentes, o demasiado jóvenes para asumir las funciones de un jefe. Por eso me dio la llave para que la guardara hasta que surgiera un heredero digno.

Cuando Han Yunxi terminó de hablar, la Dama Xu sonrió…

Selena
Este enfrentamiento ha sido bastante duro… pero nuestra prota no se queda atrás y sabe utilizar muy bien las palabras… ¡No olviden dejar sus comentarios!

♦ ♦ ♦

Teatro: Personaje invitado= ¡la gran concubina imperial! 

Gran Concubina Yi: El nombre y la reputación son un negocio que hace o deshace en la capital.

Gran Concubina Yi: Di lo que quieras, pero yo sé lo que necesito y cómo conseguirlo.

Murong Wanru: ¡Como se esperaba de mufei!

Han Yunxi: Aunque eso no hace que tus métodos sean menos odiosos.

Gran Concubina Yi: Si me importara un bledo lo que piensa todo el mundo, me quedaría encerrada en mi casa todo el día.

Gran Concubina Yi: ¡Especialmente los pensamientos de la gentuza! Si no puedes evitar que usen sus pequeños cerebros, al menos puedes orientarlos en la dirección correcta: lejos de ti.

Han Yunxi: Y hacia mí, ¿verdad?

Murong Wanru: ¿Qué mejor trabajo para una nuera que servir a su suegra?

Gran Concubina Yi: *Se golpea la mano* Wanru me conoce mejor.

Han Yunxi: Ugh… ustedes dos realmente son familia.

[1] Retroceder para avanzar (以退为进) – yi tui wei jin, hacer concesiones para obtener ventajas.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *