Consorte experta en venenos – Capítulo 137: Su Alteza, el Duque de Qin, aparece en persona

Traducido por Selena

Editado por Ayanami

—¡No sé… no sabía nada!… Madre, ¿por qué lo hiciste? Fue mi madre la que me dijo que regalara las hojas de té, ¡no sabía nada! ¡Déjame ir…no! Madre, ¿por qué lo hiciste? ¡¿Por qué?!

Han Ruoxue no se atrevió a defenderse. Lo único que pudo hacer fue esquivar y evadir los golpes, llorando como una niña. Mu Liuyue se había convertido en una completa arpía, agarrando y golpeando las ropas de Han Ruoxue mientras la gente a su alrededor retrocedía. Pero justo cuando las cosas se estaban volviendo caóticas, la señora Li se deslizó entre Mu Qingwu y Chu Xifeng para agarrar a la Gran Concubina Yi.

—¡Ah! —La Gran Concubina Yi gritó. Mu Qingwu y Chu Xifeng se abalanzaron sobre ella, pero ambos llegaron demasiado tarde. A un paso de la Gran Concubina Yi, la señora Li cerró sus manos alrededor del cuello de la mujer, con sus afiladas uñas hundiéndose en la piel para quitarle la vida en cualquier momento.

La Gran Concubina Yi estaba tan asustada que su rostro palideció. Con los ojos muy abiertos, temblaba, demasiado asustada para hacer un solo movimiento.

—¡Apártate o la mataré en este instante! —La señora Li dijo fríamente. ¿Y qué si Han Yunxi la había expuesto? Atraparla no sería tan fácil. Ni Mu Qingwu ni Chu Xifeng estaban dispuestos a ceder, cada uno de ellos agarraba sus espadas con fuerza. No avanzaron, pero tampoco retrocedieron. Al mismo tiempo, los guardias imperiales que estaban ocultos en los alrededores se revelaron para rodear a la pareja.

—¡Todos ustedes, retrocedan! —Advirtió la señora Li, apretando el cuello de la Gran Concubina Yi.

—¡Atrás! ¡Atrás! ¡Todos ustedes retrocedan! —La Gran Concubina Yi gritó aterrorizada. Esto era demasiado aterrador. ¡Un movimiento en falso y estaría muerta!

Estos acontecimientos fueron completamente inesperados. Chu Xifeng y Mu Qingwu se vieron obligados a retirarse junto con los guardias, Han Yunxi y el resto de la multitud. Sólo Han Ruoxue se quedó boquiabierta, mirando con incredulidad a su madre. La espada larga de Mu Qingwu se posó en su cuello. —Señora Li, libere a la Gran Concubina Yi o su hija…

Antes de que pudiera terminar, la señora Li se rió a carcajadas sin ninguna emoción. —¡Haz lo que quieras!

Han Ruoxue era sólo una hija que había adoptado para satisfacer a Han Congan. No era en absoluto su verdadera hija. Después de permanecer encubierta en el País Tianning durante tantos años, su amo le había confiado grandes responsabilidades. Cosas como los hijos o hijas eran sólo cargas para ella, así que Han Ruoxue era sólo una herramienta sin importancia.

Han Ruoxue no podía creer lo que escuchaba. Inmediatamente, comenzó a llorar, pero la señora Li sólo ordenó: —¡Todos ustedes, manténganse al menos a tres metros de mí!

Ante sus palabras, la asustada Gran Concubina Yi abrió la boca. —¡Retrocedan! Hagan lo que ella dice, todos retrocedan.

Mu Qingwu y Chu Xifeng intercambiaron miradas, hoscas como para matar, pero lo único que pudieron hacer fue retroceder aún más. Al ver esto, una mirada despiadada pasó por los ojos de la señora Li. Extendió una mano para acercarse a la Gran Concubina Yi, pero fue justo en ese momento cuando una espada apareció repentinamente en el aire como un rayo para cortar el espacio entre la señora Li y la Gran Concubina Yi. Esto estuvo más allá de todas las expectativas. Incluso Madame Li no había previsto esto, ¡e instintivamente retiró sus manos en defensa propia! En ese momento crítico, apareció Long Feiye, con sus largas piernas pateando viciosamente hacia un lado y en el aire. La señora Li quiso usar veneno, pero no tuvo oportunidad, ya que su cuerpo se estrelló fuertemente contra el suelo, magullando sus órganos hasta que escupió una bocanada llena de sangre fresca.

Chu Xifeng y los guardias la rodearon inmediatamente con espadas por todos lados, haciendo imposible que la señora Li pudiera siquiera moverse. Mientras tanto, Long Feiye mantenía sus manos en la espalda, con su alta silueta, vestida con túnicas negras que ondeaban al viento mientras descendía lentamente a la tierra como una especie de Inmortal. Todos miraron sorprendidos mientras el silencio caía sobre el Cielo y la Tierra.

¡Era Su Alteza el Duque de Qin! ¡Su Alteza, el Duque de Qin, apareció en persona!

Muchas mujeres se desmayaron entre la multitud. Mu Liuyue lo vio y se olvidó de todo lo demás, llena de enamoramiento como estaba. No pudo evitar desear que el tiempo se detuviera en ese momento para poder mirar a Su Alteza el Duque de Qin y estar satisfecha por el resto de su vida.

Él también vino.

Los nervios de Han Yunxi finalmente se relajaron. Inconscientemente, reveló una sonrisa de alegría. Con Long Feiye aquí, ella no tenía que preocuparse. Long Feiye le dió una mirada descuidada antes de dirigirse a la Gran Concubina Yi. —Erchen ha llegado tarde y ha hecho que Mufei se asuste —dijo suavemente.

La asustada Gran Concubina Yi se calmó antes de darse cuenta de lo que había pasado. Las lágrimas llenaron sus ojos, mientras se aferraba a la mano de su hijo, temblando incontroladamente. Quería disimular el miedo que sentía en su corazón, pero se vio incapaz de ocultar nada. Long Feiye le dio unas ligeras palmaditas en el hombro.

—Ya está todo bien. Mufei ahora no tiene nada que temer.

Justo en ese momento, la asustada Murong Wanru se apresuró a abrazar en sus brazos a la Gran Concubina Yi. La consoló en voz baja: —Mufei, está bien, no pasa nada, Su Alteza está aquí. Ahora estamos a salvo, ¡no tengas miedo!

Tan pronto como fue apartada, la Gran Concubina Yi se inclinó hacia el abrazo de Murong Wanru. Lo que necesitaba desesperadamente ahora era un abrazo. Nunca había experimentado algo tan horrible. Estaba a un pelo de cerca de perder la vida.

—¡Mufei, no tengas miedo! En el futuro, no nos molestaremos con los asuntos de la cuñada, son realmente demasiado peligrosos —Murong Wanru aprovechó la oportunidad para sembrar más discordia, pero esta vez no tuvo ningún efecto.

La Gran Concubina Yi estaba realmente asustada. ¿Cómo podía tener tiempo para preocuparse por Han Yunxi? Sólo podía pensar en su propia seguridad. Miró a la señora Li desde la distancia, asustada y nerviosa, avergonzada y enfadada.

—Hijo, ella es la verdadera envenenadora. ¡Tienes que castigarla severamente! No, ¡tienes que matarla para evitar futuros problemas! ¡Mi capital Tianning no puede tolerar a gente así!

Mu Qingwu y Chu Xifeng se separaron para llevar a Han Ruoxue y a la señora Li bajo custodia. Han Ruoxue parecía un cadáver andante. Las lágrimas seguían cayendo de sus ojos, pero no dijo ni una palabra. Por otro lado, la señora Li seguía mirando fijamente a Long Feiye, sus ojos escupían veneno.

¡Era Long Feiye de nuevo! ¿A cuántos de sus subordinados había matado este hombre? Si no fuera por su interferencia, ella habría logrado sus objetivos hace mucho tiempo. ¡Quería hacerlo pedazos!

Long Feiye le lanzó una mirada burlona a la señora Li. Su odio hacia él no era nada a sus ojos. Incluso si Han Yunxi no hubiera sido capaz de revelar el veneno hoy, habría utilizado la fuerza contra la señora Li. Se negaba a permitir la existencia de personas peligrosas. Por supuesto, la exhibición de Han Yunxi había superado completamente sus expectativas. Había hecho un hermoso trabajo y él estaba muy satisfecho.

No quiso malgastar más palabras con la señora Li, en cambio ordenó: —El testimonio de los testigos oculares y las pruebas materiales son concluyentes. ¡Que alguien lleve a estos verdaderos culpables a las prisiones imperiales para esperar el juicio!

Encarcelarlas era sólo un pretexto. La señora Li y Han Ruoxue serían llevadas a un interrogatorio clandestino. Lo que Long Feiye quería saber eran los detalles sobre los espías ocultos.

Pero la señora Li se echó a reír. —Duque de Qin, le aconsejo que me deje ir inmediatamente. De lo contrario… —Mientras hablaba, lanzó una mirada significativa a la Gran Concubina Yi—. ¡Si no, le garantizo que su mufei no vivirá para ver el sol mañana!

El rostro de la Gran Concubina Yi se ensombreció ante estas palabras. ¿Qué quería decir?

—¡No tienes las habilidades! —Long Feiye dijo fríamente.

—¡Ya ha sido envenenada con mi fórmula secreta! —Dijo la señora Li, dando a la Gran Concubina Yi una mirada desdeñosa—. Anciana, ¿no sientes que te empieza a picar la garganta, como si quisieras toser?

La Gran Concubina Yi estaba tan asustada que se olvidó de prestar atención a su cuerpo. Al escuchar las palabras de la señora Li, realmente sintió una picazón y se puso ansiosa. —Feiye, esto…

—Envíanos a las puertas de la ciudad y entregaré el antídoto. Si no es así, jeje… —La señora Li expuso con arrogancia sus condiciones.

Long Feiye odiaba ser amenazado de cualquier manera. Ignoró por completo las palabras de la señora Li y ordenó: —¡Vengan, llévenlas a la prisión!

Incluso la Gran Concubina Yi se había quedado en silencio ante él. Aunque estaba ansiosa, no se atrevió a hablar. Chu Xifeng sujetó a la señora Li, pero ¿quién iba a saber que en cuanto se dieran la vuelta, sus manos se entumecerían? De repente, perdieron toda su fuerza, en el mismo instante en que la mujer sacó una daga y se precipitó hacia su objetivo más cercano, Han Yunxi. ¿Cómo podía saber Han Yunxi que la señora Li aún era capaz de defenderse? Aturdida, se olvidó de esquivar y se quedó clavada en el sitio mientras la daga se acercaba.

—¡Ahh…! —Dio un grito y cerró los ojos. En cuanto lo hizo, un chorro de sangre caliente voló hasta aterrizar en su cara.

¿Era su sangre?

Pero no parecía sentir ningún dolor.

Han Yunxi abrió los ojos con cuidado y vio a la señora Li inmóvil ante ella, con sangre saliendo de su boca. La daga en su mano estaba a menos de cinco cun[1] de su corazón. De repente, la mano de la señora Li se aflojó y su arma cayó al suelo. La línea de visión de Han Yunxi bajó lentamente, hasta que vio la afilada flecha que atravesaba a la mujer por la espalda y salía por el estómago. Long Feiye estaba de pie detrás de ella, con sus fríos ojos llenos de una rabia viciosa y atroz.

Han Yunxi estaba demasiado asombrada. La señora Li era una de las líderes de los espías del Norte de Li. Interrogarla, sin duda, proporcionaría mucha información, pero Long Feiye la había matado. ¿Fue una decisión en una fracción de segundo porque la situación se había vuelto peligrosa? ¿O simplemente estaba demasiado enfadado? ¿Pero por qué estaba enfadado?

La señora Li se giró lentamente, muy lentamente, para mirar con incredulidad a Long Feiye. —Tú… tú….

—Su señoría ni siquiera le dará la oportunidad de suicidarse —dijo Long Feiye, distante y audaz. Después de ocuparse de la señora Li, los otros espías ocultos estaban como arena dispersa, sueltos y desorganizados. ¿Por qué no iba a ser capaz de encargarse de ellos?

La señora Li escupió otra bocanada de sangre fresca antes de romper a reír. —¡Bien, muy bien! ¡Se merecen los títulos de Duque de Qin y Qin WangFei de Tianning! Todo el pueblo sabe que Tianning tiene un Duque de Qin, ¡pero no un Emperador Tianhui! ¡La gente sólo sabe que Qin WangFei puede tratar los venenos, pero no que el experto en desintoxicación es el verdadero maestro de los venenos[2].

Se reía y reía mientras caía al suelo y exhalaba su último aliento. En la audiencia silenciosa, las palabras de la señora Li todavía se arremolinaban en sus oídos. El rostro de Long Feiye estaba completamente frío. Entre la multitud, muchos rostros de la nobleza habían adoptado expresiones desagradables, mientras que el rostro del Príncipe Heredero Long Tianmo se había vuelto completamente negro.

Las palabras de la señora Li habían elevado al Duque de Qin a los cielos, mientras arrojaban al Emperador Tianhui a la tierra. Si el Emperador se enteraba de estas palabras, los resultados serían terribles. Pronto, la Gran Concubina Yi rompió el silencio. —¡Esta arpía que habla sin sentido! ¡Se atrevió a instigar al Duque de Qin y al Emperador! ¡Su muerte fue demasiado barata!

Aunque, en su corazón, albergaba descontento hacia la emperatriz viuda y el emperador, siempre había pensado que el trono del palacio imperial debía pertenecer legítimamente a su hijo, los perdedores eran siempre la parte equivocada. Se le llamaba rey si tenía éxito, y ladrón si fracasaba. Ahora todo estaba fijado en su sitio.

El Emperador Tianhui ya estaba tomando precauciones contra el Duque de Qin. ¡Pero esas palabras despectivas, definitivamente, lo incitarían! La situación se había vuelto lo suficientemente grave como para que la Gran Concubina Yi se olvidara de su veneno.

Aun así, Long Feiye parecía despreciar los intentos de la Gran Concubina Yi de mediar en un compromiso. Sin que nadie se diera cuenta, sus labios se curvaron con desprecio, antes de hacer que alguien se llevara el cadáver de la señora Li y Han Ruoxue.

♦ ♦ ♦

Y ha llegado el capítulo extendido tipo parodia…

Han Yunxi: ¿Soy yo o los hombres de esta historia no hacen nada en absoluto?

Long Feiye: Su señoría estaba ocupado con cosas entre bastidores.

Han Yunxi: ¡Hemos alargado tanto este caso que podrías haber aparecido hace tres capítulos!

Long Feiye: ¿Qué, y dejarte en un segundo plano? Su señoría está demasiado ocupado para eso.

Han Yunxi: ¡Habría facilitado mucho las cosas!

Long Feiye: No, habría causado más bajas. *Mira a un lado* Que alguien se asegure de que nadie pisotee a las mujeres que se desmayaron por mi presencia.

Han Yunxi: Me sorprende que muestres consideración por los desconocidos.

Long Feiye: Lo has entendido mal. Lo último que necesito es que las familias me maldigan por las muertes prematuras de sus hijas.

Han Yunxi: ¿Por la culpa?

Long Feiye: ¡Porque sería una pérdida de tiempo sacudirlos a todos!


Selena
La entrada de Long Feiye es bastante de película, como todo un dios masculino… tanta belleza y masculinidad causó un desastre en los corazones de todas las doncellas… Ningún corazón aguanta jaja, en cambio nuestra prota le toca la peor parte… siempre está nerviosa por culpa de las rivales de amor… ¡Ánimoooo!

[1]cun (寸) – Un cun tradicional equivale a ~3,7cm (~1,5in).

[2]La gente sólo sabe que Qin Wangfei puede tratar los venenos, pero no que el experto en desintoxicación es el verdadero maestro de los venenos (世人只知秦王妃会解毒,却不知善解毒者才是用毒高手) – shiren zhizhi Qin Wangfei hui jiedu, que buzhi shanjie duzhe caishi yongdu gaoshou, en lenguaje llano, “los que tratan los venenos también conocen la mejor manera de utilizarlos.” En otras palabras, Madame Li está diciendo que Han Yunxi es a la vez un salvavidas y la amenaza más peligrosa con su conocimiento de los venenos!

| Índice |

2 thoughts on “Consorte experta en venenos – Capítulo 137: Su Alteza, el Duque de Qin, aparece en persona

  1. PearGreen says:

    Chillo, verdaderamente este desenlace es muy satisfactorio, aunque aun conservo las intensas ganas de continuar leyendo, esperare pacientemente el capitulo siguiente.

    Debo de admitir que me da algo de pena Rouxue, era una irritable provocadora para desgraciar a Han Yunxi, pero realmente le destrozo que su madre no le importara ni un comino y le diera igual que pasara con ella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *