Consorte experta en venenos – Capítulo 148: Las conversaciones sobre el matrimonio son tan asfixiantes

Traducido por Selena

Editado por Ayanami


Los días siguientes estuvieron llenos de nieve hasta que el tiempo, finalmente, se aclaró. Parecía que los cielos se habían limpiado al brillar con un hermoso azul celeste. Después de su apuesta, Mu Liuyue no había puesto un pie fuera de su puerta, sino que se escondía en su casa completamente deprimida, con un temperamento cada vez peor.

Con un estruendo, otro jarrón, de valor incalculable, se hizo añicos en el suelo. Todas las sirvientas se acobardaron junto a la puerta, sin atreverse a entrar. Al principio, el general Mu y Mu Qingwu se acercaban a ver cómo estaba, pero ahora, hacía tiempo que se habían vuelto insensibles ante sus acciones. Les preocupaba más su fea reputación en la capital, ya que sería un gran problema casarla en el futuro.

—¡Alguien, venga! ¡Vengan! —Mu Liuyue gritó enojada. Una sirvienta corrió tímidamente hacia el interior, pero mantuvo la distancia.

—¿Ha venido la Princesa Changping? ¿Ha venido sin que yo lo supiera? —Preguntó Mu Liuyue.

Su única esperanza era la princesa Changping, pero después de todo lo ocurrido, la princesa no había venido ni una sola vez. Ya era casi la hora de la Reunión de los Ciruelos en Flor[1], pero aún no había recibido ninguna invitación. ¿Había sido desechada por completo?

—No… —tartamudeó la sirvienta, antes de intentar consolarla—. Señorita, tal vez, la princesa esté muy ocupada y vendrá unos días más tarde.

—¿Ocupada con qué? ¿La reunión de los ciruelos en flor? ¿A quién ha invitado? ¿Invitó a Han Yunxi? —Mu Liuyue se apresuró a preguntar. Hacía tiempo que se había enterado de que la princesa Changping era la anfitriona de la reunión de este año, así que ella sería la encargada de las invitaciones.

¿Cómo podría una simple sirvienta saber tanto? Al instante, encontró una excusa para escapar. —Señorita, por favor, espere un poco. ¡Su sirvienta irá a averiguarlo ahora mismo!

El nombre de Mu Liuyue estaba destrozado, así que la princesa Changping, naturalmente, no vendría. Ahora mismo, estaba, precisamente, preocupada por la Reunión de los Ciruelos en Flor y había enviado la primera invitación a la finca del Duque de Qin para Han Yunxi. En estos días, Han Yunxi había estado ocupada revoloteando entre la finca Han y la del Duque de Qin, ayudando al Clan Han a resolver problemas. Después de aquella noche en la nieve, no había vuelto a ver a Long Feiye. También había cerrado las ventanas del desván que daban a sus aposentos, así que no tenía ni idea de si volvía por la noche o estaba realmente ocupado.

En cuanto a las noticias de la princesa de Zhou Occidental, tampoco investigó sobre eso, sino que se dedicó a vivir solamente. De vez en cuando, visitaba a la Gran Concubina Yi y “expulsaba venenos para nutrir su piel”, charlando unas pocas palabras mientras tanto. Aunque todavía no eran muy cercanas, su relación era mucho mejor que antes. Durante este periodo de tiempo, Gu Qishao encontró a alguien para que le regalara múltiples botes de exquisitas hojas de té Rojo del Pico Sur. Ella los tiró todos. Nadie más sabía que no había ido a buscar esas hojas a las montañas por su propio bien.

Hoy, acababa de llegar a casa cuando el mayordomo Xia la encontró. —Estimada wangfei, la estimada concubina imperial te pide que vayas a verla.

—¿Qué sucede? —Han Yunxi estaba perpleja. Ella acababa de tratar a la Gran Concubina Yi esta mañana. Aparte de la acupuntura y la moxibustión, su suegra no la buscaría para nada más.

—Su subordinado no lo sabe. Pero la concubina imperial la está esperando, así que la estimada wang fei debería darse prisa —respondió el mayordomo Xia.

¿Había novedades por parte de Lady Xu? Hizo múltiples referencias a ella, pero la Gran Concubina Yi las había ignorado cada vez. También había intentado averiguar detalles en los tribunales de justicia, sin permiso, para tratar de entender las cosas. Han Yunxi se apresuró a ir. Pero en cuanto entró por la puerta, vio una figura inesperada… ¡Murong Wanru!

¿Qué estaba pasando? ¿Por qué estaba aquí este loto blanco? 

¿La Gran Concubina Yi nunca sospechó de Murong Wanru desde el principio, o… sabía la verdad, pero… ¿trató de encubrir las cosas por su bien? De todos modos, ella era sólo una hija adoptiva, ¿realmente valía la pena?

—Cuñada, por fin has venido. Hace frío fuera, así que date prisa y bebe una taza de té caliente. —Murong Wanru actuó como si no hubiera pasado nada. Estaba muy atenta y entusiasmada mientras ayudaba a Han Yunxi a sentarse y le servía el té.

Han Yunxi le dijo cortésmente que no era necesario antes de preguntar con seriedad: —Mufei, el mayordomo Xia dijo que me buscaba urgentemente.

La Gran Concubina Yi frunció las cejas, antes de entregar una tarjeta de invitación de color rosa, cuyo papel de doble capa lucía un diseño recortado que representaba una fina y exquisita rama de flores de ciruelo. Han Yunxi la aceptó con una mirada e inmediatamente comprendió. Se trataba de una invitación a la Reunión de los Ciruelos en Flor. A diferencia de otros invitados, no sintió ninguna emoción. En cambio, no sabía si reír o llorar.

Se trataba de un banquete sin buenas intenciones, una alfombra para sentarse sin buenos asientos.

No se atrevía a arriesgarse a ir a esos eventos. La llamada «Reunión de la Flor del Ciruelo» era una reunión de nobles y respetables, la mayoría de ellas eran mujeres jóvenes. Aunque la intención era disfrutar de los ciruelos en flor, en realidad, se trataba de un grupo de mujeres competidoras que formaban camarillas para pisotearse unas a otras. Cada vez que se celebraba una reunión de los ciruelos en flor, los acontecimientos se difundían por toda la capital para convertirse en materia de cotilleo entre la nobleza. Era realmente aburrido y sin sentido.

Han Yunxi hizo una pausa antes de hablar. —Mufei, el cuerpo de Chenqie no está bien. No estoy segura de poder asistir…

Pero Murong Wanru la cortó antes de que pudiera terminar. —¡Cuñada, no puedes dejar de ir! La emperatriz tiene mala salud, por eso la princesa Changping será la anfitriona esta vez. Si no vas, ¿qué pensará la princesa Changping?

Han Yunxi estaba sorprendida de que las cosas hubieran salido así. Si ese fuera el caso, esta reunión sería aún peor. Todavía recordaba la escena de cuando Mu Qingwu salió de la finca del general y corrió por las calles. Si la princesa Changping aún le guardaba rencor, ¡sabe Dios qué tipo de trampas le estaría planeando esta vez!

Mufei… chenqie es ruda y poco refinada, carece por completo de talento y aprendizaje. Mi cuerpo tampoco está bien en este momento, así que me preocupa que pierda prestigio para ti si voy —volvió a negarse.

Era fácil para ella rechazar a la princesa Changping no yendo del todo, pero los efectos de tal acción enviarían ondas. Tenía que evitar primero a la Gran Concubina Yi.

La Gran Concubina Yi seguía sin hablar, así que Murong Wanru volvió a intervenir. —La cuñada es demasiado modesta. ¿No es sólo una reunión para admirar las flores de ciruelo? ¿Qué clase de talento y aprendizaje necesitas? Si la cuñada no va, ¿no se quedará Wanru fuera? Además, la cuñada representa el patrimonio del Duque de Qin. Si no vas, entonces Wanru también podría quedarse.

Han Yunxi comprendió de repente por qué no había percibido ningún presagio. El aislamiento de Murong Wanru se había levantado porque ella también había sido invitada. Abrió la tarjeta de invitación y vio que la fecha estaba fijada para tres días después. Han Yunxi arrugó las cejas y no habló, pero la silenciosa Gran Concubina Yi tomó la palabra.

—Yunxi, si no vas entonces tendré aún menos cara. Hace unos días se discutía en la capital si Changping te invitaría o no. ¿Te atreves a no ir?

¿Yunxi? ¡Cielos!

Con un estruendo, la taza de té de Murong Wanru se resbaló de su mano y cayó al suelo. ¡Estaba asustada! Mufei estaba diciendo el nombre de Han Yunxi en un tono tan íntimo. Más aún, ¿estaba negociando con ella con tanta delicadeza? La cara de Murong Wanru se puso pálida al verse sorprendida. Todavía pensaba que mufei se enfadaría y regañaría a Han Yunxi, pero en realidad estaba actuando así.

¿Qué había pasado entre mufei y Han Yunxi mientras ella estaba encerrada? Acababa de salir, así que no había tenido tiempo de encontrar a un subordinado de confianza y entender la situación actual.

Al verla, la Gran Concubina Yi preguntó con disgusto: —¿Qué te pasa?

Han Yunxi se reía secretamente por dentro. Aunque Murong Wanru estaba libre ahora, las cosas todavía no eran serias. Habría muchas cosas por las que llorar en el futuro.

Mufei, chenqie ha oído que las chicas solteras que son recompensadas en la «Reunión de la Flor del Ciruelo» pueden hacerse lo suficientemente famosas como para atraer a una multitud de casamenteros que pisoteen sus puertas. ¿Son realmente tan exagerados los rumores? —Preguntó Han Yunxi con seriedad.

La Gran Concubina Yi sonrió. —Puede que sea así, pero también hay una pizca de verdad en esto.

Si una chica conseguía ganar un combate impresionante en la «Reunión de la Flor de Ciruelo», se habría ganado la admiración de innumerables jóvenes y sus propuestas de matrimonio. Como resultado, este encuentro sagrado era el objetivo soñado de muchas chicas de la capital.

—Si eso es verdad, entonces, debería acompañar a Wanru. Ya está en edad de casarse —dijo Han Yunxi con una sonrisa.

Estas palabras hicieron que el corazón de Murong Wanru diera un vuelco. ¿Esa zorra de Han Yunxi quiere casarla? ¡No era asunto suyo con quién se case!

—Wanru, tienes que actuar bien. Mufei, deberías decirle al mayordomo Xia que engrose nuestra puerta con unas cuantas capas más —se burló Han Yunxi.

Una mirada complicada pasó por los ojos de la Gran Concubina Yi, pero no dijo nada.

En cambio, Han Yunxi siguió hablando. —Mufei, ¿es posible que ya hayas pensado en una pareja para Wanru?

La Gran Concubina Yi negó inmediatamente con la cabeza. —No hay tal cosa, no difundas esos rumores.

Mufei, Wanru ya no es joven. Si ella no está ansiosa, ¿no deberías estarlo tú por ella? —Han Yunxi volvió a preguntar.

Murong Wanru sintió que sus pulmones estaban a punto de explotar mientras escuchaba a un lado. Ni mufei ni yo tenemos prisa, así que, ¿por qué esta zorra tenía tanta prisa? ¿Qué le pasaba?

Pero la Gran Concubina Yi sólo dijo suavemente: —Por supuesto que estoy ansiosa. Pero estos asuntos no se pueden apurar. Algo que dura toda la vida requiere una consideración lenta y cuidadosa.

El corazón de Murong Wanru pareció detenerse ante estas palabras. ¿Cómo podía mufei decir tales cosas? Ella era una hija adoptiva, no la hermana menor del Duque de Qin de carne y hueso. ¿No había dicho Mufei repetidamente en el pasado que haría una pareja entre ella y el Duque de Qin? Mufei dijo una vez que, si el Duque de Qin estaba de acuerdo, la convertiría inmediatamente en su concubina. De esta manera, ella podría permanecer a su lado para siempre.

¿Mufei estaba cambiando de opinión? 

Todos sus años de duro trabajo fueron para poder permanecer al lado del Duque de Qin. No podía ser una esposa oficial debido a su origen, pero no le importaba ser una concubina. Mufei debería entender mejor su corazón, así que ¿cómo podía actuar así?

—En efecto, hay que considerarlo lenta y cuidadosamente. Si Mufei tiene a alguien en mente, no lo esconda como un secreto. Chenqie podría ayudarte a pensarlo también —Han Yunxi se mostró muy seria.

La Gran Concubina Yi asintió sin decir una palabra. Pero esta simple acción fue suficiente para romper el corazón de Murong Wanru. Llena de sentimiento, se apresuró a coger la mano de la Gran Concubina Yi.

—¡Mufei, la hija no se casará! ¡No lo hará! ¡La hija quiere quedarse en casa y servirte el resto de su vida!

Ella, claramente, estaba dejando caer una indirecta a la Gran Concubina Yi. Casarse con el Duque de Qin significaba que podría quedarse en casa y servirla de por vida también.

Pero la Gran Concubina Yi ni siquiera había hablado antes de que Han Yunxi dijera: —Qué chica más tonta, ¿cómo va a mantenerte mufei el resto de su vida? La arruinarás a ella y a ti misma. Ya no eres pequeña. Si no te casas, ¿qué dirá la gente sobre ti? ¿O de Mufei?

Murong Wanru miró a Han Yunxi, con los ojos llenos de amargura oculta. Inmediatamente, su voz se convirtió en un sollozo. —Cuñada, ¿te desagrada Wanru? ¿Quieres echar a Wanru?

—Esta es la casa de Mufei, ¿de qué estás hablando? La cuñada lo hace por su propio bien —explicó Han Yunxi con claridad. ¿Cómo podía ignorar los sentimientos de Murong Wanru hacia el Duque de Qin? 

Mufei, yo… —Murong Wanru quiso continuar, pero la Gran Concubina Yi agitó una mano para detenerla.

—Está bien, está bien, es más importante centrarse en el «Encuentro de la Flor del Ciruelo» primero.

Miró a Han Yunxi y le dijo: —Yunxi, prepara tres conjuntos de ropa aceptable para el escrutinio público. Llevarás uno el día de la reunión y guardarás los otros dos por si acaso. Utiliza estos tres días para averiguar las circunstancias de la «Reunión de la Flor del Ciruelo» con Wanru. Recuerda que eres la consorte Qin junto a la Princesa Changping. No pierdas la cara por mí.

Han Yunxi estudió cuidadosamente a la Gran Concubina Yi. Sabía que no podía evitar este encuentro, pero era raro que la concubina imperial le recordara las precauciones sin amonestaciones o comentarios groseros.

—De acuerdo. Sólo por los modales de la Gran Concubina Yi hoy, ella iría. Olvídate de la reunión de la Flor del Ciruelo, ¡ella no tendría miedo aunque fuera el Banquete de la Puerta de Hong[2]!

—Sí, chenqie lo entiende —respondió Han Yunxi con seriedad.

El corazón de Murong Wanru estaba aterrorizado. No podía aceptar las cosas que había presenciado por más que lo intentara. Esa misma noche, fue a entender la situación con Gui mama y algunas sirvientas.

Qué Han Yunxi. Sólo han pasado unos días, pero has conseguido librarte de toda la hostilidad hacia ti de mufei. Si te quedas más tiempo, ¿cómo voy a mantener mi posición en la finca del Duque de Qin?

Al día siguiente, Murong Wanru planeó inmediatamente un encuentro secreto con la Princesa Changping.


Selena
Huelo a trampa... unión de todas las despechadas, envidiosas y las enamoradas del Duque, con la excepción de la princesa que es envidiosa de nuestra prota… ¡¡Han Yunxi tienes que cuidarte mucho, no caigas!! ¿Cómo va a ser tan mala la suerte de nuestra prota que no tenga amigas que la apoyen?... Eso me entristece… ¿Qué opinas Ayanami?

Ayanami
Por qué siempre buscan la muerte?! Las mujeres pueden llegar a ser tan horribles y celosas que asustan, la avaricia y la envidia nunca son buenas consejeras...

[1]Reunión de los Ciruelos en Flor (梅花宴) – meihuayan, una reunión exclusiva celebrada por la Princesa Changping cada tres años para disfrutar de las flores del ciruelo mientras charlan y beben juntos.

[2]Banquete de la Puerta de Hong (鸿门宴) – referencia histórica a un banquete celebrado por Xiang Yu (项羽) para su rival Liu Bang (刘邦) con el fin de intentar acabar con su vida.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *