Consorte experta en venenos – Capítulo 129: Una elección en el momento crítico

Traducido por Selena

Editado por Ayanami


Han Congan le lanzó una mirada indignada a Han Yuqi antes de volverse hacia la Gran Concubina Yi. —El joven maestro mayor es un ignorante e incompetente, un engreído que disipará la fortuna de la familia. Los otros jóvenes maestros son lentos y estúpidos, sin talento natural, e incluso huyeron cuando la Familia Han estaba en peligro. El Séptimo Joven Maestro es inteligente y dotado, pero aún es joven. Todavía no está preparado para heredar el puesto de jefe de familia, así que este condenado decidió darle la llave a la única hija casada de la Familia Han, Qin Wangfei, para que la custodie.

—¡Padre, todavía estoy yo! No quiero casarme, ¡sólo quiero estudiar las artes médicas de la Familia Han! —Han Ruoxue estaba tan agitada que estaba a punto de llorar. Tenía los mejores dones naturales, así que ¿por qué su padre no la había tomado en cuenta?

Han Yuqi quiso replicar al oír a su padre hablar mal de él, pero la Dama Xu lo detuvo con un feroz pellizco y habló. —Viejo maestro, ¿cómo has podido decir esas cosas de Yuqi? ¡Es tu hijo mayor! Todavía es joven y le gusta jugar, ¡pero dentro de unos años habrá madurado! ¡Sin mencionar que deberías dejarnos la llave, aunque no hayas determinado un sucesor todavía! Soy tu esposa.

Pero Han Congan fue lo suficientemente inteligente como para seguir sus palabras. Por supuesto, mantuvo sus ojos en la Gran Concubina Yi todo el tiempo mientras hablaba. —Gran Concubina Yi, has visto la situación dentro de la Familia Han. Por eso, este condenado no quería tomar una decisión imprudente. Para esperar unos años más por el bien de estos niños, entregar la llave del almacén a Han Yunxi era la opción más imparcial.

Al oír esto, Han Yunxi se sintió encantada. Han Congan era realmente un viejo zorro inteligente. Sus palabras no eran fijas ni definitivas, pero no dejaban lugar a una refutación. Sin embargo, la Gran Concubina Yi sólo se rió fríamente en respuesta.

—Han Congan, deberías considerar las cosas con cuidado. ¿Estás seguro de que estás diciendo la verdad? Si Qin Wangfei te obliga, dilo en voz alta. Ya que he venido hoy, naturalmente haré de juez por ti. En cuanto al crecimiento futuro de la Familia Han, ¡también me lo tomaría a pecho!

Ante esto, el corazón de Han Yunxi cayó en picado. Las palabras de la Gran Concubina Yi en ese momento eran demasiado directas. La Gran Concubina Yi le dirigió una mirada significativa antes de barrer con su fría mirada a los miembros de la Familia Han reunidos. Sólo entonces retomó el camino donde lo había dejado.

—Por supuesto, si Qin Wangfei no te obligó y todo fue tu propia elección, no interferiré. Pero tengo que recordarte. Tu Familia Han anduvo gritando agravios, acusando a Qin Wangfei de codiciar las propiedades de la Familia Han y de interferir en sus negocios. El problema ha agitado a toda la ciudad. Aunque Qin Wangfei no se preocupa por este asunto, ¡no lo dejaré escapar tan fácilmente!

Cuando terminó, toda la sala se volvió tan silenciosa que se podía oír la caída de una aguja. La Gran Concubina Yi parecía muy satisfecha con el silencio mientras bebía tranquilamente su té. Luego siguió hablando. —Naturalmente, si descubro que hoy has dicho, aunque sea media mentira, ¡no te dejaré ir ni siquiera… a ti!

Dejó la taza de té en el suelo, al mismo tiempo que terminaba de hablar, donde repiqueteó fuertemente contra la mesa para que todos se sobresaltaran. Las palabras de la Gran Concubina Yi parecían expresar una buena voluntad amistosa y una advertencia al mismo tiempo. No sólo la Familia Han, sino también Han Yunxi, temblaron de terror ante sus palabras.

La buena voluntad amistosa llegaría si Han Congan admitiera que Han Yunxi le obligó a entregar la llave. La Gran Concubina Yi se tomaría en serio los asuntos de la Familia Han y les daría un gran apoyo.

La advertencia no podía ser más clara. Si Han Congan admitía que no había sido forzado, el alboroto ante las puertas del Duque de Qin crearía un caso contra la Dama Xu por difamar a Han Yunxi. ¡La Dama Xu estaría condenada!

Muchos de los presentes eran lo suficientemente inteligentes como para entender el significado de la Gran Concubina Yi, especialmente Han Congan. Sabía que, dado que la Gran Concubina Yi estaba aquí hoy, no le importaría la verdad. Sólo quería averiguar cómo se comportaba Han Yunxi. ¡La Gran Concubina Yi quería que admitiera que había sido forzado para que ella pudiera manchar el nombre de Han Yunxi!

¿Cómo iba a decidir él? 

De hecho, ¿a quién elegiría Han Congan? 

Todos miraron hacia él. La dama Xu estaba tan aterrorizada que su rostro se había vuelto verde. ¡Ella era la que había provocado tal caos ante las puertas del Duque de Qin! En cuanto el viejo maestro eligiera el lado de Han Yunxi, ¡estaría desahuciada! ¡Un completo y total fracaso! Sus manos empezaron a temblar incontroladamente antes de ser la primera en hablar.

—¡Viejo maestro, tienes que pensar con claridad tu respuesta!

Al mismo tiempo, Han Yunxi había fijado su mirada en Han Congan, con ojos dignos e imponentes. A decir verdad, no se sentía muy segura. Su acuerdo con Han Congan era la palabra de honor de un hombre. No había ninguna prueba concreta. En cuanto Han Congan hablara en su contra, quedaría marcada como culpable, aunque intentara saltar al río Amarillo y lavarlo. Ahora mismo, Han Congan no estaba eligiendo entre ella y la Dama Xu, sino entre ella y la Gran Concubina Yi.

La Gran Concubina Yi había dicho claramente que se ocuparía de los asuntos de la Familia Han. ¿Todo lo que Han Congan había hecho no era por el bien de la Familia Han? La Gran Concubina Yi tenía muchos más recursos que ella para elevar a la Familia Han a la prominencia de nuevo. ¡Ella era obviamente una mejor opción que la impotente Qin Wangfei!

Para congraciarse con la Gran Concubina Yi, ¡era muy probable que Han Congan le diera un mordisco a Han Yunxi!

—¡Viejo maestro! Debes pensarlo bien. —La dama Xu estaba al borde de las lágrimas, demasiado temerosa.

Incluso Han Yuqi, el hombre con una opinión exagerada de sus capacidades, que consideraba a todo el mundo por debajo de él, se sentía ansioso. Una vez que su madre fuera condenada por sus crímenes, él estaría perdido con ella. De repente, se dirigió hacia Han Congan y cayó de rodillas ante él. —Padre, date prisa y haz un acuerdo con la Gran Concubina Yi. ¡Fuiste forzado! ¡Definitivamente fuiste forzado!

Si el nerviosismo de la pareja de madre e hijo Xu provenía del miedo, la ansiedad de Han Ruoxue provenía de la anticipación. Se enteró por Mu Liuyue de que Han Yunxi y Mu Qingwu estaban investigando al verdadero culpable del veneno, y que habían hecho una apuesta. Sólo tres días después, la perdedora tendría que quitarse la túnica exterior y correr por las calles. Si los asuntos de la Familia Han conseguían retrasar la investigación de Han Yunxi más allá de esos tres días, entonces perdería definitivamente la apuesta.

Además, su relación con Mu Liuyue mejoraría como <compañeros de armas>. Con el apoyo de Mu Liuyue, podría encontrar una oportunidad para buscar conexiones con la Princesa Changping. Entonces, ya no tendría que temer a los poderes que respaldan a Lady Xu. Como resultado, presentó a Mu Liuyue y a Murong Wanru a Lady Xu para que pudieran facilitar su farsa. Por supuesto, su madre no tenía ni idea de lo que había hecho.

Tampoco consultó a su madre antes de arrodillarse junto a Han Yuqi, con el pecho agitado por la emoción. —¡Padre, las perspectivas de futuro de la Familia Han están en tus manos!

La Gran Concubina Yi se sintió satisfecha por el estado de agitación de la Familia Han. No insistió en el tema porque se sentía totalmente segura de la elección de Han Congan. A su lado, Murong Wanru tampoco estaba preocupada. Se limitó a fruncir las cejas hacia la Dama Xu mientras escondía una fría sonrisa tras sus ojos. La Dama Xu había sido marido y mujer con Han Congan durante muchos años. ¿Cómo podía no entender a su marido?

La Gran Concubina Yi lanzó una rama de olivo tan buena como símbolo de paz. ¿Cómo podía Han Congan elegir a Han Yunxi entonces? Era claramente obvio a quién elegiría, así que ¿de qué servía estar tan nerviosa?

Han Congan miró al hijo y a la hija arrodillados ante él, sus ojos entrecerrados eran difíciles de leer. Pero no dijo ni una palabra. Esto sólo hizo que la inquieta Han Yunxi se sintiera aún más incómoda. Incluso ella elegiría a la Gran Concubina Yi si estuviera en su lugar.

Las cosas se habían vuelto mucho más problemáticas. 

Respiró profundamente en silencio, al mismo tiempo que Han Congan levantaba la cabeza. Ante esto, los latidos del corazón de todos se aceleraron. ¿Iba a responder? 

¡El suspenso!

Han Yunxi sabía lo que se avecinaba, pero no quería rendirse antes de que los resultados dieran sus frutos. Lanzó una mirada interrogativa a Han Congan, pero éste miró inmediatamente a un lado para observar a la Gran Concubina Yi.

Esto… ¿Qué quiere decir Han Congan con esto?

Han Yunxi aspiró inconscientemente un aliento frío. ¿Había decidido abandonarla?

El corazón de Han Yunxi palpitó con fuerza en su pecho.

Para responder a la estimada concubina imperial… —Han Congan comenzó a hablar suavemente.

Ahora, tanto la Gran Concubina Yi como Murong Wanru habían enderezado la espalda para prestar atención. ¡Estaban anticipando el momento en que acusaría a Han Yunxi! Sin embargo, justo en ese momento, el pequeño Yi’er se soltó de repente de los brazos de su madre y cayó al suelo junto a Han Congan.

—¡Yi’er! —Alarmado, Han Congan se volvió para ayudarlo. Pero en cuanto lo levantó, el pequeño Yi’er empezó a llorar.

—Papá, la hermana mayor Yunxi es una buena persona. La hermana mayor Yunxi no te habría obligado, ¿verdad?

El pequeño Yi’er era demasiado joven. No entendió todo lo que la Gran Concubina Yi había dicho, pero sabía que su hermana mayor Yunxi no diría mentiras. Estaba a punto de hablar cuando su débil y tímida madre lo empujó de repente. Con el apoyo de su madre, tuvo aún más valor para decir las cosas que tenía en su corazón.

—Papá, no difames a la hermana mayor Yunxi, ¿de acuerdo? El hermano mayor me intimidó, pero fue la hermana mayor Yunxi la que me salvó. La hermana mayor Yunxi incluso envió a alguien para protegernos a mí y a mamá. Papá, no hagas esto…

Las palabras del pequeño Yi’er enfurecieron a la Gran Concubina Yi. —Que alguien arrastre a ese niño hacia fuera. Este es un gran salón del tribunal, ¿cómo podemos tolerar que los niños lloren? ¿Qué será lo siguiente?

La Séptima Señora se apresuró y se llevó al pequeño Yi’er, hablando tímidamente: —Por favor, calme su ira, estimada Concubina Imperial, por favor, calme su ira. Los niños pequeños no son lo suficientemente sensatos como para entender, pero esta plebeya silenciará su voz ahora para que no pueda hacer más ruido. ¡Esta plebeya promete que no hará más escándalo!

Así pues, la Séptima Señora sostenía al pequeño Yi’er mientras su otra mano le tapaba la boca con fuerza. Esa postura encogida y esa manera aterrorizada y tímida eran a la vez lamentables y divertidas. La Gran Concubina Yi despreciaba a esa pareja de madre e hijo de voluntad débil desde sus mismos huesos. Les dirigió una fría mirada antes de despedir a los asistentes y dejarlos en paz.

Al principio, Han Yunxi pensó que el pequeño Yi’er podría ayudarla un poco. Al fin y al cabo, era el hijo favorito de Han Congan con mejores perspectivas. Pero al ver al patético ser de la Séptima Señora ahora, ¡perdió toda esperanza!

¡Y aun así! 

Nadie esperaba que la Séptima Señora hablara después de amortiguar la voz de su hijo.

—Viejo maestro, Yi’er y yo confiamos en que no te han forzado.

Su voz estaba ahogada por los sollozos y era muy, muy baja. Sonaba extremadamente cobarde y frágil, pero estaba llena de una firmeza inusual. Era casi increíble que esas palabras hubieran salido de la Séptima Señora. Sonaban como suyas, pero tampoco parecían serlo. Han Yunxi miró con asombro. Apenas se atrevía a creer que la Séptima Señora dijera tales palabras en esta situación. El resto de la multitud compartió su sorpresa. El dicho decía que <las palabras de las personas humildes tienen poco peso>, pero las palabras de la Séptima Señora habían inquietado a todos.

Incluso la Gran Concubina Yi se sintió molesta al hablar. —¡Basta! Han Congan, ¡contesta inmediatamente a la pregunta de su señoría!

—¡Sí!

Han Congan apartó su mirada de la Séptima Señora y miró de nuevo a la Gran Concubina Yi. Tomó un ligero respiro y no se demoró más.

—Para responder a la estimada Concubina Imperial, este plebeyo fue…


Selena
¡AAAAh! Este suspenso me mata, no dicen nunca qué decisión tomó… Qué lindo es Yi’er y por fin vemos un lado, un poquito valiente, de la séptima concubina…”

Ayanami
No que muy valientes 😛 ahora pagarán por su descaro muajajaja

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *