Consorte experta en venenos – Capítulo 128: Intenso, la verdadera situación

Traducido por Selena

Editado por Ayanami


La Dama Xu había provocado un escándalo frente a su casa. Aunque, al final, había conseguido recuperar su nombre e imagen, eso no significaba que la Gran Concubina Yi no se opusiera. Ya era bastante bueno que no le hubiera creado dificultades a la Dama Xu. ¿Cómo iba a permitir que se sentara?

La Gran Concubina Yi sólo le echó un vistazo a la habitación antes de volver a prestar atención a los pergaminos. La Dama Xu nunca esperó que actuara con tanta frialdad en los tribunales de justicia y se sintió sorprendida y turbada a la vez. Envió una mirada interrogativa a Murong Wanru. La joven inquieta le devolvió la mirada a modo de advertencia, pero sus repetidas miradas ya habían captado por completo la atención de Han Yunxi. Ella entrecerró lentamente los ojos. Genial, así que es Murong Wanru de nuevo. Su influencia maligna aún perdura; ¡no llorará hasta ver su propio ataúd!

Hoy le enseñará el significado de la palabra arrepentimiento.

En ese momento, los guardias del exterior alzaron la voz. —Anunciando… la llegada del prisionero Han Congan.

Todos los presentes se concentraron al 120%, olvidando todo el asunto de los asientos. La Gran Concubina Yi se enderezó en su asiento y se concentró también. —¡Escóltenlo dentro!

Han Congan no tenía ni idea de lo que había pasado, y mucho menos de quién quería verlo. Sólo sabía que la sala exigía su presencia, por lo que supuso que debía tratarse de alguien importante. Pero, aparte de Han Yunxi, no tenía ni idea de quién se acordaría de él y querría verlo. Excepto que, cada vez que Han Yunxi lo había visitado, ¡era en las celdas de la cárcel! Lleno de dudas, Han Congan avanzó y cruzó el umbral de la puerta de la sala.

Cuando vio la sala llena de gente, especialmente los rostros familiares de la residencia Han, se quedó paralizado junto a la puerta, boquiabierto.

Esto… ¿qué está pasando? 

Todavía estaba aturdido cuando el pequeño Yi’er dio un grito de repente y saltó de la silla para lanzarse a los brazos de su padre. —¡Papá!

Su grito de <papá> era completamente sincero, era una voz infantil, sin rastro de estar fingiendo o de tener sentimientos falsos. Estaba llena de la anhelante dependencia de un niño pequeño, suficiente para conmover al oyente más duro de corazón. Así era el efecto de un corazón inocente.

El pequeño Yi’er abrazó a su padre, llorando a pesar de las circunstancias. —Papá, ¿cuándo vas a volver a casa?… Te echo de menos, ¿cuándo puedes volver?

Por muy inteligente o precoz que fuera el pequeño Yi’er, al final, seguía siendo un niño. Escuchó a mucha gente decir que su padre había sido castigado con cadena perpetua y que nunca podría volver a casa. Pero él se negaba obstinadamente a creerlo. Esperaba que papá volviera a casa y le enseñara medicina para aprender a tratar enfermedades y salvar a la gente.

Han Congan iba vestido con ropas de presidiario raídas, con el pelo largo y despeinado. Se puso en una posición difícil mientras miraba al niño en sus brazos, con sus ojos profundos y hundidos enrojecidos por la emoción. Su boca se abrió y se cerró varias veces, pero no sabía qué responder. Han Yunxi observó todo esto con sus propios ojos y, por primera vez, sintió remordimiento por Han Congan.

No, a decir verdad, estos sentimientos estaban más dirigidos hacia el pequeño Yi’er. En silencio, se propuso proteger a Yi’er como fuera, para que pudiera crecer seguro y en paz.

Al momento siguiente, Han Yuqi dio un fuerte grito llamándolo <Padre> y se lanzó hacia delante, con Han Ruoxue siguiéndolo de cerca. La Gran Concubina Yi se sintió visiblemente conmovida por los sinceros sentimientos del pequeño Yi’er, pero su temperamento se encendió ante la evidente hipocresía de Han Yuqi y Han Ruoxue. Expresó con severidad: —¡Hoy he venido a dar una audiencia imparcial a la Familia Han, no a presenciar vuestra reunión!

Sus palabras asustaron a Han Yuqi y Han Ruoxue, quienes retrocedieron, dejando a al pequeño y tenaz Yi’er aferrándose a su padre sin ceder. Tenía miedo de que se lo llevaran de nuevo.

—Séptima Señora, aparta a tu hijo. ¿Qué clase de propiedad es esta para mostrar ante la Gran Concubina Yi? —La Dama Xu la regañó con dureza.

El viejo maestro había sido encarcelado de por vida, así que no tenía mucho sentido ganarse sus simpatías. En cualquier caso, él no sería tan estúpido como para entregar la llave del almacén a una hija casada. Pero no importaba a quién se la diera, todavía tenía formas de recuperarla por el bien de su hijo. Ahora mismo, lo más importante era recuperar la llave de Han Yunxi.

Por un lado, la Séptima Señora se había quedado completamente aturdida al ver al viejo maestro, con los ojos humedecidos por las lágrimas acumuladas. El recordatorio de la Dama Xu la hizo volver en sí para agarrar apresuradamente al pequeño Yi’er. —Pórtate bien, Yi’er. La gran concubina imperial está enfadada, no le causes problemas a tu padre.

La Séptima Señora conocía la mejor manera de llegar al pequeño Yi’er. Sus palabras lo asustaron, soltando de inmediato a su padre, dándole la oportunidad de llevárselo. Ella se retiró a un rincón, donde el pequeño perdió todo el valor para volver a sentarse en su silla. Han Congan miró impotente a la tímida y débil Séptima Señora. Quiso hablar, pero dudó. Si la Séptima Señora fuera un poco más fuerte, no tendría que tomarse tantas molestias para rogar a Han Yunxi su ayuda. Aun así, era una figura de cierto rango, así que después de ordenar sus pensamientos, se adelantó para presentar sus respetos.

—Este plebeyo convicto Han Congan saluda a la estimada Concubina Imperial y a la estimada wangfei.

—Han Congan, la Dama Xu de tu casa causó estragos en mis puertas por la llave del almacén de la Familia Han. Ahora quiero preguntarte, ¿dónde está exactamente la llave? —Preguntó impaciente la Gran Concubina Yi.

En cuanto oyó la frase <la llave del almacén>, el rápido Han Congan comprendió inmediatamente lo que ocurría. Su motivo principal para dejar la llave en manos de Han Yunxi era tomar precauciones contra la Dama Xu. Ella tenía un formidable historial familiar. Sin él, la hacienda Han caería definitivamente en sus manos. Esto no era del todo injustificable, pero su joven maestro mayor era una decepción que no había estado a la altura de las expectativas. Si la Familia Han caía en manos de la Dama Xu, sería lo mismo que si cayera en manos de su joven amo mayor. Con su disposición natural, dilapidaría la fortuna de la Familia Han en tres años. Los ojos de Han Congan se volvieron repentinamente fríos y pensativos mientras miraba a la Dama Xu.

El corazón de la Dama Xu dio un respingo al sentirse inexplicablemente inquieta. Se apresuró a hablar. —Viejo maestro, ¿por qué no contestas a la pregunta de la Gran Concubina Yi?

Han Congan no habló, sino que posó su mirada helada en Han Yuqi, que soltó sorprendido: —Padre, Han Yunxi dijo que le habías dado la llave del almacén. ¿Cómo es posible? Ella te la arrebató, ¿verdad?

—Cierto, cierto, viejo maestro. Hemos invitado a la Gran Concubina Yi aquí, así que no hay necesidad de temer a Han Yunxi. Puedes contarnos exactamente lo que pasó —añadió apresuradamente la Dama Xu.

A estas alturas, Han Ruoxue tampoco podía mantener la calma y se lanzó a instar: —Padre, ¿qué clase de lógica es dar la llave del almacén a una hija casada? Seguro que has sufrido en la cárcel, ¿no? Tu hija intentó todos los métodos para saltarse las normas y visitarte estos días sin éxito. ¿Qué ha pasado? ¡Dilo, la Gran Concubina Yi será la juez de nuestra Familia Han!

La Familia Han estaba ansiosa y también la Gran Concubina Yi. Ella preguntó impacientemente las cosas. —Han Congan, Han Yunxi dijo que le diste la llave del almacén. ¿Es eso cierto?

En cuanto la Gran Concubina Yi terminó, Murong Wanru se apresuró a añadir: —Han Congan, ya que mi mufei ha venido hoy, puedes decir lo que quieras. No debes ocultar nada. ¿Le diste voluntariamente la llave del almacén a Qin WangFei?

El pequeño Yi’er y la Séptima Señora se quedaron mirando al margen, con las manos apretadas mientras sus corazones ardían de impaciencia. Después de todo, ¡la respuesta de su padre afectaba sus propios destinos! Finalmente, bajo el impulso de la multitud, Han Congan miró con calma a la Gran Concubina Yi. Esta vez, todos se callaron, como si contuvieran la respiración hasta que él hablara. ¿Cómo iba a responder?

La dama Xu no pudo resistirse a poner una mano sobre su corazón palpitante. Mientras el viejo maestro negara las acusaciones, Han Yunxi estaría perdida.

Murong Wanru lanzó una mirada a la señora Xu, llena de satisfacción. Ella también esperaba que Han Congan declarara los crímenes de Han Yunxi.

Pero, en ese momento, una suave sonrisa apareció en las facciones de Han Congan. Puede que fuera una sonrisa de impotencia; puede que sólo se riera de sí mismo. No importaba la razón, nadie podía entender su significado.

Al mismo tiempo, habló. —Para responder a la estimada Concubina Imperial, este plebeyo convicto dejó personalmente la llave del almacén, con plena confianza, en manos de la hija de la primera esposa de la Familia Han, es decir, Qin Wangfei

¿Qué? 

¡Sus tranquilas palabras fueron como una piedra que envió mil ondas a través de la sala del tribunal!

—¡No! ¡Imposible! —La señora Xu gritó conmocionada.

—Padre, ¿te has vuelto senil? ¿Qué estás diciendo? —Han Yuqi no podía creerlo. Se abalanzó con rabia hacia Han Congan. Si no fuera por el hecho de que el hombre era su padre, ya habría hecho un movimiento contra él.

—Padre, Qin Wangfei debe haberte obligado a hacerlo, ¿verdad? Hay dificultades que no quieres discutir, ¿no es así? Padre, la Gran Concubina Yi dijo que sería imparcial con nosotros… —Han Ruoxue también estaba ansiosa. Aunque la Tercera Señora le lanzaba una mirada siniestra, la ignoró para seguir adelante—. Padre, no debes tener miedo de nada. ¡Dinos cómo te amenazó Qin Wangfei! Cuéntanoslo. ¡Dilo en voz alta!

Han Yunxi lo observaba todo con frialdad, su línea de visión pasaba por delante de la Tercera Señora mientras se aferraba en silencio a la esquina de la túnica de Han Ruoxue sin decir una palabra. Además de la Tercera Señora y la pareja de madre e hijo de la Séptima Señora, todos los demás miembros de la Familia Han habían rodeado a Han Congan para interrogarlo. O más bien, intentaban obligarle a dar respuestas. La Gran Concubina Yi sacudió la cabeza con incredulidad, incapaz de creer las palabras de Han Congan.

¡No tiene motivos para actuar así!

Aparte del hecho de que Han Yunxi era una hija casada, también era responsable de su internamiento en la cárcel. Para decirlo sin rodeos, fue el favor de Han Yunxi lo que le había enviado en la cárcel. Han Congan debía despreciar a Han Yunxi, así que ¿cómo podía darle la llave del almacén y confiarle el futuro de la Familia Han?

Mufei, creo que definitivamente hay secretos escondidos aquí —Murong Wanru finalmente no pudo soportarlo más. Era raro que hablara con tanta franqueza. Han Yunxi le dirigió una mirada significativa mientras una fría sonrisa se dibujaba en sus labios. El corazón de Murong Wanru se sobresaltó y de repente se sintió incómoda. ¿Han Yunxi le sonreía así porque sospechaba algo? 

Cuando la Dama Xu vino anoche para los asuntos de la Familia Han, había ocultado muy bien las cosas. Además de la Dama Xu, nadie más sabía que Murong Wanru era responsable de la idea de armar un escándalo.

—Han Congan, si hay algún secreto, dilo. Yo seré el juez por ti. —La Gran Concubina Yi fue muy directa. Las cosas ya habían llegado a este punto. Si todavía no podía darle una lección a Han Yunxi, ¿no sería un viaje en vano?

Pero Han Congan respondió con seriedad. —Estimada Concubina Imperial, estos son asuntos de la Familia Han. Este convicto eligió dejar la llave en manos de la estimada Wangfei para su custodia después de considerarlo seriamente, porque…

Antes de que pudiera terminar, Han Yuqi lo interrumpió airadamente. —¡Creo que te has vuelto senil! ¿Qué hay que considerar? No es asunto de Han Yuxi. Ya se ha casado.

—¡Hijo no filial! —Reprendió Han Congan, enfurecido—. Puede que este viejo esté ahora en la cárcel, pero yo aún no estoy muerto. ¡Sigo siendo el jefe de la casa Han y tengo pleno derecho a decidir cómo manejar la llave y quién será mi sucesor!

A Han Yuqi no le importaba eso. Tal y como lo veía, este padre suyo ya era inútil. Estaba a punto de maldecir con rabia cuando la Dama Xu lo contuvo. Temía que su tosco y descarado hijo lo arruinara todo.


Selena
jojojo No puedo dejar de pensar que el tiro les salió por la culata… jojojo (risa de villana) Dejen sus comentarios 😉

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *