Guerras Primordiales – Capítulo 12: Golpéalos

Traducido por BeeMiracle

Editado por Bonnie Lee


Hoy es un día realmente soleado.

La superficie del río es bastante tranquila y silenciosa. Unos días antes, el viento soplaría ondas de luz que se lavaban contra la orilla. Sin embargo, hoy no había tal escena, porque no había viento en absoluto.

Es demasiado tranquilo, extrañamente tranquilo.

El agua era lo contrario de claro. En la orilla estaba bien, pero a un metro, donde el agua era más profunda, nadie podía ver la situación allí.

En un mundo tan peligroso en el que no se puede aplicar el sentido común, ni el menor riesgo detallado puede ignorarse o subestimarse. La ignorancia conduce a la muerte. Y lo que es peor, al igual que el pantano negro, el río fue originalmente considerado como una zona de alto riesgo por la gente de la tribu. El que se haya podido pescar día antes no significaba que fuera seguro.

Al ver que Shao Xuan actuaba de esa manera, todos los niños se desconcertaron, pero aun así dejaron de hacer lo que estaban haciendo y retrocedieron, aunque un minuto antes estaban muy emocionados. Sí, eran voraces y nadie los describiría como niños inteligentes. Pero no eran estúpidos y cada uno de ellos apreciaba sus vidas. Además, Shao Xuan se había ganado su confianza después del liderazgo de todos estos días, por lo que todos miraron fijamente a Shao Xuan para obtener su orden adicional después de que dieron un paso atrás.

Shao Xuan estaba en la orilla, pensando mientras miraba las tranquilas aguas.

La superficie todavía estaba tranquila, y aparte de eso, era como otro día normal. El agua no cambió de color y no se pudo observar nada sospechoso.

¿Estaba solo siendo paranoico?

De repente, algunas criaturas translúcidas blancas aparecieron frente a Shao Xuan. Eran similares a unos gallos de Badminton al revés, con muchos tentáculos  largos. Se movieron mientras los tentáculos se balancean.

A juzgar por experiencias anteriores, Shao Xuan aprendió que tales circunstancias no aparecen sin ninguna razón. Debería haber ese tipo de criaturas en el agua, y se supone que son muy peligrosas.

Shao Xuan agarró una cuerda de paja con un gusano de piedra atado en su extremo y la arrojó al río. Cayó en un lugar que estaba a menos de dos metros del banco. Sin embargo, desde el otro extremo de la cuerda de paja que sostenía en sus manos, Shao Xuan no sintió ninguna lucha intensa como una piraña que se hace con el cebo.

El flotador negro vibraba suavemente. Si no se observaba cuidadosamente, se podría suponer que vino de la lucha del gusano de piedra. Pero Shao Xuan estaba muy familiarizado con la lucha de los gusanos de piedra debajo del agua ya que tenía bastante experiencia en la pesca. La verdad ahora era que, la amplitud de vibración del flotador negro en la superficie era ligeramente más pequeña que antes, y tenía una tendencia a ser cada vez más pequeña.

Shao Xuan retiró la cuerda de paja, y cada cachorro se reunió cuando el gusano de piedra se reveló.

El gusano de piedra no fue mordido, pero todo su cuerpo palideció. Se encogió en cierta medida y mantuvo la rígida postura torcida cuando se dejó caer en el agua.

Colocando el gusano de piedra cambiado en el suelo, Shao Xuan usó la parte posterior de su cuchillo de piedra para golpear su cuerpo.

¡Clic!

Después de un ligero chasquido, el gusano de piedra se rompió en pedazos como si estuviera hecho de vidrio. No tenía más el cuerpo blando como antes.

Todos los cachorros que estaban a un lado comenzaron a sentir un terror extremo. ¿Una persona se volvería seca y crujiente si estuviera en el río?

Nadie se atrevió a intentarlo, y se alejaron sin la menor intención de tocar el agua.

Shao Xuan arrojó otros pocos gusanos de piedra por el agua, y cada vez fue el mismo resultado. Solo después de unos segundos, un gusano de piedra vivo se convertiría en un gusano seco y crujiente, y ningún pez tomaría el cebo sin importar cuánto tiempo se había colocado en el agua.

—¡O los peces no tienen interés en los gusanos secos, o no hay ningún pez cerca en absoluto! Tal vez todos los peces se han escapado ya que algo terrible está en el agua. Supongo que solo volverán después de que ese tipo de criatura se vaya.

Shao Xuan tomó la cuerda de paja y la analizó.

—Entonces… ¿cuándo volverán los peces? —preguntó un niño. Ahora, los niños de la cueva no temían a las pirañas de aspecto feroz, sino que esperaban verlas y las extrañaban mucho incluso con la ausencia de un solo día.

—No es seguro. Volveremos y lo comprobaremos mañana.

Shao Xuan negó con la cabeza e incluso fue a ver a los guerreros guardianes y les explicó la situación, para advertirles que deberían prestar más atención para evitar que las personas de la tribu entren al río. Además, dejó un gusano de piedra seca para que pudieran revisarlo.

—Volvamos. Tejeremos más cuerdas de paja para la pesca de la próxima vez.

Aconsejó Shao Xuan. El consumo de cuerda de paja era bastante grande, ya que la cuerda de paja normal tenía malas cualidades, por lo que solo se rompería después de algunas pescas. Como hoy no podían ir a pescar, Shao Xuan les pidió que recolectaran suficiente hierba y se sentaran en la cueva para tejer cuerdas de paja.

A pesar de que ver que el gusano de piedra seca aterrorizaba a los niños, sus corazones estaban más llenos de renuencia y falta de voluntad.

¿Cuántos peces podrían haber capturado si fuera sólo otro día de pesca hoy? ¡Al menos cuatro! Podrían haber conseguido más, si César hubiera sacado más gusanos de piedra. Por el bien de sus propias vidas, la pesca ya no era una opción para hoy. De acuerdo con las palabras de Ah-Xuan, deberían regresar y revisar mañana. Pero ¿y si mañana no fuera diferente a hoy? ¿Y qué pasaría pasado mañana? Entonces, ¿qué pasaría después? ¿Y si nunca pudieran ir a pescar?

Era demasiado aterrador siquiera pensar en ello.

Los niños en la cueva estaban ansiosos y sus mentes vagaban incluso cuando físicamente tejían cuerdas de paja en la cueva.

Shao Xuan se sentó a la entrada de la cueva, reconsiderando la criatura que “vio” antes mientras se bañaba a la luz del sol. Por cierto, él pensaría en el próximo invierno.

Ese día, mucha gente fue rechazada por los guerreros guardianes cuando intentaban ir a pescar en el río.

Unos días antes, los residentes en el área de pie de montaña notaron que los niños en una cueva huérfana se volvieron diligentes. En el pasado, simplemente dormían, comían y ocasionalmente iban a robar algunas cosas. Sin embargo, ahora todos los días salían y sólo regresaban de la orilla del río por las tardes cuando se suponía que los alimentos se distribuían. Además, cada vez que regresaban, habían arrastrado hacia atrás algunos peces extraños, con una cabeza gigante y numerosos dientes pequeños y afilados, atados con una cuerda de paja.

Los hombres con curiosidad los siguieron y querían aprender las habilidades de la pesca. Sin embargo, antes de todo fue difícil para ellos extraer los gusanos de piedra, y debido a la falta de cebo alternativo, fue bastante difícil para ellos capturar un pez con solo una cuerda de paja. En segundo lugar, incluso si habían desenterrado gusanos de piedra, o si habían usado otras cosas como cebo, todavía les resultaba difícil capturar un pez tan fácilmente como Shao Xuan y sus compañeros. A veces, las cosas que sacaban eran raras y extrañas, y uno podía conseguir que su cuerpo se hinchara como un jamón con un solo toque.

Finalmente, esos hombres notaron que Shao Xuan estaba usando algo negro que podía flotar sobre la superficie del agua, y que el flotador negro era lo único que Shao Xuan poseía que ellos no. De hecho, la cosecha no era ideal cuando uno no usaba ese equipo.

Shao Xuan había analizado realmente por qué sucedió eso. A esas pirañas probablemente no les gustaba vivir en el fondo del río, mientras que la cuerda de paja con un cebo tendía a hundirse bajo el agua. Los gusanos de piedra, por otro lado, huirían fácilmente una vez que tocaran tierra y rocas desde el fondo. Esos dos factores se sumaron al resultado de una mala cosecha.

En estos días, Shao Xuan le pidió a César que capturara más gusanos del pantano negro y obtuvo más flotadores negros. Los usó para comerciar con algunas carnes y pieles de animales. La carne no era mucha y la compartió con los niños en la cueva el día que la recuperó. En cuanto a las pieles de animales, aunque no estaba bien en cuanto a la calidad, podía hacer que el próximo invierno fuera menos duro para ellas.

Por eso, aparte de los niños de la cueva, los residentes en el distrito de pies de montaña que no tenían misiones de caza también estaban pescando incansablemente. Nadie se quejaría por demasiada comida. Se acercaba el invierno y el hombre solo podía sentirse cómodo cuando tenía suficiente comida almacenada.

Sin embargo, todo el mundo estaba decepcionado hoy.

Shao Xuan suspiró ante otro grupo de personas que regresaban de la orilla, molestos e insatisfechos.

Inesperadamente, César, quien estaba acostado a su lado, de repente se puso de pie y miró en una dirección.

Shao Xuan miró en esa dirección.

A unos veinte metros de la entrada de la cueva, había algunas piedras gigantes. Normalmente, si el tiempo era bueno, los niños se tumbaban allí y se bañaban a la luz del sol. Sin embargo, ahora pocos irían por estar ocupados todo el día. En este momento, no se suponía que nadie estuviera sobre las piedras, pero Shao Xuan observó que había alguien allí, ya que un poco de piel de animal estaba expuesta al borde.

Incluso basándose en la pequeña parte de la piel de los animales, Shao Xuan había reconocido que era Sai, quien solía robar las cosas de Shao Xuan y una vez fue golpeada por Shao Xuan en el campo de entrenamiento. Por lo general, Ye y Zhan seguirían a Sai en todas partes, también se encontraban hoy.

Anteayer, cuando Shao Xuan llevaba a César a atrapar gusanos en el pantano negro, estos tres niños bloquearon a Shao Xuan en el patio de grava para robarle las carrozas negras. Pelearon, pero en ese momento también llegaron los niños de la cueva, por lo que Sai y sus compañeros se escaparon rápidamente. Tal vez los tres no se dieron por vencidos, y pensaron que podrían robar algo aquí.

No se atrevieron a robar a los peces, porque había una regla clara en la tribu de que nadie debía llevar los alimentos de la cueva huérfana; sin embargo, el equipo de pesca no pertenecía a la categoría de “alimentos”.

Shao Xuan tocó su mandíbula. Llamó a César y le dijo que esperara, mientras se daba la vuelta y entraba en la cueva.

—¡Oigan, todos ustedes! —Shao Xuan gritó a los niños en la cueva— Últimamente todos se han portado bastante bien, y capturamos muchos peces, ¡lo cual es bueno! Si la situación continúa, no sufriremos de hambre este invierno, con toda la comida de la tribu. Pero, ¿qué haremos si ahora alguien quiere venir aquí y robar nuestras cosas?

Los ojos de los niños se iluminaron cuando escucharon la voz de Shao Xuan, porque pensaron que era hora de ir a pescar. Sin embargo, cuando se dieron cuenta de que no se trataba de pescar, el entusiasmo se enfrió rápidamente. Pero, todas las emociones fueron reemplazadas por la ira cuando entendieron lo que Shao Xuan estaba insinuando.

¿Robar cosas?

¡¡Golpéenlos!!

¿Ningún pez y solo quieren robar el equipo de pesca?

¡¡Eso también es un No !!

¿Cuál es el significado de “robar”? Oh… ¿dices que tomar sin informar se llama “robar”? ¿Eso es básicamente lo mismo que “robar”? ¡Pártanles la cara!

Shao Xuan había dicho antes que, para esas pequeñas crías, “comer” debe ser la palabra más bella del mundo. La comida es la interpretación específica de esa palabra. Pelearían con espíritu completo con quien quisiera robarles la comida. Tomar su comida era igual a tomar su cosa más preciada.

En ese momento, Sai junto con sus dos minions solo discutían cómo planeaban tomar flotadores negros cuando nadie estaba mirando y luego salir en silencio. La discusión se estaba calentando cuando César saltó de la nada y se abalanzó sobre ellos.

Fue tan repentino, que estos tres solo pudieron saltar por reflejo, bastante aterrorizados.

El corazón de Sai se aceleró con la conmoción mientras miraba a César con un palo fuertemente apretado en sus manos. Todavía tenía miedo, pero decidió mover el palo siempre que el lobo diera un paso adelante.

Pensando demasiado atentamente, Sai no se dio cuenta de los alrededores, hasta que Ye y Zhan lo golpearon.

—¿Qué crees que haces? ¿No ves que estoy ocupado…?

Sai se volvió y rugió, pero antes de que pudiera terminar sus palabras, finalmente miró a Ye y Zhan, y vio a docenas de cachorros de pie a la entrada de la cueva, con palos y rocas en su manos, y furia feroz parpadeando en sus ojos.

| Índice |

2 comentarios en “Guerras Primordiales – Capítulo 12: Golpéalos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.