Consorte experta en venenos – Capítulo 125: Caos en la residencia del Duque de Qin

Traducido por Selena

Editado por Ayanami


Aunque aún quedaba cierta distancia hasta las puertas principales, el clamor del exterior era evidente. La Dama Xu estaba diciendo algo que la multitud repetía, creando un gran alboroto. Si Han Yunxi lo oía, naturalmente la Gran Concubina Yi y Murong Wanru también lo harían. Aunque su corazón estaba agitado, Han Yunxi todavía alisó sus labios y presentó sus respetos. —Que mufei tenga buena fortuna.

La Gran Concubina Yi no estaba segura de lo que ocurría afuera. El mayordomo Xia iba a informar cuando vio que el Duque de Qin y Qin Wang fei regresaban y les informó primero. Al ver a Han Yunxi apresurarse hacia el exterior, la Gran Concubina Yi estaba a punto de preguntar cuando Murong Wanru abrió la boca primero.

—Cuñada, ¿fuiste a algún lugar lejano? ¿Cómo es que no te he visto en los últimos días? Te he buscado varias veces sin encontrar a nadie.

—¿Ir a algún lugar lejano? —La Gran Concubina Yi estaba llena de dudas. Han Yunxi era ahora parte de la casa del Duque de Qin, así que ¿no debería decírselo antes de partir? 

No podía haber ido al palacio de la emperatriz viuda, ¿verdad?

Desde la última vez que Han Yunxi volvió de allí, la Gran Concubina Yi había tomado precauciones en su corazón y le dijo a Murong Wanru que la vigilara a escondidas. Murong Wanru siempre había vigilado los movimientos de Han Yunxi. Ella no había regresado después de salir con Mu Qingwu ese día. Aunque Murong Wanru no tenía forma de averiguar los asuntos de la hacienda del general, ni se atrevía, había estado observando a la Familia Han a escondidas. Hace tiempo que envió a alguien para enterarse de todos los detalles.

Han Yunxi aceptó que las esposas de la Familia Han se reunieran con Han Congan en la cárcel. Debería haber ido ayer, pero no estaba en casa. Cuando la Señora Xu vino a buscarla anoche, fue Murong Wanru quien la recibió.

El secuestro de Han Yunxi estaba relacionado con el asunto de los espías enemigos, por lo que a Han Yunxi no le convenía mencionarlo. Se inventó una mentira sobre la marcha. —He cogido un mal resfriado estos días y no podía levantarme de la cama. Sólo hoy me he sentido un poco mejor.

Murong Wanru se apresuró a decir estas palabras, con la cara llena de preocupación. —¿No te has levantado de la cama en tantos días? Debe ser un fuerte resfriado. ¿Por qué no descansa más la cuñada?

Han Yunxi tenía prisa por ocuparse de la situación de fuera, y no tenía tiempo para jugar a los falsos amigos con Murong Wanru. La ignoró por completo y dijo: —Mufei, hay una situación fuera. Iré a ocuparme de ello.

Al hablar, dio grandes zancadas hasta que la Gran Concubina Yi la detuvo. —Han Yunxi, estaba claro que no estabas en casa los últimos días. ¿Dónde has ido? Todo ese alboroto ante la puerta, ¿podría ser que tú fueras la razón?

Al escuchar esto, Han Yunxi se llenó de dudas. ¿La Gran Concubina Yi no sabía lo que estaba pasando fuera? Parece que la persona que apoyaba a Lady Xu no era ella. Con el corazón lleno de sospechas, dijo la verdad. —Sí, pero es sólo un malentendido. Mufei no te preocupes, chenqie lo manejará adecuadamente.

—Cuñada, están armando un gran alboroto. Creo que están maldiciendo a la gente. Se atreven a provocar problemas junto a nuestras puertas, así que debe ser un gran problema. ¿A quién han provocado? ¿Está bien que salgas sola?

Murong Wanru el loto blanco realmente tenía una boca formidable. Parecía que hablaba con preocupación, pero fácilmente despertó la curiosidad y la indignación de la Gran Concubina Yi con sus palabras. Antes de que Han Yunxi pudiera responder, la Gran Concubina Yi ya había hablado. —Han Yunxi, me gustaría ver exactamente a quién has provocado. ¿Quién tiene las agallas de clamar a mis puertas? —Hablando de esta forma, azotó furiosamente sus mangas y caminó hacia las puertas principales.

Esta maldita Murong Wanru. ¿Moriría si no la disgustaba y abría una brecha entre ellas cada vez que se encontraban?

Los ojos de Han Yunxi brillaron con furia antes de apresurarse a seguirlas. Pensó, una fortuna no será desastrosa, un desastre no puede ser evitable. Aunque la Dama Xu tenga las agallas de armar un escándalo a las puertas del Duque de Qin, ese debería ser su límite. Es sólo una llave de almacén, no debería hacer un escándalo demasiado grande, ¿verdad?

De todos modos, quería verla para cumplir su promesa. También podría llevar a la Familia Han a ver a Han Congan de inmediato. Sin embargo, cuando llegó a las puertas y escuchó claramente las palabras que se pronunciaban, se dio cuenta de que las cosas habían superado sus expectativas para volverse serias. La Dama Xu no había venido sola, sino que había traído consigo a unas cuantas <mujeres de dudoso carácter[1]> para que gritaran junto a la puerta principal.

—Que todo el mundo hable, ¿qué clase de buenas intenciones tiene una hija casada que vuelve a la casa de sus padres para inmiscuirse en los asuntos familiares? La llave del almacén de nuestra Familia Han es el emblema del jefe de familia. Tenemos muchos jóvenes maestros que sostienen la casa, así que ¿por qué esa Han Yunxi nos la arrebató?

»¿Diciendo que el jefe de nuestra familia le dio la llave para que la custodiara y pudiera elegir un heredero de nuestros jóvenes amos? Piénsenlo todos, ¿es eso posible? ¿Pueden creerlo? Han Yunxi no es la madre de la casa Han, ¿el jefe de mi familia se ha confundido? Tal y como yo lo veo, el viejo padre no estaba confundido, ¡sino que fue forzado! Si no, ¿por qué le daría algo tan importante a una hija casada?

♦ ♦ ♦

Lady Xu y las mujeres murmuraron entre la multitud, atrayendo el debate y las voces de apoyo.

—Eso no es lógico. Aunque la joven señorita Han sea Qin Wangfei, no tiene derecho a interferir en los asuntos del hogar de sus padres. Esto es demasiado absurdo.

—Una hija casada, jeje. No va a volver a competir por las propiedades de la familia, ¿verdad?

—No podría ser, ¿como si la residencia del Duque de Qin codiciara esas propiedades de la Familia Han?

—Entonces, ¿qué está pasando? ¡Ah! A no ser que la gran concubina imperial haya malversado el estipendio de Han Yunxi, ¿así que está estimada wang fei no tiene plata para gastar?

♦ ♦ ♦

Murong Wanru sostenía el brazo de la Gran Concubina Yi mientras estaban detrás de las puertas. Cuanto más escuchaba la Gran Concubina Yi, más fea se ponía su cara. Han Yunxi aspiró aire frío, no esperaba que las cosas se desarrollaran de esta manera. En un principio pensó que Lady Xu venía a pedir la llave del almacén. Si se mostraba demasiado indulgente, estaría mancillando su derecho a las propiedades de la Familia Han. ¿Pero quién sabía que había implicado a la Gran Concubina Yi en el asunto?

¿No estaba empañando la imagen de la Gran Concubina Yi?

¡Lo único que está estimada concubina imperial no podía permitirse perder era la cara!

Mufei, todo es un malentendido. Saldré ahora mismo a aclarar las cosas —dijo Han Yunxi, dispuesta a abrir las puertas.

Pero la Gran Concubina Yi la detuvo, estaba tan enfadada que le castañeteaban los dientes. —¡Sigue escuchando!

Mufei, ¿qué tal…? —Han Yunxi quiso explicarse, pero la Gran Concubina se volvió repentinamente severa.

—¡Han Yunxi, cierra esa boca!

Han Yunxi dio un respingo, pero sólo pudo cerrar la boca con resentimiento. Las cosas ya estaban así, por lo que no había más remedio que continuar. Muy pronto, llegaron declaraciones aún más escandalosas desde el exterior de la puerta.

—Aiya, los ricos hablan más fuerte que los demás. La finca del Duque de Qin no tiene necesidad de apreciar esas propiedades basura de la Familia Han, pero los ingredientes medicinales de la finca Han son muy raros. ¡A esa persona no le interesa la plata, sino la medicina! En estos años, no puede comprar buenos ingredientes, aunque tenga plata.

—Es posible. He oído que la estimada wang fei incluso hizo una visita especial al almacén cuando fue a la finca de los Han ese día. ¿Quién sabe qué clase de tesoros se llevó?

—Tsk, una hija casada, ¿qué derecho tiene a entrar en el almacén de la casa de sus padres? ¡La finca del Duque de Qin está yendo demasiado lejos con su intimidación! Creo que alguien de su casa debe haber comprado a los hombres del tribunal de justicia. De lo contrario, ¡el viejo Han no estaría tan confundido!

—Dama Xu, ¿no ascendió su padre personalmente al nuevo funcionario del tribunal de justicia? ¿Qué pasó en el tribunal de justicia, lo sabes?

A Lady Xu se le atragantaron inmediatamente los sollozos. —Desde que el viejo maestro fue enviado a la cárcel, ni un solo miembro de nuestra Familia Han pudo verlo. ¿Y qué si mi padre nombró al nuevo funcionario del tribunal de justicia? Hay otro maestro detrás de él que me impide ver al viejo maestro.

Suspiros y susurros siguieron a sus palabras. Nadie sabía cómo Han Yunxi había participado en el rescate del príncipe heredero, así que, por supuesto, no creían que tuviera ningún privilegio en los tribunales de justicia. Como resultado, muchos de ellos pensaron que ese maestro entre bastidores era la Gran Concubina Yi.

De hecho, alguien lo mencionó a propósito. —¿Quién es esta persona entre bastidores? Qin Wang fei no puede dar órdenes en los tribunales de justicia, ¿verdad? ¡He oído que todavía no es favorecida, incluso hasta el día de hoy!

—Aiya, en ese caso debe haber alguien que instigó a Qin Wang fei a ir a casa y luchar por las propiedades de la familia? —Alguien más gritó a propósito.

♦ ♦ ♦

Hasta un idiota podría darse cuenta de que estas palabras burlonas estaban echándole la culpa a la Gran Concubina Yi. Cuando las escuchó, sus huesos temblaron y sus ojos brillaron. Por poco se desmaya, pero por suerte Murong Wanru estaba allí para apoyarla.

La Gran Concubina Yi había vivido en el lujo desde su juventud, disfrutando de las comodidades de su alta posición. Se mantenía al margen de la política y de los asuntos materiales y nunca había caído en desgracia en su vida. Tampoco había aceptado ninguno de los regalos que le hizo el emperador anterior, sino que los dejó en palacio cuando se mudó. Dejando de lado a la familia Han, ni siquiera codiciaba las cosas de la familia imperial.

Pero ahora, ¡la gente estaba manchando su nombre!

Después de haber vivido durante todos estos años, era la primera vez que perdía tanto prestigio, y ante los propios ciudadanos de la capital. ¿Cómo iba a poder desenvolverse en la capital en el futuro? Si la noticia llegaba al palacio, a los oídos de la emperatriz viuda y de las concubinas, ¿cómo iba a enfrentarse a ellas en el futuro?

¿Qué tan insoportable sería?

La Gran Concubina Yi se tocó la frente con una mano mientras Murong Wanru la sostenía con la otra. Se calmó primero antes de que sus feroces ojos de fénix se desviaran hacia Han Yunxi, clavándole una mirada que podría desmembrarla en pedazos. Era la primera vez que Han Yunxi veía en ella una mirada tan despiadada, y no pudo evitar dar un respingo. Pero no tuvo tiempo de preocuparse por ello y se volvió para abrir las puertas.

En cambio, la Gran Concubina Yi gritó: —¡Que alguien la detenga y la saque fuera!

La Gran Concubina Yi era perfectamente capaz de emitir una orden para expulsar a toda la gente ante sus puertas, y luego inculparlos a todos por el crimen de desafiar a sus superiores. Pero si hiciera eso, su nombre estaría aún más arruinado. El cielo sabe qué tipo de rumores se producirían en su lugar. Como todos procedían de Han Yunxi, por supuesto tenía que entregarla a esa arpía y hacer que Han Yunxi entregara la llave.

Las puertas se abrieron lentamente, silenciando a la multitud que había más allá. Realmente había una masa considerable de gente sinceramente interesada en los acontecimientos. Lady Xu y algunas otras mujeres casadas se situaron en el centro, de frente a la multitud en lugar de las puertas delanteras. Era obvio que estaban instigando a la multitud para crear un disturbio. Sin embargo, en una sociedad regida por el poder imperial, su autoridad era lo suficientemente absoluta como para silenciar a la multitud en cuanto se abrieran las puertas. Todo el mundo se quedó callado mientras Lady Xu y el resto se dieron la vuelta apresuradamente.

Escondida entre la multitud, Mu Liuyue sonrió fríamente en cuanto vio salir a Han Yunxi. A medida que se acercaba el día de su apuesta, estaba naturalmente muy interesada en el progreso de la investigación. Por desgracia, ni su padre ni su hermano mayor le decían nada. Sin embargo, Murong Wanru le había dicho que Han Yunxi no había estado en casa en los últimos días, así que probablemente estaba desorientada de tanto investigar. Sólo faltaban tres días para que se cumpliera el plazo, así que, por supuesto, encontraría la forma de obstaculizar el progreso de Han Yunxi.

Sólo faltaban tres días. Esperaría a que la reputación de Han Yunxi fuera lo suficientemente notoria como para que todos la maldijeran, antes de añadir más escarcha a la capa de nieve. Cuando llegara el momento de desnudarse y correr por las calles, seguro que atraería a una multitud.

¡Esta vez, Han Yunxi es carne muerta!

Lady Xu se sorprendió al ver aparecer a Han Yunxi. Había estado esperando todo este tiempo para ver a Han Congan, pero habían pasado los diez días sin que Han Yunxi apareciera. Por supuesto, estaba dispuesta a difundir los hechos por toda la ciudad para arruinar la reputación de Han Yunxi, así que no podía quedarse quieta. Inesperadamente, Han Ruoxue la ayudó a enhebrar la aguja en el ojo[2] al unirse a Mu Liuyue y Murong Wanru para inventar esta idea. También le dijeron que, si quería conseguir la llave de inmediato, tendría que armar un escándalo en la puerta principal y culpar de todo a la Gran Concubina Yi. Sólo entonces vería resultados.

La dama Xu no tenía las agallas para actuar así, pero Murong Wanru y Mu Liuyue le prometieron que estaría bien.

Selena
¡Se juntó el trío de viciosas! Y lady Xu que al parecer no tiene mucho cerebro le hace caso a este trío de malcriadas y envidiosas… ¡Dejen sus comentarios! 🙂

♦ ♦ ♦

Teatro con el Loto blanco.

Murong Wanru: Han Yunxi… ¡El espectáculo acaba de empezar!

Han Yunxi: Vaya, no te he visto en 30 capítulos y ¿esta es la bienvenida que me das? Por qué no me sorprende…

Murong Wanru: 29, cuñada. Ya han pasado 29 capítulos.

Han Yunxi: Casi… ¿hay alguna posibilidad de que desaparezcas durante 29 más?

Murong Wanru: ¿Cómo podría atreverme? Tú y mufei están aquí, así que es natural que esté por aquí como apoyo.

Han Yunxi: ¿El apoyo de quién?

Murong Wanru: *Corriente* ¿No te gustaría saberlo? Pues no te lo voy a decir.

Han Yunxi: *sonríe* ¿No te gustaría ganar? Pues no te lo voy a permitir.

Murong Wanru: ¡Tú…! ¡Me gustaría ver cómo vas a triunfar estando tan superada en número!

Han Yunxi: ¡Ni siquiera 10 de ustedes pueden compararse conmigo, podrido loto blanco!

[1]mujeres de carácter dudoso (三姑六婆) – san gu liu po, literalmente <tres tías y seis abuelas>, nombre con el que se conoce a las mujeres que se ganan la vida con métodos menos convencionales (casamenteras, hechiceras, etc.)

[2]Pasar la aguja por el ojo (穿针引线) – chuanzhen yinxian, hacer de intermediario, de intermediario.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *